sábado, 30 de noviembre de 2019

La leyenda de Sleepy Hollow, de Washington Irving.





















Datos técnicos:

Título: La leyenda de Sleepe Hollow.
Título oririnal: The Legend of Sleepe Hollow
Autor: Washington Irving.
Traductor: Ernesto Pérez Zúñiga.
Editorial: Musa a las 9. (Amazon).
Fecha publicación original: 1820.
1ª edición: 2010.
ISBN: 978-84-15222-02-7.
Formato: Ebook.
Idioma: Español.
Nº pág.: 88.


Sinopsis:


Washington Irving murió muy cerca de Sleepe Hollow, en su residencia de Sunny Side, a orillas del Hudson. Era el año de 1859. “Soy un inveterado viajero, he leído algo, visto y oído mucho, y soñado mucho más”, afirmó una vez. Podemos preguntarnos cuánto de sueño y cuánto de cierto hay en este libro que tenéis entre las manos y que (…) está fundado en hechos rigurosamente históricos. Sea cual fuere su respuesta, nada vale cundo uno, cruzando la noche del bosque, se encuentra cara a cara con un jinete sin cabeza que regresa de su tumba.


Opinión Personal:


Supongo que me contaré como uno más de los lectores que se llevaron cierta decepción tras conocer la historia que cuenta La leyenda de Sleepe Hollow, porque el hecho de que se haga referencia en ella a un jinete sin cabeza da a entender que nos encontramos ante un relato de terror gótico, con todos los ingredientes que contiene este subgénero literario. Sin embargo, tras finalizar su lectura, me dije que esa pequeña decepción estaba recompensada por la exquisita prosa de Washington Irving y la facilidad que tiene este autor del romanticismo estadounidense para atrapar y hacer sentir al lector como un personaje más de de una leyenda que deleita a quienes se sienten atraídos por la pluma de uno de los escritores estadounidenses más leídos de su tiempo. Quizás sea esto último que acabo de comentar en este párrafo la causa de Washington Irving se está convirtiendo en uno de mis autores clásicos favoritos, pues este que reseño es el cuarto título que leo de su prolífica producción literaria.
(Lámina Tapan Zee-Hudson)
La leyenda de Sleepe Hollow es un relato en el que el lector se encuentra con los ingredientes que utiliza el autor neoyorquino en sus publicaciones. Y es Washington Irving tenía un particular estilo narrativo para aquella época; de hecho, se dice de él que es el creador del estilo coloquial americano, como lo podrá comprobar el lector a través de todos los episodios que conforman esta historia. Y es que el narrador se inmiscuye de tal forma en el relato que actúa como si de un cronista se tratara, porque tal y como el narrador relata todo lo que sucede a lo largo del desarrollo de la trama, da a entender que tiene constancia muy directa de los hechos que narra, siguiendo para ello las fuentes en las que se basó el autor a la hora de escribirlo, de tal forma que esta técnica le otorga un mayor realismo a la trama. El hecho de que Washington Irving murió muy cerca de Sleepe Hollow, en su residencia de Sunny Side, a orillas del Hudson, hace suponer al lector que los parajes que describe el narrador parten de los que rodeaban a la residencia en la que pasó sus últimos años el escritor neoyorquino.

Otro rasgo más que forma parte de la narrativa de Irving, y que también se encuentra en la Leyenda de Sleepe Hollow, es el costumbrismo dominante que se observa a lo largo del texto. Este ingrediente hace que el lector sienta que realiza un verdadero viaje literario en el tiempo para convertirse en testigo del modo de vida que llevaban los colonizadores holandeses en uno de los valles que habitaban cerca del mítico río Hudson. Un costumbrismo que invita al lector a conocer el modo de vida de estos colonizadores y las costumbres sociales que imperaban en las relaciones entre ellos, como queda reflejado a lo largo del texto. Costumbres a las que se tiene que amoldar el protagonista de esta historia, el maestro Ichabod Crane, sobre todo desde que se siente prendado por la belleza de Katrina van Tessel, hija única de un granjero holandés muy rico. Y es aquí donde el lector se encuentra con otro de los ingredientes que suele utilizar el escritor estadounidense en sus textos, y no es otro que la alusión a elementos medievales que utiliza a la hora de referirse al galanteo de los jóvenes que se querían ganar el corazón de la muchacha con las que soñaban en convertir en su compañera para toda la vida. Hecho que llevaba a los pretendientes a enfrentarse en una suerte de justas medievales para conseguir tan ansiado trofeo, y con lo que Washington Irving deleita al lector a la hora de mostrar la rivalidad entre Ichabod Crane y Abraham van Brunt, o Brom el Huesos, pues tal era el apodo de su competidor.

Supongo que quien lea esta reseña y sienta interés por La leyenda de Sleepe Hollow se preguntará en qué momento del relato aparecen los elementos góticos, muy propios de Washington Irving. Y aquí es donde creo que Washington Irving demuestra el  dominio que tiene sobre el empleo de estos ingredientes, porque los va ofreciendo al lector de tal forma que puede decirse que consigue que no tenga claro donde está el límite de lo real y lo fantástico, por la forma en que están engarzados unos y otros. Y así es cómo el narrador incide en las descripciones de los parajes que forman parte de esta historia, que invitan a la presencia de seres fantásticos o imaginarios, como el jinete sin cabeza, quien tendrá también  su protagonismo en el relato, o las historias que se cuentan en un momento dado en la recepción a la que es invitado por el matrimonio van Tessel, y a la que asisten la flor y nata del valle. Esta parte gótica de la historia atrae al lector porque será testigo de cómo esos elementos influirán sobre todo en Ichabod Crane y su rival Brom el Huesos. En este sentido, el lector se sentirá atraído, y al mismo tiempo intrigado, por todo lo que sucede en torno al jinete sin cabeza -de quien el narrador dará cumplida información del origen de este espectro-, y su relación con ambos personajes. Intriga que se mantendrá hasta el final del relato, y que el lector leerá con una sonrisa el que se puede definir como epílogo, que supone un gran colofón a esta historia.

Pese a lo comentado al principio de esta reseña, el lector disfrutará con la elegante prosa de Washington Irvin y la historia que cuenta en torno al jinete sin cabeza y los colonizadores holandeses que se asentaron en un lugar de aquellas ensenadas cuyas playas bañan el Hudson. La leyenda de Sleepe Hollow ofrece al lector los ingredientes que se acostumbran a encontrar en los textos de Washington Irving, que también se sirve de este texto para hacer reír y caricaturizar la realidad que acompañan a los personajes de este relato.




Biografía:


Washington Irving nació en Nueva York en 1783. Entre 1804 y 1808 viajó por Europa y, a su regreso,publicó Salgamundi (1808). En 1809 Publicó Historia of New York. En 1819-1820 apareció The Sketch Book o Geoffrey Crayon, Gent, donde se incluían dos de sus más famosos relatos, “Rip Van Winkle” y “La leyenda de Sleepy Hollow”. Nombrado agregado de la embajada de Estados Unidos en España, compuso aquí sus célebres Cuentos de la Alhambra (1826). Murió en 1859 en Sunnyside.

Otros libros del autor reseñados en este blog: 

-El alquimista de Granada (reseña)
-Vieja Navidad (reseña)
-Cuentos de la Alhambra (reseña)



Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de Amazon. Imagen de The Hudson at the Tappan Zee, tomada de Wikipedia. Fotografía de Washington Irving, tomada de Wikipedia. 




17 comentarios:

  1. Yo he visto la película, que tengo que decir que no me gustó, y en cuanto al libro... me tienta bastante las alabanzas a la narración que mencionas... pero en principio no creo que me anime. Buena reseña
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Lo leí hace años y me sorprendió agradablemente. Sobre todo al comprobar que tenía poco o nada que ver con la peli.
    Me quedo por aquí de seguidora y te invito a mi blog literario. Puedes acceder desde mi perfil.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Ni he visto la película ni he leído el libro, y me temo que voy a seguir así, no me llama nada la atención. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Claro, es que quienes solo han visto la peli de Tim Burton no se imaginan así este relato de Irving :-))) A mí me gustan mucho ambos, la película y el relato, aunque es cierto que Burton hizo una interpretación genial y gótica de un escrito que destacaba más el misterio y la vida de una comunidad pequeña, que no el terror adyacente. Sin embargo, me encanta el humor de Irving, y esa manera de describir a Ichabod Crane tan genial. Por cierto, tengo una edición preciosa en casa y no entiendo mucho a qué viene esa portada del caracol de la tuya XD Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco, Mónica. Pero me da a entender que es cosa de la editorial; y por cierto, está muy bien traducido el relato, lo que es de agradecer. Besos.

      Eliminar
  5. Una historia que leí hace años y me encantó, Irving fue mi compañero de adolescencia. La película ni punto de comparación.
    Me alegra que te haya gustado.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Cuando me enteré de que Irving era el autor de La leyenda de Sleepe Hollow me soprendió mucho, porque yo tenía como referencia la película y no veía que el estilo encajara con el autor, después de leer tu reseña todo encaja más y ahora veo que la película es una interpretación más libre. Tengo curiosidad por leer esta historia de manos de Irving, sé que me gustará. Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. He de confesar que de "Sleepy Hollow" solo he visto la película y no me transmitió muchas ganas de leer el libro. A ver, la película no está mal y tiene una estética preciosa, pero todo el cine de Tim Burton me resulta un tanto excesivo; demasiado ruido, demasiado color, demasiado todo. Lo que tú cuentas me anima mucho más y además que no he leído nada del autor y va siendo hora. Por casa tengo una edición muy bonita de los "Cuentos de la Alhambra" comprados en el propio lugar, pero nunca me animé con el libro. A ver si con este me animo más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Llevas razón en que Washington Irving no defrauda, pero es que cuando he visto tantas veces esta historia en películas y hasta en dibujos animados, me resulta muy difícil entrar en el libro, porque mi cabeza está llena ya de imágenes adquiridas. Aún así, tomo nota, que nunca se sabe. Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Maremeua! Hace décadas que lo leí, estaba en casa,formaba parte de una colección que tenían mis padres y recuerdo que la portada me atraía tanto que me moría de ganas de leerlo 🤗🤗🤗

    Qué gran reseña!
    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  10. Ví la película hace mucho tiempo y es de esos libros que después de haber visto las imagenes te da pereza leerlo

    No creo que me haga con él en esta ocasión
    Besos

    ResponderEliminar
  11. No he leído nada del autor todavía y creo que este título podría ser perfecto para estrenarme con él.

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que es un relato que sorprende, casi todos pensamos que vamos a encontrar terror y, al final, lo que nos encontramos es una historia con bastante humor :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Vi la película un montón de veces ( me encantan Tim Burton y Johnny Deep) y después de la primera vez leí el libro. Son diferentes pero cada una en su estilo me gustaron mucho. Ahora con tu reseña no me importaria releerla. Besinos.

    ResponderEliminar
  14. Lo leí hace tiempo y me dejó algo fría la verdad.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Yo me llevé una gran sorpresa con este libro. Besos

    ResponderEliminar
  16. Pues por lo que nos cuentas yo seré también un decepcionado más, porque pensaba encontrarme cierto toque gótico, menos mal que igualmente, el disfrute de la prosa de Irving hace superar esa decepción. Un abrazo

    ResponderEliminar