viernes, 18 de junio de 2021

El Pergamino, de Fernando de Cea Velasco.

 











Datos técnicos:


Título: El Pergamino.

Autor: Fernando de Cea.

Autoeditado Amazon (enlace).

1ª edición: Mayo/2021.

Formato: Ebook.

ASIN: B094DR77QR.

Idioma: Español.

Nº pág.: 137.


Precio: 2, 69 € en ebook.

             10, 39 € en papel.


Sinopsis:



Inspirada en su mayor parte en hechos reales.



En el día de su retiro, el capitán de navío Héctor Céspedes hace limpieza en el despacho con la ayuda de su nieto. Entre los papeles del marino, el pequeño Mario encuentra una vieja cuartilla doblada en la que hay escrito un enigmático mensaje.


Héctor no le da importancia a la nota y la tira a la papelera, pero Mario insiste una y otra vez hasta que logra que su abuelo le cuente la historia más increíble que nunca haya escuchado. Un relato sorprendente que transcurre desde el mar Rojo hasta las islas Canarias y desde la guerra del Golfo hasta la lucha contra el narcotráfico. Una aventura fantástica de fortunas y desgracias en la que el propio Mario se verá implicado.



Opinión Personal:




El Pergamino
es la octava novela que leo y reseño del escritor madrileño afincado en Sevilla, Fernando de Cea Velasco
. Para mi es un autor cuyos thrillers tienen mucho aliciente, tanto por el carácter visual de las escenas que describe el narrador de turno, como por las alusiones directas o indirectas al cine, otra de sus grandes pasiones; de hecho, tiene publicados varios ensayos sobre el séptimo arte. Pero también añado el que en la mayor parte de sus novelas se perciben influencias de los grandes autores clásicos del género, por lo que el lector aficionado a estas obras se siente muy cómodo en su lectura, en las que no faltan pistas falsas y giros sorprendentes con los que le da un gran vuelco al desarrollo de la trama, y nos invita a hacer cábalas sobre el desenlace que nos espera.

(Port Said-Egipto)
Sin embargo, en esta ocasión Fernando de Cea sorprende con una trama en la que la aventura náutica y la novela negra aportan ingredientes un tanto diferentes a lo que es habitual en su narrativa. En esta ocasión, las alusiones cinematográficas tienen muy poca presencia, si bien la trama es muy visual y cinemtográfica en su desarrollo, por lo que el lector puede imaginarse cómo son las escenas que relata la voz narrativa. Otra atractivo de El Pergamino es, como adelanta la sinopsis, que la mayor parte de la trama está inspirada en hechos reales, que se intercalan con los creados por la imaginación del autor. En mi modesta opinión supone un aliciente más porque en más de una ocasión me pregunté que escenas parten de hechos reales y cuáles son ficción, porque el autor construye un engranaje perfecto y uniforme entre unas y otras.

Como adelanta Fernando de Cea en el fragmento que precede al cuerpo de la novela, «Para que el acontecimiento más trivial se convierta en una aventura, es necesario y suficiente que uno se ponga a contarlo». El veterano oficial de marina, Héctor Céspedes, cumple los sesenta y cinco años, por lo que pasaba a la situación de retiro. Su nieto Mario le ayuda a hacer la limpieza en el despacho oficial de la Armada, hasta que descubre un papel en el que había un mensaje tan críptico como inquietante, y se lo muestra a su abuelo, sobre todo por el carácter amenazante en la segunda parte del mismo, tanto para el destinatario como para su familia. Pero éste consigue que su abuelo le cuente una historia que lo mantendrá en vilo durante todo su relato; sin embargo, como el niño que es, lo interrumpe en un principio, hasta que el protagonista de la aventura logra calmar su curiosidad y consigue narrarle toda la historia sin apenas interrupciones. Una historia que lo dejará asombrado a medida que avanzan los once capítulos más el epílogo en el que se estructura la trama, por cómo evolucionan los hechos que se suceden, sobre todo una vez que es consciente de los secretos familiares que le son revelados.

(Puerto deportivo de Las Palmas-Islas Canarias)
El Pergamino es una novela corta de personajes, pese a que las localizaciones que describe la voz narrativa son breves, concisas y muy visuales, tanto las escenas que tienen lugar en el Golfo Pérsico como en las Islas Canarias. El lector se familiarizará con los que mayor peso tienen en la trama, quienes están bien perfilados, tanto en lo físico como en su fortaleza psicológica. Unos personajes que guardan relación con «unas maniobras en las que las órdenes recibidas eran navegar hacia el Golfo Pérsico para ejecutar una resolución de la ONU. En aquella época, un país de Oriente Medio había invadido a su vecino y amenazaba con hacer lo mismo con todos los de su zona». Unas maniobras que, como adelanta la sinopsis, conducen a una serie de episodios en los que el narcotráfico está muy presente, en un submundo en el que el protagonista se encuentra con alguien de su pasado reciente, un canario apodado el Majorero, y la exesposa de éste, Sandine, quien desempeñará también un papel relevante en determinadas fases de la trama. Pero el lector se encontrará también con una serie de episodios que le mantendrán en vilo, porque las escenas que se suceden en una zona marcada por un conflicto bélico pondrán en más de un aprieto a los navíos que forman parte de la fuerza internacional que ejecuta la resolución de la ONU, a la que me refiero en el fragmento resaltado en cursiva en este párrafo, por las situaciones tensas que se desarrollan en algunas de ellas..  

El Pergamino es una novela bien escrita, con un ritmo de lectura muy fluido, y unos episodios y personajes que atraen la atención del lector a lo largo de los once capítulos más el epílogo en los que está estructurada, tanto en las escenas que tienen lugar en el Golfo Pérsico como en las Islas Canarias. El lector se encontrará con giros que atraerán su atención y con situaciones en las que la tensión narrativa y la intriga están muy presentes, por cómo se desarrollan las escenas que la conforman, en las que también la acción está presente en algunas fases. El Pergamino es una novela que se lee de una sentada y con cuya trama disfrutarán quienes disfruten con historias en las que la aventura y lo negrocriminal van cogidas de la mano.



Biografía:



Fernando de Cea Velasco es marino, economista y crítico de cine. Vive en Sevilla y escribe novela y ensayo. Ha ganado varios premios de literatura, entre ellos el XXI premio Nostromo de novela con Visibilidad Cero (reseña) (Editorial Juventud, 2018). Su ensayo Cine y Navegación (Berenice, 2018) se ha mantenido entre los más vendidos de su categoría. El suave roce de tu pelo, finalista en el primer premio "Alféizar" de novela, es best seller de Amazon en 2019. Otras obras suyas publicadas son: Puentes y Sombras (reseña), Cenizas para un blues (reseña), El suave roce de tu pelo (reseña), El leve brillo de tus labios (reseña) y La habitación 104 (reseña).

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de Amazon. Fotografía de Port Said, en Egipto, tomada de la web CruiseBe. Fotografía del puerto deportivo de Las Palmas tomada de la Web Oficial de Turismo de Gran Canaria. Fotografía del autor tomada de su web personal. 










miércoles, 16 de junio de 2021

La traductora de Toledo, de Pilar Cabrera Laguna.

 











Datos técnicos:


Título: La traductora de Toledo.

Autora: Pilar Cabrera Laguna.

Editorial: Almuzara.

1ª edición: Noviembre/2020.

