miércoles, 27 de octubre de 2021

El guardián de la marea, de Mayte Uceda.

 









Datos técnicos:



Título: El guardián de la marea.

Autora: Mayte Uceda.

Editorial: Planeta.

1ª edición: Julio/2021.

Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta.

ISBN: 978-8408-22985-8.

Idioma: Español.

Nº pág.: 544.




Sinopsis:




Las Palmas, 1918. Marcela Riverol y su familia tratan de sobrevivir al hambre mientras se suceden los combates entre británicos y alemanes en aguas del archipiélago canario, bloqueado por los submarinos germanos. Hans Berger, teniente de la Marina alemana, es encontrado a la deriva y llevado malherido a casa de los Riverol. Marcela lo cuidará con la ayuda de Herminia, una anciana de pasado misterioso y con fama de bruja.

Cuando Hans debe volver a la guerra, el vínculo entre ambos será tan fuerte que cambiará sus vidas para siempre.

Una épica novela que narra el bloqueo que sufrió Canarias durante la Primera Guerra Mundial y el naufragio del Valbanera, el mayor siniestro naval español en tiempos de paz. Una historia de amor que cruza océanos y atraviesa la primera mitad del siglo XX.




Opinión Personal:




El guardián de la marea es la segunda novela que leo este año cuya trama gira en torno a la Primera Guerra Mundial, pese a que España se mantuvo neutral durante todo el conflicto bélico. Las Islas Canarias fueron objeto de un continuo bloqueo durante la Gran Guerra,  al mantener los alemanes un fuerte pulso con las embarcaciones británicas para hacerse con el control del Atlántico, con el fin de dominar las rutas por las que navegaban materias primas y alimentos, conscientes de que buena parte iban destinados a los aliados. Una trama que me gustó mucho porque Mayte Uceda (Asturias, 1967), ficciona en torno a la figura de la protagonista unos episodios que supongo son desconocidos para la mayoría de quienes somos asiduos lectores de novela histórica, como el mencionado bloqueo o el hundimiento del vapor Valbanera. Sin duda alguna, la escritora asturiana construye una historia muy atractiva en la que la vida de la joven protagonista, Marcela Riverol, está marcada por los tiempos convulsos que afectaron durante la primera mitad del siglo XX a las Islas Canarias, y más en concreto a la ciudad de Las Palmas, en la isla de Gran Canaria, porque es donde se desarrolla buena parte de la trama. El lector seguirá con interés, sobre todo en la primera parte, cómo las consecuencias del férreo bloqueo en el que la principal damnificada es la población autóctona, ya que la desnutrición y las enfermedades provocarán cientos de víctimas entre los grancanarios. Pero también sufrirán los embates de la mal llamada gripe española, así como estará muy pendiente del hundimiento del Valbanera, el peor desastre marítimo español en tiempos de paz, y que la autora aprovecha para sembrar la incertidumbre en el devenir de una historia de amor que cruza océanos y atraviesa la primera mitad del siglo XX, sin olvidarme de lo que supuso para la protagonista el estallido de la Guerra Civil Española, al que después seguiría el de la Segunda Guerra Mundial

(Hospital de San Martín-Las Palmas)
En mi modesta opinión, entiendo que en El guardián de la marea tiene una mayor fuerza el contexto histórico de la época a lo largo de los capítulos, frente al romance que se fragua entre Marcela Riverol y Hans Berger, porque los episodios convulsos que tienen lugar durante la primera mitad del siglo XX marcan el camino de su relación sentimental. Unos hechos que originan que la incertidumbre siembre de incógnitas al lector, porque el teniente de la Marina alemana es consciente de que su deber es ponerse de nuevo al servicio de la Armada de su país, porque presiente que no tardará en estallar un nuevo conflicto bélico tras la derrota de Alemania en la Gran Guerra, en el que también influye las consecuencias que acarrean para su país el Tratado de Versalles, por la humillación que supone para los germanos su cumplimiento. El avance de los combates entre los nazis y los aliados conducen a que Marcela Riverol tome decisiones arriesgadas, preocupada por la suerte de Hans Berger en este nuevo enfrentamiento armado. Unas decisiones que están impulsadas por un vínculo que entre ambos es cada vez más fuerte, por lo que no duda en emprender un viaje a un destino lleno de peligros e inseguridad.

