martes, 19 de junio de 2018

El sueño de Creta, de José Vicente Alfaro
























Datos técnicos:


Título: El sueño de Creta
Autor: José Vicente Alfaro
Autoeditado Amazon
1ª edición: 30/04/2018
Formato: Ebook
ASIN: B7Bv45DNZ
Nº Pág.: 285
Precio: 2,99€


Sinopsis:


Mucho antes del nacimiento de la Grecia Clásica, hubo otra civilización extraordinaria emplazada en Creta, que alcanzó un alto grado de desarrollo cultural y artístico debido al dominio incontestable que poseía sobre el mar.
.
Desde el fabuloso palacio de Cnosos, el rey Minos gobierna sobre su pueblo centrado en mantener la paz, tras haber promovido el desarrollo del comercio y haber limpiado de piratas las aguas del Egeo. Su hijo, el príncipe Androgeo, sueña con convertirse en un gran héroe; mientras su hija, la princesa Ariadna, siente la repentina llamada de la vida religiosa a causa de una desgracia. Entretanto, una modesta aldeana llamada Melantea rescata a un misterioso joven que ha naufragado en las costas de Creta, que no tardará en enamorarse perdidamente de ella pese a las numerosas circunstancias en su contra.

Amor, intriga y mitología confluyen en la presente aventura, situada en el marco histórico de la espléndida civilización minoica.




Opinión Personal:



Mi relación con la narrativa de José Vicente Alfaro comenzó con su novela El último anasazi (reseña), a la que siguieron Bajo el cielo de los celtas (reseña) y El laberinto del hindú (reseña). Alfaro es un escritor que tiene muy claro el camino a seguir; de hecho, en su biografía resalta que, a través de sus novelas, pretende contar una historia entretenida, ofreciendo al mismo tiempo al lector la oportunidad de trasladarse a un momento clave de otra civilización o cultura, probablemente desconocida para él. Y eso es lo que sucede en su nueva publicación autoeditada en Amazon, El sueño de Creta. Me dije que merecía la pena hacer este viaje literario que nos ofrece el escritor onubense, aprovechando el que Laky, la administradora del blog Libros que hay que leer, organizó una lectura conjunta -más bien simultánea, dadas las bases que se piden para participar en este evento literario-.
(Palacio de Cnosos-Creta)
En relación con las tres novelas anteriores que leí del escritor onubense, El sueño de Creta tiene un claro rasgo que las diferencia de sus predecesoras, y es el alto componente mitológico que el lector encontrará a lo largo de las páginas que la conforman: no solo en lo que se refiere a algunos personajes concretos conocidos por quienes gusten frecuentar la mitología clásica, sino también porque el elenco de personajes que desfilan por sus páginas está plagado de nombres tomados de la mitología griega: el hecho de que me resultaran familiares algunos de ellos, me movió a buscar en Internet otros que me hacían suponer que tenían su origen en las mismas fuentes que los ya citados en este párrafo. En mi modesta opinión, entiendo que el autor los eligió a conciencia, pues me llamó sobre todo la atención la figura de Criso, el rival de Tisandro con el que tendrá más de un enfrentamiento, originado porque Asterión ofrece a su hija Melantea como esposa al hijo de Demofonte, Criso, para que este matrimonio de conveniencia se ponga fin a la lucha entre las dos poblaciones de las que ambos progenitores son la máxima autoridad. Esta es una de las subtramas que enriquecen el interés por todo lo que sucede a lo largo de los capítulos. Está protagonizada por los tres jóvenes, en donde el amor, el desamor y la venganza estarán muy presentes, y serán la causa de que nos encontremos con situaciones en las que la tensión narrativa se palpe en algunos de los episodios que la conforman. Pero también el lector comprobará como, a lo largo de la novela, hay escenas que recuerdan episodios mitológicos, aunque creo que en esta ocasión es mejor que sea el lector quien las descubra.

