jueves, 16 de septiembre de 2021

El camino a tu puerta, de José Luis Urrutia.

 









Datos técnicos:




Título: El camino a tu puerta.

Autor: José Luis Urrutia.

Editorial: Erein.

1ª edición: Julio/2020.

Encuadernación: Rústica con solapas.

ISBN: 978-84-9109-605-4.

Idioma: Español.

Nº pág.: 256.



Sinopsis:



El transcurso de treinta años puede llegar a ser un vacío total o una onda expansiva capaz de derribar las fortalezas más sólidas del alma humana.

Jaime Morales abandonó París para buscar respuestas pendientes, desde la extraña muerte de su padre. Cuando llegó a Cuzcurrita de Río Tirón descubrió que en su pasado existían más incógnitas de las que había imaginado. Resolverlas podía traer a su alma la paz negada durante esos años. También podía desenterrar sentimientos desconocidos. Y provocar dolores de fatales consecuencias.

Una bellísima novela que amalgama el pasado con el futuro, al tiempo que transita por un presente trufado de silencios, traumas y pesares.



Opinión Personal:



No había leído nada en lo que va de este año 2021 del exquisito catálogo que conforman las novelas que publica la editorial Erein. Decidí comenzar por un autor desconocido para mí, del que me llamó la atención el título que hoy reseño, El camino a tu puerta, del escritor bilbaíno José Luis Urrutia. Incido en este punto porque compruebo en su biografía que su producción literaria se encuadra en la novela histórica, pero decide dar un vuelco adentrándose en la narrativa contemporánea. En este sentido, y como digo en estos casos, es de agradecer que un autor nos se encasille siempre en el mismo género literario, sino que decida ofrecer a los lectores historias con las que demuestran que pueden amoldarse sin problema alguno a otros campos de la narrativa, como este escritor bilbaíno, porque a lo largo de los capítulos se percibe que se desenvuelve con soltura.

(Cuzcurrita de Río Tirón-La Rioja)
José Luis Urrutia aborda en su última novela la búsqueda de respuestas pendientes que acompañan al protagonista, quien 30 años después regresa desde París al pueblo en el que pasaba con su familia las vacaciones de verano, Cuzcurrita de Río Tirón, en La Rioja, al que no había vuelto tras la extraña muerte de su padre. En la segunda parte, el lector es consciente de que las luchas internas inquietan a Jaime Morales, convirtiéndose en un tormento que influye no sólo en sus relaciones sentimentales, sino también en el trato que mantiene con su tío Jesús. Jesús Morales decide llevarlo consigo a la capital francesa para alejarlo de un ambiente familiar que considera tóxico desde que se produce ese luctuoso episodio. Una desazón que influye también en su labor profesional porque, pese a ser un periodista con futuro, es consciente de que su inestabilidad emocional influye en su trabajo. Una inestabilidad que le lleva a tomar la decisión de comenzar a trabajar en la imprenta que regenta su tío, porque presiente que la relación entre ambos se distancia, pese a que Jesús Morales se percata de que tiene que volcarse en el apoyo a su sobrino, dada las indecisiones que percibe en él, y por eso le anima a realizar ese viaje al lugar que provocó un vuelco a su vida.

El camino a tu puerta es una novela en la que el presente y el pasado van paralelos a lo largo de los 89 capítulos en los que se desarrolla la trama, agrupados en tres partes bien diferenciadas, tituladas cada una de ellas El regreso, París y Cuzcurrita—, encabezadas por fragmentos que corresponden a los escritores Michelle de Montaigne, Pablo Neruda e Irvin D. Yalom, que hacen alusión al contenido de los capítulos que las conforman y que, sin duda alguna, invitan a la reflexión. Un presente y un pasado que conforman un puzzle perfecto, de cuya composición estuve muy pendiente durante toda la lectura, por cómo la voz narrativa me presentaba las diferentes piezas que tienen que encajar a a medida que el desenlace se aproxima, y que provocaron que me hiciera una serie de cuestiones durante la formación de este rompecabezas. Unas cuestiones que me dieron a entender que el lector tenía más información que los testimonios que recaba el protagonista, porque en más de una ocasión tuve la certeza de que la extraña muerte del padre de Jaime Morales no fue accidental, porque sino me encontraría ante una historia vacía. En este sentido, diría que este entramado que conforma el autor es uno de los grandes atractivos de esta novela que reseño y sin duda alguna recomiendo, porque el otro gran estímulo son las descripciones de las localizaciones por las que transita el protagonista en busca de las respuestas con las que quiere traer a su alma la paz negada durante esos años. Unas respuestas que, sin embargo, me provocaron todavía más dudas, tal y como se sucedían las investigaciones de esa paz que buscaba el hijo del difunto Florencio Morales.

(Mirador de El Bolo-Cuzcurrita de Río Tirón-La Rioja)
A lo largo de los capítulos el lector se encontrará con episodios propios de una novela de intriga, porque la voz narrativa suscita interés en torno al personaje pasivo de Florencio Morales, de quien reconstruye lo sucedido hasta el día en el que encontraron su cadáver, y en los que se incide también sobre su personalidad. Las escenas costumbristas estarán muy presentes, sobre todo en los capítulos que se desarrollan durante el último verano que pasó la familia Morales en este pueblo riojano, así como el ambiente que se vive 30 años después tras el regreso del protagonista, y en el que los silencios y la desconfianza ocultan un pasado que no se quiere remover. La voz narrativa describe también escenas intimistas, sobre todo a través de las reflexiones e inquietudes internas de Jaime Morales, pero también de varios personajes secundarios de los que mayor peso tienen en la trama. En este sentido, el autor es consciente de que dan mucho juego a la novela, por la relación que podrían tener con la extraña muerte de Florencio Morales, tanto las respuestas evasivas y cortantes de María, como la inquietud y el recelo mostrados por el pastor Abundio Barrón o el sospechoso comportamiento de Rogelio, amigo de Jaime durante esos años de veraneo. El camino a tu puerta es también una novela de paisajes: me quedé prendado de las descripciones que ofrece el narrador omnisciente, o bien a través de los personajes, sobre las localizaciones por las que transitan, tanto en los distintos pueblos de La Rioja por los que se mueven los personajes a lo largo de los capítulos, como Cuzcurrita de Río Tirón, Tirgo, Santo Domingo de la Calzada, Haro, Labastida o París. En este sentido, diría que el autor tiene muy claro en que ubicaciones situar los hechos relacionados con lo sucedido el último verano que la familia Morales pasó en este pueblo de La Rioja, por los comentarios que hace el autor en la nota de agradecimiento.

(Castillo de Cuzcurrita de Río Tirón-La Rioja)
La lectura de El camino a tu puerta me resultó muy fluida, tanto por la sucesión de episodios que vive el protagonista en su búsqueda de respuestas pendientes, como por las alternancias de las dos líneas temporales, que se relevan de forma paralela a lo largo que conforman la trama, hasta que confluyen en el desenlace que atraerá con expectación al lector, ante los episodios que se suceden en este tramo final, algunos de los cuales provocan decisiones inesperadas. En mi modesta opinión, entiendo que se percibe la influencia en José Luis Urrutia de su trabajo como guionista teatral y la realización de documentales, porque esta fue la impresión que tuve a lo largo de los capítulos, tanto el planteamiento de los diálogos, como por la forma en la que enfoca en torno a lo sucedido el día se encontró muerto a Florencio Morales. Y es que tal y como está planificada la trama, en todo momento tuve la impresión de que era espectador de un documental en torno a la figura del padre del protagonista. El escritor bilbaíno construye una historia cargada de realismo, porque los episodios que relata la voz narrativa bien pudieron haber sucedido en la realidad.

En El camino a tu puerta, el lector se encontrará con dos líneas temporales, separadas por treinta años, en las que se percibe en ellas tanto la evolución de los personajes como los cambios que se reflejan en el día a día en ambas. En este sentido, estoy seguro de que muchos lectores se sentirán familiarizados tanto con el ambiente que había en las fiestas en aquella época, en este caso en Tirgo, al igual que las relaciones que se formaban entre los miembros de las pandillas que se juntaban en el mismo lugar de veraneo, así como las actividades lúdicas con las que se divertían cuando se reunían. Pero también me resultó muy absorbente los hechos que se relatan en la línea temporal del presente, porque me decía que el autor los había planificado de tal forma que me incitaba a mostrar interés cada vez que se aproximaba un salto temporal, porque cada vez tenía más claro que se aportan respuestas a los interrogantes que se plantea el protagonista, reveladas en pequeñas dosis. Un protagonista que quería cerrar definitivamente esa puerta tras la que se encontraba un vacío de treinta años y muchas preguntas que resolver —más de las que Jaime Morales se hacía desde que se fue a vivir con su tío a París—, porque no sabía si había adorado a una realidad o una fantasía, aunque también le perturbaba lo sucedido aquel fatídico día, porque nunca más volvería a pasar las vacaciones en Cuzcurrita del Río Tirón.



Biografía:



Jose Luis Urrutia (Bilbao, 1958). Tras diez años dedicado a los guiones teatrales, proyectos culturales y realización de documentales, regresa al mundo de la novela con El camino a tu puerta. Y lo hace cambiando completamente de registro, pasando del género histórico a un contexto actual con una historia trenzada en torno al trágico suceso que marcará la vida de toda una familia.

Con anterioridad ha publicado: El Ayalés; La historia de Elías de Aldama (Beta, 2001); Los caminos de Elías (Ttarttalo, 2002); Tan lejos de Ayala (Ttarttalo, 2003); Los demonios de la guarda (Txalaparta, 2004); Ignacio. Los años de la espada (Txalaparta, 2005); La sombra de Lanzuri (Ttarttalo, 2006); El inquilino del balneario de Orduña (Beta, 2006); César Borgia. El hijo del Papa (Txalaparta, 2008) y Eneko de Padura (Erein, 2010).


Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía del autor, tomadas de la web de la editorial Erein. Imagen de Cuzcurrita del Río Tirón tomada de la web La Rioja. Imagen del mirador de El Bolo tomada de la web Haro Digital. Imagen del castillo de Cuzcurrita tomada de la web Fotopaises.com.









jueves, 9 de septiembre de 2021

La Tribuna, de Emilia Pardo Bazán.

 












Datos técnicos:



Título: La Tribuna.

Autora: Emilio Pardo Bazán.

Editorial: Minimal.

Publicación inicial: 1883.

1ª edición: Junio/2014.

Formato: Ebook.

ASIN: B00KU3RXXO.

Idioma: Español.

Nº pág.: 222.



Sinopsis:



Emilia Pardo Bazán publica “La Tribuna” en 1883, obra que es considerada por muchos la primera novela naturalista española. En ella pueden rastrearse algunos de los elementos más destacados del naturalismo propuesto por Émile Zola. Amparo, obrera de una fábrica de tabacos de La Coruña y defensora de la República Federal, se convierte en la líder de las cigarreras (de aquí su apodo, La Tribuna); sin embargo, un oficial del ejército frustrará sus ambiciones.



Opinión Personal:



Este año de 2021 se celebra el centenario del fallecimiento de una de nuestras grandes figuras literarias, Emilia Pardo Bazán, feminista comprometida y gran defensora los derechos de la mujer tanto en sus actuaciones públicas como en las obras, en las que también apoya su instrucción educativa. De esta gran escritora, alabada en su época por unos, pero también rechazada por quienes no aceptaban su lucha por la igualdad de derechos de la mujer. Su padre era un hombre adelantado a su época, puso a  disposición de la escritora la biblioteca familiar y le inculcó un consejo que hizo suyo: «no puede haber dos morales para dos sexos», fragmento que con motivo de la celebración de esta efeméride se encuentra reflejado en uno de los pasos de cebra de A Coruña, en concreto en la plaza de Mina. De la autora de Los pazos de Ulloa leí y reseñé en este blog sus antologías de relatos Cuentos de Marineda (reseña) y Cuentos de amor (reseña), en los que muestra tanto las costumbres de la sociedad marinedina como los derechos a los que me refiero al principio de este párrafo.

