viernes, 30 de noviembre de 2018

Las hojas de Julia, de María Jeunet






















Datos técnicos:

Título: Las hojas de Julia
Autora: María Jeunet
Editorial: Suma de Letras (GPRH)
1ª edición: noviembre/2014
Encuadernación: rústica con solapas
Idioma: español
ISBN: 978-84-8365-719-5
Nº pág.: 274


Sinopsis:


Julia Olsen es una chica de éxito a punto de cumplir los treinta. Se encuentra en su mejor momento, adora a su familia, tiene el trabajo de sus sueños, un precioso piso en el mejor barrio de Washington, buenas amigas... Sin embargo tras la aparente vida perfecta que Julia muestra a los demás, se esconden, en un rincón de su corazón, miedos, esperanzas y un sueño romántico que alguien alimentó con fantasías cuando todavía era una niña. Ni las responsabilidades ni el paso del tiempo le harán olvidar lo que una anciana le dijo una noche de feria cuando tenía trece años: «... Nada más veros sabréis que debéis estar juntos. Haz caso a tu corazón, Julia, él te guiará hacia ese hombre que te cambiará la vida y te completará. Solo sé que tiene una marca en la cara, algo que lo hace único».
En los últimos meses esas palabras resuenan con fuerza en la mente de Julia, le gritan tan alto y con tal convicción que no podrá evitar creer en ellas. Pero cuando su nuevo compañero de trabajo, Will McAvoy, se instale en la oficina, todo su mundo se pondrá patas arriba: porque Will, salvo unos rasgos irresistibles, no tiene ninguna marca en su cara. ¿Caerá Julia en sus brazos? O por el contrario, ¿buscará a ese hombre especial que lleva escondido en su corazón desde que era una niña?


Opinión Personal:

Después de unas lecturas intensas, me dije que tocaba buscar algo más relajante, con la que el entretenimiento estuviera asegurado y me dejara buenas sensaciones nada más cerrar el libro: creo que estos rasgos que acabo de mencionar los cumple claramente una novela feelgood, y por eso me decanté por la ópera prima de María Jeunet, Las hojas de Julia. Y es que a medida que avanzaban los capítulos me decía que la primera novela publicada por la escritora salmantina se podía catalogar perfectamente en este nuevo género literario, del que cada vez van publicándose más títulos en nuestro país y atrayendo lectores que buscan este tipo de novelas, porque saben que el desenlace les insufla esa dosis de positivismo que nos hace ver la vida de una forma más optimista, aunque solo sea por un momento.


Las hojas de Julia está narrada en primera persona por Julia Olsen, la protagonista de esta novela, que ya en el primer párrafo del capítulo 1 da al lector una idea de lo que se va a encontrar a lo largo del desarrollo de la trama: «Sé que cada uno marca su destino, sé que nuestras vidas no son historias previamente escritas, sin embargo, también creo que hay acontecimientos que marcan nuestra vida, y que le dan un rumbo distinto al que podría haber llevado de no ocurrir esas situaciones» (pág. 9). Son unos acontecimientos que está segura que marcarán su vida sentimental, porque en la laboral había encontrado en Washington un buen trabajo como asesora legal en una gran empresa familiar que se dedicaba al turismo de lujo.                                                                                                                                                       
Las hojas de Julia es una novela que ya atrae la atención del lector desde su  título, porque en más de una ocasión me preguntaba qué me quería decir con él la autora. Hay un capítulo clave en el que la protagonista y narradora me sacó de esa duda; aunque lo dejo ahí, porque quienes estén interesados en leer esta novela tienen una curiosidad más para disfrutar de su lectura.
Un gran atractivo de Las hojas de Julia son las localizaciones que nos muestra la protagonista y narradora a lo largo de los capítulos, con motivo de los viajes que tiene que hacer para cerrar acuerdos con sus clientes; o las que guardan más relación con su vida personal, en las que el lector se puede imaginar perfectamente cómo es la casa familiar en la que vivían sus padres en el pueblecito de las afueras de Charlottesville; la empresa en la que trabaja; o la mansión que el escritor Ernest Russel tiene en los Hamptons. Aunque las más atractivas son las que ofrece de los rincones más conocidos de Salamanca, un claro guiño a de la autora a su ciudad natal, a la que se desplaza este personaje aprovechando varios compromisos laborales que tenía en España. En mi modesta opinión, María Jeunet enlaza de una forma natural las escenas de corte romántico que se desarrollan en estas localizaciones, con las que tienen un marcado carácter laboral.
(Huerto de Calisto y Melibea-Salamanca)
Son pocos los personajes que el lector se encuentra en Las hojas de Julia, y prácticamente todos ellos guardan relación con la protagonista en algún momento dado de la novela, ya sea desde el punto de vista laboral, o el personal. Quienes más relación directa tienen con ella son su amiga Cindy y su hermana Nora: una y otra son sus confidentes, no tienen secretos entre ellas; aunque de estos dos personajes, el lector tendrá mayor información de Cindy, pues tiene su historia personal que le da un mayor interés a la novela, porque Julia estará muy pendiente de todo lo que le sucede a su amiga en sus relaciones sentimentales. Julia se reencontrará también con su infancia, al reaparecer en ella su vecino y amigo de la infancia James Arlington, relación que mantendrá intrigado al lector, ya que surge en la vida de Julia Olson en el momento en el que se empezaba a afianzar su relación con Will McAvoy, sin olvidarme de la amistad que mantiene con el escritor Ernest Russel desde la primera reunión de trabajo que tuvieron. Entre estos personajes los correos electrónicos serán habituales cuando el trabajo obliga a la protagonista a desplazarse de la empresa y ausentarse durante algunos días por motivos laborales. Todos ellos son personajes muy cercanos, a los que el lector conocerá perfectamente, pese a que estamos ante una historia lineal, pero el carácter intimista y reflexivo de algunos episodios relatados por la narradora, ayudan a que nos familiaricemos con ellos. Sin embargo, y me imagino que le pasaría a la mayoría de quienes leyeron esta novela, Julia Olson es un personaje que provoca sentimientos encontrados con el lector: si en el plano laboral es muy segura y responsable, no ocurre lo mismo en el sentimental, en el que se siente insegura, sobre todo desde la relación que mantiene con Will, lo que provocará intriga en el lector desde el momento en el que le plantea sus dudas a su actual pareja, toda vez que seguía muy obsesionada con lo que le había vaticinado en la feria cuando tenía trece años una mujer ya anciana que le había leído la mano, una tienda de campaña marrón, con manchas casi negras, como las de mi puma. En ella colgaba un cartel de madera roída que indicaba «¿Quieres conocer tu futuro?».
Las hojas de Julia es una novela de feelgood de corte romántico, previsible, pero que sin embargo tiene escenas que le dan un toque de suspense e intriga a la trama, y con unas descripciones muy atractivas. Está estructurada en diez capítulos titulados más un epílogo,  y su ritmo de lectura es muy ágil, y está escrita con un lenguaje sencillo. Sin duda alguna, cumple el requisito que le pido a una novela como la que hoy recomiendo, por lo que estoy muy seguro que leeré las otras dos obras que tiene publicadas hasta la fecha María Jeunet.

Biografía:

María Jeunet es el seudónimo tras el que se esconde una pequeña empresaria-escritora salmantina nacida en 1983. Cursó estudios en la Universidad Complutense de Madrid y en la Universidad de Salamanca y en esa misma ciudad fundó su empresa. Se define como «mitad trabajadora en su negocio, mitad imaginadora de historias».Las hojas de Julia es su primera novela. Autopublicada en Amazon fue muy bien acogida en redes sociales y se situó desde su publicación en las listas de más vendidos de ficción romántica. Al éxito de su primera novela se suma el de La foto de Nora, su segundo trabajo literario, que completa el éxito de la primera y que se ha situado asimismo en los primeros puestos de las listas de los ebooks más vendidos.

Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía de María Jeunet, tomados de la web de Megustaleer. Imagen de la catedral de Notre-Dame, tomada de la web de Mental Floss. Imagen del Huerto de Calisto y Melibea, tomada de la web Turismo Castillla y León. 


Diciembre: mes temático de la novela clásica














Llegamos al último de los meses temáticos que conforman el Reto Genérico organizado por Laky, la administradora del blog Libros que hay que leer. Diciembre está dedicado a la novela clásica, entendiéndose como tales los publicados antes de 1950. Como ya es habitual en los meses temáticos que organiza Laky, otorga a los mismos el sentido más amplio posible, siempre y cuando reúnan los requisitos mínimos que se piden para que puedan ser admitidos como tales.  

Quienes estén interesados en participar en este evento literario, pueden leer las bases del mismo en este enlace

Por mi parte, todavía no tengo claro qué título o títulos elegiré: ya veré por cuál me decido en el momento de afrontar su lectura. 

jueves, 29 de noviembre de 2018

Sorteo Un ejemplar de La tierra maldita, de Juan Francisco Ferrándiz





















Por cortesía de Juan Francisco Ferrándiz, autor de la novela histórica La tierra maldita (enlace), reseñada ayer miércoles 28 de noviembre en este blog, se sortea un ejemplar en papel de esta fascinante historia ambientada en la Barcelona del siglo IX. Será el autor de La tierra maldita quien envíe el ejemplar firmado y dedicado al ganador. 


Recuerdo la sinopsis: 

En el siglo IX, Barcelona se encontraba en los confines más lejanos del Sacro Imperio. Gobernada por los francos desde la distancia, la ciudad, de apenas mil quinientas almas, se había convertido en una tierra abandonada, asolada por intentos de conquista de los sarracenos y las hordas salvajes, y sometida a la tiranía de unos nobles corruptos que explotaban a sus habitantes.
A esa tierra maldita llega el joven obispo Frodoí. Recién nombrado para el cargo por el rey franco, su destino se asemeja más a un castigo que a un honor, pero algo en su interior, la rebeldía y ambición que le son innatas, le lleva a aceptar el reto y viajar hasta allí acompañado por una comitiva de colonos, que anhelan una nueva oportunidad en la última frontera.
Su primera impresión no puede ser más desoladora, pero pronto caerá rendido a los encantos de una enigmática dama, la noble Goda, que ama la ciudad por encima de todo. Juntos iniciarán una lucha estoica por dotar de un linaje sucesorio propio a esa tierra dejada de la mano de Dios. Y también contarán con la ayuda del valiente Isembard de Tenes, de noble cuna; y de otras personas humildes como la ingeniosa Elisia, la tabernera, que intentarán sacar a Barcelona del foso de desesperanza que parece ser su único destino, aunque para ello necesiten emplear todas sus fuerzas, su inteligencia y su fe en un Dios que parece empeñado en darles la espalda.

Nota

*1: Absténganse de participar quienes solo se dediquen exclusivamente a tomar parte en cualquier tipo de sorteos.

*2: No se tendrán en cuenta para este sorteo las nuevas altas que se den en este blog desde hoy, día 29 de noviembre.

Bases: 

Obligatorias

*El sorteo es de carácter nacional. Podrán participar los nacionales de otros países que tengan un domicilio postal en España.

*Podrán participar en el sorteo todos los seguidores del blog hasta la última alta realizada, Vanesa Hic e Nunc (siempre y cuando reúna los requisitos establecidos en el párrafo siguiente.

*Podrán participar quienes administren blogs literarios, o colaboren con ellos -siempre y cuando sean seguidores de este blog- ,o quienes publiquen sus reseñas en Goodreads, aportando enlaces de las mismas o capturas de pantalla de los mismos para su comprobación.

*Me reservo el derecho de admisión a aquellos participantes que no cumplan lo establecido en el punto dos de las bases, salvo que participen en todo tipo de sorteos; en ese caso, se comprobaría el requisito. Como ejemplo, la participante excluida en el sorteo en el que celebraba el sexto aniversario de este blog.

*Indicar que se quiere participar en el sorteo.

*Por cumplir los requisitos de las bases obligatorias: 3 puntos. 

Opcionales

-Por ser seguidor del blog (aportar perfil de blogger o, en su defecto, captura de pantalla): 5 puntos.

-Por publicar en el blog una entrada individual anunciando el sorteo, y redireccionándola al mismo: 5 puntos.

-Por publicar en el blog una entrada colectiva anunciando el sorteo, y redireccionándola al mismo: 3 puntos.

*Por comentar la reseña de esta novela el día de la publicación de la misma: 2 puntos.

-Por dar publicidad al sorteo en las redes sociales Facebook y Twitter, mencionando a @portelapaco y @JuanFFerrandiz : 2 puntos por cada una de las redes sociales citadas.

*El plazo de inscripción del sorteo comienza hoy jueves, día 29 de noviembre, y finaliza el próximo día 13 de diciembre, a las 00:oo h.

El sorteo se realizará mediante Random.org.

El ganador tiene un plazo de 48 h. para remitir los datos postales, a fin de derivárselos al autor de la novela sorteada, que será el encargado de enviar el ejemplar con dedicatoria incluida. De no ser recibido en plazo, se realizarían posteriores sorteos hasta que se remitan y recepcionen los datos postales en plazo.

*Nota: Para la publicación de los nombres de los participantes, y posterior recepción de los datos postales del ganador a efectos de recibir el ejemplar que se oferta en el sorteo, se tendrán en cuenta las nuevas normas establecidas por la Ley de Protección de Datos, que entraron en vigor el 25 de mayo del presente año. Los participantes, y sobre todo el ganador, deben manifestar que han cedido los datos libre e inequívocamente, a efectos de comprobar el cumplimiento de los requisitos establecidos, y poder remitirle el ejemplar de la novela al ganador. Los datos postales del ganador serán destruidos una vez se cumpla el plazo establecido para la recepción de los mismos.






miércoles, 28 de noviembre de 2018

La tierra maldita, de Juan Francisco Ferrándiz























Datos técnicos:


Título: La tierra maldita.
Autor: Juan Francisco Ferrándiz.
Editorial: Grijalbo (Grupo Pengüin Random House).
1ª edición: marzo/2018.
Encuadernación: tapa dura con sobrecubierta.
Idioma: español.
ISBN: 978-84-253-5625-4
Nº pág.: 672


Sinopsis:


En el siglo IX, Barcelona se encontraba en los confines más lejanos del Sacro Imperio. Gobernada por los francos desde la distancia, la ciudad, de apenas mil quinientas almas, se había convertido en una tierra abandonada, asolada por intentos de conquista de los sarracenos y las hordas salvajes, y sometida a la tiranía de unos nobles corruptos que explotaban a sus habitantes.
A esa tierra maldita llega el joven obispo Frodoí. Recién nombrado para el cargo por el rey franco, su destino se asemeja más a un castigo que a un honor, pero algo en su interior, la rebeldía y ambición que le son innatas, le lleva a aceptar el reto y viajar hasta allí acompañado por una comitiva de colonos, que anhelan una nueva oportunidad en la última frontera.
Su primera impresión no puede ser más desoladora, pero pronto caerá rendido a los encantos de una enigmática dama, la noble Goda, que ama la ciudad por encima de todo. Juntos iniciarán una lucha estoica por dotar de un linaje sucesorio propio a esa tierra dejada de la mano de Dios. Y también contarán con la ayuda del valiente Isembard de Tenes, de noble cuna; y de otras personas humildes como la ingeniosa Elisia, la tabernera, que intentarán sacar a Barcelona del foso de desesperanza que parece ser su único destino, aunque para ello necesiten emplear todas sus fuerzas, su inteligencia y su fe en un Dios que parece empeñado en darles la espalda.

Opinión Personal:

La primera novela que leí de Juan Francisco Ferrándiz (Cocentaina (Alicante), 1971), fue Las horas oscuras (reseña) (Grijalbo/2012), de cuya lectura guardo un grato recuerdo. Por eso no dudé en acercarme de nuevo a su narrativa al ver que publicaba un nueva novela histórica, La tierra maldita, de la que comparto mis impresiones con quienes visiten este blog. Mi acercamiento a la novela que hoy reseño es por partida doble: tiene a Barcelona como eje sobre el que gira la trama, y el atractivo de ingredientes propios del género épico. Disfruté muchísimo con la historia del obispo Frodoí y el inolvidable mosaico de personajes que conforman esta fascinante novela, escrita de una forma impecable, y con la que realmente sentí realizar un viaje literario al siglo IX, gracias a la exquisita ambientación y a un universo de personajes que reflejaban perfectamente cómo era la sociedad medieval en el período en el que se desarrolla la trama. Sin duda alguna, La tierra maldita es para mí la mejor lectura de este año. He de reconocer que me dije que merecía la pena imprimirle un ritmo sosegado  a lectura para recrearme con detenimiento en todo lo que sucedía a lo largo del desarrollo de la trama, porque era la mejor forma de comprender las causas que motivaban la supervivencia de la Ciudad Coronada -calificativo que en varias ocasiones utiliza el narrador para referirse a Barcelona a lo largo de los capítulos-, pese a estar abandonada a su suerte, al ubicarse en los confines del Sacro Imperio Romano, y prácticamente desamparada por la corona y los condes que deberían de protegerla de los ataques sarracenos y las hordas salvajes.
En mi modesta opinión, y pese a lo que acabo de comentar sobre el ritmo cadencioso y sosegado de lectura, el narrador omnisciente logró mantener mi interés en todo lo que sucedía a lo largo de los 80 capítulos en los que está estructurada la novela, pese a que predominaba la narración frente al diálogo. Me encontré con muchas escenas que atrajeron mi atención, redoblando en muchas de ellas mi curiosidad ante lo que pasaría en los siguientes capítulos ya que, tal y como se desarrollan algunos episodios, me daban a entender que me encontraría con algún giro que cambiaría el destino de alguno de los personajes con los que ya estaba familiarizado, llevándome incluso alguna desagradable sorpresa. Sin duda alguna, Juan Francisco Ferrándiz planificó la trama de tal forma que el ritmo tuviera una cadencia prácticamente constante, porque era consciente de que el lector tenía ante sí un buen tocho al que enfrentarse, con lo que ello significaba, y para que no cayera en el tedio a la hora de conocer vicisitudes a las que se enfrentaban los personajes de esta novela. 
En el primer párrafo de esta reseña comento que Barcelona fue uno de los atractivos que me invitaron a decantarme por la lectura de La tierra maldita. Sin embargo, estoy seguro de que, quienes hayan leído novelas ambientadas en la ciudad condal, les sucederá lo mismo que a mi: les resultarán irreconocibles las descripciones que el narrador omnisciente ofrece de Barcelona. Y es que el lector se encontrará con una ciudad en la que vivían poco más de mil quinientos habitantes, con una población eminentemente rural, y en la que apenas había edificios de interés, salvo las iglesias de los santos Justo y Pastor, y la de San Miguel, visigodas ambas, más el complejo episcopal y el palacio condal, como explica en autor en la nota final sobre el contexto histórico de esta novela. Pese a lo que acabo de comentar, el narrador ofrece unas descripciones muy claras y visuales de la Barcelona del siglo IX, por lo que el lector puede hacerse una idea clara de su fisonomía, protegida por una soberbia muralla que había sido reforzada tras la reconquista, y que sirvió de claro apoyo para detener los empujes sarracenos y las hordas salvajes que intentaron saquearla y destruirla. Estoy seguro de que esta fisonomía tan poco conocida de la Ciudad Coronada es un aliciente más para que los lectores tengan interés por conocer cómo era una ciudad tan literaria como Barcelona en un período tan poco novelado como es el siglo IX, como comenta el autor en entrevistas que le hicieron en varios medios de información.
La tierra maldita me atrajo también por el atractivo que significaba el que me encontrara en ella con ingredientes épicos y legendarios, porque algunos de los personajes que se mencionan en esta novela, y hechos relatados por el narrador eran considerados como leyendas, y no como figuras que realmente existieron y episodios que tuvieron lugar en ese período. Para lograr los efectos propios de la épica, Juan Francisco Ferrándiz se sirve de personajes que todavía se valen de los ritos paganos -que el obispo Frodoí quiere erradicar- en un período en el que convivían con los ritos cristianos, si bien aquéllos eran llevados a la práctica de forma clandestina, para no ser acusados de brujería. En La tierra maldita el lector se encontrará con bestiarios, como Ónix, de quien se decía que era el último de ellos; hechiceras como Las Siete Viudas, hordas salvajes que atacaban a la población en grupo y se decía de ellos que cometían escenas atroces con sus semejantes, como lo podrá comprobar el lector en varios episodios de la novela. Los personajes antes mencionados refuerzan los ritos que menciono con escenas que pueden definirse como fantásticas, por cómo son utilizados esos ritos paganos y los efectos que producen. A los ya mencionados hay que añadir personajes que tienen un gran peso en la trama, como Goda de Barcelona, de quien decían que realizaba ofrendas en privado a la Diosa Madre; la mismísima Riquilda, quien sería esposa de Carlos el Calvo, o Drogo de Borr, un personaje con un pasado tan oscuro, quien no dudará en valerse de fuerzas oscuras para conseguir sus ansiados objetivos.
A caballo entre lo épico y legendario, el lector se encuentra con «los Nacidos de la Tierra», llamados así por los frailes benedictinos que los acogen en su humilde cenobio del monasterio de santa AfraIsembard, y su hermana Rotel, que se convertirá en discípula del último bestiario, Ónix, y cuya presencia será decisiva en los capítulos finales de La tierra maldita. Otro tanto puede decirse de los llamados Caballeros de la Marca, - tal y como actuaban me daba la impresión de que eran personajes que tenían cierta influencia artúrica, pese a lo que sobre ellos comenta el autor en la notas finales sobre el contexto histórico-, y los descendientes del conde Sunifredo, como lo podrá comprobar el lector a lo largo de los capítulos en los que son mencionados, y cuya existencia era puesta en duda, al igual que lo que se relataba sobre la verdadera identidad de Isembard de Tenes.
En La tierra maldita el lector se encuentra con un mosaico de personajes que conforman un elenco muy atractivo, creados con mucha fuerza y en los que se aprecia una gran evolución a lo largo de las dos décadas del siglo IX que abarca la novela, sobre todo los que mayor peso tienen en el desarrollo de la trama. El lector se encontrará con personajes creados por la imaginación del autor mezclados magistralmente con históricos; incluso llegará algún momento de la narración en el lector no tiene claro cuáles son unos y otros. Si bien el obispo Frodoí es el que encabeza esta epopeya, se puede hablar de una novela coral por el gran peso que tienen los personajes secundarios que lo acompañan. Junto al joven obispo Frodoí parte un grupo de personas, algunos de ellos liberados de su condición de siervos, ante las promesas recibidas por quienes les admitieron en ese incierto viaje, porque su destino era un lugar despoblado, aislado y lleno de peligros. Pese a ello, querían emprender una nueva vida que les sacara de la miseria en las que estaban sumidos, y no tenían nada que perder ante el riesgo que corrían al aceptar una empresa tan arriesgada; de hecho, algunos de ellos no llegarán a su destino, y otros verán cómo sus familias se ven desmembradas ante los ataques de las hordas salvajes. Pero Frodoí era un obispo ambicioso y rebelde, y a medida que avanzan los capítulos tenía más claro cuál era su verdadera misión, y la certeza de que conseguiría el mandato que le había propuesto el arzobispo Hincmar de Reims, «Soy un mal sacerdote y peor teólogo, pero Hincmar no me castigó para complacer a los rivales de mi casa; esta noche he comprendido que me envió aquí porque confía en mis habilidades para salvar esta tierra de su maldición» (Pág. 108). Junto al prelado, hay otros personajes que desempeñan un papel destacado en la Ciudad Coronada, como la ya mencionada Goda de Barcelona, de quien decían sus convecinos que era el alma de la ciudad y, pese a su condición de noble, el lector comprobará cómo este personaje no duda en actuar en beneficio de los barceloneses, porque no quiere que la ciudad desaparezca, como ya lo hicieron otras más próximas. Elisia de Carcasona, es una mujer decidida, valiente y con una gran fortaleza, aunque verá cómo su vida se desmorona en situaciones provocadas por quienes quieren arruinarle la posada que regenta, y tendrá que lidiar también con su esposo Galí, de quien el lector conocerá los intereses que le llevan a casarse con Elisia, pero la posadera tardará tiempo en darse cuenta de quién era realmente la persona a la que se unió en matrimonio. Pero el obispo Frodoí, a parte de tener que guardarse las espaldas del ya mencionado Drogo de Borr, tendrá que vérselas con el conde Bernat de Goitia, implicado en intrigas palaciegas contra el rey Carlos el Calvo, y que solo se preocupaba con gravar a los barceloneses con impuestos con los que llenar sus arcas.
Pero, como en toda novela épica, en La tierra maldita el lector se encuentra con una serie de personajes que pertenecen a los diversos linajes que ansiaban el mayor poder posible en una época en la que el Sacro Imperio Romano estaba debilitado por las continuas luchas internas, porque la corona imperial y los tronos de los reinos que lo conformaban eran muy codiciados, incluido el monarca Carlos el Calvo que ansiaba el trono imperial, sin olvidarse del interés que tenía por apoderarse de algunos terrirorios del reino de su hermano Luis el Germánico. Las intrigas palaciegas estarán a presentes a lo largo de los capítulos, así como la venganza, la traición, y algunos secretos que con el paso de los capítulos saldrán a la luz e influirán en el destino de algunos personajes. El lector se encontrará también con un par de batallas que, a parte de la importancia que tienen para el desarrollo de la trama, son descritas de manera que no resultan tediosas ni tampoco se alarga mucho en ellas el autor. Aunque también habrá tiempo para el amor, pese a que en algunos casos corrían el riesgo de ser excomulgados, y en otros era imposible hacerlo público, por la diferencia de clases sociales. Como adelanta la sinopsis, La tierra maldita es la historia de una ciudad sometida que anhelaba la libertad y la historia del obispo Frodoí, que luchó por alcanzar ese milagro. Pese al abandono padecido por Barcelona, los peligros que asolaban a sus habitantes en ese rincón alejado de la Marca Hispánica y la incertidumbre que suponía el vivir en una época en la que la vida de sus habitantes podía verse truncada en cualquier momento, supieron hacer frente a las adversidades y lograron que su ciudad reviviera, pese a los malos augurios que se cernían sobre ella.

Biografía:

Juan Francisco Ferrándiz nació en Cocentaina (Alicante) en 1971. Licenciado en Derecho, ejerce actualmente como abogado en Valencia. Es director del programa de radio Una nit al Castell, sobre historia, tradiciones, enigmas y leyendas valencianas, que se emite en varias emisoras a través de la Xarxa d'Emissores Municipals Valencianes. Sus novelas anteriores, Las horas oscuras(Grijalbo, 2012) y La llama de la sabiduría (Grijalbo, 2015), lo han consagrado como uno de los autores clave de la ficción histórica de nuestro país.
En su última novela, La tierra maldita, Juan Francisco Ferrándiz retrata la Barcelona del siglo IX con el talento y el rigor de los grandes maestros del género.

Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía del autor, tomadas de la web de Megustaleer.  Imagen de la basílica de Santa Cruz y Santa Eulalia en Barcelona, tomada de Wikipedia. Imagen de las minas de sal de Cardona, tomadas de la web Los apuntes del viajero. Imagen de Carlos el Calvo, tomado de Wikipedia. 

lunes, 26 de noviembre de 2018

Sumergido en...48/2018














Comenzamos la última semana del mes de noviembre y también nos asomamos a los primeros días de diciembre. En lo que a lecturas se refiere, y finalizada la fascinante novela de Juan Francisco Ferrandiz, La tierra maldita -lleva todas las papeletas de ser mi mejor lectura de este año 2018- , le toca el tuno a una lectura más suave, que ya apetecía después de unas cuantas intensas. 

Las hojas de Julia, de María Jeunet es la novela elegida que cumplía los requisitos que acabo de comentar en el párrafo anterior, y que la elegí también porque me valía para el reto lector de autores de la A a la Z

Sinopsis: 

Julia Olsen es una chica de éxito a punto de cumplir los treinta. Se encuentra en su mejor momento, adora a su familia, tiene el trabajo de sus sueños, un precioso piso en el mejor barrio de Washington, buenas amigas... Sin embargo tras la aparente vida perfecta que Julia muestra a los demás, se esconden, en un rincón de su corazón, miedos, esperanzas y un sueño romántico que alguien alimentó con fantasías cuando todavía era una niña. Ni las responsabilidades ni el paso del tiempo le harán olvidar lo que una anciana le dijo una noche de feria cuando tenía trece años: «... Nada más veros sabréis que debéis estar juntos. Haz caso a tu corazón, Julia, él te guiará hacia ese hombre que te cambiará la vida y te completará. Solo sé que tiene una marca en la cara, algo que lo hace único».
En los últimos meses esas palabras resuenan con fuerza en la mente de Julia, le gritan tan alto y con tal convicción que no podrá evitar creer en ellas. Pero cuando su nuevo compañero de trabajo, Will McAvoy, se instale en la oficina, todo su mundo se pondrá patas arriba: porque Will, salvo unos rasgos irresistibles, no tiene ninguna marca en su cara. ¿Caerá Julia en sus brazos? O por el contrario, ¿buscará a ese hombre especial que lleva escondido en su corazón desde que era una niña?  (274 pág., rústica con solapas).

Alternaré su lectura con un atractivo libro de relatos, Nacer mujer en China, de Xinran Xue, por aquello de que también me vale para el reto lector de autores de la A a la Z. Ya ni me acordaba que tenía en casa esta joya literaria, editada por el Círculo de Lectores. Después de leer el primero de los catorce relatos que lo conforman esimpactante y sobrecogedor. 
Sinopsis:
Liberar el sufrimiento  del yugo del silencio fue el reto que se planteó la periodista Xinran Xue cuando en su programa de radio «Palabras en la brisa nocturna», invitó a las mujeres chinas a llamar para explicar qué esperaban de la vida, si creían en la felicidad y si habían tenido ocasión de experimentarla. El resultado es un fresco vivo y emocionante que resume el drama de ser mujer en China (281 pág., tapa dura con sobrecubierta). 

En lo que a sorteos se refiere, recuerdo que hasta el próximo día 9 de diciembre está activo en este blog el sorteo de un ejemplar de la novela de Louisa May Alcott, Tras la máscara, editada por dÉpoca


Laky, la administradora del blog Libros que hay que leer, nos invita a participar en un nuevo sorteo: El cantar de Estela, de Miguel Olmedo Morell. El plazo para inscribirse finaliza el próximo día 8 de diciembre a primera hora de la mañana.  Por la sinopsis, me da la impresión de que estamos ante una novela de corte épico. 

viernes, 23 de noviembre de 2018

La clave Némesis, de Iñaki Martín Velasco



















Datos técnicos:


Título: La clave Némesis
Autor: Iñaki Martín Velasco
Editorial: Almuzara
1ª edición: febrero/2018
Encuadernación: Rústica con solapas
Idioma: Español
ISBN: 978-84-17044-60-2
Nº pág.: 315


Sinopsis:


En una pensión de la isla griega de Naxos aparece ahorcado, con claros signos de tortura, un antiguo oficial del ejercito serbio, autor de toda suerte de atrocidades durante la guerra de Bosnia. Junto al cadáver hay una flor, un narciso. Denis Martel, un maduro inspector francés adscrito a la Interpol es, muy a su pesar, asignado al caso. Entretanto, Adrian Seaten, un multimillonario y arrogante ejecutivo, conduce su vehículo tras el rodaje de un anuncio junto a Laura, una empleada de su agencia de publicidad, cuando ambos sufren un accidente. Dos misteriosos individuos acudirán a su rescate. Un episodio del pasado de Adrian, en el campus de la universidad de Harvard, cuando en compañía de otros tres estudiantes celebraba la noche de graduación consumiendo drogas y alcohol, cobrará de repente un inusitado relieve. En "La Clave Némesis" estas tramas, en apariencia alejadas entre sí, discurren en paralelo, se cruzan y confluyen finalmente, atrapando al lector en un original y cinematográfico thriller que le planteará más de un dilema moral y le mantendrá cautivado hasta su sorprendente desenlace.



Opinión Personal:


Hoy comparto mis impresiones sobre La clave Némesis, que es el título de la ópera prima del escritor natural de San Fernando (Cádiz) Iñaki Martín Velasco, aunque sevillano de adopción, como adelanta la biografía del autor que figura en la solapa de la portada de la novela que hoy reseño. Sin duda alguna, quienes disfrutan con la lectura de un buen thriller, tienen en esta novela que hoy reseño una historia muy atractiva que les atrapa desde las primeras páginas, sumergiéndole en una trama construida con precisión de relojero, como resalta la editorial en el fragmento que acompaña a la sinopsis que figura en la contraportada de esta novela.
(Chora, isla de Naxos-Grecia)
Iñaki Martín Velasco construye una trama a la que el lector le costará un tiempo ubicarse en su desarrollo, ante los diversos frentes que se encuentra en  primeros capítulos. Esos frentes que acabo de comentar me provocaron la sensación inicial de que no sabía por dónde me quería llevar el autor, al presentarme una serie de personajes y episodios que parecían no guardar conexión alguna entre ellos. Pero, como acabo de comentar en el primer párrafo de esta reseña, con el transcurrir de los capítulos esas piezas que en un principio no parecen guardar relación alguna entre ellas van tomando forma, y el lector se encuentra con una máquina de relojería en la que los distintos componentes que la conforman van encajando con precisión a medida que va tomando forma el mecanismo que con tanto mimo diseñó el autor. En este sentido, tal y como está presentada la trama al lector, me atrevería a decir que el autor utiliza en ella la técnica del relato, género literario con el que está familiarizado desde muy temprana edad, y del que ha escrito numerosos cuentos y relatos. En mi modesta opinión. el escritor isleño afincado en Sevilla elige una estructura muy atractiva, con la que logra atraer la atención del lector en todo momento para que no pierda detalle de la investigación que se realiza para esclarecer el asesinato que se menciona en la sinopsis. 

En un principio, puede que la portada de esta novela no le diga nada al lector. Pero el narciso que resalta en ella es la clave para que el inspector de la Interpol, Denis Martel, investigue quien o quienes están detrás del asesinato de un antiguo oficial del ejército serbio, que cometió toda suerte de atrocidades en la guerra de los Balcanes. Y es que el asesino (o asesinos), dejaron junto al cadáver una especie de firma macabra, a través de la que el inspector tenía la impresión de que querían enviar algún tipo de mensaje a quienes quisieran descubrir quién estaba detrás de ese crimen. El lector también se encuentra con una frase en la cabecera de la portada en la que el autor hace hincapié en el poder de la justicia, que ha de llegar a cualquier precio. Este antetítulo  invita a reflexionar sobre el concepto de la justicia, entendida en su sentido más amplio, y quienes están realmente legitimados para impartirla. 
(Elkins Widener Memorial Library-Universidad de Harvard-USA)

En La clave Némesis el lector se encuentra con otra subtrama en la que Adrian Seaten, un multimillonario y arrogante ejecutivo, conduce su vehículo tras el rodaje de un anuncio acompañado de Laura, una empleada de su agencia de publicidad. Al comprobar el monumental atasco que se estaba formando en la carretera de la costa almeriense, el ejecutivo decide tomar un desvío cuyo trazado se hacía cada vez más estrecho y sinuoso a medida que se adentraban en él, sufriendo un accidente que pudo haberles costado la vida. Dos misteriosos individuos acuden a su rescate. Desde el momento en el que son rescatados, todo lo que sucedía en la pequeña playa de la costa almeriense me recordaba un tanto a la serie Lost, por el ambiente claustrofóbico, agobiante y misterioso provocado por los episodios que tenían lugar en ese espacio natural tan reducido, al tener la impresión de que habían llegado a un lugar apartado de la civilización, y ante las dificultades que se les presentaba a los rescatados a la hora de intentar escapar de quienes les habían liberado. Les extrañaba la peculiar actitud que mostraban ante ellos tan peculiares personajes, temiéndose en algún momento lo peor. No tuvieron más remedio que aceptar las condiciones que les impusieron, si finalmente querían salir de ese lugar, como les habían asegurado que así sería. 

Como es habitual en las novelas conformadas por varias subtramas, estas se irán alternando a lo largo de su desarrollo, hasta el punto en el que el lector descubre qué nexo une a todos los personajes que tienen mayor peso en cada una de ellas. Ese final en el que confluyen ambas subtramas ofrece al lector un desenlace sorprendente. Sin embargo lo encontré muy razonable, tal y cómo se iban sucediendo los episodios en los que se investigaba el caso comentado en las primeras líneas de este párrafo, al que habría que añadir dos episodio luctuosos más, con los que el inspector sospechaba que podía haber algún nexo que les unía, desde el momento en el que recababa la información que le facilitaban sobre los fallecidos, y las conclusiones que iba sacando a medida que avanzaba en la investigación.

Otro gran atractivo de La clave Némesis son las localizaciones que el lector se encuentra a lo largo de los capítulos, y que la gran mayoría de ellas apenas figuran en novelas de este género literario. Estas localizaciones son lugares que conforman una guía atractiva para el lector, descritos todos ellos de forma clara y precisa, aunque algunas de ellas detalladas por la importancia que tenían para la investigación que realizaba el inspector de la Interpol. Estas descripciones ayudan al lector a hacerse una idea de cómo son los lugares que visita el protagonista para entrevistarse con quienes sospecha que guardan relación con el caso que le encargaron sus superiores, o bien se desplaza por motivos personales, como aclara a sus interlocutores en algunos momentos de la narración. Y así es cómo el lector realizará un atractivo periplo literario que lleva al inspector de la Interpol, Dennis Martel, hasta Chora, la principal ciudad de la isla griega de Naxos, que forma parte del archipiélago de las Cícladas. Este personaje también se desplazará a Mostar, en Bosnia, en donde le relatarán los desgarradores episodios vividos en Sbrenica por la familia de Jasmina Osmanovic. sospechosa de haber podido tomar parte en el asesinato del militar bosnio. Estados Unidos también estará presente en la novela, a donde Denis Martel se desplaza al pequeño pueblo de Southport, en el condado de Lincoln (Maine), o al campus de la Universidad de Harvard, en Cambrigde (Massachussets). El lector también presenciará escenas que tienen lugar en Lyon, el cementerio del Père-Lachaise en París o Saint-Tropez (Francia), en donde el inspector Dennis Martel vivirá un episodio que afectará a su vida personal. Detrás de la información que ofrece el narrador omnisciente  sobre las localizaciones mencionadas y la información que se ofrece al lector sobre lo ocurrido en el conflicto de los Balcanes y, la que se ofrece en relación con la firma macabra que dejan los criminales junto al cadáver del militar bosnio asesinado, refleja la minuciosa labor de documentación realizada por el autor.  
(Mostar-Bosnia)
Iñaki Martín Velasco construye unos personajes con los que se familiarizará el lector a medida que se suceden los capítulos. Diría que estamos ante una novela coral, porque si bien el inspector Denis Martel acapara buena parte de la atención del lector, junto a él nos encontramos con un ramillete de personajes secundarios que tienen un gran peso en la novela, como Flavio y Paul, los dos personajes que acudieron al rescate de Adrian Seaten y su ayudante Laura; Albert C. Cobourn, el superior del inspector de policía de la Interpol; Silvia Prevost, quien había pasado a formar parte del equipo del inspector Denis Martel. Tienen una presencia más puntual el policía de Chora, Janis Mitroglou; Ives LeBeuf, antiguo lugarteniente del inspector en la policía de París -como así lo definen en la novela- o el profesor de la Universidad de Harvard, Philippe Levissier, antiguo amigo del inspector Martel, que le ayudará en todo lo relativo al narciso, sobre todo lo que representa esta flor en la mitología clásica. Todos ellos son personajes bien perfilados, que ofrecen matices atractivos para el lector, y de los iremos descubriendo s el oscuro pasado que esconden algunos de ellos y los hilos que mueven las vidas. Las situaciones vividas al límite por algunos de ellos  les servirán también para conocerse mejor a si mismos y replantearse sus relaciones personales. De entre todos los que acabo de mencionar, quizás sea inspector Denis Martel el más estereotipado de todos ellos, por los rasgos personales que conocerá el lector a lo largo de la novela: un personaje maduro, divorciado, que vuelve a rehacer su vida personal, y sobre todo sentimental, y que ya fue apartado de algún caso de cuya investigación era el responsable.

La clave Némesis es un thriller construido con precisión de relojería, como adelanta la editorial en la sinopsis. El autor logra atraer la atención del lector en cada uno de los capítulos que conforman la novela, porque puede decirse que en todos ellos se desarrolla algún episodio que despierta nuestro interés. La tensión narrativa también estará presente en varias fases de su desarrollo, en las que el lector se encontrará con algunos episodios álgidos que indican que el crimen está próximo a resolverse. Sin duda alguna, Iñaki Martín Velasco muestra en su ópera prima un buen hacer literario, ofreciendo al lector una novela soberbia, en la que se va a encontrar con una historia muy bien hilvanada, y escrita con un estilo muy directo y un lenguaje sencillo, que hace que la lectura sea muy ágil, y que las páginas se sucedan casi sin darnos cuenta.



Biografía:



Iñaki Martín Velasco nació en San Fernando (Cádiz) en 1971. Aunque sevillano de adopción –ha vivido casi toda su vida en la capital del Guadalquivir– actualmente está afincado en Madrid. Es licenciado en Ciencias Empresariales por la universidad de Sevilla y ha cursado diversos cursos de postgrado en gestión empresarial (MBA Universidad de Niza y PDG por el IESE, entre otros). Ha ocupado diversos cargos directivos en multinacionales de tecnología y telecomunicaciones a nivel global, lo que le ha permitido viajar por todo el mundo y aglutinar experiencias con otras culturas y países. Escribe habitualmente en diversos blogs y publicaciones de tecnología e Internet. Su actividad literaria comenzó a temprana edad, y desde entonces ha escrito numerosos cuentos y relatos. "La clave Némesis" es su deslumbrante ópera prima en las lindes de la novela.

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de la web de la editorial Almuzara. Imagen de Chora (isla de Nexos), tomada de la web globusvoyages-ch. Imagen de Elkins Widener Memorial Library tomada de la web de Pinterest. Imagen de Mostar tomada de Wikipedia. Fotografia del Iñaki Martín Velasco, tomada de la web de virginia lopez-ballesteros.