viernes, 16 de noviembre de 2018

Tras la máscara, de Louisa May Alcott





















Datos técnicos:


Título: Tras la máscara
Título original: Behind a mask
Autora: Louisa May Alcott
Editorial: dÉpoca
1ª edición: mayo/2018
Traducción: Rosa Sahuquillo Moreno
y Susannah González.
Introducción: Blanca Briones González
Postfacio: Juan Martín Barasoda.
Encuadernación: de lujo en tapa dura con guardas ilustradas
                                 y lazo de punto de lectura.
Idioma: Español.
ISBN: 978-84-946875-5-6
Nº pág.: 184



Sinopsis



Inglaterra, 1866. La joven y recatada Jean Muir llega a la aristocrática mansión de los Coventry para trabajar como institutriz. Gracias a su astucia y sus múltiples habilidades, tras solo una jornada de trabajo consigue ganarse el afecto de la señora Coventry, su hija Bella, el hijo menor, Edward, y sir John, el anciano y acaudalado tío. No ocurre lo mismo con Gerald, el hermano mayor, y Lucia, su prima, quienes desconfían de la institutriz y comienzan a espiar sus pasos. Pero Jean es una superviviente; su objetivo es asegurarse un esposo con riqueza y posición, y no dudará en utilizar todas las armas femeninas a su alcance como máscaras tras las que ocultarse para alcanzar sus objetivos.


Opinión Personal:


El nombre de Louisa May Alcott va ligado irremediablemente a su archiconocida novela juvenil Mujercitas, de tal éxito arrollador en su tiempo, y que todavía sigue captando la atención de lectores que quieren conocer a su heroina, Jo March. Pero hoy día estamos descubriendo una faceta literaria distinta de la escritora estadounidense, porque nos sorprende con obras en las que ofrece historias con predominio o presencia de escenas de ambiente gótico, o que se encuadran en lo que ella denomina novelas de «sangre y fuego», que hoy día se catalogan como thrillers. Si en 2017 me llevé una grata sorpresa con un título de su autoría desconocido por los lectores hasta la fecha, Un susurro en la oscuridad (reseña), otro tanto puedo decir del que hoy comparto mis impresiones: Tras la máscara. La editorial dÉpoca ofrece al lector una edición ilustrada de esta novela, y con una exquisita traducción, como ya es habitual en esta editorial asturiana. Sin embargo, he de reconocer que me costó un poco adaptarme a la trama, pero a medida que se sucedían las escenas y las situaciones que vivían los personajes se volvía más atractiva, mis sensaciones sobre esta obra de la autora de Mujercitas dieron un vuelco radical, disfrutando mucho con los episodios que giraban en torno al personaje principal. A lo que acabo de comentar sobre ese cambio de sensaciones respecto a esta novela hay que añadir el interés por la lectura de la magnífica introducción de Blanca Briones González, en la que realiza un interesante análisis sobre esta obra de Louise May Alcott.

Louisa May Alcott ya atrae la atención del lector desde la primera página de la novela, en la que se refleja la incertidumbre que muestran los miembros de la familia Coventry ante la llegada de una institutriz para ayudar en sus estudios a Bella, la menor de los tres hijos de Lady Coventry. Las primeras opiniones que se vierten sobre la figura de este personaje en el seno de la familia Coventry indican que el lector va a comprobar cómo en algunos episodios surge, entre los personajes que intervienen en la trama, un debate reincidente sobre la diferencia de clases. El lector también observará a lo largo de los capítulos cómo la autora está influenciada por los valores que su madre, Abigail Alcott, había inculcado a sus hijos, como la independencia de la mujer con respecto al hombre a la hora de no tener que depender siempre de él en todas las facetas de la vida, y la lucha por los derechos de la mujer. Tras la máscara refleja también la pasión que Louisa May Alcott sentía por el teatro: en todo momento me dio la sensación de que el narrador omnisciente me relataba todo lo que sucedía a lo largo de los capítulos como si de una obra de teatro se tratara, tal y como se desarrollaban las escenas. El lector comprobará también cómo las acotaciones propias de este género literario están muy presentes, pues me parecía que estaba calculado el momento en el que los personajes hacían sus reflexiones en torno a situaciones que les afectaban. El lector también se encontrará con representaciones teatrales de determinadas escenas que organizan en un capítulo de la novela para distraer a uno de los personajes.

Si en Un susurro en la oscuridad Louisa May Alcott sorprende al lector con una exquisita combinación entre la novela gótica y romántica, otro tanto puede decirse de la novela que hoy reseño. En Tras la máscara el narrador omnisciente relata escenas costumbristas, en las que se plasma el ambiente victoriano, y se muestra el papel que desempeña cada uno de los miembros de esta aristocrática familia, teniendo siempre en cuenta el lugar que ocupa cada uno de ellos en el seno familiar. Entre ellas  se intercalan escenas propias del domestic noir

El personaje sobre el que gira todo lo que sucede a lo largo de los nueve capítulos titulados en los que está estructurada la novela es la institutriz Jean Muir. En la introducción se define perfectamente a este personaje, pues es una mujer que rompe el orden establecido en la sociedad victoriana, decidida e inteligente y que no quiere depender de nadie para su subsistencia: por eso busca un empleo como institutriz para cumplir con esa independencia que la permita mantenerse por si misma. Pero el lector comprobará a lo largo de los capítulos cómo también tiene otras pretensiones, lo que podrá deducir de las reflexiones que hace en las primeras páginas de la novela. En este sentido, las reflexiones que realizan algunos personajes que conforman el elenco de Tras la máscara, hacen que el lector tenga más información de todo lo que ocurre a lo largo de los capítulos que el resto de los personajes, ya que estos desconocen en qué sentido les pueden afectar esas cavilaciones.

Son muy pocos los personajes que desfilan por las páginas de Tras la máscara. El lector se familiarizará con todos ellos y conocerá su evolución, sobre todo desde que la institutriz altera el orden establecido que había en esta familia aristocrática. La sinopsis muestra al lector los rasgos que definen al personaje principal, por lo que creo que sea el lector que quien esté interesado en la lectura de esta novela quien descubra las armas femeninas que emplea este personaje para que sus planes alcancen el objetivo deseado. Aunque, como también adelanta la sinopsis, el lector comprobará que no todos los miembros de la familia Coventry aceptan la presencia de la Jean Muir entre ellos, porque serán sobre todo Gerald, el hermano mayor, y Lucia, su prima, quienes desconfían de la actitud mostrada por la institutriz y comiencen a espiar sus pasos. El lector estará atento, sobre todo, a la relación que mantienen con Jean Muir los personajes masculinos de los Coventry, y a los roces que esa relación provocará entre ellos: el ya mencionado Gerald -el primogénito de la familia-, Edward y sir John, el anciano y acaudalado tío.

Pese a lo que comenté al principio de mi reseña sobre mis sensaciones iniciales sobre esta novela, Tras la máscara es una lectura amena, fluida y escrita con un lenguaje que se adapta a la condición social de los personajes, y a las fórmulas de tratamiento que tenían entre ellos en esa época. Merece la pena afrontar su lectura, sobre todo por la forma en cómo se desarrolla la trama en los últimos capítulos, que mantendrán en vilo al lector hasta se produce el desenlace, que absorberá su atención todavía más ante el cúmulo de situaciones que viven, en las que la tensión narrativa está muy presente. Sin duda alguna, es una joya literaria más que ofrece la editorial dÉpoca para quienes gustan afrontar lecturas de autores clásicos. Si alguno de los interesados en leer esta novela ha leído el otro título de Louisa May Alcott publicado recientemente en España, Un susurro en la oscuridad, tienen en Tras la máscara una nueva oportunidad de acercarse a su narrativa, y podrán comprobar que es una autora que no solo sobresale por las novelas juveniles que le dieron renombre mundial. Incluso no me sorprendería que alguna editorial rescatase del olvido los títulos que tienen la misma catalogación que este.


Biografía:


Louisa May Alcott (1832-1888).                                                                                                             
Reconocida escritora norteamericana mundialmente célebre por su novela «Mujercitas» (1868).
Comprometida con el movimiento abolicionista y los derechos de la mujer, escribió bajo el seudónimo de A.M. Barnard una colección de novelas en las que se trataban temas tabúes para la época como la sexualidad, el incesto o el adulterio.




Nota: datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía de la autora, así como las dos ilustraciones que acompañan al cuerpo de la reseña, tomados de la web de la editorial dÉpoca. 





15 comentarios:

  1. Me gustó mucho esta novela, pero no he leído Un susurro en la oscuridad, así que espero leerla.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. La leí este verano y me gustó mucho,el final me parecio bastante bueno. Yo no he leído Un susurro en la oscuridad y me apete mucho.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo la he leído hace años pero de otra editorial, aun así esta la tengo apuntada, porque me encanta DEpoca. Besinos.

    ResponderEliminar
  4. ME gusta mucho Dépoca y no por el género en sí, sino por las ediciones tan bonitas y cuidadas que tiene.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Esta la tengo en la estantería esperando. Tengo muchas ganas de leerla porque de Alcott solo he leído "Mujercitas" (que por cierto, aprovechando la excusa del aniversario, la semana pasada me compré una edición preciosa y quiero volverla a leer) y me apetece ver qué tal se le dan a la autora otros registros. Aunque por lo que cuentas ya veo que muy bien ;-) Besos.

    ResponderEliminar
  6. Tengo muchas ganas de leer esta novela. Me sorprendió Un susurro en la oscuridad y por lo que cuentas, va a volver a sorprenderme la autora con esta novela.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. La leí hace tiempo, pero mataría por esta edición, soy así de antojadiza y asesinota, jajajajaja...ándate con cuidado no vaya a por él...jajajaj.

    Besitos carinyet.

    ResponderEliminar
  8. Por su corta extensión es un libro perfecto para adentrarse en la obra de esta autora que, en mi caso, tengo pendiente... ;)

    Además, siempre me ha fascinado la máscara como elemento psicológico o metáfora en las novelas (como en el libro "El farsante feliz. Un cuento de hadas para hombres cansados").

    ResponderEliminar
  9. Me alegra que al final te haya gustado. La tengo apuntada y tras tus buenas sensaciones finales no tardaré en leerla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Justo ayer terminé de leer Mujercitas. No me importaría nada descubrir a la autora en este otro género
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Me encantaría leer esta novela, la verdad es que juraría haberla leído hace mil años porque hay cosas que me suenan. Es lo malo de ir perdiendo la memoria.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. El trabajo de la editorial asturiana D'Epoca rescatando estos clásicos es magnífico. A mi me gustó "Un susurro en la oscuridad" y esta también me ha gustado sobretodo por las escenas más costumbristas. Sin duda la autora consigue sorprendernos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Me alegro de que finalmente lo acabases disfrutando, Paco. A mí me gustó mucho sobre todo por la protagonista, por lo manipuladora que es y como, aun así, consigue empatizar con el lector en todo momento.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  14. Es una pena que a la autora se la reconozca "solo" por Mujercitas, tiene obras super interesantes.
    Esta la tengo fichada, espero hacerme con ella pronto.

    Besotes

    ResponderEliminar
  15. A mí me gustó mucho (y desde el primer momento)
    Besos

    ResponderEliminar