martes, 14 de enero de 2020

Cuentos de Navidad para todo el año, de Luis del Val y Tíndaro del Val.



















Datos técnicos:


Título: Cuentos de Navidad para todo el año.
Autores: Luis del Val y Tíndaro del Val.
Editorial: Algaida.
1ª edición: nov/2016.
Encuadernación: tapa dura con sobrecubierta.
ISBN: 978-84-9067-696-7
Idioma: español.
Nº pág.: 264.


Sinopsis:


Tras el éxito de Cuentos del mediodía y Cuentos de medianoche, estos cuentos a cuatro manos suponen una nueva vuelta de tuerca en la obra cuentística de Luis del Val. Escritos en colaboración con Tíndaro del Val, el lector encontrará relatos que, inspirados en una ironía amable y en una notable agudeza en la contemplación del ser humano, en todo momento sorprenden con giros argumentales inesperados.
Desde un homenaje a la Canción de Navidad de Charles Dickens, este libro nos lleva por historias tan asombrosas como un atraco protagonizado por ladrones de tiempo, un individuo que decide hacer su vida en el cuarto de baño, un profesor universitario que pierde una palabra en una conferencia y no es capaz de encontrarla o la historia de una pareja absolutamente feliz. Cuentos que hacen reír o que provocan una lágrima, donde el terror siempre deja hueco al humor y en los que cualquier desenlace se deja caer sin red. Cuentos que -como es habitual en Luis del Val- a veces no son cuentos, sino más bien un guiño inesperado, un beso por sorpresa, una palmada en el hombro o un pellizco en el corazón.



Opinión Personal:



La primera reseña de este año 2020 es para comentar mis impresiones sobre un libro de relatos escrito a cuatro manos por Luis del Val y su hijo Tíndaro del Val, Cuentos de Navidad para todo el año. Sin embargo, el lector comprobará cómo pasadas las dos primeras páginas de cortesía se encuentra con que símplemente figura la palabra cuentos en mayúsculas, y que relacionados con la Navidad son más bien pocos: en concreto, dos. Pese a este comentario inicial, disfruté mucho con su lectura, porque los encontré muy atractivos, con el añadido de que conforme se sucedían los 25 cuentos que conforman esta antología, en cada uno de ellos había un giro inesperado a lo que me había contado hasta ese momento el narrador de turno. Incluso en alguno de ellos hubo algún giro que me resultó sobrecogedor, por el cambio brutal que se producía desde ese vuelco, y me dije que todo lo que sucede a continuación no dejaría indiferente al lector que sintiera interés por este libro de relatos.
(Parque del Retiro-Madrid)
Pese a que Cuentos de Navidad escritos para todo el año es un libro escrito a cuatro manos, en todo momento tuve la sensación de que era la voz cercana, agradable, distendida e irónica que tiene el popular periodista radiofónico y escritor quien me relataba cada uno de ellos. Esta sensación que tuve durante su lectura me dejó sorprendido al comprobar la perfecta simbiosis que encontré entre el estilo narrativo de padre e hijo, porque en los relatos que comparten ambos autores no noté diferencia alguna a la hora de preguntarme qué parte del cuento podría haber sido escrita por Luis del Val, y cuál por su hijo Tíndaro. En este sentido, el editor explica en la nota que añade al final de este libro que los relatos son un intercambio literario entre Luis del Val y Tíndaro del Val, quienes se fueron intercambiando mediante correos electrónicos los cuentos que iniciaba cada uno de ellos, para que el otro continuara relatando la historia, y así alternativamente. Aunque también el lector se encuentra con que algunos son originales íntegramente de Luis del Val, y otros de Tíndaro del Val.

Todos los cuentos de este libro de relatos parten de situaciones cotidianas, por lo que le resultarán muy próximos al lector, y en cada uno de ellos se encontrará con personajes que se le harán cercanos. A partir de esas situaciones cotidianas, los autores desarrollan cada historia de tal forma que cada uno de los relatos los podríamos englobar en un género literario determinado. El lector se encontrará con historias en las que están presentes los secretos familiares, las relaciones de pareja, infidelidades, las relaciones laborales, la tercera edad, y también los hay metaliterarios; incluso se encontrará con uno de rasgos clásicos, que tras su lectura me vino a la memoria la célebre recopilación de cuentos tradicionales de Oriente Medio, Las mil y una noches.

