miércoles, 3 de julio de 2013

Donde el sol aparece, de Fernando de Oyarzo



Sinopsis:

 
Miguel Pascual ve como su vida da un giro de ciento ochenta grados sin previo aviso: natural de un pequeño pueblo de Palencia, se ve obligado a embarcarse rumbo a Manila, la capital de la más oriental de las colonias españolas de la época, las Filipinas, para ser acogido allí por unos familiares. 

Corren las postrimerías del siglo XVIII y, para él, que ni es el primogénito de su casa ni cuenta con otro futuro en España que el de una vida de carestía, no hay más posibilidad de hacer fortuna que la de dejar todo lo que conoce y poner rumbo a lo desconocido.

El viaje será largo y plagado de peligros e incertidumbres: encontronazos con piratas tanto europeos como malayos, amistades con personas de reputación dudosa, un cautiverio en un recóndito puerto de una isla del sudeste asiático, la enemistad con un capitán de barco holandés... todo lo que conlleva la travesía marítima le curtirá el carácter y lo convertirá en un hombre, muy alejado de aquél adolescente castellano tímido y callado que embarcó lleno de incertidumbres en Lisboa.

Manila, conforme Miguel avanza hacia oriente, estará cada vez más lejana debido a las adversidades del trayecto, que incluso le llevarán a hacer una última escala de varios años en Macao, una colonia portuguesa en donde, gracias a una misteriosa mujer que marcará su existencia, conseguirá de una vez por todas poner los cimientos de su futura vida y hacer fortuna antes de asentarse definitivamente en los confines del ya diezmado imperio español.
 
«El muelle se hallaba en plena efervescencia en los trajines de un hermoso e imponente navío. Los hombres subían y bajaban constantemente cargando fardos, bidones y cajones como si fueran hormigas surtiendo un hormiguero. Algunas cargas eran tan amplias y pesadas que se izaban por poleas o grúas».


Opinión Personal:

 
Una de las cosas que menos me gusta a hora de reseñar una novela es el poco margen que tengo para dar mi opinión personal sobre la misma y esto lo digo por la sinopsis que en muchas ocasiones publica la editorial de turno que, más que sinopsis, parecen o son, mejor dicho, una reseña en sí y esto a quienes nos dedicamos a leer y hacer la crítica correspondiente de lo leído, es más una dificultad que una ayuda. 

Fernando de Oyarzo logra que nos traslademos realmente al siglo XVIII. Una época convulsa caracterizada por la inseguridad que había en los mares y la decadencia que ya empezaba a asomarse en las posesiones españolas. Una inseguridad que se ve reflejada por los conflictos bélicos entre británicos y holandeses y la presencia de piratas que podían abordar los galeones que transportaban mercancías en cualquier momento. Los piratas o corsarios eran conscientes de que en muchas ocasiones podían salir airosos de sus fechorías porque había escasez de medios para enfrentarse a ellos. Esto ocurría en Filipinas, en donde el capitán D. Jesús Ruiz de Gauna y Salazar, destinado en la isla de Mindoro, tenía la misión encomendada de controlarlos. La impotencia de este militar se ve reflejada en este comentario: «No esperará que la tenga en nuestros dirigentes»  (pág. 231). Se estaba refiriendo a la confianza. 

Un narrador omnisciente nos relata la historia de Miguel Pascual desde el momento en el que decide abandonar a su familia y partir hacia Manila en donde será acogido por un familiar de su madre pues, al ser el menor de tres hermanos, pocas opciones le quedaban para tener una vida digna. 

Desde un principio ya sabemos cual es el propósito de Miguel Pascual pero el autor logra que nos centremos en cada capítulo pues los acontecimientos se sucederán de tal forma que nos ayudarán a mantener nuestra atención en su lectura. Unos acontecimientos que, en algún momento incluso, pondrán en peligro su vida. 

La novela está escrita con un lenguaje cuidado y adaptado a la época en la que se desarrolla. En ella nos encontramos con descripciones que invitan a nuestra imaginación a recrearlas y unos personajes bien perfilados por el autor; personajes de toda índole que influirán en la forma de ser del joven Miguel. Un muchacho que, cuando llegue a Manila, no tendrá nada que ver con aquél que embarcó en el puerto de Lisboa, ciudad de la que se quedó maravillado, pues había sido prácticamente reconstruida al ser arrasada por el terremoto ocurrido veinticuatro años antes. De entre todos ellos, destacaría a Manoel, el portugués que se encontró en Macao, y la inteligente y exótica Li-Sun, que les ayudará en su negocio y verán cómo gracias a sus consejos sus ganancias irán aumentando pero, pese a este cambio de rumbo en la vida de Miguel, no hará que se olvide del objetivo que tenía marcado desde que salió de Espinosa del Pino Verde (Palencia). 
  
Donde el sol aparece es una novela que me ha recordado las aventuras que leí en su momento de uno de mis personajes favoritos en mi juventud y no es otro que Sandokán, conocido como «el tigre de Malasia», creado por la pluma de Emilio Salgari. 

A quienes les guste este tipo de novelas no duden en leerse esta que hoy reseño. La aventura, los peligros que tiene el mar y la visita de lugares exóticos les traerán viejos recuerdos. El autor nos dará a conocer cómo eran en aquella época la colonia portuguesa de Macao o Guangzhou, actual Cantón. 

Antes de cerrar el libro figura esta frase:

 
«No hay mejor fragata que un libro para llevarnos a tierras lejanas»

(Emily Dickinson)


El autor:

Nacido en Barakaldo y residente en Getxo, es licenciado en historia por la Universidad de Deusto. El considerarse más lector que escritor ha sido el motivo por el que se ha sentido remiso en decidirse a publicar. Ha trabajado durante años en la empresa privada; de educador social - se diplomó en la primera promoción creada en Vizcaya - y en la actualidad es funcionario en la administración local.

El seudónimo en el nombre procede de la reincidencia con que se dio entre sus ancestros, y respecto al apellido, a uno suyo perdido en el pasado y en la actualidad extinto en el lugar en el que tuvo su origen. Todo tiene su historia.

Datos técnicos:

Título: Donde el sol aparece
Autor: Fernando de Oyarzo
Ediciones Dauro (Primera edición, junio de 2012)
Encuadernación: rústica con solapa
ISBN:  9788496677470
Nº páginas: 312   

Fuentes: sinopsis: www.edicionesdauro.com, fotografías del autor, galeón de Manila y Casa de la Misericordia de Macao, tomadas de google imágenes. 






 

13 comentarios:

  1. Tras mi traumática experiencia con el Capiatan de. Mar y tierra cuido mucho de meterme en libros que habln del mar, me agobio bastante con el lenguaje utilizado.

    ResponderEliminar
  2. No creo que nos gustase mucho, pero gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  3. A mí esta no me llama mucho, la verdad.

    ResponderEliminar
  4. Atractiva, para los hombres de mar y para los lectores que quieran navegar.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Creo haber leído algo referente a este libro porque me suena, y ahora que he leído tu reseña, lo he anotado en mi lista interminable, creo que puede gustarme.

    Gracias por la recomendación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Por cosas como las que comentas en tu primer párrafo yo procuro no leer sinopsis: luego no sé cómo encarar la lectura o la reseña de la misma. Me gusta mucho la época en la que se desarrolla el libro, lo tendré en cuenta. 1beso!

    ResponderEliminar
  7. Es una novela de aventuras que atrae y me gustó cómo está narrada. Es lógico que a much@s no les guste este tipo de novelas por la temática a tratar y, efectivamente, por los términos marinos que se emplean, aunque en esta no se prodigan tanto. Su lenguaje es bastante asequible al lector.

    ResponderEliminar
  8. Coincido en lo que comentas al principio, con esta sinopsis poco queda para la imaginación, puesto que parece que lo cuentan todo. Otra cosa es cuando te encuentras con sinopsis que no tienen nada que ver con el libro.
    Veo que esta lectura sí te ha gustado. Ya sabes que la novela histórica no es lo mío, pero algunas cosas de las que cuentas me han recordado a los viajes de Vázquez-Figueroa.

    ResponderEliminar
  9. Umm no sé.. no me termina de convencer pero sí hay dos cosas que me resultan llamativas: una, la cubierta, ¿muy original no? y la otra la frase de Dickinson. ¡¡cuánta razón!! Gracias por la reseña. Besos

    ResponderEliminar
  10. Otro libro que me descubres y con el que me tientas. Que este tipo de novelas suele gustarme.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. ¿El mar en pequeñas dosis y en tierra aventuras con datos históricos?
    ¡perfecto!
    saludos

    ResponderEliminar
  12. Gracias por la reseña. No conocía el libro pero ya lo he puesto en mi lista de futuras compras. Te doy la razón en cuanto a las sipnosis pero sabes sacar siempre resquicios para mostrar tu opinión personal y es lo que me gusta de tu blog. Apuntado queda el libro ¡gracias!

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola precioso!

    Coincido contigo,las sinopsis de algunos libros dejan poco margen para realizar nuestro propio resumen (sin repetir lo mismo...).

    Esta novela me gustó (no estoy acostumbrada a leer libros de piratas)y en esta ocasión, el viaje que emprende Miguel Pascual me resultó muy entretenido y es que no sólo se habla de el descubrimiento de nuevos mundos y peligros para el protagonista, sino de un viaje al despertar a la vida de ese joven inocente, a la madurez con los años.

    Estupenda tu reseña. (No he podido contestarte antes porque no me permitia acceder a tu blog… creo que fue mi problema porque me paso con más blog…. Pero bueno, aquí estoy por fin).

    Muchos besos

    ResponderEliminar