viernes, 10 de febrero de 2017

Quince relatos para quince momentos..."tontos", de Rubén C. Morató
















Título: Quince relatos para 15 momentos...”tontos”
Autor: Rubén C. Morató
Editorial: Somegest de Mallorca S. L.
2ª edición: 25 de mayo de 2016
Formato: Ebook (enlace)
Idioma: castellano.
ASIN: B01G7TAOEO
Nº páginas: 144
Precio: 1,57€



Sinopsis:

Como su nombre indica, este primer volumen de Quince relatos para 15 momentos...”tontos” lo componen quince pequeñas historias de diversa tipología, algunas de las cuales recrean —normalmente de forma jocosa y exagerada— experiencias vividas por el propio autor y, tal vez, incluso, también por usted.

Las hay que solo pretenden arrancarle una sonrisa —o en su caso, alegrarle un mal día—. Otras, el trasladarle a mundos no necesariamente de ficción pero sí de suspense, historias donde el desenlace nunca será el esperado y, por supuesto, solo desvelado en la última línea —o en una segunda lectura—. También las hay que se hallarán con su inconsciente, con sus fobias e incluso con sus deseos reprimidos. Y por último, algunos relatos son esencialmente humanos y solo persiguen que a su término cierre los ojos y que se deje llevar por sus sensaciones...o su sentido común.


Opinión Personal:

Tardé en habituarme a las antologías o recopilaciones de relatos, pero quienes frecuentan este blog saben que a lo largo del año suelo recomendar la lectura de uno o varios libros encuadrados en este género literario, caso de Quince relatos para quince momentos...”tontos”. Siempre digo que cuando voy a afrontar la lectura de un libro de relatos tengo la ventaja de poder alternarla con otra, sobre todo si la trama de ésta última es un tanto dura, por lo que me ayuda a relajar esa tensión narrativa. Pero de vez en cuando me encuentro con el riesgo de que esa pretensión inicial se va relegando a un segundo plano, porque la calidad de los relatos me absorbe e incitan a continuar leyéndolos del tirón. Esto que acabo de comentar me volvió a ocurrir con los que hoy reseño: Rubén C. Morató, su autor, es el «culpable» de ello. Quizás el único pero que encuentro en este recopilatorio es la introducción que figura al principio de cada uno de ellos que, en mi modesta opinión, creo que rompen un tanto su ritmo de lectura.

Rubén C. Morató nos habla en el prólogo sobre los motivos que le llevaron a escribir Quince relatos para 15 momentos...”tontos”, y el propósito por el cual decide publicarlos, que no es otro que quien decida comprarlos disfrute con su lectura; en mi caso, esta pretensión se cumplió con creces.

En Quince relatos para 15 momentos...”tontos”, el autor nos presenta quince historias cortas de temática variada, algunas de las cuales lograron provocar en mi una sonrisa ante las vicisitudes por las que pasaban los personajes de turno, caso de El mosquito trompetero El preservativo, sin olvidarme del que lleva por título Deseo. En este sentido, me ha gustado especialmente la forma en la que abordó el primero de ellos,El mosquito trompeterode no ficción, sobre todo por ese tono desenfadado con el que está narrado, a lo que hay que unir la sospecha de que el lector sepa cuál pueda ser el final del mismo. ¿O será otro distinto? Otros dan lugar a la reflexión, como El abuelo o El árbol de navidad, porque detrás de ellos hay un claro mensaje que el lector puede encontrar perfectamente entre sus líneas. Y otros, simplemente, cumplen con el claro propósito de entretener, como ya lo indica su autor en el prólogo.

Es de agradecer el cuidado que puso Rubén C. Morató a la hora de escribir los relatos para que causasen el efecto deseado en el lector, y no es otro que mantener la intriga en el desarrollo del mismo. Lo mismo sucede a la hora de elegir el narrador para cada uno de ellos, según éste forme parte del relato o no. Creo que consigue crear ese efecto porque, además, en cada uno de ellos siempre guarda un giro con el que logra sorprender al lector. Este giro del que hablo me sorprendió, sobre todo, en el segundo relato de este recopilatorio: La mujer de la sonrisa de papel: «Le habla poco, cierto, pero no porque tenga pocas cosas que compartir, que no es el caso, sino porque le da vergüenza: solo se conocen desde que ella se trasladó al edificio de enfrente, y de aquello no hace mucho». Pero quizás sea El acompañante el que más se ajusta a lo que dice el autor en el antepenúltimo párrafo del prólogo: tuve que releer una parte de él por si me había perdido algo; pero no, lo que hay en este relato es una historia bien planteada y, sobre todo, contada de tal forma que causa en el lector el efecto deseado . Incluso alguno de ellos bien podría ser el germen de alguna novela, caso de Asesino confeso«Avanza hacia el cadáver, ahora iluminado por los rayos de sol que se cuelan por la ventana. O mejor dicho, los cadáveres, porque el espejo refleja los restos de la joven. El ensangrentado cabello todavía permite adivinar que era rubia. La observa durante unos segundos antes de concentrar la atención en el hombre que le mira fijamente desde que ha entrado, sin parpadear, aparentemente ajeno a la terrible escena.»


Biografía:


Nacido en 1962. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por ICADE. Durante quince años trabajé por cuenta ajena, al mismo tiempo que desempeñó labores docentes en escuelas de negocios de Madrid, Oviedo y Santander.

En el año 2000 decidí llegado el momento de trabajar por cuenta propia, optando por crear mi propia empresa y colaborar con una excelente y mundialmente conocida franquicia del sector de la restauración rápida. Trece años más tarde consideré llegado el momento de dedicarme a mi familia, a mí mismo... y también a usted a través de mis novelas. Emprendía un nuevo rumbo en mi vida, por primera vez alejado del mundo empresarial, un mundo tan apasionante como lleno de alegrías y sinsabores. Finalmente, sólo reconocerle que soy consciente de no haber nombrado a ninguna de esas multinacionales en las que he trabajado, o con las que me he asociado y colaborado. Y no lo he hecho porque, ahora que nada me une a ellas, siguen prosperando perfectamente sin mí: eso sólo quiere decir que lo que por entonces dijera mi tarjeta de presentación nunca fue relevante. La realidad ha demostrado que Rubén C. Morató es un ser humano perfectamente sustituible. Por cierto, como todos lo somos. Este último aspecto también es muy importante no olvidarlo en esta vida. Si desea saber más sobre mi trayectoria vital, le invito a que visite mi página web www.rubencmorato.com.




Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomadas de Amazon. Fotografía de Rubén C. Morató, tomada de su web oficial. 



18 comentarios:

  1. De vez en cuando me gusta leer algún libro de relatos,me lo apuntó.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No suelo animarme con los relatos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Los relatos y yo, casi com agua y aceite.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  4. Me gustan los relatos pero este no acaba de llamarme en estos momentos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Soy amante de los relatos (acabo de presentar tres a certámenes) acabo de terminar de leer una antología y he quedado encantada.

    Me pongo a buscarlo, me has convencido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. NO importa leer relatos de vez en cuando, pero este título no me atrae.
    Gracias de todas formas.
    BEsos.

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que me cuesta decantarme por ellos y eso que esta semana también estoy con unos que me están gustando muchos. No lo desecho, pero me cuesta horrores reseñarlos.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Los relatos me dan pereza así que lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  9. No conocía este libro. Y gustándome los relatos y la buena pinta que tienen por lo que cuentas, no dudo en apuntarlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Hola Francisco,

    Ya sabes que en este caso somos almas gemelas.... me refiero al ir alternando lecturas de novelas largas con tramas mas complejas con el de relatos que nos puedan hacer pasar un buen rato... El último fue Trancemónium y me la pasé realmente bien leyéndolo... Creo que este libro seguiría por una línea muy similar...
    Un saludo!! ;)

    ResponderEliminar
  11. Justo ahora estoy con un libro de relatos, son un género muy versátil y llamativo. Y este libro que traes hoy no está nada mal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Ya sabes que no soy muy aficionada a los relatos y ahora mismo tengo entre manos un libro de este tipo así que de momento lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Está claro que has disfrutado de esta lectura, y eso es lo más importante de cualquier libro. Tomo nota del libro, a ver si voy acostumbrándome a los relatos, que no "solo de novela vive el hombre". Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Me encantan los relatos, los disfruto muchisimo pero con lo digital.. es que me cuesta mucho. Besos

    ResponderEliminar
  15. Qué bueno. No lo conocía, pero soy de relatos, y el título y la portada me han hecho gracia. Tomo nota. Un besote!

    ResponderEliminar
  16. Ya sabes que a mí me encantan los relatos para intercalarlos en los trayectos cortos, o como bien dices cuando alguna lectura se hace más cuesta arriba y necesitas darte un respiro, así que tomo nota de los relatos de Rubén. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Hola a todos. Soy Rubén C. Morató. Os agradezco infinitamente el interés que esta pequeña obra ha despertado en muchos de vosotros. Me resulta curioso –a la par que divertido– leer vuestros comentarios, porque en mi posición de autor también me sucede lo mismo: rara vez el concebir, documentar y escribir una de mis novelas me conlleva menos de doce meses, motivo por el que los relatos son una forma de poder desconectar del texto principal en el que me encuentro inmerso. Si os animáis, confío en haceros sonreír con algunos de ellos. Otros, como bien indica Paco, persiguen un objetivo bien distinto. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar