martes, 27 de marzo de 2012

La mente del asesino, de Mercedes de Miguel González


Sinopsis:


Federico Sáez de Mardariaga es un empresario de éxito cuyo error fue confiar en quien no lo merecía. Su socio, Ernesto Iturmendi, impulsado por la codicia y carente de todo escrúpulos, traza un maquiavélico plan para arrebatarle el control de SAMACONSA y eliminar a cualquiera que se interponga en su camino.

« Hoy contemplo la luz del sol desde la calle y percibo el viento en mi rostro, pero tan solo experimento una sed de venganza.» (Pág.9).

Venganza. Federico Sáenz de Madariaga acababa de salir de la cárcel en la que pasó quince años de su vida por un crimen que él dice no cometió. Presidente de SAMACONSA, empresa de construcción fundada por su abuelo, se encontró, mediante un confabulación perversamente urdida contra él, envuelto en una serie de delitos que se le imputaron, el más grave era el de asesinato de Antonio Fuentes, quien había sido su Secretario General y mano derecha hasta la fecha. 

Se dice que uno de los fines de sistema penitenciario es la rehabilitación del reo pero también es bien cierto que el preso debe adaptarse al código carcelario, que es la Biblia de un Penal. Ahí también hay una justicia. Una justicia que lleva al ojo por ojo y al diente por diente. Esa justicia coincidía también con la palabra que a menudo repetía y era su máxima obsesión: venganza. Vengarse y hacerles pagar con la misma moneda a quienes le hicieron perderlo todo.

Empatizó con sus compañeros de condena durante esos quince años. Sansón era el rey en ese mundo intramuros. Le creyeron y preparó un plan con el que, nada más cumplir su condena, pretendía que, los que le llevaron a esa situación, pagaran su traición. Desde el interior del trullo Sansón era una figura clave en los planes del protagonista de esta novela de intriga, escrita por la madrileña Mercedes de Miguel González (Editorial Osiris). Ya aún entre rejas había enviado un recado que dejase huella. Un primer aviso.

Freddy, como así era conocido entre sus colegas carcelarios, nos va relatando en primera persona cómo llegó a esa situación, y cómo pretendía desenmascarar al verdadero asesino. La colaboración de su amigo y protector Sansón era fundamental, pues necesitaba de personas que trabajaran al margen de la ley, de individuos de los bajos fondos, que iban a jugar un papel importante en su empresa nada más verse en libertad. 

Es realmente una novela de intriga de principio a fin. Desde el preámbulo hasta el epílogo y las cuatro partes en que está dividida la misma. Vamos conociendo a doña Carmen, que regenta una pensión de mala muerte, en la que Federico se alojará para no llamar tanto la atención. Allí conoce a Mona, una prostituta que le pone en contacto con Paqui, que trabaja en un local nocturno de copas y es portadora del sida. A ambas les explica, en cierto modo, cuáles son sus planes y para ello Paqui tendrá que trabajar como secretaria del nuevo dueño de SAMACONSA. Morris, un detective privado con quien entabla relación por medio de Sansón, jugará un papel importante en la trama. 

Pero a Federico le entra también la duda. Una duda que le hace pensar si vale la pena llegar hasta el final pues de nuevo puede volver a regresar a donde nunca debió estar: a la cárcel. Un cursillo de jardinería hecho a través del INEM le hace replantearse continuamente su situación. Se da cuenta de que la vida le está dando una nueva oportunidad, disfruta de las cosas sencillas y ve que puede empezar de nuevo. Incluso su encuentro con Alejandra, una de sus clientas, le hace dudar más. 

Es un tira y afloja. Seguir hasta el final con todas sus consecuencias o replantearse la vida. El lector se enfrascará en la novela de principio a fin. Los acontecimientos que se van sucediendo indican que el protagonista quiere acabar su obra. Los planes van saliendo según lo previsto, aunque con algún contratiempo que otro. Vamos pasando las hojas casi sin darnos cuenta. Estamos ávidos de saber cómo va terminar. Todos los ingredientes de una novela de intriga los vamos a encontrar en La mente del asesino. Incluso el final. 

Sin duda, a quienes les guste este tipo de novelas se la recomiendo. Es de fácil lectura. Los personajes están muy bien trabajados y la trama muy creíble. El lenguaje que se encontrará el lector es sencillo y adecuado a la condición social de cada personaje.

Título: La mente del asesino
Autora: Mercedes de Miguel González
Ediciones Osiris
Marzo, 2011
ISBN: 9788496226531
Nº Páginas: 232



4 comentarios:

  1. Un libro formidable que me leí de un tirón y me dio pena acabar. Absolutamente recomendable.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho y la recomiendo. En la sinopsis se dice que es de fácil lectura, y opino lo mismo sobre todo porque comienzas a leerla y ya no quieres dejarla hasta el final.
    Montse R

    ResponderEliminar
  3. Como bien decís, es de los libros que enganchan y da pena terminarlo. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. interesante....
    un saludo
    Roberto


    sigue mi estela poética

    ResponderEliminar