martes, 29 de enero de 2019

Robert y los Catapila, de Venance Konan























Datos técnicos:

Título: Robert y los Catapila.
Título original: Robert et les Catapila.
Autor: Venance Konan.
Traductora: Alejandra Guarinos Viñals.
Editorial: 2709 Books.
1ª edición: 27/09/2013.
ISBN: 978-84-9417111-0-9.
Nº pág.: 45




Sinopsis:


Catapila llega al pueblo y Robert lo acoge como a un hermano, entregándole un trozo del bosque que ha heredado de sus padres para que pueda trabajar la tierra y dar sustento a su familia. Como muestra de agradecimiento y respeto, cada noche Catapila trae de su plantación frutas y hortalizas que comparte con Robert. De vez en cuando, también le presta dinero que tiene la delicadeza de no reclamarle nunca. Hasta que un día Robert queda hechizado por el trasero de la hija de Catapila. Pocos días después, los Catapila deciden abandonar el pueblo.
Empiezan así los problemas para Robert, acostumbrado ya a vivir de los Catapila, y al que le gusta más beber con los amigos, ir a entierros y rondar a las mujeres que trabajar.


Opinión Personal:

En 2016 publiqué en este blog mi reseña sobre un relato que leí con una sonrisa, El millonario (reseña), del escritor costamarfileño Venance Konan. Por eso, cuando me pasé por el blog de nuestro compañero Ful Navalón, 1000 y un libros y reseñas, me llevé la grata sorpresa de que la editorial 2709 Ebooks había publicado la reseña de una nueva obra de este autor, por lo que me dije que tenía que leerlo sí o sí. Si bien la editorial 2709 Books publicó en 2018 la segunda parte de la bilogía (Los Catapila, esos ingratos) que tiene como nexo a La familia Catapila, me dije que sería mejor conocer a sus miembros leyendo el primer relato que la conforma, al igual que lo hizo el administrador del blog que menciono. Por eso, hoy comparto mis impresiones sobre la primera parte de esta peculiar bilogía: Robert y los Catapila, que recomiendo sin dudarlo.

«No se sabe muy bien en qué año llegó al pueblo. Tan solo que ha pasado mucho tiempo desde entonces. Aquí, los años se parecen tanto que siempre nos equivocamos cuando queremos contarlos». El comienzo del relato ya indica que al lector se preguntará qué sucedió en el pueblo para que cambiara el ritmo de vida que mantenía. A medida que se suceden los episodios, nos preguntaremos en más de una ocasión cómo terminará esa historia que Venance Konan nos cuenta a través de un narrador omnisciente. En este sentido, he de hacer un inciso en lo que a la narración se refiere, porque si bien entendía que era un narrador omnisciente quien relataba lo ocurrido a lo largo del relato, en algunos momentos de su intervención me dio a entender que realmente era uno de los vecinos del pueblo quien utilizaba la primera persona, por cómo se dirige al lector en determinados momentos de su intervención, si bien lo hacía de tal forma que el lector tiene la impresión de que es una voz omnisciente quien relata todo lo que acontece a lo largo de su desarrollo.

En mi modesta opinión, entiendo que la sinopsis es suficiente para que el lector se pueda hacer una idea de cómo se desarrolla la trama. Al igual que ocurría con El millonario, en Robert y los Catapila el lector se encuentra con una fábula, porque el autor ofrece una moralina a través del relato ante las distintas formas de afrontar una situación, según el interés que mueve a uno y otro personaje. Estoy seguro que quienes decidan conocer qué pasó entre Robert y los Catapila, no tardarán en acordarse de una de las fábulas más conocidas, La cigarra y la hormiga, atribuida a Esopo y recreada por La Fontaine y Samaniego. Pero a parte de lo que acabo de comentar sobre la fábula mencionada, Venance Konan ofrece al lector una clara crítica social, en donde estará presente el respeto a las costumbres, el honor, la propiedad y el esfuerzo, sin olvidarme del odio, la venganza y la envidia, y cómo el ser humano no duda en pasar a la fuerza para defender lo que creen que es suyo contra quien consideraba como un hermano, no dudando en manipular a quienes le rodean para conseguir sus fines. El lector se preguntará en más de una ocasión hasta dónde serán capaces de llegar ambos personajes para resolver sus diferencias, lo que le mantendrá intrigado hasta la última página, por esa peligrosa espiral que los envolvía.

Pese a que estamos ante un relato largo o novela corta, según se mire, los dos personajes principales están bien definidos. De hecho, el narrador nos habla en algunos episodios del pasado de Robert y el lector lo conocerá perfectamente a medida que avanza la narración, siendo una de sus dos esposas, Rosalie, quien mejor lo defina, con todos los calificativos imaginables que se le pueden atribuir a una persona que se dedicar a vivir la vida a costa de los demás. En el polo opuesto están los Catapila, trabajadores incansables, que solo viven por y para los suyos -de hecho, fueron los habitantes del pueblo quienes les pusieron ese nombre, por el trabajo que y la rapidez con que empleaban en realizarlo-, por lo que a medida que su situación va mejorando tras la acogida de Robert al cederles una parte de su bosque, no dudan en traer a los demás miembros de su familia, llegando a formar su propia colonia, apartándose de la convivencia de quienes los acogieron como si de unos hermanos se trataran, como le recordará Robert a Catapila en más de una ocasión.

Al igual que El millonario, Robert y los Catapila es una pequeña joya literaria, escrita de una forma exquisita y fina ironía, en donde Venance Konan muestra al lector las costumbres de su tierra, a parte de reflejar una serie de términos africanos, glosados al final del relato para comprender mejor la historia. Se lee en un suspiro, y el lector se encontrará con una serie de situaciones estrambóticas que levantarán más de una sonrisa, al igual que los diálogos chispeantes que se ofrecen a lo largo de la narración, sobre todo a la hora de mantener ese tira y afloja entre ambos personajes, que darán lugar en algunas ocasiones a diálogos de sordos, o la tensión que se percibe en algunas escenas, sobre todo a medida que ambos miden sus fuerzas con la violencia. Sin duda alguna, los ingredientes Robert y los Catapila son un gran aliciente para acercarse a la obra de un escritor que supongo es desconocido por la mayoría de los lectores.


Biografía:


Añadir leyenda
Venance Konan nació en 1958 en Costa de Marfil. Se doctoró en Derecho por la Universidad de Niza y regresó a su país para entregarse al periodismo, su pasión desde que iba al colegio. En 1993 obtuvo el premio al mejor periodista de investigación de Costa de Marfil por una serie de reportajes sobre la guerra en Liberia y la droga en su país. Entre los años 2002 y 2006 fue el responsable de grandes reportajes en Fraternité Matin y, más tarde, corresponsal en Afrique Magazine. Desde abril de 2011, es director general del grupo Fraternité Matin.
Entre sus obras destacan Les prisonniers de la haine (2003), Négreries (2007), Chroniques afrosarcastiques: 50 ans d’indépendance, tu parles! (2011), Edem Kodjo, un homme un destin (2012) con el que obtuvo el Gran Premio Literario de África Negra de la Asociación de Escritores en Lengua Francesa, y Le rebelle et le camarade président (2012). Robert y los Catapila (2013) ha sido su primer relato publicado en español y han seguido El entierro de mi tío (2013), La gata de Maryse (2014), La guerra de las religiones (2015), En nombre del partido (2015) y El millonario (2016). En el año 2018 llega la segunda parte de su trilogía político-social marfileña: Los Catapila, esos ingratos.

Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía del autor, tomados de la web  2709 Books. 







11 comentarios:

  1. Me encanta descubrir novela como esta y tomar contacto con la literatura africana, de la que sé bien poco. Este autor es estupendo y tengo ganas ya de leer la segunda parte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, al menos por mi parte era desconocido. Y tomo nota de este que nos dejas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues no me sonaba de nada este libro. Y me dejas con ganas de saber más de la historia de la familia Catapila.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo no conocía al autor, lo tendré en cuenta pero en verdad este libro no me atrae mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me encanta Venance Konan, ya sabes que he reseñado varios de sus libros en mi blog. Me gusta precisamente por lo que tú comentas, porque sabe narrar con ironía y cierta delicadeza, me gusta su prosa, es fresca y distinta. Y además de reírte, con Konan te asomas facilmente a la cultura marfileña, ¿verdad? Quizás por su educación europea, el autor tiende muy bien esos puentes culturales que nos permiten comprender y sumergirnos en los conflictos de sus tramas. Besos.

    ResponderEliminar
  6. He leído un par de cosas suyas en francés, este justamente no lo conozco y me parece como tú has dicho una joya literaria que hay que tener en cuenta, el autor es una maravilla, me sabe mal que no sea más conocido, oye, podíamos ponernos manos a la obra 😁😁😁

    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  7. Totalmente desconocido para mi, y me gusta lo que cuentas. La ironía para mí es un plus. Lo buscaré.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. A mi este libro no me llama demasiado, y casi me supone un alivio... Lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Tomo nota que no conozco al autor.

    ResponderEliminar
  10. Pues me llevo apuntado este también. Tiene muy buena pinta. No he leído nada de este escritor y podría estar bien empezar con esta novela. Gracias por tu reseña. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Pues no sé Paco. No es un libro por el que fuera corriendo la verdad. Te agradezco la reseña. Besos

    ResponderEliminar