jueves, 11 de julio de 2019

El operativo, de Alfredo de Braganza.
























Datos técnicos:


Título: El operativo
Autor: Alfredo de Braganza
Autoeditado Amazon  (enlace)
1ª edición: Julio/2018
Encuadernación: Tapa blanda
Idioma: Español
ISBN: 9781793154125
 Nº Pág.: 333
Precio:   2, 99€ Ebook.
                9, 96 € Tapa blanda.



Sinopsis:



David Ribas es un operativo de la inteligencia española a quien encargan la misión de estudiar el sistema de seguridad del lujoso y emblemático hotel Taj Mahal Palace, en Bombay, antes de la visita de los reyes de España a la India. Su mujer decide acompañarle para disfrutar del viaje de novios que no pudieron tener en su día, sin sospechar el terrible peligro que se acerca por mar.
La vida de David cambia de manera radical después de los atentados que asolan el hotel. El destino lo llevará a trabajar para una de las mayores dirigentes del crimen organizado de la India. El operativo se verá envuelto de esta forma en una trama de diferentes intereses con un único objetivo: la venganza.

Las calles de Inglaterra, Fráncfort y Bombay son los escenarios en los que se desarrolla este thriller contemporáneo, en el que acción y suspense se dan la mano para llevar a cabo esta trepidante trama de absoluta actualidad.


Opinión Personal:


Niño, Tigre, Soldado (reseña) fue la primera novela que leí del escritor alicantino Alfredo de Braganza, en la que ofrece al lector una trama que no le deja indiferente e invita a la reflexión, porque en ella se desarrolla la historia de uno de los muchos niños que son reclutados como soldados. Como es un autor que aborda en casi todas sus novelas tramas que guardan relación con la India, país en el que vivió durante muchos años, como se nos informa en la biografía del autor, me dije que tocaba leer una de ellas. Me decanté por El operativo, un thriller que inicia la serie protagonizada por David Ribas, un personaje que trabaja ahora como operativo en el Servicio Clandestino del Centro Nacional de Inteligencia.
(Taj Mahal Palace-Bombay)
El operativo puede definirse como un thriller contemporáneo, en el que su autor ofrece una visión muy real de cómo se pudieron llevar a cabo los atentados que tuvieron lugar en 2008 en Bombay, la ciudad portuaria y el centro financiero más importante del subcontinente indio. A lo largo de los 42 capítulos en los que está estructurada la novela, el lector presencia en primera fila unos episodios luctuosos que cambiarían la vida y la fisonomía de una ciudad en la que reina el caos dentro de un orden, como lo podrá comprobar el lector a través del protagonista en más de una ocasión, pero también en la que conviven la riqueza y la miseria, la belleza y la suciedad.

A David Ribas le encargan la misión de estudiar el sistema de seguridad del lujoso y emblemático hotel Taj Mahal Palace, en Bombay, antes de la visita de los reyes de España a la India, como adelanta la sinopsis. Pero desde el día en el que tienen lugar los atentados en diversos puntos neurálgicos de la ciudad, su vida dará un vuelco radical. La vida del operativo David Ribas da un vuelco radical desde el momento en el que es rescatado medio muerto del infierno en el que se convirtió el hotel tras el atentado, por alguien que trabaja para una de las mayores dirigentes del crimen organizado de la India, Hassena Parkar, «Era una mujer a la que admirar y respetar, había quien la idolatraba como una diosa: ofenderla o ir en contra de sus negocios e intereses suponía exponerse a ser asesinado o simplemente acabar desaparecido» (pág. 142). El destino de David Ribas estará marcado a partir de la conversación que mantiene con Hassena Parkar, y comprenderá que deberá de «trabajar para hacer justicia desde la sombra, es decir, la venganza» (pág. 153). Tras recibir la preparación que le permita familiarizarse con el mundo criminal de la India, se dará cuenta de que podrá llevar a cabo su venganza, porque uno de los objetivos que le marcan es un personaje que le resulta familiar, una vez que recibe la información sobre el mismo.

El operativo ofrece al lector unas escenas muy visuales y cinematográficas. A través de los capítulos que la conforman podemos hacernos una clara idea de las escenas que se suceden, en las que está claro que el autor aprovecha su faceta como guionista, productor y director cinematográfico para describirlas y causar en el lector el efecto antes comentado. Alfredo de Braganza muestra los escenarios por los que se mueven los personajes con claridad y precisión, de tal forma que quedan perfectamente reflejados esos contrastes que ofrece Bombay. El hecho de haber vivido durante muchos años en la India le sirve al escritor alicantino para mostrarnos una visión más cercana a la realidad que vive este subcontinente asiático, por lo que el lector podrá comprobar la idiosincrasia india a través de las poco más de 300 páginas que conforman la novela. Y así es como el autor mostrará a través de los episodios que sirvan para la ocasión, las particularidades del mosaico de culturas que poblaban la ciudad, en la que el protagonista ya se había acostumbrado al bochorno y la humedad. El narrador nos describe a lo largo de la novela localizaciones como el hotel Taj Mahal Palace, el Leopold Café, la Estación Chhatrapati Shivaji, la llamada Puerta de la India, los yates de lujo que atracan cerca del Taj Mahal Palace, el Akhara, en donde David Ribas se familiarizará con el kushti, la lucha libre de la India, o se adentrará en los populosos e inmundos suburbios de Bombay. El lector se familiarizará con los colores, olores y sabores de Bombay, al igual que con la suciedad, el hacinamiento, la pobreza y pestilencia que domina en sus suburbios. Aunque el narrador relatará también algunas escenas que tienen lugar en Madrid, que guardan relación con los atentados de Bombay.

David Ribas se cruzará con una serie de personajes que guardarán, de una forma u otra, relación con los atentados que se mencionan en la sinopsis. El protagonista de esta novela es el que más evolucionado está de todos ellos, y del que conoceremos su pasado reciente, muy ligado a los atentados del 11-M. El narrador también nos ofrecerá datos sobre el pasado algunos de los secundarios que lo acompañan, como Pappu baba, quien será su ayudante y consejero en el mundo mafioso del que forma parte. Muchos de ellos son personajes que trabajaban en los lugares más afectados por el ataque de los terroristas islámicos, de los que conoceremos su día a día, y otros guardan relación con el mundo del crimen organizado, por lo que el lector se encontrará con escenas propias de una novela negra. Algunos de estos personajes del crimen organizado son reales, caso de la ya mencionada Hassena Parkar, o el maestro que le enseñaría las técnicas de la lucha india en el Akara, Jagdish Bhola. A través de Hassena Parkar el lector conoce los oscuros negocios que domina, y el papel de juez y policía que realiza con los vecinos del suburbio. Aunque también se sorprenderá del código ético que tenía, por llamarle de alguna forma, en relación con determinados negocios que gestionaban otros dirigentes de ese crimen organizado.
(Suburbio de Bombay)
Al igual que Niño, Tigre, Soldado, El operativo es una novela bien escrita, en la que el autor utiliza un lenguaje sencillo y cercano. El ritmo de lectura es muy fluido, incluso diría que en algunos momentos frenéticos, sobre todo en los episodios en los que la acción está muy presente. La trama es muy adictiva, no solo por los episodios que atraen la atención del lector en los que el narrador ofrece información sobre la cultura india y los lugares de Bombay por los que se mueven los personajes. También atraen la atención del lector por algunos giros que tienen lugar a lo largo de los capítulos, entre los que me llamó la atención uno de ellos por el desenlace que le espera al protagonista tras las peripecias vividas en esos episodios. A parte de lo que acabo de mencionar, Alfredo de Braganza sabe cómo atraer la atención del lector desde los primeros capítulos, porque están estructurados de tal forma que parecen relatados en tiempo real, pues en determinados tramos se nos da información de la hora en la que tienen lugar los episodios que se relatan. Y es que el lector sabe lo que va a suceder en ese tramo de la novela, pero sobre todo el personal del hotel Taj Mahal Palace, y otros que nos encontraremos en el Café Leopold no son conscientes del ataque terrorista que va a segar la vida de muchos de ellos. 

El operativo es un thriller contemporáneo bien escrito que tiene como aliciente el hecho de que la mayor parte de la trama se desarrolla en Bombay. Su lectura me resultó adictiva por lo que acabo de comentar, y por los episodios en los que la acción y el suspense van cogidos de la mano, en los que la venganza es el objetivo que se marca el antiguo miembro del Cuerpo Nacional de Policía

Biografía:


Braganza es autor de la novela histórica Amrita: la apasionante historia de la Frida Kahlo de India (Suma de Letras-México), La princesa Noor (Ediciones B-Mexíco), thriller ambientado en la Segunda Guerra Mundial con prólogo del periodista y célebre escritor César Vidal, y de las novelas Nadia sin miedo, Ganga bruta, Niño, Tigre, Soldado y Matar a Dawood. Acreedor de premios internacionales por su faceta de guionista, productor y director cinematográfico, ha viajado por diferentes países y trabajado en diversos campos. Durante muchos años ha vivido en la India. También es autor de las novelas El operativo, El atentado y El secuestro, las tres pertenecen a la serie protagonizada por David Ribas, un operativo de la inteligencia española.
.
Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía del autor, tomados de Amazon. Imagen del Taj Mahal Palace tomada de Wikipedia. Imagen de Hassena Parkar tomada de de la web jiosaavn.com. Imagen de suburbio de Bombay tomada de la web elpais.com. 

martes, 9 de julio de 2019

Libros leídos y reseñados en...junio 2019











Y este es el balance de libros leídos y reseñados en el pasado mes de junio: han sido 6 los libros leídos y otros 6 los reseñados.

Los leídos

















Los reseñados: 

-Lemmings, de Jordi Dausà. 

-Tiempos de esperanza, de Emilio Lara. 

-El Albatros y los piratas de Galguduud, de Federico Supervielle.

-Las hermanas Bunner, de Edith Wharton. 

-Carne de carnaval, de David Monthiel. 

-2222, de P. L. Salvador.

Avance retos literarios:

-Reto 25 españoles (2019): (21/25), 84% (+5).

-Reto Genérico (2019): (23/40),  57% (+2) (8 géneros completados).

-Reto Autores de la A a la Z (2019): (17/24),  71 % (+1).

jueves, 4 de julio de 2019

Al servicio del imperio, de Pedro Santamaría.





















Datos técnicos:


Título: Al servicio del imperio
Autor: Pedro Santamaría
Editorial: Pàmies
1ª edición: Mayo/2018
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978.84-16970-77-3
Idioma: Español
Nº pág.: 496




Sinopsis:


Año 65 d. C.
Dos muchachos deciden alistarse en una nueva unidad del ejército imperial compuesta exclusivamente por cántabros: la Cohors II Cantabrorum. Jamás han salido de su aldea y tienen un sueño: aprender de Roma para derrotarla. Pero, al contrario de lo que creen, Roma no se encuentra a un par de semanas de camino, ni es una aldea algo más grande que la suya. El imperio que gobierna Nerón es inmenso, mucho más de lo que hubieran podido soñar los jóvenes reclutas, que no saben que, al alistarse, entregan veinticinco años de su vida al emperador.
La Cohors II Cantabrorum será destinada a la otra esquina del Imperio, a la levantisca procuraduría de Judea, donde la presión fiscal, los abusos de la administración romana y las aspiraciones mesiánicas de los judíos amenazan con desestabilizar la zona. Los jóvenes cántabros se verán envueltos en una auténtica revolución, en una tierra que no comprenden y en la que tendrán que ejercer de brazo ejecutor de un imperio al que detestan y enfrentarse a un pueblo que lucha por su independencia tal y como lo hicieron sus abuelos.
La revuelta judía constituirá un terremoto histórico de primera magnitud del que aún, a día de hoy, se sienten las réplicas. La guerra, sangrienta y apocalíptica, contribuirá al final de la dinastía Julio-Claudia y al nacimiento de la dinastía Flavia. Más aún, de las cenizas del Templo de Jerusalén nacerán dos religiones hasta entonces embrionarias: el judaísmo rabínico y el cristianismo.

Opinión Personal:


Hacía ya tiempo que no realizaba un viaje literario por el Imperio Romano. Me dije que era una buena oportunidad para acercarme a una época en la que Roma dominaba el mundo conocido, acompañado de un autor de quien todavía no había leído ninguna de sus novelas de ficción histórica, como es el escritor cántabro Pedro Santamaría, de quien se dice que es uno de los mejores escritores españoles del género. El título elegido para la ocasión fue Al servicio del imperio, una novela que me encandiló todo el tiempo que me duró su lectura, y en la que el autor recrea uno de los conflictos bélicos más cruentos al que se enfrentaron las legiones romanas, como fue la primera guerra judeo-romana,en la que se pondría a prueba su poderío.

Al servicio del imperio narra la historia de unos jóvenes cántabros que abandonaron los castros en los que pasaban su vida monótona, y de esta forma vieron la posibilidad de cumplir un sueño. Arán y Noreno creían que al alistarse en una unidad al servicio del ejército imperial, formada sólo por cántabros, tenían la oportunidad de llegar hasta Roma y derrotar a su ejército, para que los castros volvieran a ser temidos y respetados. Pero con el paso de los capítulos este sueño se tornó en pesadilla, porque la realidad fue muy distinta a la que se imaginaron en un principio. A medida que el desenlace de este conflicto bélico estaba más cercano, se hicieron realidad las palabras dichas por el jinete que acompañaba al publicano que recaudaba los tributos por los castros cántabros, quien les advirtió a los lugareños que lo único que les espera a sus hijos es dolor, angustia y muerte (pág. 36).
(Ruinas Julióbriga-Cantabria)
En mi modesta opinión, puede decirse que Al servicio del imperio es una crónica novelada de todo lo que sucedió durante la revuelta judía en el siglo I d. C., en base a la rigurosa labor de documentación de la que partió el escritor cántabro para recrear todos los episodios que tuvieron lugar durante ese conflicto bélico. Una crónica novelada en la que el lector encuentra intercalados episodios históricos con otros ficticios, que tienen principalmente como protagonistas a dos de esos jóvenes cántabros que engrosaron las filas de la Cohors II Cantabrorum. En la nota del autor, Pedro Santamaría expone los motivos que le llevaron a decantarse por la documentación que le sirvió de base para recrear en esta novela los episodios que se relatan de tal forma que fueran lo más fidedignos posible a cómo se produjeron en ese conflicto bélico. Pero el hecho de que afrontemos la lectura de una crónica novelada no implica que el lector se se enfrente a un relato previsible, sino que el autor aprovecha los episodios ficticios para darle un mayor aliciente a la trama, de tal forma que incita al lector a estar pendiente de todo lo que se relata en torno a los personajes creados por la imaginación del autor. Incluso diría que en el desenlace nos encontramos con algún giro inesperado, sobre todo por la forma en cómo se iban desarrollando los episodios en torno a Arán.

Si bien Arán y Noreno son los personajes que llevan el mayor peso de la trama, puede afirmarse que Pedro Santamaría construye una historia coral. El lector se encontrará a lo largo de los capítulos con personajes secundarios que comparten protagonismo con los dos jóvenes cántabros, e incluso algunos de estos secundarios atraen nuestra atención en varias fases de la novela, haciéndonos olvidar el papel relevante de los dos personajes citados al principio de este párrafo. Pedro Santamaría construye unos personajes fuertes, muy vivos, a través de los que refleja el día a día del ejército romano y las costumbres judías. Junto a los ya mencionados Arán y Noreno, el lector se encontrará con otros secundarios ficticios muy atractivos, caso de Valerio -el prefecto de la Cohors II Cantabrorum-, Marcelo, Numerio, Enmanuel o Ruth, dos jóvenes judíos que pasarán a desempeñar un papel crucial en la vida de Arán. Quería hacer mención a parte de Teómaco, un médico griego amigo personal de Valerio, con quienes el lector se topará por primera vez en Cesárea Marítima, porque le da mucho juego a la trama. Estoy seguro que levantará más de una sonrisa al lector, sobre todo por los diálogos cruzados que mantenía con Valerio -en los que no faltaban improperios que se nos harán muy familiares con el paso de los capítulos-, y reflexiones que atraen nuestra atención, sobre todo por la forma en las que las explica o las comparaciones que utiliza para referirse a los temas que aborda. Estos personajes ficticios se cruzarán a lo largo de los capítulos con otros históricos, algunos de ellos conocidos por los lectores, caso de Séneca, el emperador Nerón, Vespasiano o su hijo Tito. Entre los históricos, merece particular atención el perfil que se ofrece de Nerón, cuya forma de reflejarlo la aclara el escritor cántabro en la nota del autor.
(Destrucción del Templo de Jerusalén)
Al servicio del imperio es una novela en la que el lector recibe, de forma dosificada, información didáctica sobre la época en la que se desarrolla la trama. Por un lado, asistimos a un cambio de dinastías, pues la Julio-Claudia da paso a la Flavia. También asistimos al cambio de relaciones de Roma con Grecia, tras el paso de Nerón por Corinto. La organización militar romana, el adiestramiento de las legiones y las tácticas militares que prepara el ejército imperial para acabar con la revuelta judía se describe a lo largo de los capítulos. También se recibirá información sobre la práctica de la ley judía por los hebreos, y las diversas facciones que había entre ellos, en base a la aplicación de sus preceptos, o las funciones que desempeñaban algunas de ellas en la comunidad judía. El narrador informará sobre los ritos que se llevan a cabo tanto para la conversión al judaísmo (si bien los relativos a la conversión me parecieron un tanto precipitados, pero entiendo que hay que tener en cuenta el momento en el que tienen lugar) como para el matrimonio. Pero también presenciaremos escenas costumbristas, en donde observamos el papel que desempeña la mujer judía y nos podremos imaginar la estructura de la ciudad y templo de Jerusalén, tanto por la información que recibimos por parte del narrador, como a través del plano que se ofrece antes de comenzar el cuerpo de la novela.

El lector se encontrará con una novela de lectura fluida, pese a que tiene por delante un tocho de casi 500 páginas. Al servicio del imperio está estructurada en 76 capítulos de corta extensión, agrupados en cuatro partes más un epílogo. A esa estructura le añadiría el dinamismo que conforman los diversos escenarios por los que se desarrolla la trama, pues los personajes se mueven por diversos enclaves de Judea, sobre todo en donde el conflicto bélico alcanza los momentos más álgidos, por la crudeza de algunos enfrentamientos entre los contendientes, pese a que el ejército imperial estaba mejor pertrechado y adiestrado. Junto a la crudeza de los combates, el narrador describirá escenas sobrecogedoras y espeluznantes, principalmente en los asedios de Jotapata y en Jerusalén, en donde el narrador describirá episodios provocados por la hambruna. Durante la lectura de estos episodios, nos acompañará la eterna pregunta de por qué el ser humano cae en las mismas aberraciones y no se aprenda nunca de las atrocidades cometidas en situaciones similares con el paso de los siglos.

Pedro Santamaría demuestra en su novela Al servicio del imperio que es un apasionado del imperio romano y consigue trasladar al lector a la época de los césares con un estilo narrativo impecable. La lealtad, el odio, el compañerismo, la amistad, la intriga y el amor están presentes en esta atractiva novela. Si bien la trama romántica me pareció un tanto forzada en algunos episodios, en mi modesta opinión, las decisiones que adopta Ruth a lo largo de los capítulos en los que toma protagonismo me resultaron comprensibles. Pedro Santamaría utiliza dos voces narrativas que ofrecen al lector una visión complementaria de todo lo sucedido en la revuelta judea: Noreno relata algunos capítulos en primera persona una vez cumplido el período que le ligaba al ejército imperial, y un narrador omnisciente ofrece una visión más cercana de todo lo que sucede en ese conflicto bélico. Sin duda alguna, tengo muy claro que leeré alguna novela más de este escritor cántabro.



Biografía:


Nació en Santander en 1975. Es licenciado en derecho por la Universidad de Canterbury, Inglaterra, país donde ha vivido, estudiado y trabajado desde los catorce años. Después de haber viajado a Taiwan, donde fue profesor de inglés y castellano, decidió volver a su tierra natal para establecerse definitivamente.
Es autor de seis novelas, todas ellas publicadas en Pàmies: Okela (2011), El águila y la Lambda(2012), Peña Amaya (2014), Rebeldes (2015), que le valió el premio Hislibris a Mejor Autor Español de Novela Histórica, Godos (2017) y Al servicio del Imperio (2018).



Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de la web de la editorial. Imagen ruinas de Julióbriga, tomada de la web abcViajes. Imagen Destrucción Templo de Jerusalén, tomada de la web de National Geographic. Fotografía del autor, tomada de su web. 

martes, 2 de julio de 2019

Julio: Mes de la novela fantástica y de humor.














Comenzamos el mes de julio y Laky, la administradora del blog Libros que hay que leer, nos invita a participar en un nuevo mes temático: en esta ocasión está dedicado a la novela fantástica y de humor. 

Como todos los meses temáticos que organiza Laky, y que entre ellos conforman el Reto Genérico, se trata de leer y reseñar del 1 al 31 de julio uno o varios libros encuadrados en uno de los dos géneros, o de ambos, que conforman este mes temático.  Se publicará una entrada individual en el blog, pasándole el enlace de la misma a la organizadora de este evento literario. 


En mi caso, participo con la novela de humor de Teresa Hernández, Crónica Ministerial

"La vida de Ángela resulta de lo más convencional. Es madre de dos hijos, una adolescente y un pequeño, esposa de un fiscal y funcionaria del ministerio de hacienda. En el trabajo pasa el tiempo tramitando expedientes de compras y lidiando con compañeros peculiares que casi siempre resultan molestos. El ministerio es un lugar aburrido y casposo a menos que se vea a través de un cristal especial, por eso ella prefiere ponerse unas gafas que convierten lo que es gris en azul turquesa. Crónica ministerial virada en turquesa es un relato que muestra la cara más divertida de la vida cotidiana."  (252 pág., tapa blanda). 

viernes, 28 de junio de 2019

2222, de P. L. Salvador.






















Datos técnicos:


Título: 2222
Autor: P. L. Salvador
Editorial: Pez de plata
1ª edición: octubre/2017
Encuadernación: rústica con solapas
Idioma: Español
ISBN: 978-84-946962-2-0

Nº pág.: 104


Sinopsis:



Imagínate en el año 2222. Imagina un planeta superpoblado donde convivimos con robots, aeronaves personales y androides de todo tipo. Como somos demasiados, los elementos deletéreos lo tienen fácil. Lo que antes mataba a seis personas, ahora mata a seis mil. Imagina cuánto paro habrá. Cuánta insatisfacción. Imagina hambrunas, hacinamiento, epidemias, catástrofes naturales... ¿Todavía crees en la humanidad? Piénsalo.
Ahora imagina una casa de campo y un grupo de personas que quieren vivir al margen de la sociedad. Imagina que eres una de esas personas. Visualízate. Si ya te ves dentro de esta historia, responde a la pregunta que la inicia: «Imagina un mundo mejor. ¿Qué añadirías? ¿Qué quitarías? Piénsalo bien».


Opinión Personal:


Quienes tienen a bien visitar este blog comprobarán que son muy poco habituales mis lecturas relacionadas con la ciencia-ficción, salvo autores clásicos como Julio Verne, H. G. Wells o Ray Bradbury y su inolvidable Farenheit 451. Las novelas que se publican hoy día encuadradas en este género literario no me atraen, sobre todo por cómo las enfocan los autores; aunque la única excepción que hago es Guy Saville (El Reich africano, Madagascar, …). Sin embargo, me llamó mucho la atención la reseña que publicó Laky en su blog Libros que hay que leer, sobre la novela P.L. Salvador, 2222, por lo que me dije que era una oportunidad que no podía desaprovechar para salir de mi zona de confort y acercarme a un género literario que apenas frecuento, salvo las excepciones comentadas al principio de este párrafo.

2222 es una novela muy corta -104 páginas-, por lo que, como digo en estos casos, tengo que andar con pies de plomo a la hora de reflejar las impresiones que me causaron su lectura. Espero no destripar la atractiva trama que construyó P. L. Salvador, para que otros lectores se interesen por lo que cuenta en esta distopía. Sin duda alguna, es una lectura que merece la pena afrontar, porque no deja indiferente a quienes deciden darle una oportunidad, ya que invita a reflexionar ante la deriva que toma la habitabilidad de un planeta del que no aprovechamos de forma racional los recursos que nos ofrece, para que los adaptemos a nuestras necesidades, y el futuro que le espera a la humanidad al tener que convivir con un mundo robotizado, en el que el mercado laboral era cada vez más difícil.

Lo primero que atrae al lector de la novela que hoy reseño es su estructura, pero sobre todo diría que llama la atención el estilo narrativo de P. L. Salvador. Y es que el escritor valenciano tiene un estilo muy particular, pero que le permite abarcar en tan pocas páginas las cuestiones que la sinopsis plantea al lector, de tal forma que consigue atraer su atención a lo largo de todo el desarrollo de la trama. En la novela se suceden una serie de episodios que nos invitan a preguntar qué les espera a los personajes una vez que se ponga en marcha el programa implantado para establecer un nuevo orden mundial.

2222 tiene un formato epistolar,  en el que los cuatro narradores que se ceden el testigo sienten la necesidad de contar todo lo que sucedió desde el momento en el que conocen la puesta en marcha del que se conoce como Programa Zeta. De esta forma el lector es informado de las diversas perspectivas de los efectos de dicho programa, porque cada uno de ellos refleja en sus apuntes lo que vivieron en primera persona. A través de estos diarios el lector puede hacerse una idea de cómo todo lo que sucedió desde el momento en el que el Coronel (Nat) da a conocer la existencia de ese programa, y las posteriores consecuencias que se derivan de su puesta en marcha, así como los giros que tienen lugar una vez que los personajes tienen conocimiento de los resultados del mismo. Esos giros incrementan el interés del lector por conocer las consecuencias que se derivan desde el momento en el que nuevo orden ha sido instaurado, ya que los personajes se llevarán sorpresas que les incitan a actuar en función de la información que les llega.

2222 es una trama coral en la que nos encontramos con unos personajes bien perfilados, pese a la muy corta extensión de la novela. El lector los conocerá a lo largo de los 50 cortos capítulos en los que está estructurada, agrupados en los cinco diarios ya mencionados. La editorial ofrece una la relación de personajes antes de comenzar el cuerpo de la novela, en la que ya conocemos algunos de sus rasgos. Nos familiarizaremos con los personajes que tienen mayor peso en la trama a medida que se suceden los episodios: Zalt, el dueño de la granja en la que se presenta el Coronel Nat quien informa, a él y a quienes se van a incorporando como miembros de esa nueva comunidad, sobre el nuevo orden mundial que se quiere establecer, ante la superpoblación mundial que está minando los recursos que el planeta ofrece a la humanidad. Kest es una genoide que ofrece al lector una idea del poder que puede tener la robótica en el futuro. La doctora Rut, que formará un llamativo triángulo con Zalt y Kest, tiene también un papel destacado en esa nueva comunidad que se está formando, similar a otras a las que dará lugar el nuevo orden establecido una vez que se haga realidad la aplicación del Programa Zeta. El propio autor, que se menciona como tataradeudo, y el grupo Prolýmbux del que es guitarrista, también tienen su papel en la novela, porque el lector se encontrará con alguna de sus canciones, y con algún relato que escribió que se conservan en la biblioteca de la granja.

P.L. Salvador ofrece al lector una novela que no deja le indiferente ante los problemas que plantea como consecuencia de la superpoblación del planeta, y los riesgos que supone para la población el avance tecnológico, a través del papel que tiene la robótica y de las nuevas tecnologías que se utilizan tanto como herramientas de escritura, como para otras facetas de la vida diaria. Aunque también, y pese al inesperado desenlace que supone la instauración del nuevo orden mundial, da lugar a la esperanza para que el ser humano actúe de una forma más racional. Todo esto está reflejado, como ya comenté, a través de un estilo muy personal del autor, pero a la vez efectivo, porque va directamente al grano. El escritor valenciano utiliza un lenguaje sencillo, pero en el que nos encontramos también con tecnicismos que hacen referencia a los avances que presenta la tecnología y la ciencia en el año en el que se desarrolla la trama. Ese estilo tan particular de P. L. Salvador hace que sea muy directo, y nos encontremos con frases cortas, casi telegráficas, pero con las que logra transmitir al lector el mensaje que envía a través de los cinco diarios que la conforman, en los que la metaliterara está muy presente. 



Biografía:



P.L. Salvador (Valencia, 1959) es el pseudónimo de Salvador Pérez López. De naturaleza y posición autodidacta, lleva cincuenta años estudiando por su cuenta y ha publicado Donde la brisa te habla, El séptimo sentido, Nadando contracorriente, Egregios (Premio I Certamen Literario Imprimátur), De lobos (divergentes)en coautoría con Mercedes de Miguel González, Nueve semanas (Pez de Plata, 2016) y 2222 (Pez de Plata, 2017). Con el relato ¿No es un día seductor? ganó el Concurso de Relato Breve Ciudad de Arnedo 2010.
Es el guitarrista del grupo musical Prolýmbux, con el cual ha grabado tres álbumes. En la actualidad se gana la vida creando joyas, reparándolas, pero en el pasado trabajó de casi todo. Su musa se llama Marleen.




Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de la web de la editorial. Imagen del autor, tomada de la web Lecturalia. 





miércoles, 26 de junio de 2019

Carne de Carnaval, de David Monthiel.























Título: Carne de Carnaval
Autor: David Monthiel
Editorial: El Paseo
1ª edición: enero/2017
Encuadernación: rústica con solapas
Idioma: español
ISBN: 978-84-045887-4-9
Nº pág.: 288



Sinopsis:

Rafael Bechiarelli, un gaditano buscavidas, recibe un encargo que le sacará de apuros para el próximo Carnaval, pero que intuye que está cargado de mierda. El aparente suicidio de un talentoso guitarrista integrante de una comparsa le mete de lleno en el mundillo carnavalero, repleto de personajes, intrigas, polémicas, dinero y mafia. Bechiarelli sabe que será difícil llegar a saber la verdad en medio del ambiente cargado y variopinto de la fiesta, única tabla de salvación -o de perdición- de la ciudad.
Esta novela de intriga de David Montiel presenta un retrato ambiental del Carnaval de Cádiz. Pocas veces se ha contado con tanta fidelidad y rigor esta fiesta única: las citas gastronómicas, del Concurso ficial, del carnaval callejero, los tablaos, el barrio de la Viña, las letras y la música, los autores y los intérpretes, las ninfas y las coristas...Un contexto inédito para algunos, muy conocido para otros, y en todo caso, con todos los elementos para crear una gran historia.


Opinión Personal:


Cádiz se está poniendo de moda en la literatura española, y sobre todo en novela negra. Cuando vi la atractiva portada y leí la reseña de Carne de Carnaval, de David Monthiel en el blog de Margari, me dije que tenía una gran oportunidad para vivir en primera fila uno de los carnavales más conocidos de nuestro país, como es el que se celebra en la Tacita de Plata, con el gran reclamo que supone el concurso que tiene como escenario el Gran Teatro Falla. Sin duda alguna, David Monthiel me hizo disfrutar página tras página con todo lo que se cuece en ese ritual tan sagrado para los gaditanos, en el que rinden tributo a lo grande a don Carnal, sin olvidar el no menos atractivo que supone para los gaditanos el llamado Carnaval Chiquito.
(Puerta de Tierra-Cádiz)
Uno de los grandes alicientes de Carne de Carnaval es su protagonista, Rafael Bechiarelli: un detective de 41 años, a quien la sinopsis de esta novela lo presenta como un buscavidas, y que él mismo se define como de low cost, y también disfruta fumando un macafly. El lector podrá comprobar a lo largo de los capítulos que es un detective atípico, y que el salario que cobra por los servicios prestados es en especies, o bien por saldar deudas del pasado, o también percibe algunas cantidades que le sirven para ir tirando, y así poder disfrutar de una fiesta que lleva muy adentro. David Monthiel tiene en Bechiarelli un personaje que, sin duda alguna, le va a dar grandes alegrías, porque su forma de actuar invita al lector a que empatice con él desde las primeras páginas. Y es que no es para menos, porque e personaje que le da mucho juego a la novela, en la que protagoniza situaciones atractivas, en las que incluso levanta alguna sonrisa, bien la forma en que resuelve las situaciones comprometidas en las que se ve envuelto; bien por los diálogos chispeantes que mantiene en conversaciones que no tienen desperdicio y que en más de una ocasión me preguntaba cómo les pondría fin, porque algunos se podrían catalogar como absurdos, como el que tiene lugar en el capítulo titulado Esperando a Godot. Pero Bechiarelli también actúa como una mosca cojonera a la hora de sacarle información a quien cree que guarda alguna relación con la muerte del joven punteao, cuyo cadáver es encontrado en la playa de La Caleta, porque cada vez está más convencido de que hay intereses oscuros que tienen algo que ver con este suceso luctuoso. A lo largo de los capítulos, Bechiarelli amargará la jornada a quienes toman parte activa en el concurso que se celebra en el teatro Falla, lo que provoca que se vea envuelto en situaciones tensas que atraen el interés del lector. En estos episodios, David Monthiel resalta los picos álgidos de la investigación a través de diálogos en los que saltan chispas o protagoniza escenas en las que el detective recibe alguna visita poco amigable, de la que no saldrá muy bien parado, lo que le da a entender que está muy cerca de resolver el caso que investiga.

Otra particularidad de Carne de Carnaval es su estructura. La novela sigue el esquema del concurso oficial de agrupaciones del Carnaval de Cádiz, en la modalidad de comparsas. Incluso con una relación final de peñas y bares para la conviá. La trama es lineal y es un narrador omnisciente quien relata todo lo que sucede en torno a la investigación de Rafael Bechiarelli sobre las causas reales que determinaron la muerte del que se tenía por el mejor punteaos del momento. Es una trama lineal que comienza el jueves, 25 de noviembre, y finaliza con el Carnaval Chiquito. Son 56 capítulos titulados de corta extensión que se leen con un ritmo fluido, sobre todo si en ellos domina el diálogo frente a la narración. El lector comprobará cómo el escritor gaditano incrementa la tensión narrativa coincidiendo con los días más álgidos del concurso, en los que tanto los participantes como los seguidores de las comparsas, turistas y aficionados en general están muy pendientes de saber quiénes serán los ganadores de las diferentes modalidades, y hacen sus cábalas y celebran los triunfos como si de de una competición futbolera se tratara.
(Plaza Fragela-Cádiz)
Carne de Carnaval es una novela negra con un claro sabor a clásico. A parte de las referencias literarias en las que se mencionan autores del género, el lector se encontrará con episodios propios de lo negrocriminal, y con una investigación detectivesca que sigue las pautas habituales de estas novelas. Pero, sobre todo, y como lo comenta David Monthiel tanto en la nota del autor como en los agradecimientos finales, es Manuel Vázquez Montalbán quien más se ve reflejado a lo largo de los capítulos, sobre todo en la figura de Rafael Bechiarelli, pues el escritor gaditano lo perfiló con rasgos propios que definen la narrativa del creador del mítico Pepe Carvalho. Y también nos encontramos a lo largo de la novela algún cameo del autor estilo Hitchcock.

Pero Carne de Carnaval no es solo una novela negra, porque sus páginas destilan elementos costumbristas, en los que el lector se familiariza con la idiosincrasia gaditana. David Monthiel aprovecha los episodios que se desarrollan en los diferentes puntos de la ciudad para dar a conocer las costumbres que tienen los gaditanos a la hora de celebrar uno de sus eventos más populares y conocidos. En este sentido, el lector ve reflejado el habla gaditana en los diálogos, lo que no quita que pierda el hilo de las conversaciones que mantienen los personajes porque seguro que le serán familiares muchos de los términos gaditanos que emplean, todos ellos resaltados en letra cursiva. A la par que Rafael Bechiarelli sigue sus investigaciones, el narrador muestra al lector los rincones carnavaleros más emblemáticos de Cádiz, sin olvidarse de las influencias fenicias que todavía perviven en la ciudad, que serán mencionadas por los personajes en algunos episodios.
(Playa de La Caleta-Cádiz)
Si Rafael Bechiarelli es el protagonista indiscutible de esta novela, David Monthiel le rodea de un universo de personajes secundarios estereotipados, quienes forman parte de ese mundillo que vive por y para el carnaval. Todos ellos son arquetipos y están construidos de tal forma que el lector los tomará por reales, porque parecen estar dotados de vida propia, y el lector conocerá a casi todos ellos por sus apodos. A través de todos ellos el narrador nos muestra el lado más oscuro del mundillo carnavalero, y refleja en los personajes que se mueven en torno a este evento lo peor que ofrece la condición humana. El lector comprobará cómo a lo largo de los capítulos estarán muy presentes las polémicas que se vierten en torno al concurso, lo que dará lugar a la sospecha de amaños en el jurado para nombrar a los diversos ganadores. En la novela se reflejan las rencillas que hay entre los miembros de las diferentes comparsas, y la mafia que mueve los hilos para aprovecharse de quienes viven en las zonas más humildes de la ciudad. Entre todos ellos informarán al detective y al lector de cómo era realmente el personaje cuyo cadáver fue encontrado en la playa de La Caleta, y unos y otros darán a entender al Bechiarelli que cualquiera de ellos puede estar implicado en la muerte del joven punteao.

Carne de Carnaval es una novela bien escrita, con claros elementos costumbristas, en la que el lector se empapa de todo lo que supone el Carnaval de Cádiz para los gaditanos. A través de los 56 capítulos en los que está estructurada esta novela en la que David Monthiel nos presenta a este peculiar detective, el lector disfrutará de una lectura entretenida, en la que también está muy presente la crítica social. No me olvido del carácter mediático del carnaval y su influencia en el espíritu de este evento, pero es mejor que sea el lector quien conozca todos los entresijos que se mueven en torno al Carnaval de Cádiz, y el peculiar personaje que es el detective Rafael Bechiarelli, que atrapará al lector desde las primeras páginas de esta novela, como ya comenté en esta reseña.




Biografía:


David Monthiel (1976). Ha publicado el libro de relatos Yuri Gagarin que estás en los cielos (Diputación de Cádiz, 2011) y los poemarios Apuntes para una teoría del valor (Olifante, 2014), Libro de la servidumbre (Germania, 2011), Apuntes de la servidumbre (Cuadernos Caudales de poesía, 2009), Las cenizas de salvochea (Baile del sol, 2008), aforos completos y otros mínimos aforismos (Ediciones del 4 de agosto, 2007), Renta básica del olvido (Ayuntamiento de Lepe, 2004). Mantiene un blog y colaboraciones en publicaciones impresas y digitales de la ciudad. El Paseo ha publicado sus dos novelas hasta ahora, Carne de Carnaval (2017) y Las niñas de Cádiz (2018).

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de la web de la editorial. Imagen de la Puerta de Tierra, tomada de la web de TripAdvisor. Imagen de Plaza Flagela, tomada de la web Me encanta Cádiz. Imagen de la playa de La Caleta, de la web de Traveler. Fotografía de David Monthiel, tomada de la web de la Agencia EFE.