Encuadernación: Rústica con solapas.

ISBN: 978-84-18346.38.5.

Idioma: Español.

Nº pág.: 208


Sinopsis:



En plena Reconquista, una joven toledana debe tomar las riendas de su familia ante la adversidad, en un mundo dominado por hombres, desarrollando una excelente labor traductora en el momento en que los reyes Fernando III y Alfonso X pretenden asentar las bases del castellano, relevando al latín como lengua de transmisión del conocimiento. El Toledo de las tres culturas se despliega como escenario único entre las líneas de esta fascinante novela.



Opinión Personal:



La traductora de Toledo es la ópera prima de la escritora cordobesa Pilar Cabrera Laguna. Este es el segundo viaje literario que realizo al siglo XIII. Un viaje literario en el que de nuevo me encuentro con el monarca castellano Fernando III, quien acaba de conquistar Córdoba para su reino. También me encuentro de nuevo con el emir Ibn Hud, quien resistía aplacando varias sublevaciones de los cristianos, pero el rey cristiano se aprovechó de las noticias que le llegaban en torno a los episodios bélicos que tenían lugar en torno a la que fuera capital del califato. El lector se encuentra también con el infante Alfonso, quien recibía mayores responsabilidades de su padre y ya dirigía La Escuela de Traductores de Toledo, porque «en el siglo XIII la lengua vulgar empezó a adquirir un mayor prestigio, cuestionándose incluso en la corte la posibilidad de afianzar y fijar el idioma generalizado, el romance, que lo hablaba todo el mundo prácticamente en cualquier contexto»(pág. 19).

Esta es una novela que me atrajo tanto por el título como por la portada y el contenido de la sinopsis que la editorial ofrece en la contraportada. Tengo que reconocer que la historia me resultó entretenida y atractiva por cómo la relata el narrador omnisciente a lo largo de los doce capítulos en los que se estructura la trama. Sin embargo, y tras finalizar su lectura, me dije que esperaba más, porque se me había quedado corta, sobre todo por el papel que desempeña la protagonista. En este sentido, esperaba una mayor presencia de Amira, porque, en mi modesta opinión, creo se ve ensombrecido por las subtramas que protagonizan algunos personajes secundarios en varias fases de la novela. También eché en falta tensión narrativa y algún giro que aportara mayor aliciente al lector. Pese a lo que acabo de comentar, hay determinadas situaciones que me mantuvieron en vilo, si bien a medida que se sucedían los episodios en los que había una cierta intriga, me daban a entender que se percibía un desenlace previsible en los episodios.


(Puente de Alcántara-Toledo)
La historia y la metaliteratura están muy presentes a lo largo de los doce capítulos que conforman La traductora de Toledo. Una historia que la escritora cordobesa ofrece a través de la voz narrativa omnisciente cuando los episodios se prestan a ello. Los episodios relacionados con los hechos históricos están relatados de forma amena, por la que el lector recibe con agrado la información que se le ofrece. Una historia en la que el narrador omnisciente contará lo que sucede en Toledo tras la toma de Córdoba, a la que me referí en el primer párrafo de esta reseña. Los episodios históricos estarán también muy presentes en las subtramas en las que se relatan los orígenes de Raquel y Martín. La historia de los antepasados de la madre de Amira tiene origen en Bagdad y la de su padre en Córdoba. Pero también atraerán al lector las relativas al joven Faisal, hijo de una familia musulmana pudiente de Toledo. La metaliteratura está muy presente a lo largo del desarrollo de los capítulos que la conforman, no sólo por el trabajo que realizan quienes desempeñan sus labores en La Escuela de Traductores de Toledo, sino también por los fragmentos de diferentes cuentos de distinto origen que se relatan en los capítulos que guardan relación con la temática a la que se refieren los personajes que intervienen en ellos.

Pese a que Amira es la protagonista de La traductora de Toledo, deambulan en torno a ella una serie de personajes secundarios que desempeñan, de forma directa o indirecta, algún papel trascendental en la vida de la joven traductora. El lector se encontrará ante un personaje bien perfilado aunque, y siempre en mi modesta opinión, me faltó un poco más de profundidad psicológica que remarcara la dificultad que suponía para la mujer formar parte de un mundo en el que la presencia del hombre era quien realizaba las labores a las que ella aspiraba, al igual que los perfiles de los personajes femeninos que intervienen en algunas fases de la trama, sobre todo en relación al papel que tiene predestinado la mujer en aquella época. Pese a lo que acabo de comentar, la intriga estuvo presente en las soluciones que busca Amira para que fuera acogida como miembro de La Escuela de Traductores de Toledo, por las dotes que tenía en relación con el mundo que tanto le apasionaba. Pilar Cabrera Laguna intercala de forma muy natural personajes reales con ficticios. En este sentido, el lector se encontrará de nuevo con personajes históricos, que estoy seguro le resultarán desconocidos, caso del astrónomo y traductor de la institución que dirigía el infante Alfonso, Yehuda Ben Mosche, al igual que el clérigo cristiano Garci Pérez, o Lubna, bibliotecaria de Alhakén II, sin olvidarme de la presencia de Hroswitha de Gandersheim en Córdoba, a cuyo personaje se refiere en las Notas de la autora, que acompañan al cuerpo de la novela. Ya entre los ficticios, junto a los padres de Amira, Raquel y Martín, destacaría a su amigo Ismael, y a Faisal al-Husayni, hijo de Amin al-Husayni, un importante hombre de negocios de Toledo.

(Códex Lapidario)
La traductora de Toledo es una novela con un ritmo muy fluido, bien escrita, entretenida y adecuada para quienes quieran comenzar a familiarizarse con la ficción histórica. Está escrita con un lenguaje sencillo y trabajada de forma que el lector se familiarice con el período histórico en el que se desarrolla la trama. En este sentido, y en mi modesta opinión, diría que la voz narrativa y los personajes en sus diálogos utilizan un lenguaje muy actual, si bien deduzco que es para que uno se sienta más cómodo en su lectura. Pese a lo que acabo de comentar, la autora emplea también términos propios de la época, de los que ofrece información a pie de página. A lo largo de los capítulos muestra escenas en las que se reflejan las costumbres de la época, al igual que también resalta la relación que mantenían los creyentes de las tres culturas. En mi modesta opinión, entiendo que en La traductora de Toledo, Pilar Cabrera Laguna reivindica el papel de la mujer que aspiraba a algo más que desempeñar las labores para las que estaba predestinada en aquella época, a través de una trama en la que la convivencia de las tres culturas dio lugar a una período de esplendor en la ciudad situada en el margen derecho del Tajo, y que se percibe también en varias fases de su ópera prima.



Biografía:



PILAR CABRERA LAGUNA nació en Córdoba. Estudió Filología clásica en la Universidad Central de Barcelona, en la especialidad de Lengua y literatura latinas. Desde entonces se dedica a la enseñanza de Lengua española, latina y griega, primero en Barcelona y actualmente en Córdoba, donde reside. 

 

 

 

 

 Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía de la autora, tomados de la web de la editorial Almuzara. Imagen del Puente de Alcántara, en Toledo, tomada de la web Luz del Tajo. Imagen del Códex Lapidario, tomada de Wikipedia.

  

jueves, 10 de junio de 2021

La Facultad, de José A. Jiménez-Barbero.










Datos técnicos:



Título: La Facultad.

