jueves, 24 de enero de 2019

Piel de topo, de Jon Arretxe
























Datos técnicos:


Título: Piel de topo.
Título original: Satok lokatzak.
Autor: Jon Arretxe.
Traductora: Cristina Fernández Blanco.
Editorial: Erein,
1ª edición: marzo/2017.
Encuadernación: rústica con solapas.
Idioma: español.
ISBN: 978-84.9109-203-2
Nº pág.: 232



Sinopsis:


La Pequeña África de San Francisco vuelve a ser el escenario de las andanzas de nuestro detective-vidente. De vuelta a Bilbao, Touré recuperará sus relaciones anteriores (Sa Kené, Osmán, Aliou, Xihab) con la finalidad de recomponer su maltrecha existencia. Una dura realidad, la de los sin papeles en el Paraíso soñado, que obliga a una vida clandestina en un mísero y asfixiante escenario controlado por las autoridades. No hay posibilidad de escape, a la xenofobia y a la escasez de medios para asegurar su sustento se suma la coacción, la exigencia a colaborar con el adversario, la policía, delatando a sus cercanos, a aquellos que se encuentran en su misma situación. Touré y sus compañeros tratarán por todos los medios de liberarse de esta red de chantaje y extorsión en la que están atrapados. La descripción detallada del submundo de la emigración, del monótono día a día de los “inexistentes”, de su realidad, es en lo que Arretxe persevera con un lenguaje dinámico y descarnado.


+
Opinión Personal:


Hoy comparto mis impresiones sobre una novela cuyo protagonista me tiene encandilado, por cómo está construido este personaje y las vicisitudes que suceden en torno a su figura: Piel de topo, de Jon Arretxe. Y es que Touré, el detective-vidente en torno al que giran cada una de las historias que conforman la saga, las pasa canutas para sobrevivir en una barriada de Bilbao conocida como la Pequeña África, al contrario que el tren de vida de los que habitan en lo que este personaje define como el Bilbao Blanco. Y es que, como dice Touré en algunas fases de su relato, parece que el tiempo y la forma de entender la vida en África se ha trasladado a esa barriada en la que malviven subsaharianos, norteafricanos, y habitantes de distinto origen étnico, como lo podrá comprobar el lector a lo largo de los capítulos que conforman la novela. De esta saga leí y reseñé en este blog anteriormente Sombras de la nada (reseña) y Juegos de cloaca (reseña), los dos títulos anteriores a Piel de topo
(Plaza Corazón de María-Bilbao)
La saga protagonizada por el detective-vidente Touré va a más, y ya uno no sabe qué sorpresas y vicisitudes le esperan a este burkinés en la siguiente entrega, porque pienso que más negro no se le puede poner el panorama que se le presenta en cada una de las tramas que protagoniza. Y eso que no leí las dos primeras novelas que conforman esta saga: 19 cámaras, y 612 euros. Pero diría que no es necesario leerlas desde el principio, salvo que queramos conocer mejor a su protagonista desde que llegó a Bilbao en busca de ese futuro mejor que tanto ansiaba. De hecho, las pinceladas que ofrece Jon Arretxe a lo largo de los capítulos ponen en antecedentes al lector de de lo que le sucedió a Touré y al resto de personajes habituales que lo acompañan. Sin duda alguna, recomiendo la lectura de Piel de topo, en la que el lector se encuentra con una trama muy atractiva y con algunos personajes nuevos que no tienen desperdicio. Incluso hay escenas que levantan alguna sonrisa, sobre todo por los diálogos chispeantes que tienen lugar entre Touré y Sergio -vendedor de cupones de la ONCE, y uno de los nuevos personajes de Piel de topo, o la presencia de quien el protagonista define como el ideólogo del grupo, Isidro Zelaia. Y aquí no puedo dejar de hacer un inciso, porque me llamó la atención un término que empleó este personaje en alguna de las reuniones que mantenía el grupo en el Berebar: gentrificación -que vaya con la palabreja-. ¿Qué es la gentrificación? Pues invito al lector a que lea Piel de topo para salir de dudas, porque si tiro de diccionario pierde toda su gracia esta palabra que me resultaba totalmente desconocida: está claro que nunca te acostarás sin saber una cosa más. Aunque también destacaría la tensión narrativa que se palpa cuando Touré es abordado por el policía a quien todos conocen como el Rata, por los chantajes a los que le somete y los trabajos que le ordena hacer, como si de un sicario se tratara. Pero Touré también tiene un gran corazón, y junto con sus compañeros habituales (Osmán, Xihab, Aliou, Cristina -conocida entre ellos como Sa Kené- tramarán un plan para acabar con el chantaje y la extorsión al que son sometidos, como adelanta la sinopsis.

