jueves, 24 de noviembre de 2022

La corona del mar, de Julio Alejandre Calviño.

 











Datos técnicos:



Título: La corona del mar.

Autor: Julio Alejandre Calviño.

Editorial: Pàmies.

1ª edición: Mayo/2022.

Encuadernación: Rústica con solapas.

ISBN: 978-84-18491-95-5.

Idioma: Español.

Nº páginas: 592.




Sinopsis:




Año 1580.


El rey de Portugal muere sin descendencia y el trono vacante se lo disputan sus sobrinos Antonio de Avis y Felipe II de España. El rápido triunfo de este último en la Península traslada el conflicto a las islas Azores. Francia e Inglaterra, celosas de una unión dinástica que pondría bajo una sola corona un inmenso imperio, apoyan al pretendiente portugués y llevan la guerra de corso a todos los rincones del océano.

Un inexperto y presuntuoso oficial que zarpa de Veracruz y pretende cruzar el Atlántico para casarse por conveniencia, una pareja de enamorados que verá peligrar sus esperanzas, dos familias divididas por sus lealtades, un corsario que ambiciona ganar una flota, soldados de fortuna, espías de todas las naciones, contrabandistas y sanguinarios piratas son los protagonistas de esta novela. Sus destinos se entrecruzan sobre el tablero de un conflicto que amenaza con cambiar el mundo conocido. Con ellos viviremos aventuras corsarias, historias de amor, viles traiciones y feroces combates.

La corona del mar es una trepidante novela de aventuras que nos lleva desde el golfo de México y los puertos del Caribe hasta las islas Azores, verdadera puerta de ultramar, escala obligada de las flotas del oro y llave para la hegemonía del Atlántico, donde tendrá lugar la primera gran batalla naval de la era moderna.




Opinión Personal:




Quizás fueron las novelas de aventuras las que más me atrajeron en mi adolescencia, época en la que tuve autores de cabecera como Emilio Salgari, Robert Louis Stevenson, Julio Verne o Mark Twain. Por eso, cuando me encuentro con obras en las que está muy presente este género literario, no dudo en enfrascarme en su lectura. La corona del mar, la nueva novela del escritor madrileño, afincado en tierras de la Baja Extremadura, Julio Alejandre Calviño, incluye elementos propios de este género literario. En La corona del mar también debe entenderse la aventura en su sentido más amplio, dado el futuro incierto que le espera a Gabriel del Puerto, porque su padre había concertado un matrimonio con la hija de Caetano Henriques, un próspero ricohombre de la isla de Terceira, en las Islas Azores (Portugal). La trama tiene el atractivo de que se desarrolla en un período histórico concreto (1580-1583), con el aliciente de que el narrador omnisciente relata todo lo que sucede una vez que el rey de Portugal muere sin descendencia y el trono vacante lo disputan sus sobrinos Antonio de Avís, prior de Crato, y Felipe II, rey de España.

(Angra-Isla Terceira-Azores-Portuga)
Al igual que sucede en Las islas de Poniente (reseña), el lector estará muy pendiente de las peripecias que acompañan a los principales personajes que atraen su atención a lo largo de los quince capítulos más el epílogo en el que se estructura el desarrollo de la trama. Una trama en cuyo desarrollo me sentí como un espectador privilegiado que presencia todo lo que sucede desde su atalaya particular, como si fuera un personaje más de los que transitan por sus páginas. Unas páginas a través de las que la voz narrativa describe unas escenas muy visuales, por lo que no perdía detalle de todo lo que sucede en esta fascinante travesía, al igual que de los episodios que tienen lugar, sobre todo, en la isla Terceira, en las Azores. Una isla en la que tiene la sorprendente batalla de Salga, con la que los portugueses consiguen una victoria que les eleva la moral. Sin embargo, será determinante para el destino de la corona portuguesa la primera gran batalla naval de la era moderna, en el Océano Atlántico, el 26 de junio de 1582, en aguas de la isla Terceira y de San Miguel, porque es un combate marítimo que difiere de los muchos que tuvieron lugar en el Mar Mediterráneo a lo largo de la Historia. Para obtener una nueva victoria con la que dar el golpe definitivo al prior de Crato, ante su insistente pretensión de coronarse como rey de Portugal, Álvaro de Bazán es consciente de cuándo tiene que enfrentarse a las fuerzas antonianas y sus aliados para tomar la isla de Terceira.

Mientras me enfrascaba en la lectura de La corona del mar tuve la sensación de encontrarme con escenas que me recordaban a las novelas de piratas de Stevenson o de Salgari, si bien en esta ocasión tienen patente de corso. Aunque también me dije que uno de los dos protagonistas, el pretencioso joven español Gabriel del Puerto, prisionero en su particular isla de If, al ser apresado por los corsarios que abordaron las dos embarcaciones a las que habían concedido un permiso suelto para cruzar el Atlántico en pequeños grupos. Su padre le había concertado un matrimonio con la hija de Caetano Henriques, un próspero ricohombre de la isla de Terceira, en las Islas Azores (Portugal). Este matrimonio concertado origina una subtrama romántica, aunque no al uso, por lo que me preguntaba si este enlace pactado tendría el final esperado, o se vería alterado. En este sentido, Julio Alejandre mantuvo mi atención tanto en las desgracias que acompañan a Gabriel del Puerto, como por las decisiones que toma en el plano sentimental su prometida, Marcia Henriques, porque rechaza este enlace impuesto, ante los comentarios vehementes y contrarios que expone cuando los episodios se lo permiten. Una duda que se incrementa ante la tardanza de la llegada de su prometido, toda vez que la nao en la que viaja no figura entre la flota de la Carrera de Indias, que tiene paso obligado por las Azores. A lo que acabo de comentar en este párrafo, añado que es un gran aliciente el hecho de que el lector tiene una información más directa de lo que les sucede a los personajes principales, lo que le incita a estar muy pendiente de la evolución de los acontecimientos que les afectan de una forma muy personal.

(Batalla naval Azores-S. XVI)
El escritor madrileño, aunque residente en la Baja Extremadura, cuida con esmero la ambientación espacio temporal para que, mientras se sumerge en la lectura de esta novela, el lector sienta que realiza un viaje literario en el tiempo a la época en la que tienen lugar los hechos que relata la voz narrativa omnisciente. De nuevo se encuentra ante un fresco en el que se refleja diversos aspectos de la vida en el siglo XVI, en este caso centrado sobre todo en el día a día que viven los habitantes de las Azores, más en concreto en la isla Terceira, pero también se relatan escenas que se desarrollan en la isla de San Miguel. Una isla a la que nos trasladaremos en varios episodios, sobre todo desde que la situación se pone fea para Duarte Salazar, quien mantiene una relación sentimental con Marcia Henriques, por lo que se relatarán en torno a este personaje una serie de vicisitudes que cambiarán drásticamente su destino, y le llevarán a tomar parte activa en el enfrentamiento entre los dos pretendientes a la corona portuguesa. Junto con la aya de Marcia Henriques, paseé por las calles y los edificios que más trascendencia tienen en Angra (isla Terceira). También por el asentamiento corsario de Sainte-Lucie, en la Florida, en donde la vida de Gabriel empezará a tomar un nuevo rumbo. Es tomado para su servicio por el señor Dunn, barbero de este asentamiento, y su cada vez más afianzada amistad con Martín Robledo, que dirigía los hombres de pelea de la nao La Virgen de las Nieves, servirán de espoleta para que empiece a tomar cuerpo su plan para vengar a su familia, quienes viajaban en la nao que acabo de mencionar, abordada por los corsarios de Jean Ricard. Vanganza para la que también se sirve de la relación pasional que mantiene con Yabama, una mestiza que vive en el asentamiento, unida a uno de los cabecillas corsarios.

Al igual que el autor cuida con esmero la ambientación espacio temporal, otro tanto sucede con los personajes que transitan por las 592 páginas que conforman La corona del mar. Tal y como los describe la voz narrativa, de carne y hueso, porque el lector se familiarizará con su forma de ser y actuar a lo largo de los capítulos. Esta sensación se mantiene tanto en los personajes principales como en los secundarios, por el papel que desempeñan todos ellos en el transcurso de los acontecimientos, sobre todo a medida que se recrudece el enfrentamiento entre felipistas y antonianos, y los habitantes de las Azores se decantan por uno u otro bando, con las consecuencias que para muchos de ellos tendrá manifestar su afiliación, si bien esta situación variará conforme los derroteros que tomen los enfrentamientos armados entre ambos pretendientes.

Sin duda alguna, Gabriel del Puerto, Duarte Salazar y Marcia Henriques, son tres personajes trazados con mucha fuerza y que dan mucho juego a la trama, sobre todo a medida que las subtramas que conforman esta novela confluyen, con unos capítulos finales que incitan a estar muy pendiente sobre la relación que toma Marcia Hernandes en cuanto a su futuro sentimental. En la Nota histórica que acompaña al cuerpo de la novela, el autor aclara que buena parte de los personajes que transitan por sus páginas tienen veracidad histórica, aunque en lo que respecta a sus descripciones físicas, como las de Álvaro de Bazán o el Prior de Crato parte de obras pictóricas que encontró las más adecuadas para trazar sus rasgos físicos, o el gobernador Manuel de Silva, y su afición a las mujeres, como se podrá comprobar en determinados episodios de la novela. Me pregunté si también serían reales los corsarios Jean Ricard o el capitán Sackfield, veracidad que aclara en la nota histórica a la que me refiero en este párrafo. El autor describe con naturalizad la relación entre los personajes históricos y ficticios, entre los que resalto el trato que mantiene Álvaro de Bazán con Duarte Salazar, la tensa relación entre Jean Ricard y el capitán Sackfield con Gabriel del Puerto, sobre todo a medida que es consciente de que su venganza está cada vez más próxima, dada la información que recaba sobre eldestino final de su familia. Junto al papel atractivo que desempeñan en la trama los tres personajes mencionados en el primer párrafo, atrajo mi atención la afiliación que adoptan Gabriel del Puerto y Duarte Salazar en el enfrentamiento entre los dos pretendientes al trono de Portugal, motivadas por intereses muy diferentes.

(Antonio de Avís-S. XVI-Portugal)
Disfruté mucho con la lectura de La corona del mar, a la que, en mi modesta opinión, defino más como una historia apasionante que trepidante, si bien el ritmo de lectura es fluido e incluso me resultó muy fluido en determinadas fases de la trama, sobre todo a medida que los acontecimientos toman el rumbo esperado por los principales personajes, en relación con los objetivos que se habían marcado para que los planes trazados a conciencia condujeran al desenlace esperado. Dado el período convulso en el que se desarrolla la trama, muestran las dos caras de la condición humana, porque no dudan en presentar el lado más ruin cuando la situación lo requiere, pero también muestran el lado más amable, sobre todo si se trata de salvar la vida de familiares o personajes con los que mantienen una relación de amistad, o cuando menos de un trato afable. Julio Alejandre Calviño muestra también como en la batalla naval que enfrenta a las flotas felipistas y antonianas se emplean argucias de dudosa reputación, porque en este conflicto marítimo toman parte corsarios que no dudan en utilizar estas malas artes, sobre todo si tienen la oportunidad de hacerse con un gran botín. El lector se encontrará a lo largo de los quince capítulos más el epílogo en el que se estructura el desarrollo de la trama, con espías, contrabandistas, sanguinarios corsarios que viven aventuras llenas de peligros, historias de amor, viles traiciones y feroces combates. Sin duda alguna, el autor construye una trama solvente, muy visual, y diría que incluso cinematográfica, sobre todo en lo que se refiere a la primera gran batalla naval de la era moderna o las incursiones corsarias que provocaban el terror tanto en los navíos que abordaban como en las poblaciones costeras o insulares caribeñas que asaltaban sin miramientos, de los que se llevaban todo lo que les pudiera valer para enriquecerse.



Biografía:



Nació en Madrid, donde estudió Magisterio y más tarde Pedagogía. Después de unos años dedicado a la enseñanza, se marchó a Centroamérica para trabajar como cooperante con refugiados de guerra, y allí permaneció más de una década. En la actualidad reside en Extremadura y forma parte de un equipo de Orientación Psicoeducativa.

Ha obtenido premios literarios en certámenes nacionales e internacionales, y ha publicado los libros Héroes, tumbas y libros perdidos, Seis mil lunas y Reporte de una boda y un entierro, y es autor del blog «La otra literatura».


Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de la web de Ediciones Pâmies. Fotografía de Julio Alejandre tomada de la web Todoliteratura. Imagen de Angra tomada de la web Revista Ibérica. Imagen de la batalla naval de las Azores tomada de la web Todo a babor. Imagen de Antonio de Avís tomada de Wikiwand. 






2 comentarios:

  1. Hola Paco, en mi adolescencia yo también leí muchas novelas de aventuras porque me encantaban, ahora me siguen gustando pero frecuento menos el género. Esta que traes hoy me parece muy interesante, me llaman los escenarios y esos personajes fuertes y bien trazados. Apuntada queda. Besos.

    ResponderEliminar
  2. La ambientación me llama mucho y por lo que cuentas, parece estar muy bien. A ver si me animo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar