miércoles, 28 de noviembre de 2012

Una nueva reseña de Acantilados de Howth, de David Pérez Vega



En esta entrada de hoy reproduzco la reseña que me envía sobre la lectura conjunta que organicé sobre Acantilados de Howth, Belén Alonso Rodríguez que, al no tener blog, me la envió para publicársela en el mío.

 Estas son sus impresiones: 

El libro Acantilados de Howth, de David Pérez Vega, es una inmersión en los pensamientos de un hombre corriente, que vive y pasa el día a día casi por inercia, sin darse cuenta realmente de lo que pasa a su alrededor y sin valorar o disfrutar las pequeñas cosas.

A lo largo de las páginas nos sumergimos en la mente de Ricardo, que bien podría ser cualquiera de nosotros. A través de sus palabras y de su narración descubrimos experiencias que ha vivido y le han hecho ser como es y tomar ciertas decisiones.

Los dos escenarios centrales son Madrid e Irlanda. En el primero de ellos, el personaje nos traslada a situaciones de su juventud que nos permiten entender cómo creció. Además, en este mismo escenario perfilamos cómo es su actual vida y los hechos que se desencadenan y que podrían cambiar el curso de ésta.

En Irlanda conocemos a aquel joven que se marchó para aprender inglés durante seis meses, y después permaneció allí durante más de dos años. Ricardo decidió irse cuando acabó su segunda licenciatura y lo que aquel país y lo que estaba viviendo significaba para él, lo atrapó durante más tiempo del que tenía pensado.

Para mí este libro es una especie de reminiscencia del personaje, donde saca a flote todo aquello que de alguna manera cambió su rumbo. No es tan importante el hilo de la historia, sino lo que esto conlleva, es decir, las reflexiones, las dudas, las preguntas, los pensamientos...que el personaje tiene a raíz de recordar y revivir algo que tenía guardado en su memoria y que no suele compartir. Los recuerdos, a lo largo de los años, se desvirtúan ligeramente y acabamos recordando una mínima parte de lo que pasó. Es más, cada vez que recordamos algo estamos cambiando ese mismo recuerdo en base a nuestra situación actual y lo que hemos vivido. Creo que es esto lo que le pasa a Ricardo, que narra sus vivencias y experiencias desde una situación muy determinada: hace no mucho que empezó un nuevo trabajo, que no le desagrada, pero al que quizás no se siente del todo unido; lleva un año casado y apenas puede compartir espacios a solas con su mujer porque siente que ni siquiera tienen nada de lo que hablar. Es entonces cuando recuerda lo vivo que se sentía en los parajes irlandeses, donde sin duda alguna llevaba el timón y dirigía sus pasos allí donde quería, evolucionando y aprendiendo en cada momento...al menos al principio.

Es, por lo tanto, un libro lleno de reflexiones e incluso de filosofía, con un lenguaje y una narración que te enganchan desde el primer momento. No es difícil sentirse identificado con alguno de los personajes o sus situaciones, por lo que supone también una introspección para el propio lector.

Este verano yo misma pasé un mes en Irlanda con el mismo objetivo del personaje, mejorar mi inglés, aunque no corrí la misma suerte y no pude permanecer más tiempo. Quizás lo que más me ha sorprendido sea el cómo difiere la visión que tengo yo de Irlanda y su gente a la que he podido entrever que Ricardo tiene. Esto me hizo plantearme que, al fin y al cabo, la imagen que nos construimos de un lugar depende de muchos factores: cómo somos, lo que hemos sido, cómo estamos, lo que vivimos allí, nuestras experiencias, lo que nos cambia...

Acantilados de Howth es un libro que recomiendo sin ninguna duda. Es una parte de la historia de un hombre corriente que ha vivido cosas corrientes, pero que nos lleva más allá: te implica en la historia y si sigues cada una de las palabras como se merece marca la diferencia. Un libro que se puede leer cada cierto tiempo, aunque sólo sea como estímulo para plantearnos dónde estamos y si queremos seguir estando en ese lugar.

8 comentarios:

  1. Hola Belén:

    Muchas gracias por tu lectura y tus amables palabras.

    Qué suerte que pudiste pasar un mes entero en Dublín, yo sólo estuve 15 días y me encantaría poder volver.

    salduos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por dejarnos disfrutar de su lectura!

      Eliminar
  2. Parece que todas estan siendo muy positivas. mira que si me he confundido al dejarlo pasar...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Buenas y positivas reseñas está recibiendo esta novela. Voy a tener que subrayarla en la lista de pendientes.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Todas las opiniones, en términos generales, son extremamente positivas. Creo que sólo puedo reiterar las palabras de Mientrasleo: me he equivocado. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Cada vez tengo más la sensación de que es un libro que debo leer y me ha gustado sobre todo el párrafo final, una llamada en toda regla a su lectura. Besos

    ResponderEliminar
  6. Bueno, ya había leído varias reseñas de este libro y la verdad me llama la atención.
    Besos

    ResponderEliminar