Mayte Uceda planifica y desarrolla una trama muy atractiva, estructurada en 46 capítulos, más un prólogo y un epílogo. Sabe cómo atraer la atención del lector en todo momento, porque ya el prólogo es un claro indicativo en el que nos invita a preguntarnos sobre los orígenes del viaje a La Habana de Marcela Riverol y qué le incita a emprender el viaje de retorno a Las Palmas. Un prólogo en el que utiliza la técnica narrativa in media res, con el aliciente que supone el comenzar una historia desde un punto determinado de la trama. Una trama estructurada en cuatro partes bien diferenciadas, de las que estuve muy pendiente del desarrollo de cada una de ellas porque, como ya comenté en el párrafo anterior, de los episodios que se relatan por el narrador omnisciente depende el devenir de una relación sentimental que se muestra firme. En mi modesta opinión, entiendo que no es un romance al uso, en el sentido de que los hechos históricos impiden que, más pronto que tarde, seamos espectadores del final esperado. Pero para llegar hasta ese final la autora sabe dosificar las vicisitudes que acompaña a los dos personajes en los tiempos convulsos que les toca vivir, porque es consciente de que pueden cambiar el rumbo del futuro en común que les espera.

(Calle Mayor de Triana-Las Palmas)
El guardián de la marea es una novela que tiene unos ingredientes muy atractivos. Junto a los hechos históricos a los que ya me referí en el segundo párrafo de esta reseña, el relato de la voz narrativa invita, sin duda alguna, a estar muy pendiente de lo que sucede en Las Palmas durante el bloqueo al que son sometidos sus habitantes por los navíos alemanes, en la que con el transcurrir del tiempo padecieron hambruna. Otro tanto sucede con los tristes y luctuosos episodios que tienen lugar en la ciudad durante la mal llamada gripe española, porque se veían impotentes ante la virulencia con la que un virus desconocido se cobra la vida de muchos de sus seres queridos y conciudadanos, como se refleja en los capítulos que conforman la segunda parte en los que se relata lo que sucede en esta ciudad grancanaria durante la epidemia. A lo largo de los capítulos, el lector sentirá que realiza un viaje literario en el tiempo a esta ciudad, porque se ofrece una clara y atractiva descripción de su fisonomía tal y como era en aquel entonces, efecto que consigue por el exhaustivo trabajo de documentación realizado por la autora, quien también aprovecha determinados episodios en los que refleja aspectos sobre la gastronomía y la bebida canaria, como explica en una interesante entrevista que le hacen para la web Canarias7. También cuida con detalle la fisonomía de La Habana y las ciudades alemanas de Hamburgo y Kiel, lo que ayuda a que el lector se sienta un personaje más de la novela y muestre interés por todas las localizaciones por las que transitan los personajes.

Mayte Uceda es consciente de que los personajes tienen que ser un fiel reflejo de lo que sucede en la época en la que se desarrolla la trama. Sin duda alguna, cuida con mimo cualquier detalle, por mínimo que sea, para que su perfil esté muy en consonancia con los crudos y duros los episodios que les toca vivir, tanto en las islas de Gran Canaria y Tenerife, como en La Habana, Hamburgo y Kiel. Otro tanto puede decirse del habla de los personajes según su origen y clase social, lo que se manifiesta tanto en las expresiones y giros que utilizan los canarios, como los diálogos en los que interviene Mama Lun durante la estancia de Marcela en La Habana, al igual que las frases o palabras sueltas que intercala Hans Berger en alemán en sus conversaciones. Me encontré con unos personajes muy vivos, porque parecen cobrar vida propia, con los que me familiaricé a medida que se sucedían los capítulos, al igual que seguí con interés la evolución de los que más peso tienen en la trama. Si Marcela Riverol y Hans Berger atraen la atención del lector en todo momento, hay un ramillete de personajes secundarios que tienen un gran peso en la historia que protagonizan. Marcela Riverol es una adolescente huérfana de madre, que siente la falta de cariño y el rechazo de su familia, con su padre Azarías como cabeza de esta repulsión. Estos lastres que arrastra le hacen fuerte y muestra un gran tesón para superar los obstáculos a los que se enfrenta, sobre todo desde que irrumpe en su vida Hans Berger, un teniente de la Marina alemana que es encontrado a la deriva tras caerse de un submarino y llevado malherido a casa de los Riverol para que lo curen y cuiden. El lector estará también muy pendiente de personajes secundarios como Herminia, la Maldiciones —sus intervenciones no tienen desperdicio, porque estuve muy pendiente tanto por su forma de actuar y entender la vida, al igual que me llevé una gran sorpresa ante el pasado que esconde—; Thomas Hammersmitz, viceconsul belga, que tiene un papel destacado en la vida de Marcela en el último tramo de la novela; Mili, amiga y antigua compañera de Marcela en el hospicio del Hospital de San Martín, en donde también se encuentra sor Felipa, a quien le profesa un gran cariño; Isabel, su hermana mayor, con quien mantendrá diversos desencuentros ante las constantes acusaciones que le hace, o su primo Gaspar, un personaje que parece formar parte de los bajos fondos, tanto por los turbios negocios en los que está metido como por el descaro con el que trata a Marcela.

(Vapor Valbanera)

El guardián de la marea  es una lectura muy atractiva, porque Mayte Uceda aprovecha el período convulso que domina la primera mitad del siglo XX para construir una historia que contiene ingredientes que atraen la atención del lector a lo largo de los capítulos. Unos capítulos en los que se desarrolla una historia épica que protagoniza Marcela Riverol, quien se enfrenta ante los obstáculos que interrumpen su camino, consciente de que tiene que salvarlos para que el romance que mantiene con Hans Berger alcance el final deseado, pese a las intermitencias que provocan incertidumbre en su relación sentimental. Pese a las 544 páginas que conforman esta historia, el ritmo de lectura me resultó fluido, a lo que también ayuda el claro equilibro entre la narración y los diálogos, y que apenas decae el interés por lo que sucede. La autora utiliza un lenguaje sencillo y cuidado, adaptado en los diálogos a la condición social de los personajes. En este sentido, los diálogos son un claro reflejo de la época que les toca vivir a los personajes, y en los que se manifiesta la tensión que reina en el domicilio de Azarías Riverol, desde la llegada de su hija Marcela. También me resultó muy interesante el debate que mantienen Hans Berger y Thomas Mammersmitz con la Primera Guerra Mundial como eje de su intercambio de opiniones sobre este conflicto bélico, al que contrapongo las intervenciones de Hermina la Maldiciones o las de Mili, un personaje que también atrajo mi atención por lo representa Marcela.



Biografía:



Mayte Uceda nació en Asturias en 1967. En el año 2009, impulsada por el deseo de contar historias, comenzó su primera novela, Los Ángeles de La Torre, un romance con tintes paranormales que autopublicó en 2013 y que tuvo una excelente acogida. Un amor para Rebeca (2014) se mantuvo más de sesenta días entre los más vendidos de Amazon y fue traducida al inglés y al alemán. Alicia y el teorema de los monos infinitos (Planeta, 2016) fue publicada en Italia y Alemania. El guardián de la marea es su novela más personal y ambiciosa.


Nota: Datos técnicos, sinopsis y fotografía de Mayte Uceda tomada de la web de la Editorial Planeta. Imagen del Hospital de San Martín tomada de la web del diario La Provincia. Imagen de la Calle Mayor de Triana, en Las Palmas, tomada de la web Itinerary Box. Imagen del vapor Valbanera tomada de Wikipedia. Información sobre gastronomía y bebidas canarias tomada de la web Canarias7.es.







6 comentarios:

  1. Un placer leer tus reseñas.
    Creo que reitero lo que te digo , no se si leere el libro pero tu reseña la leo de pe a pa.
    Gracias por compartirlo.
    Saludosbuhos.

    ResponderEliminar
  2. La tengo en el lector esperando y tu estupenda reseña me da un buen empujoncito.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Paco, a mi la novela me ha gustado en general, aunque para mi tiene demasiada importancia la historia de amor. La parte desarrollada en Las Palmas ha sido mi favorita y Hermania La Maldiciones mi personaje preferido. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Estupenda tu reseña y el libro me parece muy interesante. Besos.

    ResponderEliminar
  5. No he leído nada de la autora y este título me llama mucho la atención. Saludos

    ResponderEliminar
  6. Otro en el que coincidimos en impresiones. Me gustó muchísimo, incluso me emocionó.
    Besos

    ResponderEliminar