En mi modesta opinión, tanto la portada como el título de la novela, Piel de topo, son un claro resumen de lo que el lector se va a encontrar a lo largo de la novela. Ese ojo de un rostro con piel morena que está muy pendiente de todo lo que sucede en torno a su persona, y la telaraña que lo envuelve, indican la presión que siente este personaje ante el chantaje del que es objeto por parte de otro de los personajes que atraerán la atención del lector: el conocido como el Rata, un policía que se aprovecha de la situación irregular de Touré y quienes le rodean para que actúen como infiltrados, y le pasen la información que le pide, por si se puede aprovecharse de ella para meterlos en los apuros que sean necesarios, con tal de aprovecharse de su condición de sin papeles que se sienten atrapados por personas sin escrúpulos como este personaje que menciono, de quien el lector conocerá sus intervenciones a lo largo de la novela a través de una narración en segunda persona.
(San Francisco-Bilbao)
Piel de topo es una novela negra -diría que muy negra-, en la que, al igual que las entregas anteriores de esta saga, sigue presente la denuncia social, por las condiciones en las que se hacinan y malviven los diversos grupos étnicos que viven en la barriada de San Francisco. A ello hay que añadirle la presencia de las drogas, que ofrecerán al lector algunas escenas duras. Aunque también el lector se encontrará con una novela costumbrista, porque Jon Arretxe ofrece, a lo largo de los capítulos que la conforman, el día a día de los habitantes que pueblan la Pequeña África, conociendo los distintos espacios abiertos y de ocio en los que se reúnen sus habitantes, quienes se sienten transportados a su añorada África, porque los olores y sabores que se les ofrece en los locales que frecuentan, y el mercadillo que tiene lugar en la barriada, les recuerdan a su añorada tierra. Lugares de ocio que atraerán la atención del lector por lo que sucede en cada uno de ellos, en donde Touré llevará a cabo su labor detectivesca, ante los pequeños encargos que le confían sus propietarios, y que le servirán para llevar algunos ingresos a su paupérrima economía. Es en estos lugares de ocio, y en los espacios abiertos menos recomendables de la barriada, en donde entrará en escena uno de los personajes nuevos de esta novela, ya mencionado en esta reseña: Sergio, el vendedor de cupones de la ONCE, que era un apasionado de escuchar audiolibros de novela negra, y que el autor aprovecha para hacer algún guiño literario, como la mención de la novela de Javier Abasolo, Última batalla (por cierto, muy buen novela). El vendedor de la ONCE aprovechará sus conocimientos detectivescos para ayudar a Touré a resolver esos pequeños encargos que le encomiendan.

Piel de topo es una novela en la que Jon Arretxe utiliza un estilo diría que muy directo, sin rodeos, con el que consigue causar en el lector el efecto deseado, sobre todo en aquellas escenas en las escenas más fuertes de la novela, en las que el lector estará muy pendiente de cómo se las ingenia Touré para no verse metido en un buen lío que puede lleve incluso a pasar una temporada entre rejas y, lo que es peor, a ser deportado. La tensión narrativa está muy presente a lo largo de la novela, sobre todo a medida que el desenlace está más próximo, y saltan chispas entre los diálogos que tienen lugar entre los personajes que las protagonizan. Al igual que las otras dos novelas que leí de esta saga, todos los episodios que suceden en Piel de topo están cargados de un gran realismo, y son muy creíbles. Lo mismos sucede con los personajes que desfilan por sus páginas, muy representativo de ese submundo en el que a Touré le toca vivir su día a día, en muchas ocasiones sin más ocupación que deambular por la barriada o encerrado en el piso patera en el que malvive, y ver cómo hay días que apenas puede llevarse algún alimento a su enorme humanidad. Aunque cuando más lo necesita siempre encontrará el apoyo de los personajes que forman su grupo más cercano, sobre todo Cristina, la farmacéutica, con la que mantiene una relación muy especial. El lector se encontrará, además, con algunos giros que atraerán su atención, y que suponen un magnífico colofón a esta novela.


Biografía:


Jon Arretxe (Basauri, 1963), es doctor en Filología Vasca, licenciado en Educación Física y ha completado, en los conservatorios de Bilbao y Vitoria, sus estudios de piano y canto.
Este polifacético y exitoso autor tiene la creación literaria por oficio, pero también ofrece conferencias sobre sus libros o viajes, y además canta ópera, siendo integrante de los coros de ópera de Bilbao y Pamplona.

Desde la publicación de su primera obra, en 1991, su producción combina principalmente la literatura de viaje (7 colores, Tubabu, El sur de la memoria...) y la novela negra ( Shahmarán. La Calle de los Ángeles...). A este género pertenece Sueños de Tánger, trabajo publicado en la colección cosecha roja.


Nota: Datos técnicos, sinopsis,  biografía y fotografía del autor, tomados de la web de Erein. Imagen de la Plaza Corazón de María, tomada de  la web Ctxt. Imagen Calle San Francisco, tomada de la web  mibarriosaludable.com

12 comentarios:

  1. No he leído nada de este escritor y mira que me apetece porque este año lo conocí en La Semana Negra de Gijon, me apunto detective y buscaré en la biblio la primera entrega de la serie que me gusta leerlas en orden.

    ResponderEliminar
  2. Aunque comentes que no es necesarias leerlas en orden yo soy muy tozuda con esto y si me animo empezaré por la primera.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Que las novelas de Erein son muy prometedoras en el panorama negro creo que todo el mundo lo sabe. De Arretxe no he leído nada aún, pero me pones los dientes largos. Espero leer en breve Juegos de cloacas, para conocer a Touré y toda la troupe. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Pues otro escritor que añado a la lista. Todo lo que cuentas en la reseña me gusta.
    A mí me gusta empezar las series por el principio. Intentaré que sea así. A ver di me hago con los primeros.
    Con el otro Jon (Lauko) estoy disfrutando mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. No conocía al escritor, pero la verdad es que todo lo que trae la editorial suele ser super interesante... Lo tendré en cuenta.

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo, sabia que te iba a gustar y es que Touré es un gran personaje, joder, qué bueno 😅😅😅

    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  7. Me dejas claro que tengo que estrenarme con este autor y conocer al detective Touré.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. MUy enfilado tengo a este autor y muy enfilada esta línea editorial. Pensaba leer un volumen publicados por ellos estas navidades pero no me ha dado lugar. Espero poder hacerlo pronto porque la verdad es que todo lo que veo de esta editorial me gusta un montón. Besos

    ResponderEliminar
  9. En estas cosas soy cuadriculada, si hay varios libros tengo que leerlos en orden, aunque no sean necesarios, así que eso hace que descarte muchas series
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Hola!me atrae mucho eso de detective vidente! Gracias.abrazosbuhos.la buscare no te quepan dudas.

    ResponderEliminar
  11. Tengo demasiado del género como para seguir aumentando la lista de pendientes y esta, si me decidiera, la leería en orden así que mucho me temo que la relego a un segundo plano porque no llego a todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Si me animo con este escritor, que me ha llamado mucho la atención, empezaré por las anteriores. Yo soy de leer las sagas completas si no parece que me falta algo. Un saludo.

    ResponderEliminar