El sueño de Creta es una novela en la que mientras la leía tenía muy presente la tragedia griega clásica. Me llamó la atención la estructura que le confirió José Vicente Alfaro a la novela. Tal y como se desarrollaban los hechos, me decía que su armazón tenía un cierto parecido con la de este género teatral de la Grecia Clásica; en la introducción -el prólogo de la tragedia griega- el autor nos presenta a los dos protagonistas, las tres partes siguientes corresponderían a la parte dramática del género teatral al que hago referencia, y la última se correspondería con el éxodo, o final de la misma. También me atrajo el papel que desempeñaba en la novela la Suma Sacerdotisa Sibila, por los sueños premonitorios que tendrá en alguna de las fases de la trama, a través de los que el autor, en pequeñas dosis, da pistas sobre cómo puede ser el desenlace con el que se va a encontrar el lector. Este comentario no deja de ser una elucubración mía, aunque tal y como se desarrollaban los episodios en torno a la mayoría de los personajes me llevaban a sacar esta conclusión.
(Rey Minos-Creta)
En El sueño de Creta la mitología y la historia están perfectamente entrelazadas: el lector se encontrará con episodios históricos muy atractivos, en los que presenciará, en unos casos de forma indirecta, enfrentamientos armados de los cretenses contra los aqueos, que ya se estaban haciendo fuertes en la Grecia continental, y una rebelión de dos personajes poderosos de la isla, Polidoro y Ramadantis, que pretenden derrocar a Minos y hacerse con el poder, por lo que planificarán varias alternativas con las que sus objetivos se vean cumplidos. El lector que guste de intrigas palaciegas, se encontrará con una subtrama muy atractiva, que el autor ofrecerá en pequeñas dosis, incrementándose el interés por su desarrollo en la tercera parte de esta novela. Pero también el lector será testigo del día a día de los cretenses, por lo que la novela tiene también un marcado carácter costumbrista, y recibirá también información sobre la estructura política de la isla, la urbanización de sus ciudades y el día a día de las poblaciones con menos recursos económicos, que en más de una ocasión se encontrarán con dificultades de rendir tributos a las arcas reales, porque dependían de las cosechas obtenidas en sus labores agrícolas. En este sentido, me gustó cómo José Vicente Alfaro introdujo en la novela la información que el lector recibe sobre la cultura minoica, con lo que prácticamente no nos daremos cuenta de que pasamos de escenas protagonizadas por los personajes a otras en las que el narrador omnisciente se refiere a aspectos de la cultura que en esa época dominaba la isla de Creta. José Vicente Alfaro realizó una ardua labor de documentación, cuyo resultado está en la magnífica ambientación de la novela y en la información que ofrece al lector sobre las diversas facetas de la vida en la civilización minoica, lo que podrá comprobar tanto en el prefacio como en la nota del autor que acompaña al cuerpo de la novela.

Como ya es habitual en las novelas de José Vicente Alfaro, El sueño de Creta es una novela coral, pese a que serán Tisandro y Melantea son los protagonistas de la misma, aunque están rodeados por un elenco de personajes secundarios bien construidos, y con una fuerte presencia a lo largo de los capítulos. Junto a Tisandro Y Melantea nos encontraremos con los miembros de la familia real minoica, con rey Minos a la cabeza, flanqueado por sus hijos Androgeo y Ariadna. De la familia real, el lector comprobará cómo Androgeo sueña con convertirse en un gran héroe, y verá cómo tiene la ocasión de demostrar su valor con las armas cuando los aqueos invaden la isla de Paros, aunque contará con la firme oposición de su padre, ante el peligro que supone la presencia de Androgeo en ese conflicto armado. La sinopsis también adelanta que Ariadna siente la repentina llamada de la vida religiosa a causa de una desgracia. Este personaje tendrá también un papel relevante en determinados episodios, aunque para mí fue uno de los más flojos de la novela, sobre todo porque no me convencieron alguna de sus actuaciones. Estos cuatro personajes mitológicos están perfectamente humanizados por el autor. Ya comenté en otro párrafo de esta reseña el papel que desempeña en la trama la Suma Sacerdotisa Sibila, así como el triángulo formado por Tisandro, Melantea y Criso, y el papel que desempeñarán Asterión y Demofonte, los padres de los dos jóvenes rivales. Tisandro es un joven náufrago que aparece en una playa y es encontrado por Melantea, a quien le dice que no se a cuerda de nada de su pasado; sin embargo, me llamó la atención el hecho de que sí se acordara de su nombre. Será acogido por Asterión, aunque al ver que se sentía atraído por Melantea, decidió que era mejor que se hospedase en otra casa de Elthynia. Con el paso de los capítulos tomará protagonismo, que influirá sobre todo en beneficio de ambas poblaciones rivales, trabajará también con Asclepio. Tisandro será un personaje que con el paso de los capítulos, verá cómo desempeñará un papel trascendental en los acontecimientos que tienen lugar en la isla. El lector comprobará el peso que tienen Polidoro y Epiménides en buena parte de los hechos que se relatan. Ambos son dos poderosos comerciantes de la isla cuya rivalidad se irá incrementando a medida que se entrecruzan sus intereses. También me atrajo la figura de Asclepio, un artista de reconocido prestigio en la isla, que realizaba unos frescos que eran del gusto de los cretenses, llegando su fama hasta Egipto, a donde se trasladará para pintar los frescos que en el palacio que el faraón Tutmotsis III iba a construir en la ciudad de Peru-Nefer.

Casi toda la trama de El sueño de Creta tiene lugar en la propia isla, en diversas localizaciones de la misma, destacando el palacio de Cnosos, y la población de Elthynia, con menor presencia de la de Phaistos, con la que mantenían enconados enfrentamientos desde hacía varias generaciones. Aunque también el lector será informado de lo que sucede durante la invasión aquea a la isla de Paros y, sobre todo, de los episodios que vivirán algunos personajes en la isla de Thera, en donde el lector comprobará cómo a partir de ellos el desenlace de la novela tendrá un giro que seguro más de un lector no contaba con él.

El sueño de Creta es una novela bien escrita, relatada por un narrador omnisciente en tercera persona del pasado, y en la que hay un marcado equilibrio entre descripciones y diálogo. Aunque me parecieron anacrónicos el hecho de que el narrador utilizase términos como procesar o minimizar, y expresiones coloquiales muy de nuestros días, como se podrá comprobar en uno de los personajes, que le pide a otro en una ocasión, que le deje un segundo o un minuto para hablar con quien quiere entablar una conversación que considera de vital importancia. O también me llamó la atención el hecho de que la Suma Sacerdotisa, Sibila, en un momento dado hiciese referencia a unas mediciones de una gruta a la que se adentra con unos soldados, hablando primero de medir en pies, para luego hacer alusiones al sistema métrico decimal. Pese a estos pequeños peros, creo que merece la pena darle una oportunidad a esta nueva novela de José Vicente Alfaro, en la que el lector realizará un atractivo viaje literario a la cultura minoica.



Biografía:



José Vicente Alfaro (Huelva, 1976), licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla, irrumpió exitosamente en el panorama literario español en el año 2013 con la publicación de «La esperanza del Tíbet», novela que en muy poco tiempo se convirtió en un fenómeno de ventas, logrando superar los más de 500 días en el Top 100 de Amazon y acumulando miles de ejemplares vendidos.

Tras convertirse en uno de los autores independientes más leídos en lengua castellana, las novelas de José Vicente Alfaro han sido traducidas a varios idiomas: inglés, alemán, francés, italiano y portugués, entre otros.

José Vicente Alfaro pretende a través de sus novelas contar una historia entretenida, ofreciendo al mismo tiempo al lector la oportunidad de trasladarse a un momento clave de otra civilización o cultura, probablemente desconocida para él.

