viernes, 4 de noviembre de 2016

Maximilien Heller, de Henry Cauvain






















Datos técnicos:


Título: Maximilien Heller
Título original: Maximillien Heller
Autor: Henry Cauvain
Editorial: dÉpoca
1ª edición: Abril/2015
Traducción: Eva María González Pardo
Idioma: Castellano
Encuadernación: Tapa dura con sobrecubierta
y lazo de punto de lectura.
ISBN: 978-84-94-3634-1-2
Nº pág.: 210



Sinopsis: Imaginemos la larga silueta de un joven. Es un detective privado prodigiosamente dotado para la observación y la deducción lógica, misántropo, adicto a las drogas y experto en química y en las ciencias forenses de la época. Así mismo, es un gran maestro en el arte del disfraz y sus audaces hazañas son narradas por su amigo y confidente, un médico. Otro doctor aterroriza y fascina por igual a nuestro héroe. El joven se ve involucrado en un caso de asesinato cuando su vecino, Jean-Louis Guérin, es acusado de haber envenenado con arsénico a su señor, el banquero Bréhat-Leoir.

Contrariamente a las apariencias, este retrato no es el de Sherlock Holmes, ni tampoco nos referimos al Dr. Watson o al Dr. Moriarty. El retrato describe al héroe de la novela «Maximillien Heller», publicada en Francia en 1871, casi dos décadas antes de que vieran la luz las primeras investigaciones de Sherlock Holmes en 1887.



Opinión Personal:



De nuevo la editorial dÉpoca nos vuelve a sorprender con toda una joya literaria. Es de agradecer la labor que están haciendo al rescatar títulos y autores que merecen ocupar un lugar privilegiado en la Literatura, sobre todo porque nos damos cuenta de lo que significaron en su momento, al ser precursores de personajes de ficción o de géneros literarios que siguen deleitando a generaciones de lectores e incluso autores olvidados que, por la calidad de sus obras, merecen tener un rincón en nuestras bibliotecas. Pero no solo hay que reconocer el trabajo de esta editorial por lo anteriormente expuesto, sino también por la forma de presentar sus novelas a los lectores. Es una verdadera gozada disfrutar de libros como los que ellos editan, porque tienen un doble valor, tanto por el continente como por el contenido.

Había leído alguna reseña sobre la novela de la que hoy traigo mi opinión personal, Maximilien Heller, pero, como se suele decir en estos casos, hasta que lo compruebo por mi mismo no salgo de mi asombro ante el gran parecido que observo entre estos dos detectives. Maximilian Heller y Sherlock Holmes. En la introducción que nos ofrece la editorial sobre los orígenes de la novela policíaca, se llega a preguntar, incluso, si sir Arthur Conan Doyle plagíó este personaje para crear al tan archiconocido Sherlock Holmes. En este punto, hay que resaltar que no tiene desperdicio la lectura de la introducción, en la que Susanna González y Rosa Sahuquillo nos ofrecen un interesante visión de los orígenes de la novela detectivesca y sobre esta novela que ofrecen a los lectores en su colección Misterios de época. Henry Cauvain escribió Maximilien Heller cuando apenas contaba veinticuatro años«que obtuvo un éxito considerable y fue reimpresa repetidamente en años posteriores». 
(Maximilien Heller y el dr. Jules)
Sin embargo, pese a ese parecido tan apabullante entre un personaje y otro, lo que más me atrajo de Maximilian Heller es la magnífica ambientación que nos ofrece el autor y en la que nos encontramos con una ciudad de París un tanto distinta a la que estamos acostumbrados a la que nos ofrecen los autores en cuyas novelas la capital francesa está presente. Henry Cauvain sabe perfectamente qué escenarios debe de utilizar para que sus personajes se muevan a través de unas localizaciones con las que conseguir ese ambiente gótico que domina a lo largo de toda la narración. Otro tanto se puede decir de la Bretaña francesa, en donde nos encontraremos en la segunda parte de la novela, y el lector es donde presenciará escenas propias del terror que forma parte de las novelas góticas, en donde el protagonista se estremecerá con las visiones fantasmagóricas que presencia, pero a quien esa facultad deductiva de la que tan prodigiosamente está dotado, le servirían para darse cuenta de lo que realmente ocurría en las mismas.