Las situaciones cotidianas de las que parten los relatos y a las que me refiero en el párrafo anterior se desarrollan de tal forma que, como adelanta la sinopsis, hacen reír o que provocan una lágrima, donde el terror siempre deja hueco al humor y en los que cualquier desenlace se deja caer sin red. Y es que en ellos el lector se encuentra con episodios surrealistas, situaciones inverosímiles -aunque el lector sacará conclusiones a esas situaciones inverosímiles a medida que se desarrolla el relato-, y escenas propias de una comedia de enredo. Aunque también el lector se encontrará con relatos en los que está presente el terror con ingredientes góticos, y el sobrenatural, aunque en este caso sonreirá en más de una ocasión por la reacción que se produce ante la presencia de este peculiar espectro. También me encontré con episodios distópicos, porque esa fue la sensación que me dieron los relatos en los que se trataban temas relativos a la tercera edad. Todos ellos son relatos narrados en primera persona o tercera, según lo requiera la historia de turno.
(Santuario Nuestra Señora de Chilla-Ávila)
Como sucede en todo libro de relatos siempre nos encontramos con que unos nos gustan más que otros, aunque en esta ocasión son contados los que me han resultado poco atractivos. Paso a comentar el desarrollo de algunos de los que más me llamaron la atención: Otro cuento de Navidad es un relato en el que la narradora, ya en edad adulta y de la que el lector no conocerá su nombre, evoca en primera persona una historia en la va componiendo, desde la lejanía en el tiempo, un verdadero puzzle sobre el origen del secreto familiar que se guardaba cuando ella era una niña y que, con el paso de los años, provocaría el suicidio de su tío Enrique. Despido procedente es un relato que, pese a la seriedad de su trasfondo, se lee con una sonrisa por la forma en la que se suceden los episodios que relata el protagonista desde que le comunica a su esposa que fue despedido por la empresa en la que trabajaba, y las situaciones que vive sobre todo desde que recibe la llamada de un concejal con el que había sido compañero de estudios. Sales de baño es un relato surrealista, y que también tiene escenas de enredo, en el que se narra cómo a Jorge se le ocurrió la idea de quedarse a vivir en el cuarto de baño y la relación que mantiene con su esposa desde que toma esa decisión. En Asalto a las doce y media el lector asiste a un singular atraco que en un principio tiene ingredientes propios de una novela negra, pero cuyo desenlace se producirá de una forma muy sorprendente y distópica. El escritor es un relato de Luis del Val en el que el narrador cuenta lo que le sucede desde que sube al desván de su casa y se lleva la gran sorpresa de encontrarse con un peculiar escritor escribiendo a la vieja usanza y con una mecánica de trabajo que llama su atención. El que el lector se sorprenderá con las reacciones que se producen en el narrador desde que se encuentra con el peculiar okupa en el altillo de su casa. Cinco horas con Mario es un relato de terror gótico que me gustó mucho, por cómo Tíndaro del Val relata a través de un narrador omnisciente la historia de Mario, y los episodios que le suceden desde que despierta sobresaltado, cuando llevaba cinco horas durmiendo en el ataúd que transportaba en la parte trasera del coche fúnebre que conducía y que sorprenderá al lector ante los giros que se producen a lo largo del relato. También se preguntará si todo lo que sucede desde que despierta Mario es onírico o real. La colmena es un relato de Luis del Val en el que un inquilino recuerda desde su celda y todas las noches de tormenta, la muerte de un viejo poeta, anónimo y huraño, en un descolorido bloque de pisos de las afueras 2 en el que el narrador vivía con su familia, y en el que se hacinaban melosos zánganos, obreros parados y reinas destronadas (pág. 207). Tampoco olvidaría el lamento casi imperceptible que escucharon: «Se me echa el tiempo encima» (pág. 209).

Sin duda alguna, quienes gusten leer libros de relatos tienen en Cuentos de Navidad para todo el año una propuesta muy entretenida. Está escrito a cuatro manos pero no noté diferencia alguna al preguntarme qué parte de cada relatos que escribieron juntos correspondería al padre y cuál al hijo. Puedo decir que todos ellos me resultaron muy atractivos, porque apenas me encontré con alguno que me hizo perder el interés por la historia que contaba el narrador de turno. Todos ellos tienen el añadido de que, conforme se sucedían los 25 cuentos que conforman esta antología, hay un giro inesperado que le da un vuelco al relato a lo que me había contado hasta ese momento el narrador de turno. En todo momento tuve la sensación de que era la voz cercana, agradable, distendida e irónica que tiene el popular periodista radiofónico y escritor quien me relataba cada uno de ellos. ¿Que qué relato es el que tiene un giro sobrecogedor y no deja indiferente al lector? Será mejor que lo descubra él.


Biografía:


Luis del Val nació en Zaragoza. Como periodista ha colaborado en publicaciones como Pueblo, Interviú, Tiempo, Diario 16 o La Vanguardia, y en la actualidad lo hace en la agencia OTR-Europa Press y en ABC. Su labor el los programas más oídos de la radio española, que le han valido dos Premios Ondas, prosigue en Herrera en COPE. Es autor de una veintena de libros -entre ellos sus aclamados Cuentos del mediodía- y ha recibido importantes premios literarios como el Café Gijón, el Ateneo de Sevilla, el Logroño de Novela o el Internacional Novela Internacional de Samaniego.

Tíndaro del Val nació en Madrid y cursó estudios de Ingeniería Industrial en la UPM y en la ENSGI de Grenoble. En la universidad colaboró en diversas publicaciones sobre financiación de nuevas empresas y cultura emprendedora. Ha trabajado como consultor tenológico y en la actualidad lo hace en el sector de las telecomunicaciones. Desde hace unos años escribe bajo pseudónimo (principalmente microrrelatos, cuentos cortos, micropoemas y haikus), habiendo resultado ganador en algún certamen. Su mayor ilusión sería escribir un cuento que emocione como una ópera en directo, pero que no haya que leer vestido de etiqueta.

Nota:  Datos técnicos, sinopsis y biografía de los autores, tomados de la web de la editorial. Imagen del Parque del Retiro, tomada de la web Mirador Madrid. Imagen del Santuario de Nuestra Señora de Chilla, tomada de la web Ávila con niños. Fotografía de los autores, tomada de la web de El Periódico de Aragón.  

8 comentarios:

  1. Anda que no he oído yo a Luis del Val mañanas y mañanas en la radio hace unos años. También he leído algún libro suyo como Las amigas imperfectas que me ha venido a la mente. No me importaría leer este .
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    Este libro lo voy a dejar pasar, no soy de leer libros de relatos.
    Nos leemos.

    ResponderEliminar
  3. No puedo resistirme a un buen libro de relatos, las novelas pueden esperar pero los cuentos siempre tienen prioridad 😁😄😋

    Menuda reseña te has marcado Paco.
    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  4. Pues con lo que me gusta a mí leer relatos.... No te diré que no he tenido en mente este libro en más de una ocasión pero por una cosa u otra, siempre se queda atrás. Me alegra saber que te han gustado en su mayoría. Besos

    ResponderEliminar
  5. Me gusta mucho leer relatos, así que tomo buena nota de este título, que se nota que lo has disfrutado. Gran reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Una propuesta muy interesante Paco, lo que no entiendo muy bien entonces es el título si realmente solo hay 2 o 3 relacionados con la Navidad. Me ha llamado la atención el de Asalto a las 12 y media y el de Cinco horas con Mario. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues aunque no soy muy de leer relatos, estos que comentas me llaman la atención. Algo hay en ellos que me trae. Tal vez esos giros a los que te refieres o los títulos que repiten los de novelas que aprecio mucho como "Cinco horas con Mario" o "La colmena", aunque veo que sus temas nada tienen que ver con las novelas homónimas. Tomo nota por si me da el tiempo que, de momento, cunde poco.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Me tira un poco para atrás que se trate de un libro de relatos porque me cuesta mucho conectar con el género... Creo que por esta razón lo dejaré pasar
    Besos

    ResponderEliminar