(Antigua Fábrica de Tabacos de A Coruña)
Para rendir mi pequeño homenaje a uno de los personajes referencia en el mundo de la literatura de nuestro país, elegí La Tribuna (1883), considerada la primera novela social y naturalista española, en la que la condesa de Pardo Bazán da protagonismo por primera vez en la narrativa nacional al proletariado, a través del personaje de Amparo. Éste es un personaje que atrae la atención del lector en todo momento, tanto por su origen humilde como por los episodios que protagoniza en la Fábrica de Tabacos de Marineda, en la que se erige como portavoz de las cigarreras ante los cambios que se avecinan tras la Revolución de 1886 — conocida como La Gloriosa o Septembrina—, que supuso el destronamiento y exilio de la reina Isabel II, episodio que dio lugar a que la sociedad clamara por la instauración de la I República, como se refleja en varias fases de la trama. Su lectura es pausada porque domina la descripción detallista frente al diálogo pero, como casi todas las obras escritas en el siglo XIX, el lector se encontrará con una temática que no le resulta indiferente, porque la cuestión que aborda en esta novela es muy actual. Unos episodios que se desarrollan todos ellos en la ciudad ficticia de Marineda, en la que Emilia Pardo Bazán diseña su retrato particular de A Coruña, por cuyas calles y locales de más renombre o zonas más desfavorecidas transitan unos personajes que atraen su atención. Un realismo con el que la autora denuncia las condiciones del mundo obrero femenino en el siglo XIX, centrándose en las cigarreras de la Fábrica de Trabajo de A Coruña, a la que acudió durante dos meses para documentarse y presenciar in situ el día a día de estas mujeres trabajadoras, y en donde perfilará personajes como la Comadreja, la Guardiana o la Píntiga.

La Tribuna es la historia de Amparo, un personaje que, en mi modesta opinión, representa las ansias de cambio de la sociedad de la época, sobre todo en lo que a las capas más bajas se refiere. A lo largo de los 38 capítulos titulados en los que se estructura la trama queda reflejada esta diferencia sobre todo en el proletariado, porque ven que se les avecinaba una oportunidad de romper la barrera de la desigualdad que hay entre las clases sociales de aquel entonces. Emilia Pardo Bazán aprovecha determinados episodios para ahondar en las profundas diferencias sociales, ya sea en los actos religiosos, ya en los momentos de asueto de los marinedinos en el que la autora denomina «Paseo de Filas», o en el trato social entre los personajes. En este sentido, se puede percibir un tono despectivo, y hasta diría que de desprecio, de la sociedad pudiente de Marineda hacia los escalafones más bajos, como se percibe episodios que invitan a la reflexión ante la actitud mostrada por determinados personajes que se creen con derecho a subestimar a quienes consideran inferiores a ellos.

(Barrio de Abajo (Marineda): Pescadería-A Coruña)
Catalogaría esta novela con la condesa de Pardo Bazán introduce el naturalismo en España como una obra de ficción histórica con marcados rasgos costumbristas, por el claro trasfondo que tiene a lo largo de los capítulos. Tanto los personajes como el narrador omnisciente hacen referencia a la revolución llamada La Gloriosa o Septembrina, y a la expectación que crea. Hay capítulos en los que los personajes aluden a la situación de cambio que vive España, en los que están muy pendientes por el rumbo que puede tomar la forma de gobierno del país. Tanto la protagonista como el teniente Baltasar Sobrado y su amigo el capitán Borrén representan la esperanza que reina en unos y la inquietud que se apodera de otros. Esperanza e inquietud que se seguirán manifestando por los acontecimientos que se suceden tras el exilio de la reina Isabel II, y la instauración del llamado Sexenio Democrático. El ambiente de esperanza lo encarna, sobre todo, Amparo, y los episodios que protagoniza desde que en Marineda tienen lugar unos actos de carácter político en favor de la república federal, que contagia a este personaje en su defensa por la igualdad y la justicia, y que insufla este ambiente a sus compañeras de la fábrica de tabacos. El lector se encontrará también con una subtrama que atraerá su atención, sobre todo desde que el teniente Baltasar Sobrado se fija en la cigarrera, quien con el paso de los años se había convertido en una moza muy atractiva. Sin embargo, y como adelanta la sinopsis, verá cómo se frustrarán sus ambiciones desde que se cruza con el citado oficial. Aunque tampoco le dejarán indiferente el ambiente familiar de la protagonista y el despecho que sufre Chinto, un joven que es acogido como aprendiz por su padre, ya mayor, para enseñarle el oficio de barquillero.

Al igual que sucede en los Cuentos de Marineda y en los Cuentos de amor, el lector se encontrará en La Tribuna con los rasgos característicos que definen la narrativa de Emilia Pardo Bazán pero en la que, como ya comenté en el primer párrafo, incide en la defensa de los derechos de la mujer, dando trascendental importancia a su instrucción, como lo podrá comprobar en la limitada formación educativa de Amparo, pese a los escasos recursos familiares. Emilia Pardo Bazán refleja en la que a lo largo de varios capítulos la dureza del trabajo que realizan las cigarreras en la Fábrica de Tabaco, como en lo referente al oficio de barquillero que desempeña su padre, Rosendo, y otros que se mencionan en determinadas fases, caso de Carmela, costurera y amiga de Amparo. Unos trabajos que son descritos con detalle, muestran las penosas y agotadoras condiciones laborales a la que se enfrentaban los trabajadores en el siglo XIX. Resalto también «la licencia que me tomo de hacer hablar a mis personajes como realmente se habla en la región de donde los saqué», con lo que disfruté todavía más con su lectura, porque me sentí más cercano a los personajes. Unos personajes bien perfilados, a través de los que se muestra el día a día del microcosmos creado por la autora de Los pazos de Ulloa, en los que predominan los rasgos psicológicos que muestran la fuerte personalidad con la que los define. En este sentido, me pregunté en más de una ocasión qué desenlace tendría la relación entre Amparo y Baltasar Sobrado, no sólo por la diferencia de clases que los separaba, sino por las ambiciones que perseguían ambos personaje. Unos personajes en los que, como justifica en el prólogo: «El método de análisis implacable que nos impone el arte moderno me ayudó a comprobar el calor de corazón, la generosidad viva, la caridad inagotable y fácil, la religiosidad sincera, el recto sentir que abunda en nuestro pueblo, mezclado con mil flaquezas, miserias y preocupaciones que a primera vista lo oscurecen».



Biografía:



Emilia Pardo Bazán nació el 16 de septiembre de 1851 en La Coruña. Hija de José María Pardo-Bazán y Mosquera y de Amalia María de la Rúa-Figueroa y Somoza, condes de Pardo Bazán, título que heredó en el año 1890. Poco después de su nacimiento la familia se mudó a una casa en el barrio aristocrático en la Calle de las Tabernas.

En su adolescencia escribió algunos versos y los publicó en el Almanaque de Soto Freire.

En 1868 contrajo matrimonio con José Quiroga y se trasladaron a Madrid desde donde realizan viajes a Francia, Italia, Suiza, Austria e Inglaterra; sus experiencias e impresiones las reflejó en libros como Al pie de la torre Eiffel (1889), Por Francia y por Alemania (1889), Por la España pintoresca (1895) o Por la Europa católica (1905).

En 1876 doña Emilia editó su primer libro, Estudio crítico de Feijoo, y una colección de poemas, Jaime, con motivo del nacimiento de su primer hijo. Su primera novela, Pascual López, se publicó el año en que nació su hija Blanca, en 1879. Viaje de novios (1881), la primera novela naturalista española, se lanzó el año en que nació su tercera y última hija, Carmen. El método naturalista culminó en Los pazos de Ulloa (1886-1887), su novela más famosa.

Más tarde su obra evolucionó hacia el simbolismo y espiritualismo, reflejado en La prueba (1890), Una cristiana (1890), La piedra angular (1891), La quimera (1905), La sirena negra (1908) y Dulce dueño (1991).

Además, escribió las biografías San Francisco de Asís (1882) y Hernán Cortés (1914), y un libro de recetas, La cocina española antigua.

Separada de su esposo desde 1883, mantuvo una larga relación con el escritor Benito Pérez Galdós.

Desde 1916 hasta su muerte en Madrid el 12 de mayo de 1921, fue profesora de Literaturas románicas de la Universidad de Madrid, cátedra que se creó para ella.


Nota: Datos técnicos y sinopsis tomados de la página de la editorial en Amazon. Biografía de la autora tomada de la web Buscabiografías. Fotografía de Emilia Pardo Bazán tomada de Wikipedia. Imagen de la antigua Fábrica de Tabacos de A Coruña, tomada de la web del diario El Español. Imagen del Barrio de Abajo (Barrio Pescadería de A Coruña, tomada de Wikipedia. 















viernes, 3 de septiembre de 2021

Libros leídos y reseñados en Julio y Agosto de 2021.

 








Durante los meses veraniegos de julio y agosto del presente año han sido un total de 8 los libros leídos y reseñados; en concreto: 8 leídos y 7 reseñados


Los leídos:




             



                                    
             



   
   
           
  





Los reseñados: 




Crimen en la posada "Arca de Noé"de Molly Thinnes.

El mañana nos pertenecede Jaime Pérez de Sevilla y Bautista

-La rosa de Herefordde Brenna Watson

El abrigo rojode José Antonio González Queiro.

- Cuando Lisboa tembló, de Domingos Freitas do Amaral

-El secreto de Vesaliode Jordi Llobregat

-El bosque de los cuatro vientosde María Oruña.



Avance retos literarios: 


-Reto Autores de la A a la Z: (21/24) (88%) (+3 y 1 opcional)


-Reto 25 Españoles (2021):  Completado (31/25) (+6).


-Reto Leemos España provincia a provincia (2021):  12 provincias visitadas (añado Ourense).


-V Edición Reto Nos gustan los clásicos (2021):  (6/8) (75%) (+1).


-Reto Serendipia recomienda (2021):  (1/3) (33%): Sin avance. 




















viernes, 27 de agosto de 2021

El bosque de los cuatro vientos, de María Oruña.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Datos técnicos:


 

 

Título: El bosque de los cuatro vientos.

Autora: María Oruña.

Editorial: Destino (Grupo Planeta).

Primera Edición: Agosto/2020.

Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta.

Idioma: Español.

Nº pág.: 424.



Sinopsis:



La novela que anticipó el hallazgo de los anillos mágicos de Santo Estevo.

Galicia, 1830, una mujer se enfrenta a las convenciones de su tiempo.


A comienzos del siglo XIX, el doctor Vallejo viaja de Valladolid a Galicia junto con Marina, su joven hija, para servir como médico en un poderoso monasterio de Orense. Allí descubrirán un mundo y unas costumbres muy particulares y vivirán la caída de la Iglesia y el fin definitivo del Antiguo Régimen. Marina, interesada en la medicina y la botánica pero sin permiso para estudiar, luchará contra las convenciones sociales que su época le impone sobre el saber, el amor y la libertad y se verá inmersa en una aventura que guardará un secreto de más de mil años

En nuestros días, Jon Bécquer, un inusual antropólogo que trabaja localizando piezas históricas perdidas, investiga una leyenda. Nada más comenzar sus indagaciones, en la huerta del antiguo monasterio aparece el cadáver de un hombre vestido con un hábito benedictino propio del XIX. Este hecho hará que Bécquer se interne en los bosques de Galicia buscando respuestas y descendiendo por los sorprendentes escalones del tiempo.



Opinión Personal:



De nuevo me acerco a la narrativa de María Oruña ((Vigo, 1976), porque de sus obras sólo leí Puerto Escondido, novela con la que tuve sentimientos encontrados. Aunque a medida que se desarrollaban los capítulos me encontraba más a gusto con lo que sucedía en las dos líneas temporales, no terminé de conectar con el equipo de la Guardia Civil que investigaba el primer caso que le encargan a la teniente Valentina Redondo, sobre todo porque me pareció muy artificial la actuación de los personajes que conforman su equipo de investigación. Pero me resarcí con su última novela publicada, El bosque de los cuatro vientos, con cuya lectura disfruté muchísimo, tanto en la subtrama que se desarrolla en la línea temporal actual como la que tiene lugar en la primera mitad del siglo XIX, en la que a acompañamos a Marina Vallejo hasta el año 1835.

(Claustro de los Caballeros-M. Sto. Estevo-Ourense)
Sin duda alguna, la escritora viguesa refleja con maestría nuestra idiosincrasia a lo largo de los capítulos que conforman El bosque de los cuatro vientos, y tiene muy claro en qué episodios debe referirse a los rasgos que nos caracterizan, que se manifiestan en los personajes con total naturalidad. A lo largo de los capítulos se percibe la pasión que siente por nuestra tierra, como lo refleja en la dedicatoria: «Para mi bella y querida Galicia», al igual que el fragmento que elige de la Introducción a Follas Novas, escrito por la propia Rosalía de Castro, la banda sonora de canciones que se citan en algunos episodios, del grupo folk Luar Na Lubre, Carlos Núñez o el grupo de música instrumental gallega Matto Congrio. En este sentido, he de reconocer que tenía cierta ventaja en relación con los lectores de allende el Padornelo, porque sonreía con la retranca que utiliza, sobre todo, el sargento Xocas Taboada, de la demarcación de la Guardia Civil de Nogueira de Ramuín, en las conversaciones que mantiene con el profesor de antropología e investigador Jon Bécquer, que formó con su socio una empresa a la que se dedica a recuperar obras de arte desaparecidas o robadas. Otro tanto sucede con la hospitalidad con que acogen a este personaje algunos vecinos de Santo Estevo, y que se sorprende por este recibimiento, pese a no conocerlo, el respeto y el culto que se tiene en nuestra tierra la muerte, —como se podrá comprobar en alguno de los capítulos que conforman esta novela—, o la atracción que mostramos hacia las leyendas que tanto abundan por la geografía galaica, o los ritos y las costumbres de nuestros ancestros —de los qu todavía se conservan algunos—, sin olvidarme de la pasión que sentimos por la belleza de nuestros paisajes y riqueza y variedad de nuestra gastronomía.

Si bien la editorial la cataloga El bosque de los cuatro vientos como novela negra y thriller, en mi modesta opinión diría que tal y como se desarrolla la trama la encuadraría mejor como de intriga, misterio y detectivesca, en la que el lector se encontrará en la segunda línea temporal con una subtrama que tiene ingredientes costumbristas, intimistas, de novela romántica y un claro trasfondo histórico, por cómo influye la historia del país en Santo Estevo. Un trasfondo histórico que influye sobre todo en el monasterio, porque las decisiones que se toman afectan a los monjes benedictinos que lo habitan, quienes ven cómo la desamortización cambia sus vidas, y va acompañada de la expoliación, como lo podrá comprobar el lector en la línea temporal que se desarrolla en el presente, en la que es informado del destino que tuvieron los bienes que fueron incautados y se dispersaron, algunos de los cuales serán visitados por Jon Bécquer en Ourense, a quien le atrae la historia que le cuenta Rosa, la jefa de recepción del ahora convertido en el primer parador museo de historia. «Esta parte es especial porque aquí estuvieron enterrados los nueve obispos. Habrá visto usted sus mitras en el escudo del monasterio, ¿verdad? Los anillos de estos obispos atrajeron a miles de peregrinos durante siglos —concluyó haciendo ademán de marcharse y, desde luego, dando por hecho que yo sabía qué demonios era una mitra» (pág. 17).

(Fuente C. Obispos-Plaza do Ferro-Ourense)
María Oruña planifica y desarrolla una historia bien engarzada entre las dos líneas temporales, porque diría que ambas se complementan para que el lector tenga una mayor información sobre lo que sucedió en el monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil en lo que se refiere a los nueve anillos leyendarios y milagrosos. Una historia en la que la intriga está muy presente porque los capítulos están estructurados de tal forma que su desenlace anima a interesarse por lo que sucede tanto en los episodios que tienen lugar en la línea temporal que se desarrolla en el presente como la que transcurre en el pasado. En mi modesta opinión, entiendo que la autora distribuye de forma muy estratégica la información entre ambas, porque lo que sucede en el siglo XIX contribuye de una forma u otra a aclarar el posible destino de los legendarios y milagrosos anillos, de los que cada vez está más convencido de su existencia el profesor de antropología e investigador, quien en vez de descansar en este monasterio convertido ahora en parador, como le recomendó su socio, trabaja en la localización y recuperación de unas piezas que son el símbolo de la autoridad de los prelados. El lector se encontrará con una historia que transcurre en la línea temporal que se desarrolla en el presente que me pareció muy de corte clásico, porque en todo momento tuve la impresión de que en buena parte de los capítulos que la conforman algo se me pasaba, porque me decía que no podía ser una subtrama en la que apenas sucedían episodios que atrajeran mi atención, pese a que en la huerta del antiguo monasterio aparece el cadáver de un hombre vestido con un hábito benedictino propio del XIX, como adelanta la sinopsis. Esta constante sensación corroboró la sospecha que tenía, porque con el paso de los capítulos estaba cada vez más convencido de que algunos personajes no eran como se presentan ante Jon Bécquer, con el añadido de que el lector recibe más información que éstos, por lo que le confiere rasgos de corte clásico ya mencionados a esta subtrama. Una subtrama que va de menos a más porque el último tercio es muy absorbente y me dije que el desenlace era acertado, tratado con sumo cuidado y que me recordó a cómo resuelve sus novelas Ágatha Christie.

Dos líneas temporales se desarrollan en épocas distintas y transcurren paralelas a lo largo de la trama.  Al igual que me sucedió en Puerto escondido, me resultó más atractiva la historia que tiene lugar durante la primera mitad del siglo XIX que la que transcurre en el presente, porque un narrador omnisciente relata una serie de episodios y giros que atraen la atención del lector. Esta línea temporal la protagoniza Marina Vallejo, hija del nuevo médico de Santo Estevo, que es un personaje que no deja indiferente. Me encontré con una mujer adelantada a su tiempo, que tiene muy claro que no quiere aceptar el papel que le corresponde a la mujer en aquel entonces. Una subtrama en la que estuve muy pendiente de los vaivenes del país, por lo que suponían para los benedictinos del monasterio y los habitantes de Santo Estevo, pero en la que también me preguntaba por el papel que desempeñarían en la vida de Mariana el oficial de los Voluntarios Reales, Marcial Maceda, y Franquila, un expósito acogido por los benedictinos y que ayuda a Fray Modesto en la botica del monasterio. Son dos personajes atractivos por la relación que mantienen con ella con el paso de los capítulos, sin olvidarme de la labor que realiza el abad del monasterio, fray Antonio, hermano de su padre. Ya comenté mis impresiones en el párrafo anterior sobre la línea temporal que transcurre en el presente que, en esta ocasión me gustó mucho más que la subtrama inicial de Puerto Escondido, sobre todo por el corte clásico que tiene y el gran aliciente que aporta el último tercio de la historia que protagoniza Jon Bécquer

(Bosque mágico Santo Estevo-Ourense)
En mi modesta opinión, diría que El bosque de los cuatro vientos es una novela de paisajes, descritos como verdaderas estampas por las dos voces narrativas, y con los que se mimetizan los personajes que transitan por sus páginas. Aunque el lector comprobará como tanto Jon Bécquer como Marina Vallejo se encuentran en un principio como fuera de sitio, no tardan en en ser imantados por la magia que ejerce sobre ellos el monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil y los bellos parajes que le rodean. Por estos parajes transitan unos personajes bien perfilados y muy creíbles, sorprendiéndome los rasgos particulares que definen al antropólogo, profesor e investigador Jon Bécquer, que supongo atraerá la atención de los lectores. Tanto este personaje —a quien ya se conoce como el Indiana Jones del mundo del arte—, y alguno más que conforma el elenco de la trama están inspirados en personajes reales, como aclara la autora en las Curiosidades que acompañan al cuerpo de la novela, caso de Amelia, la restauradora del taller del Archivo Diocesano en Ourense,  el sacerdote Pablo Quijano o fray Modesto, el boticario del monasterio de Santo Estevo en la línea temporal del pasado. Aunque también atraerán la atención del lector personajes como Ricardo Maceda, médico jubilado y actual propietario de la Casa de Audiencia, y su peculiar esposa, Lucrecia, o Germán, un profesor jubilado, que asesora al investigador en su búsqueda de los anillos obispales, porque con el paso del tiempo está convencido de su hallazgo

Al igual que en Puerto escondido, María Oruña utiliza un lenguaje sencillo y un estilo directo, pero adapta la voz narrativa a la época en la que se desarrolla cada una de las dos subtramas que conforman El bosque de los cuatro vientos. En la línea temporal que se desarrolla en el presente, tanto el narrador omnisciente como el relato que Jon Bécquer hace al sargento Xocas Taboada y a la agente Ramírez, se adaptan al registro que utilizan los personajes que transitan por ella, teniendo en cuenta su origen gallego, por lo que nuestro idioma también está presente en algunos diálogos. En su conjunto el ritmo de lectura se me hizo muy fluido tanto por los rasgos de corte clásico que se perciben en la línea temporal que se desarrolla en el presente,como a la variedad de episodios y giros que atrajeron mi atención en la línea temporal que se desarrolla en el siglo XIX, con el aliciente de los vaivenes políticos de este período de nuestra historia, sobre todo en lo que se refiere a los monjes del monasterio, quienes temen una nueva exclaustración, sin olvidarme de los episodios en los que el cólera diezma la población de Santo Estevo, a los que hace referencia la autora en la nota final. Disfruté mucho con la lectura de El bosque de los cuatro vientos. Quienes se interesen por El bosque de los cuatro vientos se encontrarán con una ambientación exquisita en las dos líneas temporales que la conforman, y se engarzan de alguna forma, como lo podrá comprobar el lector. En ambas, la escritora viguesa consigue que el lector realice un viaje literario a Santo Estevo de Ribas de Sil en dos planos temporales



Biografía:



María Oruña (Vigo, 1976) es una escritora gallega que desde joven conoce a fondo Cantabria.  Allí ha ambientado la serie de novelas «Los libros del Puerto Escondido», todas publicadas en Destino: Puerto escondido (2015), un exitoso debut en el género negro que ha sido traducido al alemán, al francés y al catalán; Un lugar a donde ir (2017), Donde fuimos invencibles (2018) y la nueva entrega Lo que la marea esconde (2021). En todas estas historias de misterio, los protagonistas son los paisajes cántabros y el equipo de la teniente Valentina Redondo, que se ha ganado la admiración de cientos de miles de lectores. Su última novela, El bosque de los cuatro vientos, la primera al margen de la serie, ha supuesto su consagración en nuestro país.


Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía de la autora, tomada de la web Planetadelibros. Imagen del Claustro de los Caballeros del  monasterio de Santo Estevo, tomada de la web Flickr. Imagen de la fuente del Claustro de los Obispos, ahora en la Calle do Ferro, en Ourense, tomada de la web Turismo de Galicia. Imagen del bosque mágico de Santo Estevo, tomada de la web La Vanguardia.
















miércoles, 18 de agosto de 2021

El secreto de Vesalio, de Jordi Llobregat.

 











Datos técnicos:


Título: El secreto de Vesalio.

Autor: Jordi Llobregat.

Editorial: Destino (Grupo Planeta).

1ª Edición: Mayo/2015.

Encuadernación: Rústica con solapas.

ISBN: 978-84-233-4950-0.

Idioma: Español.

Nº pág.: 544.



Sinopsis:


Barcelona 1888: varias jóvenes desaparecen al ponerse el sol...
Nada es lo que parece. Nadie está a salvo de su pasado.

Sólo a través del ingenio puede el hombre vivir eternamente.” Andreas Vesalio, 1564 d.C.


Barcelona, mayo de 1888. A pocos días de inaugurarse la primera Exposición Universal del país, aparecen los cuerpos horriblemente mutilados de varias muchachas. Sus heridas recuerdan a una antigua maldición de la ciudad largo tiempo olvidada.


Daniel Amat, joven profesor residente en Oxford, recibe la noticia de que su padre ha muerto, lo que le obliga a volver a Barcelona después de años de ausencia. A partir de ese momento, se verá arrastrado a la persecución de un despiadado asesino mientras se enfrenta a las consecuencias de su propio pasado.


Bernat Fleixa, reportero del Correo de Barcelona, cuyo único interés es conseguir una noticia que le haga famoso, y Pau Gilbert, un enigmático estudiante de medicina que oculta un secreto, se unirán a Amat en busca de un antiguo manuscrito anatómico que puede cambiar la historia del conocimiento y que resulta ser el principal objetivo del asesino.


Secretos, traiciones y pasiones prohibidas en la Barcelona convulsa y fascinante de finales de siglo XIX, donde nada es lo que parece, ni nadie está a salvo del pasado.




Opinión Personal:



Muchos son los comentarios, reseñas y recomendaciones leídas sobre la ópera prima del escritor valenciano Jordi Llobregat, El secreto de Vesalio. Por fin decidí leerla y se cumplieron con creces las expectativas que tenía puestas en una novela a la que me acerqué con total convencimiento. A medida que se sucedían las páginas, me absorbió el estilo elegante y claro con el que el narrador omnisciente relata una historia en la que se conjugan ingredientes que me encandilan, pues no pocas veces me dije que tenía la sensación de estar ante una novela victoriana más, pese a que la trama se desarrolla Barcelona. Sin duda alguna, quienes frecuentan el thriller, tienen en El secreto de Vesalio una lectura muy apetecible, disfrutarán de una historia muy consistente y llena de sorpresas, en la que además realizarán un verdadero viaje literario a la Exposición Universal que se celebró en la ciudad condal en 1888. Tienen el interés añadido de que se encontrarán con un personaje histórico, Andrés Vesalio, considerado como el padre de la anatomía moderna.

(Manicomio Nuevo Belén-Barcelona)
A lo largo de los 80 capítulos en los que se estructura la trama, el escritor valenciano, muy ligado a la ciudad natal de su familia materna, disecciona una ciudad consciente de que La Exposición Universal supone un gran momento para Barcelona, porque se considera que es la puerta que les abre hacia Europa. Una Exposición Universal que significaría un antes y un después para la ciudad, porque también conlleva la mejora de sus infraestructuras, con lo que da un enorme salto hacia su modernización y desarrollo, e influye en el futuro optimista de la sociedad catalana del siglo XIX, con el progreso y la prosperidad como una realidad palpable. Una ciudad que es un personaje más de la novela, en la que el lector no sólo se encontrará con el día a día de sus habitantes, sino también con el ambiente gótico que le confiere el autor. El subsuelo de la ciudad condal estará muy presente en una parte de la trama, que sorprenderá a los personajes que se aventuran por su laberinto, dando lugar a una serie de escenas que nos mantienen expectantes por los episodios que viven quienes las protagonizan. Sin duda alguna, quienes acostumbren a leer novelas ambientadas en una de las ciudades más literarias de España, se encontrarán con localizaciones que en algunos casos les resultarán desconocidas o descritas desde una perspectiva diferente, porque el autor sabe cómo adaptarlas a los rasgos góticos que predominan en El secreto de Vesalio, a los que hay que añadir el ambiente climatológico que describe la voz narrativa, porque está muy en consonancia con lo que acabo de comentar.

El secreto de Vesalio es un thriller que no da respiro al lector desde las primeras páginas. Sin duda alguna, cumple con los requisitos que le pedimos a las novelas que se engloban en este género literario, porque el entretenimiento está asegurado. En mi modesta opinión, diría que es una novela que va mucho más allá del thriller, porque a lo largo de los capítulos me encontré con ingredientes propios de otros géneros literarios, conjugados de tal forma que conforman un ensamblaje perfecto y enriquecen una trama ya de por sí atractiva. Jordi Llobregat armoniza con maestría ingredientes propios de novela histórica, detectivesca, misterio, negra, gótica y costumbrista, entre los que también hay escenas esotéricas, muy propias de la época victoriana, e incluso me dije que se describen episodios que catalogué como de ciencia ficción, relacionados con Vesalio, cuyo desenlace no me terminó de convencer. Me encontré también con elementos que me recordaron en varias fases de la lectura a autores clásicos, como Conan Doyle o Dickens, y alguno más que no menciono, porque temo desvelar y, al mismo tiempo, restar interés a quienes todavía no la hayan leído o no se hayan decidido por su lectura.

(Expo. Univ. Barcelona 1888)
En mi modesta opinión, entiendo que la sinopsis que ofrece la editorial es acertada. Una sinopsis que invita a conocer a los tres personajes que, sin duda alguna, son el gran pilar sobre el que se sustenta una historia adictiva, a los que hay que añadir los antagonistas que conforman un interesante contrapeso, porque la perversidad de sus actos pondrán incluso en peligro la integridad física de quienes unen sus fuerzas para investigar la autoría del despiadado asesino. En este sentido, me atrevería a catalogar El secreto de Vesalio como un domestic noir, porque Daniel Amat se enfrenta a las consecuencias de su propio pasado, que lo atormenta desde que tuvo que abandonar Barcelona hace siete años, por lo que no duda en iniciar las investigaciones que le lleven a descubrir las verdaderas causas que provocaron la muerte de su padre. Al lector le espera una trama muy de corte clásico, porque a medida que se suceden los capítulos se percibe que nada es lo que parece, y en los que también me dije que había alguna pista falsa sobre el autor de los crímenes que tienen como víctimas a varias jóvenes que desaparecen al ponerse el sol. Sin duda alguna, Daniel Amat, Bernat Fleixa y Pau Gilbert son tres personajes perfilados con mucha fuerza, y que atraen en todo momento la atención del lector. Unos personajes a los que Jordi Llobregat sabe cómo exprimir porque es consciente de que estará muy pendiente de sus acciones, tanto en lo que se refiere a las vicisitudes que les acompañan como los secretos que esconden y que se desvelarán de forma dosificada a lo largo de los capítulos. Son tres personajes que están condenados a entenderse, pese a la desconfianza que se percibe en su relación inicial, pero no tienen otra opción si quieren poner fin a unos episodios luctuosos que empieza a escandalizar a los barceloneses e incluso se teme que pueda ponerse en peligro la inauguración de la exposición. Quizás sea Daniel Amat el que tenga una historia más lineal, si bien al joven profesor residente en Oxford también le aguardan episodios que aportarán luz a su pasado. Me interesé mucho más por el ambicioso periodista Bernat Fleixa, quien no duda en actuar como sea para conseguir la noticia que lo haga famoso, así como el enigmático estudiante de medicina Pau Gilbert, aunque prefiero que sea el lector que sea el que descubra las vicisitudes que lo acompañan a lo largo de los capítulos. No dejan indiferentes el empresario Bertomeu Adell, el estudiante de medicina Fenollosa o el inspector Sánchez, por el lugar que ocupan su lugar en el otro platillo de la balanza. No me olvido de personajes como Dolors, Guillem o Irene por el papel que desempeñan en determinadas fases de la trama

(La Barceloneta-Barcelona)
Jordi Llobregat sabe cómo atraer su atención para que no decaiga su interés por todo lo que sucede en cada uno de los 80 capítulos en los que se estructura El secreto de Vesalio, agrupados en diez partes tituladas. Se encontrará con unos capítulos muy dinámicos y configurados de tal forma que el final de cada uno de ellos incita a estar muy pendiente de lo que les sucederá en los siguientes a los personajes que intervienen en ellos. El ritmo de lectura es muy fluido, diría que incluso trepidante sobre todo en los que la acción estaba muy presente o en los que se sucedían escenas variadas que en los que se desarrollan episodios atractivos o la tensión narrativa está muy presente. El lector se encontrará también con algunos personajes históricos, como el ya mencionado Vesalio, y otros que aparecen en determinadas escenas como el alcalde de Barcelona, Francesc Rius i Taulet, o Luis Suñé i Molist, doctor en medicina, que impartía clases prácticas a los alumnos en el hospital de la Santa Creu. A través de los personajes que conforman el elenco de esta magnífica novela, se percibe la estructura social de la época, las relaciones sociales entre ellas y el papel que tiene reservado la mujer en el último tercio del siglo XIX. El escritor valenciano conjuga con maestría el trasfondo histórico de la novela con los rasgos góticos que predominan a lo largo de los capítulos, la superstición popular a la que atribuyen la muerte de varias jóvenes desaparecidas, junto con el papel relevante de Andrés Vesalio y su obra De Humanis Corporis Fabrica, al que se refiere a lo largo del desarrollo de la trama, bien haciendo referencia a partes de este libro o bien a través de información que facilitan los personajes y es creada por la imaginación del autor. Sin duda alguna, es una novela cuya lectura merece la pena afrontar, porque quien se interese por El secreto de Vesalio se encuentra con una perspectiva diferente de Barcelona, por los rasgos góticos que le confiere el autor, y la Exposición Universal de 1888, de la que sus habitantes están muy expectantes, por lo que supone este evento para la ciudad.


Biografía:




Jordi Llobregat (Valencia, 1971) soñó con ser escritor a la edad de doce años tras ver la película Le magnifique, con Jean-Paul Belmondo y Jacqueline Bisset. Ha escrito numerosos relatos publicados en varias antologías, es el autor de la novela El secreto de Vesalio (Destino, 2015), traducida a diecinueve idiomas y vendida a más de cuarenta países. Es creador y director de Valencia Negra, festival internacional de género negro, codirector del festival Torrent Histórica y del ciclo de encuentros culturales XATS en la Fundación Bancaja. Escribe la columna cultural Atasco en la mesita de noche en el diario Las Provincias y colabora con varios medios especializados. Pertenece al grupo literario El cuaderno rojo.


Nota: Datos técnicos, sinopsis, fotografía y biografía del autor tomados de la web Planetadelibros. Imagen del Manicomio Nuevo Belén tomada de la web Neuroscience and History. Imagen de la Expo Universal de Barcelona, de 1888, tomada  de Wikipedia. Imagen de La Barceloneta tomada de la web Catalan Architects.