En este punto del desarrollo de la trama, me acordé en algún momento de Edgar Allan Poe y uno de sus relatos protagonizados por el detective Ausguste Dupin, Los crímenes de la rue Morgue (reseña), por alguno de los episodios que tenían lugar en el castillo de Kerguen, en la Bretaña francesa, en donde el peculiar detective se las verá con el oso Jacquot.

Dentro de esta ambientación, me llamó la atención el que la gran mayoría de las escenas tenían lugar en espacios cerrados, logrando así crear esa atmósfera tan lúgubre y sombría que rodea a los personajes, y esa sensación de intriga que está muy presente a lo largo de los 31 capítulos en los que está estructurada la novela, agrupados en dos partes bien diferenciadas y un epílogo.

Henry Cauvain nos ofrece descripciones muy visuales que nos invitan a imaginarnos perfectamente por dónde se mueven los personajes, firmemente trazados y creíbles. De ellos resalta su fuerte personalidad tanto del investigador, Maximilien Heller, como del investigado, Brèhat-Lenoir, sobre los que recaerá el peso de la trama, estando los demás personajes en un plano más secundario aunque, pese a ello, los conoceremos a través de unas certeras pinceladas. Los personajes representan a los distintos estratos sociales, a través de los que el autor nos ofrece escenas costumbristas, en las que refleja cómo era la vida en aquella época y las marcadas diferencias entre la sociedad francesa del momento. Incluso el escritor francés le confiere tintes más realistas a la narración a la hora de mostrarnos los diálogos de los personajes ajustándose a su perfil social, sobre todo en lo que a las capas más bajas se refiere. El escritor francés le da un gran aliciente a la novela utilizando en los personajes la  suplantación de identidades y el disfraz, para crear confusión a lo largo de la trama y mantener así nuestro interés en su desarrollo.

Henry Cauvain sabe cómo mantiene nuestra atención. El lector se encontrará con algún giro a lo largo de la novela, con lo que el interés por saber lo que va a ocurrir en los siguientes capítulos se incrementa. El autor mantiene la misma voz narrativa a lo largo de la novela, confiriéndole un carácter confidencial  a lo  narrado. Maximilien Heller está relatada  siempre en primera persona, pero desde dos perspectivas bien distintas: si en la primera parte es el doctor Jules el que nos presenta al peculiar detective y lo que ocurre en las primeras fases de la investigación, en la segunda cederá el testigo al propio Maximilien Heller, que le hará saber, de forma epistolar, el avance de sus investigaciones para demostrar la inocencia de su vecino e inicial culpable, Louis Guérin, volviendo a retomar la narración su confidente, el médico que le envía su común amigo, Jules H. Es esta la única diferencia que encuentro con las novelas de Sherlock Holmes, ya que en ellas sí conocemos el nombre del médico que cumple esas funciones: el doctor Watson. 

Maximilian Heller me ha resultado una lectura placentera, fluida, adictiva y absorbente, escrita de una forma impecable, que seguro hará las delicias de quienes disfrutan de la novela policíaca y negra, porque tiene rasgos de ambas.



Biografía:


Henry Cauvain (1847-1899) llevó una doble vida como alto funcionario y escritor. Su carrera como novelista comenzó con la obra que nos ocupa, «Maximilien Heller», publicada por primera vez en 1871, que obtuvo un éxito considerable y fue reimpresa repetidamente en años posteriores.

Seguidamente publicó una serie de novelas históricas entre las que destacan «Le chariot d'or» (1875), «Le Roi de Gand» (1877) y «Le Grand Vaincu» (1883); y escribió, así mismo, otras novelas de misterio entre las que podemos destacar «Un cas de folie» (1882) y «La Main sanglante» (1886).