Autor: José Antonio Jiménez-Barbero.

Editorial: Dokusou.

1ª edición: Marzo/2021.

Encuadernación: Rústica con solapas.

ISBN: 978-84-120953-7-1.

Idioma: Español.

Nº pág.: 304.



Sinopsis:



Han transcurrido dos años desde que Augusto Salas y Carmen Reverte esclarecieran una serie de crímenes cometidos en el prestigioso colegio Francisco de Asís. En la actualidad, ya retirados de la Policía, dirigen una exitosa agencia de detectives ubicada en el centro de Murcia. Su rutina se ve alterada cuando reciben el curioso encargo de resolver el asesinato de un famoso catedrático de Psicología.

En esta ocasión, Salas y Reverte deberán adentrarse en el opaco mundo universitario para investigar un extraño crimen aparentemente dormido. Pronto descubrirán que la víctima, Rodrigo Blatt, escondía un turbio pasado en el que se entremezclan tramas de corrupción, sexo y luchas de poder. Pero sus pesquisas podrían haber puesto muy nervioso a alguien de la propia Facultad que desea que la muerte del profesor continúe siendo un misterio, y que no dudará en matar para conseguir su propósito.



Opinión Personal:



De nuevo me encuentro con una novela y un autor a quienes les puedo aplicar la frase que en su día tomé —con permiso de su autora, por supuesto— de una reseña que mi buena amiga y gran bloguera Eva María Martín escribió en su día en la web que administra, La historia en mis libros: «No siempre detrás de una gran novela hay una gran editorial». En mi modesta opinión, entiendo que esta certera afirmación define la calidad del thriller que hoy reseño y, sin dudarlo, recomiendo: La Facultad. El lector se encontrará con una trama de corte clásico, que se podría catalogar, en su significado más amplio, como novela de misterio, al más puro estilo Ágatha Christie, con el aliciente de que, con el transcurrir de los capítulos, se dará cuenta de que nada es lo que parece, junto con otro de los rasgos que definen la narrativa de la reina del crimen, porque la historia que relata el narrador omnisciente está contada de tal forma que, quien quiera disfrutar de esta trama relatada en tiempo presente, se encontrará con que juega con ventaja con respecto a los dos protagonistas: en todo momento recibirá una información muy valiosa que le mantendrá en vilo durante la lectura. Esta anticipación le lleva a preguntarse en varias ocasiones cómo resolverán, y sobre todo, cómo encajarán Augusto Salas y Carmen Reverte los giros que les sorprenderán en la investigación que se comprometen a resolver en un plazo determinado, dado el interés que muestra en ella el personaje que les propone indagar este caso, del que son conscientes que no tienen que interferir en el proceso policial que se abra al respecto, como les advierten a los dos detectives privados a medida que van recopilando una información que conlleva apertura de una causa policial.

(Campus de la Cartuja-Universidad de Granada)
José Antonio Jiménez-Barbero planifica y desarrolla un thriller a conciencia, en el que a medida que se aproxima el desenlace van encajando todas las piezas que conforman un verdadero rompecabezas que a los detectives privados mencionados en el párrafo anterior les llevará un tiempo completar. En sus investigaciones se encontrarán con varias piezas que no tienen muy claro el lugar que les correspondería ocupar, pese a que en un principio estaban más seguros de su ubicación. Ante estas dudas se verán obligados a deliberar, en ocasiones incluso a contrarreloj, en qué lugar de la figura que tienen que formar encajan unas piezas que tanto dolor de cabeza les provocan en determinadas fases de la trama. Esta planificación se resalta incluso en el desenlace, porque me encantó como aprovecha el corte clásico de esta novela para resolverlo, con el añadido de que me mantuvo en vilo hasta la última página, porque todavía tenía reservada alguna sorpresa más, por lo que me dije que La Facultad remataba con un final redondo e incluso confiaba en que el autor deleitara a sus seguidores con alguna entrega más protagonizada por Augusto Salas y Carmen Reverte. Cruzo los dedos para ello.

La Facultad es la segunda novela que protagonizan los dos expolicías que ahora ejercen como detectives privados, pero ya adelanto que no es necesario leer antes El demonio escondido, porque el escritor barcelonés, que actualmente reside en Murcia, ofrece varias pinceladas de la primera investigación que realizaron los dos protagonistas a lo largo de los capítulos. En mi caso, me sentí muy cómodo con su lectura desde las primeras páginas, por lo que estuve muy pendiente de las peripecias que acompañan a los dos detectives en un trabajo que les va a dar más faena de la prevista. Es de agradecer que la voz narrativa tenga muy presente el caso complejo que resolvieron en la novela anterior, cuando todavía eran miembros del Cuerpo Nacional de Policía y recurra a las escenas de turno propicias para recordar episodios sucedidos en el mismo.

Augusto Salas y Carmen Reverte protagonizan un thriller en el que conocerán el lado más oscuro del mundo universitario, en el que investigan en este ámbito del Catedrático de Psicología Social Rodrigo Blatt, quien escondía un turbio pasado en el que la corrupción, sexo y lucha de poder están muy presentes, como adelanta la sinopsis, y de quien el narrador omnisciente desvelará en pequeñas dosis la opacidad relativa a este personaje pasivo. El lector estará muy pendiente de lo que le sucede a Rodrigo Blatt en el preámbulo, desde que llega al flamante despacho que este catedrático de Psicología Social tiene en la Universidad de Granada. Un preámbulo que sin duda alguna es un buen gancho para que esté muy pendiente de todas las peripecias que acompañan a los dos detectives privados a lo largo del desarrollo de la trama en la que investigan el pasado oscuro de este personaje pasivo, en la que se encontrará con una serie de giros muy atractivos, a parte de las pistas falsas que dificultan su trabajo. Pero también son conscientes de que sus pesquisas podrían haber puesto muy nervioso a alguien de la propia Facultad que desea que la muerte del profesor continúe siendo un misterio, y que no dudará en matar para conseguir su propósito, como adelanta la sinopsis.

(Hotel Los Rebites-Huétor Vega-Granada)
En esta segunda entrega el lector se encontrará con dos detectives privados diría que carismáticos porque, en mi modesta opinión, atraen su atención a medida que conocen su forma de ser y actuar. Ambos personajes no le dejan indiferente, tanto en su vida privada como en las peculiaridades que los caracterizan a la hora de realizar sus investigaciones. En este sentido, el prólogo titulado Cuatro pasos, un camino, firmado por Antonio Parra Sanz es certero en la definición de los dos protagonistas. Su personalidad absorbió mi atención en todo momento, sobre todo por lo complementados que están en las pesquisas que realizan, y cómo unifican sus diferentes puntos de vista para encontrar la mejor forma de encauzar el rumbo de las líneas de investigación que trazan para que el desenlace sea el mejor posible. En mi modesta opinión, diría que es un gran acierto que el autor construyera dos personajes tan diferentes. En lo que a sus dotes como investigadores, me decía que Augusto Salas tenía ciertas semejanzas con Hércules Poirot y Carmen Reverte es más deductiva y contundente, para lo que aprovecha sus conocimientos como psicóloga a la hora de estudiar el perfil de los investigados y aprovechar este rasgo para planificar su captura. Sin duda alguna, Salas y Reverte son el alma de esta novela, cuyos diálogos son muy naturales a la par que atractivos, y dan mucho juego a la trama. A ello hay que añadir la personalidad arrolladora de ambos, así como la profesionalidad y celo que muestran en el desarrollo de su trabajo, sin olvidarme de las disputas verbales en plena faena porque son un gran aliciente para el lector, al igual que los episodios de su vida privada, porque muestran su lado más humano.

Otro gran atractivo de La Facultad es el dinamismo de la estructura y la variedad de localizaciones, de tal forma que el lector se preguntará sobre el porqué de esta movilidad, de la que tendrá cumplida respuesta a medida que el desenlace está próximo. Una movilidad que pondrá el foco de atención del lector en Granada, y más concretamente en la Facultad de Psicología de su Universidad, a parte de otros escenarios que se describen de la ciudad nazarí. Si bien el lector se encontrará también con los dos protagonistas en Murcia, Madrid y Carballiño, en la provincia de Ourense. Los doce capítulos que conforman la novela están agrupados en dos partes bien diferenciadas, formada cada una de ellas por seis capítulos. Antecede a la segunda parte un fragmento de la obra de Ágatha Christie, Los relojes. Cada uno de los doce capítulos está subestructurada en varias partes numeradas, de tal forma que la voz narrativa ofrece cumplida información de lo que sucede en los diferentes focos en los que fija su atención, por el interés que tiene el desarrollo de las mismas para la resolución del caso. Se encontrará con unas descripciones espaciales muy visuales, y que diría cumplen otra de las máximas de las novelas de misterio de corte clásico, porque las escenas trascendentales se desarrollan en espacios cerrados. Sin duda alguna, La Facultad es un thriller muy entretenido, adictivo, y muy bien escrito, en el que José Antonio Jiménez-Barbero utiliza un estilo narrativo muy cuidado y directo, lo que ayuda a que la lectura sea placentera y el ritmo de lectura fluido.



Biografía:



José Antonio Jiménez-Barbero nació en Barcelona en 1975, aunque actualmente reside en Murcia. Tras varios años como agente de policía, y después, enfermero especialista en salud mental, actualmente ejerce como profesor en la Universidad de Murcia. Obtuvo el doctorado en 2013 con una tesis sobre la violencia escolar y los problemas de conducta en adolescentes y dirige varias líneas de investigación sobre el tema. Basadas en la amplia experiencia profesional y académica atesorada a lo largo de esos años, sus obras de ficción abordan la psicología infantil y juvenil desde una visión cruda y realista de su problemática.


Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía del autor, tomados de la web de Ediciones Dokusou. Imagen del Campus de la Cartuja en Granada, tomada de la web Patrimonio-Universidad de Granada. Imagen del Hotel Los Rebites tomada de la web hotellosrebites.



martes, 8 de junio de 2021

Libros leídos y reseñados en...mayo/2021.


 







Toca hacer balance de los libros leídos y reseñados en el mes de mayo, que han sido un total de 5.

 

 

-Los leídos: 

 

 

                                

 

 


                 



-Los reseñados: 

 

-La sinagoga del agua, de Pablo de Aguilar González

-Las rosas de las espinas, de Alexandra Martin Fynn.

-Méndel, el de los libros, de Stefan Zweig.

 -Años de mentiras, de Mayte Esteban.

 -La bibliotecaria de Auschwitz, de Antonio Iturbe.  

 

Nota: Con Méndel, el de los libros, Años de mentiras y La bibliotecaria de Auschwitz participo en el mes temático de la metaliteratura.  

 

 -Avance retos literarios: 

 

-Autores de la A a la Z (2021): (15/24) (63%) (+4).

-Reto Leemos 25 españoles (2021):  (20/25) (80%) (+4).

-Reto Leemos España provincia a provincia (2021):  (9/52) (17%). Añado Jaén y Valladolid .

-Reto V Edición Nos gustan los clásicos (2021): (5/8) (63%) (+1).

 -Reto Serendipia recomienda (2021):  (1/3) (33%) (+1).



 

 

 

 

 

jueves, 3 de junio de 2021

Nazarí, de Mario Villén Lucena.

 











Datos técnicos:



Título: Nazarí.

Autor: Mario Villén Lucena.

Editorial: Edhasa.

1ª edición: Junio/2020.

Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta

y lazo de punto de lectura.

ISBN: 978-84-350-6345-6.

Idioma: Español.

Nº pág.: 576.



Sinopsis:



Alarcos, 1195. El ejército musulmán ha derrotado claramente a las tropas lideradas por el rey castellano Alfonso VIII. La alegría es doble para Asquilula, naqîb andalusí: vuelve a casa victorioso y ese mismo día sabe del nacimiento de su primer nieto: Muhammad ibn al-Ahmar.

Son tiempos convulsos en la península ibérica, dividida política y culturalmente. En el norte, los reinos cristianos luchan entre sí; en el sur, donde la presencia musulmana se hace más fuerte, tampoco reina la unidad. Serán años de batallas y muertes, traiciones y compromisos, treguas y pactos mezclados con algaradas e incursiones por ambos bandos. Son tiempos duros en los que la vida y la muerte penden de un hilo. Y será en esos años cuando Muhammad ibn al-Ahmar, desde su Arjona natal, se convierta en un peligroso cegrí en la frontera con Castilla. Aclamado como sayj, encabezó la lucha de su pueblo por sobrevivir ante los constantes ataques de los reinos cristianos, llegó a ser nombrado emir y reunió bajo su mano los restos de al-Andalus que los almohades habían dejado tras las Navas de Tolosa. Teniendo como enemigo al firme y gran rey Fernando III el Santo, construyó no sólo un reino, sino una nueva dinastía para gloria de al-Andalus y de la Historia: los nazaríes. Y nunca estuvo solo…

Es ésta una novela de batallas, de conflictos políticos, de diplomacias y argucias, pero también de amores, amistad y esperanza. Una novela centrada en uno de los períodos más convulsos de nuestra Historia, la Reconquista, pero vista como nunca antes, desde la mirada andalusí. Una novela, en definitiva, sobre un personaje de leyenda.




Opinión Personal:




Si Mario Villén Lucena (Pinos Puente, Granada, 1978) ya mostró un buen hacer literario en sus novelas El escudo de Granada (reseña) y 40 días de fuego (reseña), con Nazarí refrenda el buen escritor que es y lo mucho que tiene que decir en el panorama literario nacional. Supongo que este título publicado por Edhasa sorprendería a propios y extraños por la excelente lección de historia que ofrece en torno a la figura de Muhamad ibn al-Ahmar, contada de tal forma que el lector estará muy pendiente de todo lo que sucede a lo largo de una trama lineal que no tiene desperdicio, y en la que sabe  cómo encajar hechos ficticios entre los reales que protagonizó el primer emir nazarí, pero que se fueron diluyendo en el olvido, Muhamad I. Un emir que fue el que más poder acaparó en al-Andalus sumida en luchas intestinales desde la caída del califato de Córdoba, que derivó en los reinos de taifas, lo que debilita su antigua fortaleza—, pero que se enfrenta al empuje del rey Fernando III de Castilla, que tiene como uno de los principales objetivos de su reinado recuperar para la corona el territorio ibérico que todavía estaba en poder de los musulmanes.

(Ubicación Batalla de Alarcos)
En mi modesta opinión, Nazarí es una historia construida con firmeza y plasticidad en la que Mario Villén desarrolla una trama muy dinámica. El lector se encuentra frente a una verdadera partida de ajedrez entre dos contrincantes que la protagonizan y distribuyen las piezas por el tablero, de forma que puedan conseguir el objetivo final que tiene marcado desde su comienzo. Una partida de la que estuve muy expectante ante los movimientos que realizan los dos contendientes para ganarla, aprovechando el conocimiento que tienen de sus principales bazas y el estudio de las opciones que se le presentan para acorralar a su oponente y darle el golpe definitivo con el que conseguir la ansiada victoria. Esta fue la sensación que tuve durante toda la lectura de esta magnífica novela, por cómo se desarrollan los episodios que protagonizan los dos antagonistas que se enfrentan en esta gran partida de ajedrez, que comienza en julio de 1195 y finaliza en el invierno de 1246. Aunque en esta partida tendrán que contar también con la presencia de una serie de piezas cuya labor que desempeñan puede ser perjudicial o crucial para que los dos rivales logren su objetivo, sobre todo en lo que se refiere a Muhamad ibn al-Ahmar, por las dificultades que le acarrea la figura del emir andalusí de Murcia Ibn Hud. Un reino de taifa que atraerá la atención del espectador, porque de su relación con el emir nazarí dependerá la marcha del plan que éste tiene establecido para al-Andalus, sobre todo desde que es consciente de la destreza del jugador al que se enfrenta, Fernando III de Castilla, conocido posteriormente como el Santo.

Nazarí es una novela de personajes, porque la península ibérica vive unos tiempos convulsos, dividida política y culturalmente, como adelanta la sinopsis. En mi modesta opinión, entiendo que los actos de quienes transitan por sus páginas están muy por encima de la ambientación espacio-temporal. El lector se encontrará con una extensa lista de secundarios, si bien no tendrá dificultad para familiarizarse con los que más peso tienen en el relato contado por un narrador omnisciente, tanto en los que guardan relación con el emir nazarí como con el rey castellano. En este sentido, se puede consultar el árbol genealógico del emir en la página que antecede a la introducción del contexto histórico en el que se desarrolla la trama que protagoniza el fundador de la dinastía nazarí. Pese a lo que acabo de comentar, Mario Villén traza una ambientación espacio-temporal muy atractiva, en la que me deleitaba, sobre todo, con la plasticidad de las localizaciones andalusíes que se alternan a lo largo del desarrollo de la historia, frente a la sobriedad castellana de las ubicaciones por las que se mueven quienes giran en torno a las decisiones que adopte en un sentido u otro Fernando III. Y es que la voz narrativa traza verdaderas estampas del paisaje castellano y andalusí, por lo que me recreé tanto con el paisaje urbano como rural que describe, en las que se percibe la pasión que el autor siente por su tierra.

(Alhambra de Granada)
El escritor natural de Pinos Puente perfila unos personajes con mucho realismo, a los que dota de una personalidad acorde con las fuentes en las que se basa para construirlos. Al igual que sucede en El escudo de Granada y en 40 días de fuego, cuida con esmero los rasgos físicos y psicológicos del elenco que transita por las páginas de Nazarí, confiriéndoles caracteres que ayudan a que el lector se familiarice con quienes tienen un mayor protagonismo en esta espléndida historia que traslada al lector a un período concreto de la Reconquista, contada desde el punto de vista andalusí. Se encontrará con una clara estructura piramidal en la que se reflejan las distintas capas sociales de la época. Muhammad I y Fernando III no sólo están perfilados como monarcas, sino también como personas que son, por lo que se conocerá su lado más familiar y privado. El narrador omnisciente muestra las luces y sombras de ambos, que les acompañarán a lo largo de su reinado. En este sentido, la figura de Berenguela, madre del rey de Castilla, desempeña un papel destacado en la sombra, que aconseja con astucia y decisión al monarca, y cuya figura da mucho juego a las subtramas que protagoniza el soberano castellano, en alguna de las cuales estará presente el infante Alfonso, quien ya muestra maneras del buen monarca que sería. Otro tanto sucede con Asquilula, el patriarca de la rama materna del emir, quien estará a su lado en todo momento, formándolo en su instrucción militar, como consejero u ocupando cargos y misiones que el emir nazarí le encomienda. Sin embargo, el emir nazarí y el monarca castellano se verán acosados por intrigas palaciegas, por las ambiciones de algunos nobles castellanos, así como por las decisiones tomadas por determinados miembros de la Orden de Calatrava. Otro tanto sucede con las aspiraciones de dos de los hijos de Asquilula, Abd-Allah e Ibrahim en el reparto del emirato, quienes se basan en el en el derecho que les asiste por su parentesco con el emir. Estos episodios darán lugar a situaciones muy tensas, en las que me preguntaba por las decisiones que adoptarán tanto Fernando III como Muhammad I para solventar unos incidentes que podían poner en peligro incluso sus reinados.

En mi modesta opinión, entiendo que Nazarí es una crónica novelada de la época, entendiéndola como tal porque el lector se encontrará con un amplio elenco de personajes reales, con lo que esto significa para el desarrollo de la trama. Es la historia del emir Muhammad ibn al-Ahmar y una saga familiar que alcanzaría el mayor poder en al-Andalus. En este sentido, se percibe la exhaustiva labor de documentación de la que parte Mario Villén Lucena, y aprovecha las lagunas que encontró en la misma para intercalar episodios ficticios que estuvieran en consonancia con una época de transición e incertidumbre en la que se encontraba al-Andalus. Su lectura se me hizo muy fluida, pese a que domina con claridad la narración frente al diálogo, y quizás  influenciada por el dinamismo de los episodios fechados en los que se desarrolla la historia que protagoniza el primer emir nazarí, Muhammad ibn al-Amal. Unos episodios que llevan al lector a través de diversas localizaciones, según la voz narrativa entienda que los hechos que se relatan sirvan para que tenga la información suficiente sobre los avances de los planes que lleva a cabo el primero de esta dinastía para convertir su reino en el principal bastión andalusí

Nazarí es una novela en la que el narrador omnisciente incluye también la descripción de batallas, que sin embargo se leen con interés, porque es de agradecer que no se utilicen florituras descriptivas para reflejar el desarrollo del combate, sino que tendrá una idea general de cómo se desarrollan cada una de las que se describen, partiendo de la de Alarcos, y otras más que enfrentan a mahometanos y cristianos, o a mahometanos entre sí, por las intrigas y divisiones que había entre ellos, sin olvidarme de las algaras fronterizas que llevaban a cabo tanto los andalusíes como los cristianos. Sin duda alguna, Nazarí es una excelente lección de historia en la que uno se olvida de las páginas que tiene por delante, porque el autor sabe cómo atraer en todo momento nuestra atención y cuida con esmero la información que refleja a lo largo de las 576 páginas que la conforman, para que sienta que realiza un verdadero viaje literario a la primera mitad del siglo XIII, en el que se siente como un personaje más, imantado por una trama en la que el narrador omnisciente utiliza un lenguaje muy cuidado y claro, en el que se encontrará con términos propios de la época, sobre todo andalusíes, aclarados en el glosario que acompaña al cuerpo de la novela.



Biografía:



Nacido en Pinos Puente, Granada, en 1978 es licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad de Granada y actualmente trabaja como funcionario de la Administración General del Estado en Málaga. Ha escrito multitud de relatos cortos con los que ha obtenido más de diez premios literarios en diferentes certámenes. Junto a los escritores Blas Malo y Carolina Molina, coordinó durante varios años las Jornadas de Novela Histórica de Granada.

Como escritor, amén de participar en algunas colecciones de relatos, como Pequeñas historias o Dolor tan fiero, tiene publicadas dos novelas hasta la fecha: El escudo de Granada (2012) y 40 días de fuego (2015) y ahora también Nazarí (2020).


Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía del autor, tomados de la web de Edhasa. Imagen de La Batalla de Alarcos tomada de la web del diario El país.com. Imagen de la Alhambra de Granada tomada de la web Alhambra Granada Tickets.







miércoles, 2 de junio de 2021

Mes de la novela histórica (Junio).

 








Junio es el mes de la novela histórica y, como ya es habitual en estos eventos literarios, se toma este género en el sentido más amplio, incluyendo la novela de ambientación histórica.

El mes temático de la novela histórica consiste en leer y reseñar a lo largo del mes de junio, novela histórica o de ficción histórica. Son los propios participantes quienes deciden determinar qué es histórico y qué no lo es, pero teniendo en cuenta que el libro que elijan debe tener una mínima base histórica, y no símplemente situarse en el pasado. En este enlace se pueden leer los requisitos que se piden para participar en este mes temático.


Mis novelas: 


La traductora de Toledo, de Pilar Cabrera Laguna.

Sinopsis: 

En plena Reconquista, una joven toledana debe tomar las riendas de su familia ante la adversidad, en un mundo dominado por hombres, desarrollando una excelente labor traductora en el momento en que los reyes Fernando III y Alfonso X pretenden asentar las bases del castellano, relevando al latín como lengua de transmisión del conocimiento. El Toledo de las tres culturas se despliega como escenario único entre las líneas de esta fascinante novela. (208 pág., rústica con solapas).



Las hogueras del cielo, de Yolanda Fidalgo. 

Sinopsis: 


Los Ángeles, mayo de 1910.

La misma noche en que la Tierra atraviesa la cola del cometa Halley, llamado "El Destructor", en la casa de los mellizos Henry y Ellie Blur sucede algo terrible que los obliga a huir. Se dirigen hacia el monte Wilson, donde se ubica el observatorio astronómico más grande del mundo. Bajo ese cielo transparente encontrarán su propio destino, incluido el amor.

Hasta que uno de los dos desaparece. (414 pág., tapa dura con sobrecubierta).


jueves, 27 de mayo de 2021

La bibliotecaria de Auschwitz, de Antonio Irturbe.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Datos técnicos:



Título: La bibliotecaria de Auschwitz.

Autor: Antonio Iturbe.

Editorial: Planeta.

1ª edición: Septiembre/2012.

1ª edición en esta presentación: Octubre/2019.

Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta.

ISBN: 978-84-08-21775-6.

Idioma: Español.

Nº pág.: 512.



Sinopsis:



Sobre el fango negro de Auschwitz que todo lo engulle, Fredy Hirsch ha levantado en secreto una escuela. En un lugar donde los libros están prohibidos, la joven Dita esconde bajo su vestido los frágiles volúmenes de la biblioteca pública más pequeña, recóndita y clandestina que haya existido nunca.


En medio del horror, Dita nos da una maravillosa lección de coraje: no se rinde y nunca pierde las ganas de vivir ni de leer porque, incluso en ese terrible campo de exterminio, «abrir un libro es como subirte a un tren que te lleva de vacaciones».


Una emocionante novela basada en hechos reales que rescata del olvido una de las más conmovedoras historias de heroísmo cultural.




Opinión Personal:

 



La barbarie producida durante la Segunda Guerra Mundial dio lugar a infinidad de historias reales que salieron a la luz. Una de estas historias es la novela testimonio La bibliotecaria de Auschwitz, de Antonio Iturbe, una emocionante historia basada en hechos reales que rescata del olvido una de las más conmovedoras historias del heroísmo cultural, como resalta la editorial en el la último párrafo de sinopsis. El escritor zaragozano toma como base de la trama el insólito caso de Dita Kraus, la bibliotecaria de Auschwitz, quien sobrevivió a cuatro campos de concentración, y la arriesgada labor que desempeñó en el campo familiar BIIb de Auschwitz II-Birkenau. En relación con lo que acabo de comentar sobre el carácter de novela testimonio, merece la pena recrearse con las aclaraciones que hace en lo que llama Etapa Final, relato posterior al cuerpo de la novela en el que «Quedan cosas importantes que contar sobre la bibliotecaria del bloque 31 y de Fredy Hisrch» (Pág. 465).

(Gueto de Terezin-Rep. Checa).
Quienes se interesen por La bibliotecaria de Auschwitz tienen que hacerse a la idea de que van a conocer una historia que sucedió en el mismísimo infierno que supuso el campo de exterminio de Auschwitz. Van a conocer una historia que remueve conciencias e invita a reflexionar sobre el lado más oscuro y cruel de la condición humana. Pero también les sorprenderá el valor que muestra «quien consiguió convencer a las autoridades alemanas del lager de que tener entretenidos a los niños en un barracón facilitaría el trabajo lode los padres de aquel campo BIIb, al que llaman «campo familiar» porque en el resto los niños son tan raros como los pájaros» (pág. 14). Un valor en el que la cultura es el arma que utiliza Fredy Hirsch y quienes se implican en esta arriesgada apuesta contra los nazis, porque luchan contra ellos desde la escuela clandestina, en la que ven la oportunidad de transmitirla, aun sabiendo que su apuesta supone un grave peligro para su integridad física, ya que son conscientes de lo que significa los libros para los nazis, para quienes son peligrosos e invitan a la subversión. Un valor en el que también se implica cada vez con mayor convicción la protagonista de esta novela, Dita Adlerova, quien acepta la función que le proponen realizar. Pese a las precauciones que toma para realizar las labores que le encomiendan, quien es consciente del final que le espera si la descubren, sobre todo desde que se siente vigilada por el doctor Josef Mengele, quien con sus demenciales pruebas con los presos, se ganó el sobrenombre del «Ángel de la Muerte».

Pero junto a la atmósfera de terror que domina en La bibliotecaria de Auschwitz, el narrador omnisciente ofrece grandes dosis de metaliteratura a lo largo de los 32 capítulos en los que se estructura la trama, más un epílogo, una etapa final y un anexo en el que Antonio Iturbe explica qué fue de los personajes reales que forman parte del elenco de quienes transitan por las páginas de esta magnífica novela, a la par que dura y espeluznante, por los diferentes episodios que cuesta trabajo digerir y asimilar, ante lo que sucede en cada uno de ellos. Sin duda alguna, las alusiones literarias que se reflejan a lo largo de su desarrollo son un gran aliciente para que el lector esté muy pendiente de lo que sucede en cada uno de los capítulos, y un gran acierto del autor a la hora de utilizar los títulos que menciona y las referencias que hace la voz narrativa a fragmentos de los mismos, porque guardan relación con algunos episodios de esta novela. El lector no sólo se familiarizará con los títulos que forman parte de la pequeña biblioteca que tienen en el bloque 31, sino también con títulos que se citan, y que de una forma un otra guardan relación bien con el pasado de Dita Adlerova, bien con episodios que tienen lugar en Auschwitz o en el campo de concentración de Bergen-Belsen. Títulos como La montaña mágica, La ciudadela, El conde de montecristo o El diario de Ana Frank, y algunos más que atraerán su atención, junto con los que forman parte de la ya mencionada biblioteca, a los que hay que añadir los que se conocen como libros vivientes.

(Campo Conc. Bergen-Belsen-Alemania)
Antonio Iturbe construye una historia de personajes, pese a que se mimetizan con las descripciones espacio-temporales que realiza el narrador omnisciente. Unos personajes que atrapan al lector y no le dejan indiferente por cómo se suceden los episodios desde que las tropas nazis toman Praga. La vida de la protagonista y su familia cambia, porque comenzarán una pesadilla que continúa en el gueto de Terezín y se prolonga en el tiempo en los mal llamados campos de concentración de Auschwitz y Bergen-Belsen. En mi modesta opinión, entiendo que en una historia de esta índole el lector está más pendiente de su día a día, sometidos a unas condiciones de degradación extrema, en la que tienen como única meta la de subsistir y rezar para que no sean ellos los siguientes en ser enviados a los hornos crematorios o, en el menor de los casos, librarse de las enfermedades que imperan en los barracones en los que son hacinados. Son historias de las que estuve muy pendiente en todo momento, aunque sobre todo me sentía imantado por el arrojo que muestran quienes realizan las actividades en el bloque 31. Sin duda alguna, es Dita Adlerova la protagonista de esta conmovedora y emocionante novela, desde cuyo punto de vista el narrador omnisciente describe todo lo que sucede a lo largo de los capítulos que la conforman. Si bien la voz narrativa desviará nuestra atención a otros personajes, porque el papel que desempeñan es trascendental para el desarrollo de la trama, caso del ya mencionado Fredy Hirsch, o los protagonizados por Rudi Rosenberg y Fred Wetzler, al igual que el desempeñado por Siegfried Lederer y el cabo primero de las SS Viktor Prestek, en los que hay unas grandes dosis de intriga, por el significado que tienen las decisiones que adoptan estos personajes, sin olvidarme del lugar que ocupa Margit Barnai en la vida de Dita Adlerova. Pero también atrajeron mi atención, si bien en menor medida, el profesor Lichtenstern, del bloque 31, o la señora Turnovská, a quien llaman Radio Birkenau, porque era incapaz de guardar un secreto, sin olvidarme de lo que significan en la trama los nazis Josef Mengele o Elizabeth Volkenrath, a quienes les acompañan el terror y la muerte.

La bibliotecaria de Auschwitz es para mí un novelón, en el que el lector siente que realiza un viaje literario a los campos de exterminio nazis, y se reencuentra con unos personajes reales que vivieron y sufrieron en sus carnes el terror auspiciado por el Tercer Reich. En mi modesta opinión, entiendo que uno de los grandes aciertos del escritor zaragozano es utilizar el tiempo presente en la voz narrativa, porque implica de pleno al lector en lo que sucede a lo largo de los capítulos que conforman la trama, con el añadido de que utiliza un estilo muy directo, con el que logra que los episodios que narra impacten en el lector. Su lectura se me hizo fluida, quizás influenciado por lo que acabo de comentar, pese a que domina claramente la narración frente al diálogo. Sin duda alguna, La bibliotecaria de Auschwitz es una historia sobre el Holocausto que atrapa al lector desde las primeras líneas y acompaña a lo largo de los capítulos a Dita Alderova en el terror que le tocó vivir en Auschwitz y Bergen-Belsen.


Biografía:


 

Nació en Zaragoza, en 1967, y creció en Barcelona. Ha publicado las novelas Rectos torcidos (2005), Días de sal (2008) y La bibliotecaria de Auschwitz (2012), ganadora del Premio Troa «Libros con valores» y publicada en once países. Es autor de la serie de libros infantiles Los casos del Inspector Cito, traducida a seis lenguas y de la serie La Isla de Susú. Como periodista cultural, ha trabajado en El Periódico, en Fantastic Magazine y en Qué Leer, revista de la que fue director durante los últimos siete, y ha colaborado en radio y en publicaciones como Fotogramas o Avui. Actualmente es director de la revista Librújula, colaborador en Cultura/s, El País, Heraldo de Aragón y Mercurio, e imparte clases en la Universitat de Barcelona y en la Universidad Autónoma de Madrid.


Nota:  Datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía del autor, tomados de la web de Planeta. Imagen del gueto de Terezín, tomada de la web Cheapskate Travel. Imagen del campo de concentración de Bergen-Belsen tomada de la web Holocaust Encyclopedia.










jueves, 20 de mayo de 2021

Años de mentiras, de Mayte Esteban.

 













Datos técnicos:



Título: Años de mentiras.

Autora: Mayte Esteban.

Editorial: Harlequín (una división de Harper

Collins Ibérica, S. A.).

1ª Edición: Septiembre/2020.

Formato: Ebook.

ASIN: B08DJ7F62B.

Idioma: Español.

Nº pág.: 257.

 


 



Sinopsis:



El grupo editorial Vimar no pasa por su mejor momento. Su directora, Beatriz Álvarez, acuciada por las deudas, piensa que es el mejor momento para que Alejo Novoa, el autor fetiche de la editorial, vuelva a publicar. Desde los años ochenta no se ha vuelto a saber nada de él en el mundo literario.

Inesperadamente, Novoa da señales de vida, interesado en el trabajo del redactor más gris de Vimar, Daniel Durán, un hombre capaz de imitar el estilo literario de cualquier autor. A Beatriz se le ocurre que podría enviar a Durán a hacerle una entrevista en la que trate de convencerlo para que les ceda otra novela. En el caso de que no lo consiga, siempre podría hacerse pasar por él. Beatriz está dispuesta a hacer cualquier cosa con tal de salvar al grupo, pero Daniel no está de acuerdo con ese engaño. Será su diferencia de opiniones lo que acabe acercándolos más de lo esperado.

El genio no se copia y tampoco es posible fabricar un best seller. ¿O sí?



Opinión Personal:




La narrativa de Mayte Esteban (Guadalajara, 1970) es habitual en este blog. Son ya un total de ocho las obras que leí y reseñé de su autoría —tres de ellas, relatos—. Creo recordar que sólo me faltan Su chico de alquiler y Brianda para completar su bibliografía. Tanto en las novelas como en los relatos se percibe el sello indiscutible de la escritora arriacense, porque están planificados y desarrollados de tal forma que muestran el talento que tiene a la hora de construir una historia solvente, creíble, muy real y por la que transitan unos personajes muy vivos y cercanos, perfilados con gran profundidad psicológica, de tal forma que ayuda al lector a conocerlos y provocan que muestre hacia ellos empatía o rechazo, según los actos que los definan en la trama de turno. A los ocho títulos que enumero al comenzar este párrafo añado Años de mentiras, su última novela publicada hasta la fecha, sobre la que comparto mis impresiones en esta reseña y recomiendo sin dudar, sobre todo para quienes disfrutan con novelas en las que la metaliteratura está muy presente.

(Ciudad Invisible-Madrid)
Si hay algo que distingue a la narrativa de Mayte Esteban es la sorpresa, porque es de las autoras de las que siempre nos preguntaremos con qué nos asombrará en su próxima novela. Si en el párrafo anterior ya comenté alguno de los rasgos que identifican su ficción, tengo muy claro que siempre me encontraré con una historia de la que es difícil olvidarse, porque en ella aborda unos temas que en un principio nos da la sensación de que no conjugan con los cánones propios del género literario en el que se catalogue. Pero también hay que tener muy en cuenta cómo los afronta, porque sabe mantener el interés del lector a lo largo de los capítulos que la conforman. En este sentido,  uno de los alicientes que me atraen de su narrativa es encontrarme con situaciones inesperadas que tienen la facultad de hacerme dudar de los sucesivos pasos que darán los personajes que más peso tienen en la trama, lo que me incita a preguntarme sobre el desenlace que me espera, sin olvidarme del destino que deparará a los principales personajes, incluso en las que se encuadran en géneros con un final previsible. El efecto que acabo de mencionar también se percibe en alguna de sus novelas que se catalogan como romántica, porque tiene la habilidad de hacer juegos de malabares y aportar pistas falsas en varias fases de la trama, lo que me lleva a pensar que me puedo encontrar con un final inesperado, pese a lo que acabo de comentar. Otro aliciente de sus obras es la presencia de la intriga, porque dosifica la información que ofrecen los personajes y la voz narrativa en torno a la temática que afronta en sus novelas, sobre todo si guardan secretos que pueden influir en su interrelación con los demás, o se sienten atormentados por un pasado del que es muy difícil olvidarse por el drástico cambio que supuso en sus vidas.

En Años de mentiras Mayte Esteban nos sumerge en las entrañas del sector editorial. El grupo editorial Vimar atraviesa una época muy difícil y la directora se ve obligada a tomar decisiones para que la supervivencia sea posible, con el consiguiente coste que esto supone, sobre todo en lo que a recursos humanos se refiere, como lo podrá comprobar el lector a lo largo de los capítulos. A Beatriz Álvarez no le tiembla el pulso a la hora de tomar decisiones drásticas, sobre todo si afectan a la plantilla, y busca fórmulas para tratar de reflotar unas cuentas que presentan un saldo muy poco alentador. Pero este personaje, que dirige con mano firme el grupo Vimar, también tiene abierto otro frente que mantendrá en vilo a quien esté muy pendiente de esta subtrama, en la que sorprenderá con su lado más personal y cómo el devenir de los acontecimientos le depararán sorpresas que le harán reflexionar, y que provocarán que los sentimientos y las emociones se apoderen de ella. Unos acontecimientos en los que están muy presentes su abuela Elsa y Daniel Durán, cuya labor es «cubrir los huecos, apagar fuegos, como lo llamaban a lo que hacía en el argot de la empresa», y Darío Cifuentes, el redactor de deportes, que es un personaje que le da mucho juego a la trama, porque supongo que todos llegamos a la misma conclusión al percatarnos de cuáles son sus verdaderas intenciones, tanto en el apartado profesional como en el personal. Beatriz Álvarez es personaje en el que también se percibe cómo los sentimientos le hacen sentir sensaciones que no creía que se fueran a manifestar en ella, si bien me preguntaba si conducirían a un nexo estable, porque tal y como se desarrollan no lo tenía muy claro, sobre todo porque presentía que simplemente desembocaría en una amistad sincera.

(San Lorenzo del Escorial-Madrid)
Años de mentiras es una novela de personajes, porque ensombrecen los espacios por los que transitan, si bien el narrador omnisciente ofrece unas descripciones concisas, pero que invitan al lector a imaginarse cómo son las localizaciones por las que se mueven, sobre todo si se trata de espacios cerrados. Aunque diría que es en El Escorial donde se encontrará con algunas localizaciones más definidas, sobre todo aquellas que guardan relación con los lugares que elige Elsa para conversar con Durán. En mi modesta opinión, las reflexiones que están mucho más presentes que en las obras anteriores de Mayte Esteban. En este sentido, se presta a ello las decisiones que tiene que tomar Beatriz Álvarez en lo que respecta al grupo editorial, al igual que en su lado más personal. Pero también son muy atractivas las que vierte Elsa en su relación con Daniel Durán, a quien se le encarga una entrevista a Alejo Novoa, quien desde los años ochenta no se ha vuelto a saber nada de él en el mundo literario, en la que trata de convencerlo para que les ceda otra novela, como adelanta la sinopsis. A lo largo de los capítulos disfruté mucho con los cuatro personajes que atrajeron mi atención en todo momento, porque sus relaciones no tienen desperdicio, ya que estuve muy pendiente de las reacciones de unos y otros, bien sea en el triángulo formado por Beatriz, Elsa y Daniel, o el que conforman la directora del grupo Vimar, Daniel Durán y Darío Cifuentes, porque entre ellos se producen situaciones muy tensas, sobre todo desde que se adivinan las oscuras intenciones que persigue el redactor de deportes. Unos personajes en los que, sin duda alguna, se percibe que están perfilados a conciencia y en los que se refleja la esencia propia de los que son creados por la pluma de su autora, con quienes consigue no dejar indiferente al lector por el mensaje que quiere transmitir a través de cada uno de ellos.

Mayte Esteban construye una novela muy entretenida, que atrajo mi atención desde el prólogo, en el que se muestra el germen del entramado que se desarrolla a lo largo de los dieciséis capítulos en los que está estructurada la trama, más un epílogo que atrae su atención, porque la autora siempre guarda alguna sorpresa para las últimas páginas. Pese a que domina con claridad la narración frente al diálogo, el ritmo de lectura es muy ágil, porque los capítulos están desarrollados de tal forma que provocan esta sensación en el lector, a lo que hay que añadir unos diálogos en los que la tensión narrativa está muy presente, sobre todo si en ellos toman parte el triángulo formado por Beatriz Álvarez, Daniel Durán y Darío Cifuentes. El estilo narrativo es directo, y emplea un lenguaje sencillo, pero muy cuidado, y adaptado en los diálogos a la personalidad de los personajes. Una trama, en la que como ya adelanté en esta reseña, no faltan las sorpresas, sobre todo a nivel personal, porque con el paso de los capítulos afloran los secretos y los fantasmas del pasado, quienes influirán en la evolución de los personajes afectados por estas circunstancias, y que con el transcurrir de los episodios el lector comprobará cómo su personalidad se va liberando de esa pesada carga.


 

Biografía:



Mayte Esteban (Guadalajara, 1970) es licenciada en Geografía e Historia por la Universidad de Alcalá de Henares, aunque hace más de dos décadas que reside en un pueblo de Segovia. Su entrada en el mundo literario fue en 2014 de la mano de Detrás del cristal (reseña) y tuvo su continuación con La chica de las fotos (reseña), novela con la que fue finalista del III Premio Digital HQÑ, 2015. Otras novelas suyas son Entre puntos suspensivos (2017) (reseña), Comer y amar, todo es empezar (2019) (reseña), La colina del almendro (2019) (reseña) y Doce horas (2020) (reseña), todas publicadas con Harper Collins Ibérica. Años de mentiras es su última novela."  A estos títulos hay que añadir su relato Oasis de arena (2016) (reseña).


Nota: Hasta el 31/5 Años de mentiras tiene el precio en ebook de 2, 84€.  Precio en papel: 15,10€



Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía de la autora, tomados de la web de Harper Collins Ibérica. Imagen del Café Librería Ciudad Invisble, de Madrid, tomada de al web TripAdvidsor. Imagen de San Lorenzo del Escorial tomada de la web Madrid Secreto. Fotografía de la autora, tomada de su web personal.