domingo, 10 de junio de 2012

Sinuhé, El Egipcio, de Mika Waltari






 Sinopsis:

La narración de la vida errante de un médico nos transporta por todo el mundo conocido catorce siglos antes de Jesucristo: los reinos sirios, la Babilonia decadente, la Creta anterior de la Hélade...La impecable autenticidad de la reconstrucción histórica y la personalidad entrañable de Sinuhé tejen uno de los más bellos y célebres relatos de nuestros días. 

 Opinión:

Leer a Sinuhé, El Egipcio, es como un viaje por el tiempo al Egipto de los faraones, es conocer el Imperio Nuevo y al "padre Nilo", pues de él depende la pobreza y la riqueza de los que viven en su entorno, porque es la vida para los egipcios pero también es la muerte porque si sus aguas discurren tranquilamente por su cauce los habitantes que pueblan las villas a ambas márgenes del río están salvados y podrán alimentarse pero si inundan los valles, la cosecha se estropea y pasarán hambre.

Parece ser que el protagonista debe su nombre a un cuento de un antiguo texto egipcio conocido como La Historia de Sinuhé, aunque esta historia es anterior a Akenatón.

Mika Waltari es el autor de esta preciosa historia escrita en primera persona y dividida en quince libros, con la particularidad de que el narrador es conocedor de los hechos que en ella se relatan. 

La figura principal de la novela es el propio Sinuhé, no los faraones y los dioses que en ella aparecen. Sinuhé escribe su historia desde el exilio en la Ciudad del Horizonte de Atón, enviado allí por el faraón Horemheb pues temía que hablase de mas y le traicionase. "Yo, Sinuhé, estoy hastiado de la mentira. Por eso escribo para mi solo lo que he visto con mis propios ojos o comprobado como  verdad... porque el hombre que escribe vive con la esperanza de que sus palabras sean leídas y que la posteridad glorificará sus actos y su cordura. Pero no hay que elogiar mis palabras; mis actos son indignos de elogio, mi ciencia es amarga para el corazón y no complace a nadie... Los hombres no repetirán mis palabras para enriquecerse con mi saber porque he renunciado a toda esperanza de ser  leído o comprendido". (pág. 6).

Sinuhé quiere ser médico, como su padre Senmut, aprendiendo un oficio de esa época, el de trepanador (se creía que el origen de muchas enfermedades estaba en el cerebro), que era poco motivador. También aprende a embarsamar cadáveres. Pero era un hombre inquieto y deseoso de conocer nuevas técnicas curativas, pues no le bastaba con que le dijeran que las cosas se hacían porque así estaba establecido. Emprende, entonces, un viaje por las civilizaciones del Próximo Oriente, siempre acompañado de su esclavo y amigo Kaptah. En los países por los que viajó nos cuenta sobre ellos; cómo era la vida de sus gentes, sus culturas, sus religiones, su medicina. Aprendió nuevas técnicas curativas y les enseñó lo que él sabía. 

En Siria se encontró con su amigo y ahora general Horemheb, que le propuso unirse a sus tropas como médico en su lucha contra  los khabiri. Dada su condición de médico se le propone ser espía y así podría hablar y escuchar a los demás sin que se desconfiara de él. Fue el encargado de negociar la paz con el rey Aziru y vigilar a los hititas porque tenían pensado subir al trono egipcio a uno de los suyos. 

De regreso a Tebas se  encontró con una ciudad distinta, con un nuevo dios, Atón, que ocasionó muchas desgracias a los egipcios y enfrentamientos entre los partidarios de Amón y los de Atón. 

La novela está ambientada en el llamado Imperio Nuevo o segunda época tebana. Su vida se desarrolla a lo largo del reinado de cuatro faraones: Amenhotep III, Amenhotep IV, más conocido como Akhenatón, Tutankamon y el general Horemheb. 

Veo en esta gran obra del escritor finlandés dos similitudes con la novela por excelencia de la Literatura española e incluso universal, como es El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, como son las características quijotescas de amo y criado, o sea, de Sinuhé y Kaptah y el capítulo que se dedica a la jornada del falso rey, que me trae a la memoria cuando se nombra a Sancho Panza como gobernador de la ínsula de Barataria. ¿Habría leído Waltari al autor de la obra cervantina?. Me lo pregunto porque nos presenta a Sinuhé como altruista e idealista y a Kaptah, que vela por los intereses de  su amo y las notas de humor que le caracterizan.

El autor utiliza un lenguaje sencillo. Nos muestra el pensamiento de Sinuhé a lo largo de ella "Que el que ha vivido en Tebas piense en volver a Tebas porque en el mundo no existe otra villa como ella "(pág 8). Nos describe de forma magistral la época en que se desarrolla toda la historia, futo de su labor de documentación para hacernos vivir el Egipto de los faraones, la mitología, y el retrato de las civilizaciones por las que viaja nuestro personaje.

A pesar de su ritmo lento, su lectura nos atrapa, aunque nos resulte en ocasiones espesa debido a las continuas descripciones, que algunas bien se podrían omitir, pero que el autor cree indispensable incluirlas para darle más realismo a la obra. 

Para los aficionados a las lecturas de novela histórica y, en especial, para aquellos que les guste el fascinante mundo del Egipto Antiguo, les recomiendo, sin lugar a dudas, su lectura. 


El autor:

Mika Waltari (Helsinki, Finlandia, 19 se septiembre de 1908-26 de agosto de 1979). Miembro activo del "Tulenkantajat", el autor desarrolló un estilo narrativo nuevo, de acuerdo con los ideales de renovación de este grupo literario. Su prosa, clara y ágil, se basa en el lenguaje estándar culto y urbano, carente de expresiones dialectales. El "esprit" que caracteriza su estilo se debe a su actitud discretamente irónica pero humanamente comprensiva.

Su primera novela, La gran ilusión, de 1928, es un elegante documento sobre la juventud urbana de los "años del jazz", que recoge con sensibilidad el clima de entusiasmo y vitalidad de esa generación. También en la novela con forma de crónica de viaje El tren del hombre solitario, de 1929, Waltari interpreta agudamente el clima europeo en el momento en que el sentimiento de libertad y de desenfrenada alegría de vivir de los años veinte está a punto de retroceder ante la austeridad del emergente nacionalismo de varios países europeos.

La mejor realización de estas cualidades se encuentra en relatos como Los gigantes están muertos (1930), Fine van Brooklyn (1938) y Nunca un mañana, de 1943. El pesimismo intrínseco de Waltari acaba siendo dominante después de la experiencia de la Segunda Guerra Mundial. "La gran ilusión" está constituida por la desilusión, cuya expresión y confirmación son buscadas por el autor en la Historia. Así nacen sus grandes obras históricas: Sinuhé, el egipcio (1945), Vida del aventurero Mikael Karvajalka (1948), Mikael Hakim (1948), El ángel sombrío (1953), El etrusco (1955), Marco, el romano (1959) y Lauso el cristiano (1984).

Título original: Sinuhé egiptilainen
Traducción: Manuel Bosch Barret
Editorial Plaza & Janés S.A.
RBA. Editores, S. A. 
ISBN: 844730194Xa
Nº páginas: 542



21 comentarios:

  1. A mí me gustó mucho, aunque hay que reconocer que la narración es tan rigurosa como densa. De esa misma época leí La sombra del faraón, de Santiago Morata, que ofrece un estilo mucho más ameno sin dejar de lado la verosimilitud histórica.

    Un saludito y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  2. Coincido contigo en el tema de la narración pero me gustó mucho esta novela. Tus recomendaciones siempre son tenidas en cuenta, amigo Xavier. Veo que también te gusta la historia, a parte de otros géneros. Un saludo y te deseo un buen domingo, pese a la que se nos viene encima, o sea, el agua, y la prima, que tanto se habla de ella y ya nos la jugó. Y buenas lecturas, por supuesto. Saludos, Paco.

    ResponderEliminar
  3. Qué reseña tan completa, yo hace bastante tiempo que tengo este libro entre mis lecturas pendientes, me llama muchísimo la atención y todo el mundo habla muy bien de él
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Tatty. El libro es que atrapa porque realmente te transporta a esa época y Sinuhé es un personaje muy entrañable. Besos, Paco.

      Eliminar
  4. A mí, personalmente, estas temáticas no me entusiasman demasiado. ¡Feliz domingo, Paco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todos vamos a tener los mismos gustos. A mí me pasará con otros que a ti te gusten. ¡Feliz domingo, Offuscatio!

      Eliminar
  5. A mí me gustó mucho también.Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un saludo, Inés. Es un personaje muy bien trabajado y terminas cogiéndole cariño.

      Eliminar
  6. Lo tengo pendiente de hace tiempo. A ver si me animo de una vez, porque con tu reseña me confirmas que me estoy perdiendo una gran novela.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anímate entonces, mujer. Ya verás como te va a gustar. Besos, Paco.

      Eliminar
  7. Lo tengo en casa de hace muuucho tiempo pero nunca le acabo de encontrar el momento... Me ha encantado tu reseña!
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmen. Pues ya me contarás cuando lo leas. Besos, Paco.

      Eliminar
  8. ¡Qué estupenda reseña, Francisco! Leí este libro hace muchísimo tiempo, y me pareció maravilloso, pero es que siempre me ha gustado mucho el Antiguo Egipto. Después leí otros libros del autor, como El etrusco, que también me gustó mucho, y Juan El peregrino, que me decepcionó un poco. Me parece un gran escritor. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pilar. Por ahora solo leí el de Sinuhé pero me gustaría leer alguno más de Waltari. De El estrusco leí buenas críticas y tú me lo vienes a confirmar. A ver cuándo le llega el turno. Un beso, Paco.

      Eliminar
  9. Me han hablado muy bien de esta novela, y tu reseña es muy positiva. Vamos que tengo los dientes largos y en cuanto pueda la leeré. Gracias por la entrada, PAco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gustó, desde luego. Tiene alguna parte espesa pero empatizas con el personaje enseguida y entre él y su criado Kaptah tienen unos puntos de humor muy buenos. Si quieres saber algo sobre el Antiguo Egipto, esta es una de las novelas imprescindibles, sin lugar a dudas. Saludos, Pakiko.

      Eliminar
  10. Un gran libro. Lo leí hace muchos años por recomendación de un profesor que como tal era pésimo pero que tuvo la gran virtud de descubrirme dos novelones, uno fue éste y el otro El nombre de la rosa. Estupenda reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nombre de la rosa es otra gran novela, desde luego. Gracias por tu visita. Saludos.

      Eliminar
  11. Pues aunque me gusta la novela histórica, reconozco que las descripciones abundantes se me hacen un poquito pesadas y me dificultan bastante la lectura, así que creo que lo dejaré pasar, hasta otro más ligerito:)
    1beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el riesgo que tiene uno que pasar cuando se leen novelas de este género de la literatura. Si son descripciones que merecen la pena pues se leen con gusto pero si más que descripciones son digresiones, cosa que aquí no es el caso, entonces mejor dejarlo. Los libros de historia no son, habitualmente, de tan fácil lectura como el resto. Besos.

      Eliminar
  12. Acabo de terminar el libro, y como de costumbre, ya sea libro o película, intento valorar las críticas de otras personas porque me resulta curioso comparar las diferentes visiones.
    El caso, es que como tu has dicho, este libro es un gran viaje en el tiempo, y ha sido un viaje en el tiempo gratificante, porque aunque la lectura es lenta, he disfrutado como nunca ese vocabulario tan elegante que utilizan los personajes y sobretodo de las descripciones tan ricas. Recomendable para los amantes de las novelas históricas y lectores con ganas de disfrutar un libro! Saludos, Toni.

    ResponderEliminar