martes, 15 de enero de 2019

La viuda, de Fiona Barton























Datos técnicos:

Título: La viuda.
Título original: The Widow.
Autora: Fiona Barton.
Traductor: Aleix Montoto.
Editorial: Planeta (Internacional).
1ª edición: mayo/2016
Encuadernación: tapa dura con sobrecubierta.
Idioma: español.
ISBN: 978-84-08-1554-6
Nº pág.: 515



Sinopsis:



Si él hubiera hecho algo horrible, ella lo sabría. ¿O no?

Todos sabemos quién es él: el hombre que vimos en la portada de todos los periódicos acusado de un crimen terrible. Pero, ¿qué sabemos realmente de ella, de quien le sujeta el brazo en la escalera del juzgado, de la esposa que está a su lado?

El marido de Jean Taylor fue acusado y absuelto de un crimen terrible hace años. Cuando él fallece de forma repentina, Jean, la esposa perfecta que siempre le ha apoyado y creído en su inocencia, se convierte en la única persona que conoce la verdad. Pero ¿qué implicaciones tendría aceptar esa verdad? ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar para que su vida siga teniendo sentido? Ahora que Jean puede ser ella misma, hay una decisión que tomar: ¿callar, mentir o actuar?



Opinión Personal:



Hoy comparto mis impresiones sobre una novela que tiene opiniones dispares: La viuda, de Fiona Barton. Esta es mi primera lectura de 2019, pero dejé pasar unos días para escribir y publicar mi reseña con mayor objetividad. Me di cuenta de que no era el momento adecuado para hacerlo poco después de leerla, pues me decía que si compartía mi opinión nada más terminar su lectura, corría el riesgo de no ser muy justo con las sensaciones que provocaron en mi la historia que me contaba la escritora británica y, sobre todo, con su trasfondo, por el enfoque que le da Fiona Barton a la novela, como lo aclara en el escrito que dirige al lector antes de afrontar la construcción de un verdadero rompecabezas que tiene por delante, pues como tal pueden tomarse las 515 páginas que conforman esta trama. Y es que nada más terminar la lectura de La viuda me dije que no se habían cumplido las expectativas que tenía puestas en esta novela, en las que sin duda alguna había influido el márketing con el que la promocionó la editorial para que los lectores se fiaran de las críticas que vertían sobre ella los medios especializados. Pero como rectificar es de sabios, y al César hay que darle lo que es del César, es justo reconocer que Fiona Barton escribió una ópera prima que sin duda alguna merece la pena recomendar, y quienes disfrutan de un buen thriller psicológico, tienen en este título que hoy reseño una lectura atractiva, porque cumple todos los requisitos que se le pide a las novelas que se encuadran en este género literario.

A lo largo de los 54 capítulos en los que está estructurada la novela, se nota que Fiona Barton conoce a fondo todos el entramado que hay en un tema tan delicado como el que trata en su ópera prima, la desaparición de un menor, como lo demuestra a lo largo del desarrollo de los capítulos, en donde se nota su labor periodística cubriendo casos judiciales mediáticos, entre los que se encuentran el de la desaparición de Madelein McCann, que se menciona en la biografía que la editorial ofrece sobre la escritora británica. Y es que el lector se encontrará en La viuda con una historia muy real y totalmente creíble, por cómo están abordadas cada una de las subtramas que la conforman. Este realismo está provocado también por el estilo narrativo de la autora, pues diría que es muy periodístico, con el que logra causar en el lector el efecto deseado. Sabe como mantener nuestro interés en todo momento e incluso diría que nos invita a reflexionar sobre algunas de las actuaciones que realizan los personajes, en base a los intereses que mueven a unos y otros en relación con un caso tan mediático por el que se interesa la opinión pública. El lector comprobará también cómo algún ciudadano busca encontrar su momento de publicidad, al ofrecer tanto a la policía como a la prensa pistas que creen que pueden ser claves a la hora de encontrar el paradero de la pequeña desaparecida, y de esta forma ayudar a capturar a quien se la llevó del jardín de su casa en el que estaba jugando con su gato, en el que su madre la había dejado sola .

En el primer párrafo de esta reseña menciono que la novela tiene la estructura de un verdadero rompecabezas. Sin duda alguna, es una de las bazas que le sirven a Fiona Barton para atraer nuestra atención en todo momento, pues el interés por lo que sucede a lo largo de los capítulos apenas decrece, porque en cada uno de ellos nos encontraremos con episodios que atraen nuestra atención. No es que el lector se vaya a encontrar con grandes giros que redoblen nuestro interés y nos asombren las artes que emplea la escritora británica para darle esa vuelta de tuerca con la que no contamos, sino que Fiona Barton ofrece la información que estima oportuna en pequeñas dosis a lo largo de los capítulos, sorprendiendo, eso sí, con varios episodios que cambian el rumbo de las investigaciones que llevan a cabo tanto el inspector Bob Sparkes como la periodista Kate Waters, al mismo tiempo que el lector es incitado a interesarse por lo que sucederá posteriormente, pues hay claros indicios de que algo más va a suceder en los próximos capítulos, aunque también nos encontraremos con algunas fases de la investigación que se presienten previsibles, pese a prepararlas minuciosamente. Otro punto fuerte de esta novela son las voces narrativas que utiliza la autora, porque el lector se encuentra con un relato en primera persona, a cargo de Jean Taylor, lo que nos lleva a conocerla más a fondo, ya que analiza interiormente su relación con la periodista y el inspector, sin olvidarme del resto de medios de comunicación que llaman a su puerta para entrevistarla. La otra voz narrativa es omnisciente, de la que se sirve la autora para mantenernos informados en todo momento tanto de la investigación policial llevada a cabo por Bob Sparkes y su equipo de colaboradores, como de la realizada por la periodista Kate Waters.

Este efecto por goteo que comento en el párrafo anterior lo puede observar el lector a partir de los cinco primeros capítulos, y será la pauta empleada por la escritora británica a lo largo del desarrollo de la trama. En estos primeros capítulos, Fiona Barton nos presenta a los principales implicados en el caso de la desaparición de Bella Elliot: Jean Taylor recibe en su casa a la periodista Kate Waters, y comienzan a hablar sobre ella y su marido, Glen Taylor, acusado y absuelto de un crimen terrible, y fallecido recientemente de forma repentina. El lector tendrá también conocimiento sobre el motivo de la presencia de Kate Waters en el domicilio de la entrevistada, y también conocerá al inspector Bob Sparkes, quien será el encargado de llevar a cabo la investigación sobre la desaparición de Bella Elliot, desde el momento en el que emergencias recibe la llamada angustiosa de la madre de la niña, Dawn Elliot. Con esos mimbres que ofrece la autora, el lector queda irremediablemente atrapado en esa telaraña hábilmente trazada por Fiona Barton, quien estructuró a conciencia la novela porque, pese a que la conforman 515 páginas, todo lo que sucede durante la primera línea de investigación tiene lugar prácticamente en el período de un mes, remontándonos a través de esos saltos temporales que menciono hasta la fecha en la que tiene lugar la desaparición de Bella Elliot, a partir de los cuales ordenaremos las piezas de ese rompecabezas.

La viuda es un thriller psicológico en el que los personajes están perfectamente perfilados, sobre todo los tres que más peso tienen en la trama, sin olvidarnos del señalado como culpable de la desaparición de la pequeña Bella Elliot. Glen Taylor. Sin embargo, el lector conocerá al presunto raptor a través de testimonios indirectos, con algunos episodios en los sí que tiene parte presencial, sobre todo en los episodios cruciales de la novela.  Todos ellos están construidos con una fuerte carga psicológica, pues son pocos los datos personales que conocemos de cada uno de ellos. Sin duda alguna, esos rasgos psicológicos los describen a la perfección, y el lector conoce tanto su interior, como su forma de ser y actuar a lo largo de los capítulos. La profesionalidad del inspector y de la periodista está reflejada de tal forma que el lector comprueba el grado de implicación de ambos en la investigación que llevan a cabo. Nos encontramos con un inspector obsesionado con un caso que mantiene en vilo a la opinión pública, y veremos cómo influirá tanto en su vida profesional como en la personal. La periodista se encuentra con que le encargan el seguimiento de una información que le coge por sorpresa, aunque se implica de pleno en ella, utilizando todos los recursos posibles para conseguir la entrevista deseada por todos en esos momentos. En el otro lado nos encontramos con Jean Taylor y su esposo Glen que, como adelanta la autora en el escrito que dirige al lector antes del cuerpo de la novela, se presenta como un matrimonio unido de cara a la opinión pública, pero la intimidad ofrece otra relación diferente entre este matrimonio, en la que nos encontraremos a dos personajes que viven en común, pero con un total desconocimiento de la esposa hacia su marido, sorprendiéndose y asustándose al conocer el tipo de actividades a las que se dedicaba, aunque el lector también se llevará alguna que otra sorpresa con Jean Taylor, haciéndole dudar sobre el tipo de complicidad que podía haber entre ambos en un caso tan escabroso.

Quienes disfruten con la lectura de un buen thriller psicológico tienen en La viuda una novela entretenida, que cumple todos los requisitos que se le piden a este tipo de lecturas, en donde la pederastia, pornografía infantil –en mi modesta opinión, creo que tratados con la sensibilidad y el respeto que se merecen y los secretos que guardan algunos de sus personajes son ingredientes que atraen la atención del lector, y se irán descubriendo con el transcurso de los capítulos. Fiona Barton utiliza un lenguaje sencillo y un estilo muy directo y periodístico. El lector se encuentra con una trama adictiva, intensa, y un ritmo que se vuelve vertiginoso a medida que el desenlace está más próximo. Fiona Barton ofrece en esta novela «un homenaje a esos profesionales que nunca dejan escapar una historia o un caso», y presenta al lector un thriller en el que se centra «tanto en las víctimas, como en los implicados en el caso». El lector se encuentra con un thriller en el que hay varias escenas duras, diría incluso que espeluznantes por cómo se desarrollan. El sensacionalismo también estará presente en algunas fases de la novela, en donde el lector comprobará cómo los medios utilizan las artimañas que hagan falta para conseguir una suculenta noticia que acapare la atención de sus lectores, aunque también se encontrará con el lado humano de la prensa, reflejado sobre todo en la periodista Kate Waters y el deber moral que le hace reflexionar en algunas de sus actuaciones. No me olvido de la perseverancia del inspector a la hora de realizar las labores de investigación necesarias para atrapar al culpable, y del papel que desempeña la esposa del acusado por ese crimen horrible, que verá cómo su vida da un vuelco desde el momento en el que fallece repentinamente su marido.



Biografía:



Fiona Barton nacida en Cambridge, Inglaterra, cuenta con una dilatada carrera en el mundo del periodismo, donde ha trabajado para el Daily Mail, el Daily Telegraph my el Mail on Sunday. Fue galardonada con el prestigioso Premio Nacional de la Prensa británica. Con La viuda, su primera novela, se convirtió en un fenómeno editorial internacional y se publicó en más de treinta y cinco países.

Nota: Datos técnicos, sinopsis,  biografía y fotografía de la autora, tomados de la web de Planeta. Imagen de Southampton, tomada de la web Trucos Londres. Imagen de New Forest Park-Southampton, tomada de la web Stu Meetch. Imagen de Premier Inn, tomada de la web Booking.com. Fragmentos resaltados en azul, tomados de la solapa de la novela. 


11 comentarios:

  1. No me termina de convencer. Sí me llama que sus personajes estén bien perfilados, sean creíbles, pero así el tema que trata. Aún así, no lo echo en saco roto, que nunca se sabe. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Pues por lo que cuentas creo que me gustaría, así que si se me cruza, no lo dejaré pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. A mi me gustó la novela, como dices cumple con las expectativas que se espera con una novela de este tipo, y la autora sabe crear muy bien intriga, como dices, dando datos a pequeñas dosis. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tú lo has dicho, cumple con los requisitos de un buen thriller, entretenido y que te mantiene atento a sus páginas, he disfrutado con la lectura.

    Buena y completa reseña.
    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  5. Yo le tengo muchas ganas desde hace tiempo, aunque sí es cierto que ir con las expectativas muy a tope nos puede fastidiar (a quién o le ha pasado).

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Ya sabes que yo la disfruté a pesar de las opiniones un tanto tibias que había leído antes de ponerme con ella, y estoy deseando ponerme con "La madre". Coincido contigo en que a veces es bueno tomar distancia con las lecturas para tener una perspectiva objetiva de lo que nos han parecido: unas veces salen perdiendo y otras ganando :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  7. Veo que te ha gustado mucho. Yo he leído de todo, no sé si la leeré. Mucha gente dice también que La Madre es mucho mejor. Bueno, ya sabemos que para gustos, y cada lector es un mundo. ¡Qué aburrido sería si a todos nos gustara lo mismo! Besos!

    ResponderEliminar
  8. A veces es importante reflexionar después de una lectura y tú lo has hecho muy bien. Me has dejado claro el poso que deja la novela. Yo la tengo pendiente de lectura. Le tenía muchas ganas pero se me fue quedando atrás. A ver si puedo hacerle hueco aunque lo veo difícil. Besos

    ResponderEliminar
  9. Yo este no lo leí, no había buenas críticas y no tuve oportunidad, desde luego el siguiente, La Madre sí que me gustó bastante. Es bueno a veces dejar pasar unos días para reseñar, yo suelo hacerlo, porque suelo ser bastante pasional.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Esta vez no coincidimos, a mi no me gustó mucho, la verdad, así que tampoco me he animado con el siguiente
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Thriller para mí es sinoniside velocidad me resultó muy lenta y los personajes tampoco me gustaron. No me animé cuando sacó el libro siguiente.
    Besos

    ResponderEliminar