José Vicente Alfaro publica en El llanto de la isla de Pascua y La esperanza del Tíbet 2014; en 2016, Bajo el cielo de los celtas; en 2017, El laberinto del hindú. En abril de 2018 publica El sueño de Creta, su última novela, hasta la fecha.

Nota: Datos técnicos y sinopsis, tomados de Amazon. Biografía y fotografía de José Vicente Alfaro, tomados de su web personal.  Fotografía del palacio de Cnosos de la web Megaconstrucciones.net. Lámina del Rey Minos de la web Quien.net, y mapa de la cultura minoica, de la web de Slideshare.net. 







16 comentarios:

  1. Fíjate que tras haberla leído (y reseñado ya) no había caído yo en ese carácter de tragedia griega que tan bien expones en tu opinión, y ahora lo he visto muy claro. Esa estructura narrativa parece ser la que marca los tiempos de la historia.
    A mí me ha gustado, me ha resultado muy entretenida y fácil de leer. No he reparado en esos peros porque estaba a gusto, lo reconozco. Puede que me haya faltado ese final dramático e intenso que viví en El laberinto del hindú, pero eso es más una opinión personal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Tengo previsto leerlo este verano,el anterior del autor me gustó mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Estoy con ella esta semana, me está gustando, porque estoy descubriendo cosas nuevas y tiene una trama entretenida, además, como dices hay un gran trabajo de documentación detrás. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Del autor he leído "Bajo el cielos de los celtas" y me gustaría repetir con él, y esta es la que más apetece por eso componente mitológico que comentas :-)
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Tengo al autor pendiente desde su primera novela y aun no he leído nada de él así que no me importaria empezar por esta, me la llevo apuntada, es que no me da la vida. Besinos.

    ResponderEliminar
  6. Ha sido la primera novela, pero no la última, que he leído del autor y me ha encantada. Una novela muy bien documentada y escrita.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Es un autor que merece la pena leer. Escribe, cuenta y enseña de una forma muy espcial

    ResponderEliminar
  8. Acabo de leer una novela histórica de más de 600 páginas, imagina lo que ha sido para mi que no soy muy del género...la he disfrutado si, pero también me he saturado un poquet...A Vicente Alfaro lo suele leer mi compañero, de hecho creo que esta ya está leída pero no la incluyó en reseñas, no lo se, ahora dudo.
    No pinta mal, Paco, pero no me animo.

    Besitos carinyet.

    ResponderEliminar
  9. Me resultó también muy entretenida. Tiene esos peros que bien señalas pero se deja leer muy bien.
    Besotes!!

    ResponderEliminar
  10. Este autor es un descubrimiento. Me ha gustado todo lo que he leído de él y este me gustaría leerlo cuando cambien mis circunstancias. Una nueva cultura por conocer.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. La historia romántica no me ha convencido mucho y he notado también esos pequeños fallos que comentas, pero aun así José Vicente siempre cumple con su objetivo: entretener y transmitir al lector conocimientos sobre la civilización perdida que protagoniza cada uno de sus libros :)

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  12. Y por esa razón me puse tan contenta cuando vi que esta novela trataba de la civilización minoica.. porque estaba segura de que el autor introduciría un fuerte componente mitológico... historia y mitologia entrelazadas... pero qué maravilla!!
    Si me gustaron sus dos anteriores novelas, tengo muy claro que ésta la disfrutaré el triple, si cabe... ;)

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que no termina de llamarme para ahora mismo, quizá más adelante me anime, pero ahora no me veo
    Besos

    ResponderEliminar
  14. He disfrutado mucho con esta novela y he aprendido muchísimo de esta civilización tan fascinante
    Si no te importa, déjame el enlace a tu reseña en el post convocando la lectura conjunta y dime si quieres participar en el sorteo
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Estoy a punto de comenzarlo con lo que hoy te he leído por encima. Veo que este autor sigue sorprendiendo aunque tenga cosillas que no estén tan pulidas.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Bajo el cielo de los celtas me gustó, y tengo el anterior a este pendiente en el kindle.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar