jueves, 28 de junio de 2018

La corte de las estrellas, de Magdalena Albero Andrés



















Datos técnicos:






Título: La corte de las estrellas
Autora: Magdalena Albero Andrés
 Stonberg Editorial
1ª edición: Marzo/2018
Encuadernación: Rústica con solapas
Idioma: Castellano
ISBN: 9788494828652
Nº pág.: 496






Argumento:



Diego huye de Toledo y cruza media Europa persiguiendo su sueño de ser astrónomo. Marco admira a los grandes pintores y quiere convertirse en uno de ellos. Livia, recién desposada con Marco, se ve obligada a abandonar Florencia y acompañar a su marido en su búsqueda de fortuna. Intentarán encontrar su propio camino al amparo de la corte del emperador Rodolfo II de Habsburgo, en Praga. La ciudad acoge a todos, sin distinción de procedencias y credo, y todavía es capaz de protegerlos de una Europa ya demasiado alterada por las crecientes confrontaciones entre católicos y protestantes.


Loco para muchos y sabio para algunos, el emperador se niega a ceder a las presiones de España y del Vaticano para unirse a la Contrarreforma y se refugia en sus colecciones de arte. También protege a hombres de ciencia, como Johannes Kepler, el astrónomo que explica el movimiento de los planetas alrededor del sol. Pero en la corte no sólo hay artistas y hombres de ciencia. También medran charlatanes y advenedizos que no ven en el arte belleza sino dinero, y en el emperador una presa fácil para obtener poder político y económico.



Opinión Personal:



En 2014 Magdalena Albero Andrés (Alcoy, Alicante) sorprendió a la crítica especializada y a los lectores con la calidad literaria de su ópera prima, Los caminos del mar (reseña), obra con la que resultó ganadora del Segundo Certamen Internacional de Novela Histórica Ciudad de Úbeda. Había que estar muy pendientes de sus próximas publicaciones, porque tenían que refrendar las expectativas puestas en ella tras el buen hacer literario que mostró en su primera novela. Tras conocer que en marzo del presente año Stonberg Editorial publicaba su nueva novela, La corte de las estrellas, no dudé en acercarme una vez más a su narrativa. Hoy doy a conocer mis impresiones sobre esta novela, que sin duda alguna recomiendo y, como dije en otra ocasión, no siempre detrás de una gran novela hay una gran editorial.

Lo primero que quería destacar de las obras de Magdalena Albero es el papel que desempeña la mujer, lo que se puede comprobar tanto en las dos novelas como en el libro de relatos que publicó hasta la fecha. El lector se encontrará con que los personajes femeninos se enfrentan a las trabas que la sociedad les impone, toda vez que quieren demostrar que no tienen por qué ser sumisas a los dictados de los hombres. Por eso puede decirse que sus novelas son atemporales, pese al período en el que se desarrolla la trama de turno, porque las temáticas que aborda siguen vigentes en nuestros días. En este sentido, La autora cuida con detalle los episodios que reflejan lo que acabo de comentar en este párrafo, para que el lector no los encuentre artificiosos ni forzados, sino que se desarrollen con total naturalidad.
(Castillo de Praga)
En La corte de las estrellas el lector tiene ante sí una novela de lectura atractiva, y de lectura más bien pausada -o, por lo menos, ese fue el ritmo que tuve mientras me sumergía entre sus páginas-, aunque que toma impulso desde los capítulos en los que la trama adquiere rasgos negrocriminales. Pese a ello, y tal y como se va desarrollando la trama, no espere en lector que tiene ante sí una novela comercial al uso, sino que se encontrará con un trabajo literario realizado a conciencia, en el que la autora toca una serie de temas que particularmente me resultaron atractivos, en los que la pintura, la astronomía y todo lo que esta ciencia significaba en esta época, así como la religión –en Praga convivían judíos, católicos y luteranos- estarán muy presentes, así como reflexiones de corte intimista que sirven para conocer mejor a los personajes, sobre todo a los tres protagonistas principales. Estoy seguro que algunas de esas reflexiones no dejarán indiferente a los lectores, por el calado de las mismas.

La corte de las estrellas es una novela estructurada en 48 capítulos, y una relación de personajes reflejada al final de la misma, en la que la autora indica quienes son reales  o fruto de su imaginación. En mi modesta opinión, el lector se encontrará a lo largo de la trama con dos partes bien diferenciadas: una claramente histórica y otra en la que a medida que suceden los primeros acontecimientos que alteran el día a día de la vida palaciega, el lector comenzará a encontrarse elementos propios del género negrocriminal. En este sentido, me sorprendió gratamente cómo se desenvuelve Magdalena Albero en un género literario que está tan en boga en nuestro país, y estoy seguro que el lector disfrutará con esta parte de la trama, en la que se suceden episodios que le resultarán muy atractivos. Tal y como se van desarrollando las investigaciones que llevan a cabo para averiguar quién o quiénes están detrás de los robos de cuadros que supuestamente se compran para la colección del emperador Rodolfo II, así como de dos asesinatos que se cometen, me atrevería a afirmar que este tramo de la novela tiene rasgos propios de lo que se conoce como domestic noir, por quienes deciden implicarse en las investigaciones que se llevan a cabo.

Quienes hayan leído Los caminos del mar, comprobarán que le resultarán familiares determinados aspectos que la autora vuelve a tocar en La corte de las estrellas, y que invitan al lector a sentirse cómodo con la lectura de esta novela. Porque de nuevo nos encontramos con unos personajes que realizan un viaje para buscar un lugar en el mundo que les rodea, en donde la superación personal estará muy presente. Los tres personajes principales tendrán que enfrentarse a una serie de obstáculos que se les presentan en una tierra desconocida para ellos, y a la que les costará mucho trabajo adaptarse a las costumbres y al carácter de sus habitantes pero, sobre todo, a su idioma. Aunque tanto Diego, como Marco y Livia, saben que Praga es una ciudad cosmopolita que les ofrece las posibilidades con las que alcanzar el sueño que tanto persiguen. Desde niño, a Diego le gustaba contemplar las estrellas y que su padre le enseñase todo lo que sabía sobre ellas. Su anhelada meta era convertirse en astrónomo, por lo que haría todo lo posible por ser discípulo de Johannes Kepler, matemático y astrónomo de la corte del emperador Rodolfo II. Livia, recién desposada con Marco, se ve obligada a abandonar Florencia, y acompañar a su marido en su búsqueda de fortuna, pues entiende que en Praga se le presenta la posibilidad de pasar a formar parte del grupo de discípulos que trabajan con Bartholomeus Spranger, pintor principal de la corte de Rodolfo II durante la época en la que transcurre la novela.

Magdalena Albero cuida con esmero la ambientación espacio-temporal en la que se desarrolla la trama, así como la construcción de los personajes que desfilan por sus páginas. En todo momento me sentí transportado a la Praga de principios del siglo XVII, lo que es de agradecer, y que sin duda alguna es fruto de una ardua labor de documentación para que el lector sintiera los efectos deseados. Aunque el lector también acompañará al joven Diego en el periplo que le llevará hasta la ciudad bohemia, en el que tendrá que hacer varias paradas para reponer fuerzas y recaudar fondos que le permitan llegar hasta su destino, desde el momento en el que decide escapar de Toledo, al no querer llevar la vida monacal que sus padres le habían impuesto.
(Ciudad Vieja de Praga)
Praga será el eje sobre el que gire la trama de la novela, es un personaje más,  aunque el lector se desplazará también a Venecia, en donde tendrán lugar unos episodios de trascendental importancia para el devenir de los personajes, y también acompañará a Diego en el periplo que le llevará desde Toledo hasta llegar a la ciudad bohemia, realizando alguna parada en Zürich y otras poblaciones, en las que decide pernoctar y desempeñar algún trabajo temporal a fin de recaudar algunos fondos con los que proseguir su viaje. Y dentro de Praga, será el castillo el punto principal de atención del lector, porque en algún momento dado de la novela puede decirse que prácticamente todos los personajes tomarán parte en alguna de las escenas que tienen lugar en el complejo que lo conforman, especialmente en la cámara en la que se reúnen las mujeres de la corte para bordar, en donde conoceremos a personajes femeninos como la escritora Elizabeth Weston, que vivía en la corte bajo el mecenazgo del emperador Rodolfo II o Katherine, la amante del emperador; el estudio de pintores en el que trabajaban el pintor real Bartholomeus Spranger con sus discípulos, entre los que se encontraba Marco; o la sala en la que el astrónomo Johannes Kepler, y el también astrónomo, matemático y filósofo judío David Gansk realizaban sus estudios astronómicos. Pero también el lector conocerá el barrio judío de Josefov; el Puente de Carlos, que une la Ciudad Vieja con la Ciudad Nueva, a las que el lector visitará en distintas fases de la novela; los templos religiosos de la ciudad que en algunas escenas visitarán los personajes, o la sinagoga, a la que en alguna ocasión asistirá Livia acompañando a Esther, la esposa de Philiph Lang, el valido del emperador Rodolfo II. Disfrutaremos de cada uno de los espacios de esta ciudad por los que se mueven los personajes, descritos de una forma muy visual por un narrador omnisciente, lo que ayudan a que el lector se haga una perfecta idea de cómo son los rincones de la capital de Bohemia que se mencionan en la novela.

La autora mezcla de forma muy natural personajes reales que tendrán alguna relación con otros ficticios, hasta tal punto de que, en más de una ocasión tuve que consultar esa relación que menciono, ante la duda de si determinado personaje era real o imaginario. Como digo habitualmente en estos casos, es de agradecer que se nos den a conocer personajes reales que fueron referentes en algún momento dado de la historia del país en el que se desarrolla la trama, y estoy seguro de  que la gran mayoría de ellos son desconocidos por el lector. En ese sentido, salvo el astrónomo Johannes Kepler, me resultaron desconocidos el resto de personajes reales que toman parte en las escenas que se suceden a lo largo de los capítulos, o bien son mencionados en algún momento de la novela, incluido el propio emperador Rodolfo II, a quien  el lector conocerá retazos de su vida y personalidad a través de los personajes que tienen relación con él en algún momento dado del relato.
(Catedral de San Vito-Praga)
El lector se encontrará con una serie de personajes históricos atractivos. Junto a los y históricos ya mencionado en el quinto párrafo de esta reseña, el lector se encontrará también con las figuras del  valido Philip Lang, que en varias fases de la misma tendrá una presencia muy directa en algunos los episodios, o Julius, el primogénito del emperador, que dará lugar a escenas sobrecogedoras. Estos personajes reales se interrelacionan con otros ficticios, caso de los tres protagonistas ya mencionados, o de otros que tendrán relevancia en el transcurso de la novela, caso de Frederick, pintor principal del maestro Spranger, y antagonista de Marco; Esther y María, que junto con las ya mencionadas Katherine y Elizabeth tendrán una relación directa con Livia, a quien invitarán a unirse con ellas a bordar, para que no se sienta tan aislada en su casa mientras su marido trabaja, y sobre todo desde el momento en el que es enviado junto con Frederick a Venecia  a adquirir dos cuadros para el emperador; o Simón, un joven judío que había escapado de las persecuciones contra su pueblo en Lombardía, que acogería a Diego en su modesta habitación, y con el que se irá forjando una estrecha amistad. Magdalena Albergo construye unos personajes de carne y hueso, como nos gusta decir en estos casos, por el completo perfil que traza sobre todos ellos, y que están dotados de una gran carga psicológica, lo que nos ayuda a conocerlos mejor. El lector se familiarizará con todos ellos, ya que no conforman un amplio elenco. 

Al igual que en Los caminos del mar, en La corte de las estrellas la vida política y social de la época está perfectamente reflejada, con los movimientos que tienen lugar sobre todo en relación con la Contrarreforma, que se verán reflejados sobre todo cuando nos acercamos al desenlace de la novela, en donde el lector comprobará cómo esa ciudad que acogía a todos, sin distinción de procedencias y credos, sentirá cómo finalmente el Vaticano consigue imponer su criterio en toda Europa, con lo que esto significaría para Rodolfo II.

La corte de las estrellas es una novela bien escrita, que es preferible disfrutar de su lectura de una forma pausada para comprender todos los matices que el lector se encuentra a lo largo de sus páginas. Magdalena Albero trata en esta novela temas que son muy actuales, como el de la emigración de los jóvenes en búsqueda de mejores oportunidades laborales, las luchas de poder entre los estados y las condiciones que hacen posible o no los avances científicos. El lector se encontrará con una serie de personajes que reflejarán la vida de la corte, en donde junto a artistas y hombres de ciencia se encontrará con otros que solo buscan medrar a costa de las posibilidades que ven al estar próximos a la figura del emperador. Sin duda alguna, es una lectura atractiva, y al mismo tiempo didáctica, que invita a conocer todo lo que se fraguaba en torno a la corte del emperador Rodolfo II.





Biografía:






Magdalena Albero Andrés es licenciada en Historia y en Ciencias de la Información, y Doctora en
Comunicación y Educación por Indiana University (Estados Unidos). Profesora Titular en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona, también ha impartido docencia y ha sido investigadora visitante en diversas universidades de Canadá y Estados Unidos. Es autora de varios libros y artículos científicos sobre juventud y medios de comunicación.


Su primera novela, Los caminos del mar (Roca Editorial, 2014) (reseña), obtuvo el Premio Internacional de Novela Histórica Ciudad de Úbeda. También ha publicado el libro de relatos Pequeñas historias de ellas (Editorial Maluma, 2017) (reseña) y ha participado con sus narraciones en diversas obras colectivas.

Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía de la autora, y fotografía de Magdalena Albero, tomados de la web de la editorial. Imágenes del castillo de Praga y de la catedral de San Vito, tomadas de Wikipedia. Imagen de la Ciudad Vieja de Praga, tomada de la web de MundoCity. 


13 comentarios:

  1. Una lectura muy interesante, gracias por el descubrimiento ahora me ha dado por leer romance histórico pero espero retomar otros géneros.

    Besos =)

    ResponderEliminar
  2. Pues este me atrae más que el anterior de esta autira,me lo llevo apuntado
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues pinta bastante bien. Tomo nota pero será para más adelante, que ahora necesito lecturas más ligeras.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Praga, Venecia y Florencia... la autora es de las mías... jajaja. No me he estrenado con ella, pero este libro me tira más que el anterior, así que anotado queda.

    Hay muchos, muchísimos buenos libros publicados por editoriales modestas e independientes. De hecho, en las editoriales grandes hay mucha, mucha paja... pero bueno, lo importantes ir encontrando tesorillos donde se puede :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  5. Otra de mis Autoras pendientes, ya me apetecia ponerme con ella con los caminos del mar, pero se fue quedando atrás, veremos si con esta hay más suerte. Besinos.

    ResponderEliminar
  6. No tiene mala pinta, le echaré un vistazo a ver si no es muy tarde
    Besos

    ResponderEliminar
  7. hola! que fantasticas nos resultan tus reseñas, nos empapas de todo lo que leiste tanto que es como si te prestaramos nuestros ojos, gracias Francisco, saludosbuhos

    ResponderEliminar
  8. Buen libro, buena reseña y una ciudad que me encantaría visitar.

    ResponderEliminar
  9. Solo por la reseña me lo apunto, lo has contado de una manera...😊
    No es mi lectura habitual, lo sabes, pero pinta bien.

    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  10. De la autora no he leído nada!! Me atrae el escenario de esta novela que sí lo conozco, de los pocos jejeje. Besos

    ResponderEliminar
  11. Siempre disfruto con la novela histórica, me encanta. Esta historia parece tener buenos "mimbres", así que tomo nota. Además, me encantó Praga, si puedo recorrerlo con esta novela, mejor que . Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta lo que cuentas y no me importaría leerlo, me lo anoto. una reseña muy exhaustiva ;)
    Un beso

    ResponderEliminar
  13. El escenario es de mis preferidos y estoy un poco reacia a apuntar más títulos, pero la verdad es que lo que cuentas me gusta.
    Besos

    ResponderEliminar