Cauvain también colaboró con varios periódicos a lo largo de su vida, aunque su actividad principal siempre fue la de alto funcionario de Hacienda, carrera que concluyó como tesorero general en Annecy y Evreix. Murió en Lausana en 1899, a los 52 años.

Nota: Datos técnicos, sinopsis y briografía del autor, tomados de la web de la editorial. Imágenes que acompañan al cuerpo de la reseña y de Henry Cauvain, de Google imágenes. 



22 comentarios:

  1. Muy, muy interesante... tanto, que me he apuntado nombre y autor para buscar el libro... gracias. Adoro Sherlock Holmes, espero que esto no me mate el mito

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Esta editorial tiene auténticas joyas tanto en edición como en contenido.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que, tras leerla, una se pregunta por qué Holmes tiene tanta fama y éste Maximilien Heller es totalmente desconocido. Un gran acierto el de la editorial el de presentárnoslo

    ResponderEliminar
  4. No conocía esta novela, pero me la apunto, por lo que cuentas tiene que ser entretenida.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hace tiempo que la veo en la biblioteca pero no me animaba. La apunto para la próxima vez. Besinos.

    ResponderEliminar
  6. Los libros de esta editorial son todos preciosos y una tentación. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  7. Uy, este es para mí, seguro. Me encantan estos detectives de fuerte personalidad y sus métodos de deducción, y si además es dÉpoca editorial y encima dices que la ambientación es estupenda, me lo llevo. Bss

    ResponderEliminar
  8. Yo todavía no he leído ningún libro de esta editorial y tengo ganas de estrenarme, no me importaría que fuese con este
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Los libros de esta editorial siempre me hacen disfrutar de una lectura especial.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me gusta el genero, no la descarto.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Es una editorial que merece la pena. Este libro tiene muy buena pinta.

    ResponderEliminar
  12. Aún no he comprado ninguna de estas joyas literarias, pero cuando tenga que decidirme va a ser complicado porque me gustan todos. Este me lo llevo que no había leído ninguna reseña y estoy segura de que me gustaría.

    Besitos

    ResponderEliminar
  13. El trabajo de la editorial d'Época es digno de admirar, no deja de sorprenderme, en este caso no me importaría leer la novela porque estoy seguro que la disfrutaría. Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Pero qué interesante. Veo que no solo has disfrutado sino también aprendido. Estoy de acuerdo contigo sobre la editorial. Ya estoy tardando... ;D. Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Estoy de acuerdo contigo, estos libros son todo un placer :-)
    En cuanto a este en concreto, lo tengo apuntado y me reafirmo en mi intención de leerlo después de leerte :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Qué interesante. Por la sinopsis ya pensaba en Sherlock Holmes, no conocía ni al autor ni el libro, pero sí la Editorial que tiene auténticas joyas.
    Me alegra que te haya gustado tanto. No digo que lo leeré porque lo veo difícil.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. Hace tiempo que la tengo bien apuntada pero aún no me he hecho con ella.

    Bs.

    ResponderEliminar
  18. Una novela estupenda desde luego. Y la edición inmejorable.

    ResponderEliminar
  19. Paco con lo bonito que son los libros de esta editorial y yo todavía no he leído ninguno!! Increíble!! Besos

    ResponderEliminar
  20. Los libros de esta editorial son una maravilla y como bien dices la edición es un plus que los hace realmente especiales. A mi también me gusta esa introducción que hacen en ellos, con los antecedentes del autor, la época y la novela. Me la llevo.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Yo disfruté muchísimo de esta novela, y es totalmente inevitable mientras la lees pensar que tantas casualidades no existen, y que probablemente estamos ante el personaje en el que se inspiró (por no decir otra cosa) Conan Doyle para su Sherlock.

    Pero el libro en sí tiene calidad propia para tenerlo muy en cuenta y disfrutarlo más allá de su relación con Sherlock Holmes. Estupenda reseña, Paco :)

    ResponderEliminar
  22. Me encanta esta editorial. Lo leí hace tiempo y lo disfruté
    Besos

    ResponderEliminar