jueves, 17 de mayo de 2018

Carne de primera, de Rafael Estrada























Datos técnicos:

Título: Carne de primera
Autor: Rafael Estrada
Editorial: Caligrama (PRH-Autoeditados)
!º edición: Abril/2015
Idioma: Español
Encuadernación: tapa blanda
ISBN: 9788416339433
Nº pág.: 238




Sinopsis:


Los Infiernos, Torre Pacheco, verano de 2012. Con el pecho abierto y la mirada vacía, el cadáver de Gus esperaba pacientemente ser encontrado. Era viernes cuando se conocieron y sábado cuando ella le robó el corazón un corazón cuyo valor en el mercado alcanzaría los ciento cincuenta mil euros. Para poder resolver este caso, el inspector Proaza deberá adentrarse de nuevo en los más oscuros rincones de la región de Murcia. En Carne de primera, Rafael Estrada narra de manera magistral una nueva investigación policial. Original y fluido, este segundo volumen de la trilogía del inspector Proaza engancha al lector desde su comienzo, augurando momentos brillantes para el futuro de la novela negra.



Opinión Personal:


Gracias a los retos literarios que abundan por la blogosfera, uno puede conocer escritores y adentrarse en géneros literarios que no acostumbra a frecuentar gracias a su participación en los susodichos retos. De esta forma descubrí al autor de cuya novela hoy voy a comentar mis impresiones: Carne de primera, de Rafael Estrada, título de la segunda novela que forma parte de la trilogía en la que cobra protagonismo el joven inspector Proaza, del Grupo de Homicidios de la Policía Judicial de Cartagena. 

Como ya comenté en más de una ocasión, es de agradecer que los autores de novela negra nos sitúen historias ambientadas en ubicaciones que no son muy habituales en este género literario: este es el caso de Carne de primera, porque a través de los 19 capítulos titulados en los que está estructurada la novela, un narrador omnisciente mostrará al lector diversas localizaciones de la Comunidad Autónoma de Murcia, en las que se desarrollan las escenas que relata: Los Infiernos, pedanía del municipio de Torre Pachecho; Lo Pagán, pedanía de San Pedro de Pinatar; Lorca, Los Alcázares o Murcia. El lector se encontrará con unas descripciones concisas y muy visuales, que le ayudarán a imaginarse cómo son los espacios por los que se mueven los personajes
(Los Infiernos-Murcia)
Pese a que el lector tiene ante sí una novela de corta extensión -238 páginas-, se encontrará con una trama atractiva, intensa y diría que adictiva, porque está planteada de tal forma que invita a avanzar en su lectura, ya que se encontrará con escenas que llamen su atención en cada uno de los capítulos que conforman la novela. En este sentido, el narrador ofrece una serie de escenas impactantes, porque tal y como están descritas, el lector podrá imaginar perfectamente cómo se desarrollan; lograrán en nosotros el efecto deseado, porque consigue que no nos sintamos indiferentes ante lo que sucede en cada una de ellas. En este sentido, el capítulo 6, titulado ¡Eh, torero!, ofrece al lector unas imágenes impactantes, que describe con detalle el crimen cometido en la finca llamada El Burladero, en Lorca, que era propiedad de un torero, que en sus buenos tiempos se hacía llamar Pinito de la Vega. Otro tanto sucede con el capítulo 10, porque el título que encabeza su desarrollo, El que aquí entre que abandone toda esperanza, da una idea de lo que el lector se encontrará en las páginas que lo conforman, en las que se relata la actividad de un matadero y cómo los matarifes acaban con la vida de los animales, que después pasarán a la cadena de producción para consumo humano; o las espeluznantes escenas que se relatan en el capítulo 17, bajo el título de Cadena de despiece. Sin olvidarme del primer capítulo, El camino a Los Infiernos, con el que Rafael Estrada atrae de una forma irremediable la atención del lector. Sin duda alguna, Rafael Estrada preparó a conciencia los capítulos para que impacten en el lector, porque la temática que trata la novela es propensa para que se ofrezcan escenas de ese calado.

Bien se nota a lo largo de los capítulos que el autor se documentó para ofrecer la información que nos facilita a a lo largo del desarrollo de la trama, bien a través de los diálogos que tienen lugar entre los personajes, bien a través de las descripciones que realiza el narrador. Junto a esta documentación de la que hablo, hay que destacar también que en Carne de primera el lector tiene otro atractivo, como es la banda sonora que acompaña a la novela, porque el lector se encontrará con una serie de temas musicales que escucharán los personajes, o a los que mencionarán en algún momento dado del relato. Al final de la novela el autor ofrece la relación de temas que nos encontraremos en cada capítulo. En este sentido, he de reconocer que de los temas que citan, solo conocía el de Led Zeppelin, o El Koala, - lo que me llamó la atención-, aunque la canción que menciona en la novela es muy apropiada para la temática que trata. También las nuevas tecnologías tendrán su papel destacado en esta novela, sobre todo a la hora de realizar acciones terroristas contra empresas que se lucren a costa de los animales. En la novela figuran algunas de las páginas webs a las que se refiere uno de los activistas del FLA, así como los troyanos que utiliza para los ciberataques.
(Plaza de toros de Murcia)
Quienes visitan este blog, saben que me atraen las portadas y el título de cada una de las novelas que leo y, si es menester, recomiendo. Este detalle no podía faltar en la novela que hoy reseño: una vez leída, y en mi modesta opinión, entiendo que la portada es acertada, al igual que el título, porque es un claro resumen visual de lo que al lector le espera a lo largo de su desarrollo. Y es que, como se dice en estos casos, una imagen vale más que mil palabras. En lo que al título se refiere, tiene un doble sentido: por un lado, en la novela se hace referencia al maltrato animal; por otro, el tráfico ilegal de órganos humanos que se aprovecha, en algunos casos, para que pacientes que están en listas de espera puedan tener una oportunidad con la que solventar su problema sanitario, sin tener en cuenta la falta legal y moral que puedan incumplir al aceptar esta posibilidad que se les brinda. Ambos casos que lleva la Policía Judicial de Cartagena irán paralelos en buena parte de la novela, hasta el momento en el que los investigadores se dan cuenta que hay conexión entre uno y otro, lo que redobla el interés del lector por saber cuál es el desenlace de la investigación. Un desenlace que, en mi modesta opinión, encontré bien cerrado, aunque creo que faltan algunos flecos que se cerrarán en la novela que cierra la trilogía.

A parte del trabajo de campo que hacen los investigadores para detener a quien o quienes estén detrás de ambos casos, el lector conocerá cómo es el la relación entre los compañeros de la policía judicial, pese a la corta extensión de la novela, pero que uno se puede hacer a la idea el ambiente que se respira en la comisaría. En este sentido, el lector se encontrará con un grupo de personajes que forman un equipo compacto, entre los que destacan el inspector Juanito Proaza y la inspectora Aurora Marín. Uno y otro llevan ambos casos por separado, aunque tendrán que realizar una labor común desde el momento en el que dan cuenta de que ambos casos están relacionados, y comprueben las pruebas pertinentes que así lo indican. Y el lector se preguntará por qué se menciona a Juanito Proaza, en vez de Juan Proaza. Pues seguro que si decide darle una oportunidad a esta novela -que desde luego merece la pena leer- comprenderá el porqué de llamarlo por este diminutivo tan familiar. Sin duda alguna, Juanito Proaza y Aurora Marín son dos personajes que le dan mucha vida a la novela, por lo distintos que son uno y otro. El lector comprobará cómo Juanito Proaza es un personaje atípico, con el que muy pronto empatizará, sobre todo por su forma de ser; la inspectora Marín, sin embargo, es un personaje quizás más estereotipado. Junto a ellos, nos encontraremos con unos personajes secundarios bien construidos, entre los que destacaría la labor que realiza el forense Gonzalo Luzón, que mantendrá unos atractivos diálogos con el inspector Proaza, y que no tienen desperdicio para el lector. Al igual que los que mantiene Proaza con Virginia, su pareja sentimental, que le dan ese toque intimista a la novela, y que en más de una ocasión levantarán una sonrisa al lector. No me olvido de Andreu Baró, un antiguo mosso d´esquadra que formaba parte de ese grupo de homicidios, y del que se dará debida cuenta al lector para que sepa el porqué de su presencia en ese grupo de la policía judicial. Otro personaje que también va cobrando protagonismo en la novela es la chilena Brunilda Valdés, que es enfermera en el hospital Los Brezos. Al igual que cobrará importancia uno de los activistas del FLA, al que se mencionará en alguno de los capítulos, pero de quien no mencionaré su nombre, por incitar más al lector que se interese por esta novela.

Carne de primera es una novela bien escrita, que mantiene en todo momento el interés del lector, en la que, a parte de la investigación llevada a cabo para esclarecer los dos casos que les encomendó el comisario, hay escenas de acción y máxima tensión para el lector, sobre todo cuando cometen actos calificados como terroristas unos activistas del llamado FLA (Frente de Liberación Animal), y que mantendrá en jaque durante buena parte de la trama a los miembros del Grupo de Homicidios de la Policía Judicial. Está escrita con un estilo directo, y un lenguaje sencillo, muy propio de este género literario, con unos diálogos adaptados a la condición social de los personajes. Merece la pena su lectura, porque quienes gusten de este género literario, disfrutarán con esta novela. Pese a que es una trilogía, no es necesario haber leído el título anterior; de hecho, no lo leí y no me sentí perdido en ningún momento.



Biografía:




Rafael Estrada (Madrid, 1954) inició dibujando cómics y después cubiertas de libro y literatura infantil. Eventualmente empezó a escribir literatura para adultos, con el interés que siempre sintió por los temas de crímenes. Carne de primera es la segunda novela de su trilogía del inspector Proaza. Rafael Estrada reside en Madrid, España.



Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía tomados de la web de megustaleer. Imagen de Los Infiernos tomados de la web de Todo Pueblos. Imagen de la plaza de toros de Murcia, de la web del diario La opinión de Murcia. Fotografía de Rafael Estrada, tomada del blog RZ100cuentosdeboca.

viernes, 11 de mayo de 2018

El abismo en la frontera, de Francisco José Motos
























Datos técnicos:


Título: El abismo en la frontera
Autor: Francisco José Motos
Editorial: Letras de Autor
4ª edición: marzo/2018
Encuadernación: rústica con solapas
Idioma: español
ISBN: 978-84-17101-82-4
Nº pág.: 276


Sinopsis:

Unas figuras extrañas, -realizadas con sangre y huesos sobre los muros de la imponente fortaleza de Xiquena (a la que los árabes llamaban Gehena “del infierno”), es lo que se encuentra el caudillo Alonso Fajardo, el Bravo, a su llegada a la misma. Y lo que es aún más preocupante: las puertas, abiertas; y el interior, desierto de toda muestra de vida. Más de doscientas personas han desaparecido sin dejar rastro alguno.

Acción e intriga en unos páramos desolados y bellos. Una utopía hermosa por llevar a cabo, que tiene como personaje principal al primer poeta guerrero de la frontera castellano-narazí; y, junto a él, a la hermosa y misteriosa Yamileth.

La oportunidad de crear un mundo mejor, en circunstancias crueles.

El futuro de la humanidad se está construyendo sobre un abismo en el que se precipitan dos grandes y enfrentadas civilizaciones. ¿Será posible en esta ocasión?


Opinión Personal:

Me encontré por casualidad con esta novela a través de las RR. SS., y me llamó la atención el hecho de que la editorial Libros de Autor ya había lanzado su cuarta edición. Aunque más que este éxito de ventas, lo que me atrajo de esta novela que hoy reseño fue tanto la portada atractiva como la sinopsis, y el hecho de que la trama se sitúa en un parte de nuestro país poco frecuentada por la ficción histórica. Me dije que era una buena oportunidad para reencontrarme con un período de nuestra historia que últimamente tengo un tanto abandonado, como es la Reconquista, por lo que no dudé en darle una oportunidad y afrontar la lectura con interés. Es por eso que hoy doy a conocer mis impresiones sobre El abismo en la frontera, la nueva novela del escritor lorquino Francisco José Motos.
(Alonso Fajardo el Bravo)
A parte de lo que acabo de comentar en el primer párrafo, El abismo en la frontera tiene dos personajes que, sin duda alguna, atraerán el interés del lector a medida que avance el desarrollo de la trama: uno de ellos me imagino que será desconocido para la gran mayoría de los lectores, como es la figura de Alonso Fajardo el Bravo, que fue el primer poeta guerrero de la frontera castellano-nazarí; el otro es el Castillo de Xiquena, que es un personaje más de la novela, como el lector lo podrá comprobar a lo largo de los 33 capítulos que la conforman, todos ellos relatados por un narrador omnisciente, y que sitúa los hechos que relata en el año 1460.

Aunque El abismo en la frontera está catalogada como ficción histórica, a medida que se sucedían los capítulos, me decía que más bien tenía ante mí una novela distópica con un claro trasfondo histórico, y con rasgos de fábula, por el mensaje que a través de ella lanzaba el autor lorquino. Este comentario que hago no deja de ser una elucubración mía, y será el lector que decida darle una oportunidad a esta novela, quien finalmente diga si coincide con estas apreciaciones que hago sobre la misma.

El primer párrafo de la sinopsis indica que la intriga estará muy presente a lo largo del desarrollo de la trama, sobre todo en la primera mitad de la misma, porque el lector se preguntará en más de una ocasión qué pudo suceder para que Alonso Fajardo el Bravo, y quienes le acompañaban hasta el Castillo de Xiquena para recibir a una comitiva que veía desde el reino nazarí, se encontraran con que estaba desierto de toda muestra de vida, y con la inquietud que les provocó el encontrarse con unas figuras extrañas realizadas con sangre y huesos sobre los muros de la imponente fortaleza de Xiquena, como adelanta la sinopsis. Desde el momento en el que esa comitiva nazarí es recibida por Alonso Fajardo, la trama cobra mayor interés, porque el lector conocerá los motivos por los que se reúnen miembros de dos civilizaciones que llevaban ya varios siglos enfrentándose en la península ibérica. Aunque más tarde comprobarán cómo se les unirían dos pueblos con los que no contaban y de los que prácticamente no se tenían noticias, sobre todo por el aspecto primitivo que mostraban quienes los integraban, y que recordaban a otras civilizaciones que habían poblado la zona en tiempos pretéritos. El recelo inicial dará paso a la colaboración entre unos y otros, porque comprendieron que entre todos podrían alcanzar la meta deseada, una vez que les dieron a conocer los planes trazados. Pero también contaban conque tanto el rey cristiano, como el musulmán, no verían con buenos ojos ese proyecto, lo que desembocará en un enfrentamiento que desde un principio se hacía ya previsible pero que pese a ello, el lector se interesará por el final que tiene ante sí y que, en mi modesta opinión, encontré bien cerrado.
(Castillo de Xiquena-Lorca-Murcia)
 Francisco José Motos ofrece al lector tanto una ambientación como unos personajes atractivos. A través de la ambientación, tendrá conocimiento de cómo era la vida en la zona en la que se desarrolla la trama. Está claro que el autor lorquino conoce a la perfección los parajes que describe, y sobre todo muestra a través de las sensibles pinceladas con las que traza los lugares por los que se mueven los personajes,  la gran pasión que muestra por su tierra. «La contemplación de aquella belleza sosegada de la puesta de sol, que se fragmentaba en multitud de colores rojizos, lw otorgó un poco de calma a su atribulado espíritu» (Pág., 31). El lector conocerá, sobre todo, el Castillo de Xiquena, que será presentado desde diversas perspectivas a lo largo de los capítulos, los parajes de El Piar, el Castillo de Tirieza, o el de Vélez Blanco, sin olvidarme de la importancia que para el desenlace de la trama tiene Caravaca En la contraportada se informa que La ruta turístico-literaria “Los Tres Castillos de la Frontera” está basada en esta novela.

A través de las localizaciones que acabo de mencionar, el lector conocerá a una serie de personajes bien construidos por el autor, de entre los que sobresale la figura de Alfonso Fajardo el Bravo, conocido también como el Malo, por la fiereza que mostraba a la hora de enfrentarse a sus enemigos, y de quien conoceremos algunos episodios históricos en los que intervino, como la batalla de Los Alporchones, y algunos episodios de su faceta como hombre de letras, bien a través de escritos propios, o coplas en las que se hablaba de él. Sin duda alguna, es un personaje que no resultará indiferente al lector porque encontrará en él rasgos que lo hacen atractivo, y que lo difieren de los estereotipos de la época. El lector conocerá también a la hermosa y misteriosa Yamileth, o a Abd El Karim, que también desempeñará un papel destacado en la trama, sin olvidarme del capitán Gonzalo, o Diego Fajardo, hijo del ya mencionado Alonso Fajardo, siendo el lector testigo de encuentros tensos entre ambos.

El abismo en la frontera es una novela escrita con un estilo directo, y un lenguaje sencillo y cuidado, que tiene un ritmo de lectura fluido. El lector comprobará cómo a lo largo de los capítulos el autor hará referencia a ese abismo en la frontera, «ya no solo aquella que defendieran fieros guerreros cuyos nombres también recupera el autor. También es el abismo de la vida a cuyos protagonistas se asomarán, a riesgo de caer en las profundidades de sus pensamientos y almas». El lector comprobará a través de sus páginas cómo «la pasión, el odio, la ira y el amor, la intriga y la tradición, los aromas y los sabores de las culturas que fraguaron aquella tierra de frontera». El lector disfrutará a través de esta novela de una visita guiada a través de las localizaciones por las que se mueven los personajes y «con una puesta en escena de la trama orientada a seducir al público como si estuviera admirándola en un teatro» . 


Biografía:



Francisco José Motos Martínez nació en Lorca (Murcia).

Su vocación más temprana fue la del periodismo. Diplomado Universitario en Gestión de Empresas y posgrado Universitario en Dirección Estratégica. M. B. A. en Economía.

Tras la publicación de su primera y exitosa novela, “El perseguidor de sueños”, se sumerge por completo en el mundo de la escritura. En esta etapa se publica “La estación del destino”, “La traición de un sueño”, “El abismo en la frontera” y numerosos trabajos de libros conjuntos. Así mismo empieza a dirigir teatro.

Es también guionista de series de televisión.

Ha impartido varios cursos de creación literaria

Ha promovido algunos premios de literatura.

Es miembro del CAL (Centro Andaluz de Las Letras) y columnista de varios periódicos: El Sol de Lorca, Vagamedipress, La actualidad y muchos otros.

Colaborador habitual de varios medios de comunicación: La 7 TV, Cadena SER y otros.

Escritor para vivir, escribir para sentir. Leer para ser libres, es su lema.

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de la web de la editorial. Lámina de Alonso Fajardo el Bravo, tomada del diaro laverdad.es, así como la fotografía de Francisco José Motos. Imagen del Castillo de Xiquena, de Wikipedia. Fragmentos resaltados en cursiva, tomados del prólogo de la novela. 























miércoles, 9 de mayo de 2018

Juegos de cloaca, de Jon Arretxe

























Datos técnicos:


Título: Juegos de cloaca
Título original: Estolda jolasak
Autor: Jon Arretxe
Traducción: Cristina Fernández
1ª edición: Noviembre/2015
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-9109-052-6
Nº pág.: 208


Sinopsis:


Touré toca fondo, nada le motiva para seguir vivo. El dolor le ciega y su deseo de venganza le arrastra a cometer acciones por las que acabará siendo deportado. Lo que él no se imagina es el destino que le espera en su África originaria. Allí se reencontrará a sí mismo en una cultura y una sociedad en las que aún se reconoce, a pesar de que ya no es el mismo hombre que un día salió en busca de un futuro mejor. La hospitalidad africana se encarna en personajes como Alou, Aisha o Yakouba. Ellos acompañarán al burkinés en esta nueva etapa en la que el leitmotiv seguirá siendo el instinto de supervivencia, especialmente ante la gran amenaza que se cierne sobre el protagonista, quien se verá obligado a emprender una huída frenética.
El periplo obligado de Touré es la coartada perfecta para que Jon Arretxe nos hable de esa tierra que admira, África. El detalle con que cuenta el día a día de sus habitantes, de sus tradiciones, nos hace sentirla, olerla, amarla.



Opinión Personal:



Quien leyó alguna de las novelas que conforman la saga protagonizada por el peculiar detective Touré, seguro que quedó prendado de este personaje. Mi primera toma de contacto con él fue con la lectura de Sombras de la nada (reseña), título anterior a la novela que hoy reseño. Por eso, hoy comento mis impresiones sobre Juegos de cloaca, la nueva entrega protagonizada por este carismático personaje, que sin duda alguna recomiendo. Y, pese a formar parte de una saga, se puede leer perfectamente sin tener que haber leído las anteriores, porque Jon Arretxe ofrece al lector, a lo largo de las doscientas cuatro páginas que la conforman, pinceladas de lo que le sucedió a Touré en el título anterior, así como también nos presenta a quienes se relacionan con él en el barrio de San Francisco, conocido como la Pequeña África, porque en él viven inmigrantes procedentes del continente africano, o de otros países que, y que tienen un muy difícil acceso a lo que se conoce como el Bilbao Blanco.
(Paso del Nazareno-San Francisco-Bilbao)
Juegos de cloaca es una novela que se lee en un suspiro; o, mejor dicho, el lector suspira cuando lee esta novela, ante las adversidades que rodean a este detective que, como adelanta la sinopsis, tocó fondo y nada le motiva para seguir vivo. Por eso, Jon Arretxe atrae nuestra atención desde el primer capítulo, porque tal y como el narrador va relatando los episodios que en él tienen lugar, da a entender que algo va a ocurrir en el momento en el que aparece la figura de este espigado personaje, tras conocer su presencia en el momento en el que desfila el paso de El Nazareno por las calles de la barriada de San Francisco. Touré busca venganza tras la muerte de su hija, pero verá cómo finalmente es deportado, aunque en lugar de llevarlo a su país de origen, Burkina Faso, se sorprenderá porque su viaje termina en Bamako.

Desde el momento en el que Touré desembarca en el aeropuerto de la capital de Malí, Bamako, el lector seguirá con interés los episodios que tienen lugar en torno a este personaje. Y es que Touré vuelve a tener ante sí un futuro incierto, como ya lo tenía en Bilbao, lo que le llevará a tener que buscarse la vida nuevamente, al encontrarse en un país que no era el suyo de origen, Burkina Faso, y en el que no tenía contacto con nadie que le pudiera ayudar. Pero a este peculiar detective no lo abandonan quienes le arropan en la Pequeña África. Uno de los que viven con él en el piso patera de la capital vizcaína, Osman, le pone en contacto con Alou, un policía de la BUMDA, la oficina de Bamako para la protección de derechos de autor. Desde ese momento, los episodios se sucederán, principalmente en Bamako, pero siempre atento a lo que suceda en Bilbao. Y es que a lo largo de la novela estará muy presente el contacto entre Touré y quienes viven con él en la barriada de San Francisco, bien de forma directa, o bien a través de lo que relata un narrador omnisciente. 

Pese a la corta extensión de Juegos de cloaca, el lector se encontrará con una novela muy dura, en la que podrá comprobar hasta dónde puede llegar la maldad que anida en el lado más oscuro del ser humano, incluso en aquellos de quienes dudamos sean capaces de hacer daño a sus semejantes, pero que la necesidad de supervivencia les obliga a actuar de la forma en que lo hacen. En ella me encontré con episodios propios de lo que acostumbro a llamar novela negra genuina, lo que para mí supuso un mayor aliciente. Jon Arretxe atrae la atención del lector utilizando dos voces narrativas, una omnisciente y otra en primera persona, para completar entre ambas todo lo que sucede a lo largo de los siete capítulos titulados en que está estructurada la novela, siendo el nombre de alguno de los personajes que tienen mayor relevancia en la trama los que encabezan cada uno de los seis primeros capítulos. En este sentido, el lector juega con ventaja con respecto al protagonista en algunas fases de la narración, porque vive de forma muy directa todo lo que ocurre en la Pequeña África, para lo que el escritor basauritarra utiliza un narrador omnisciente y en presente, con lo que la intriga y tensión narrativa estarán muy presentes cada vez que intervenga, sobre todo teniendo en cuenta la figura que predomina en esas escenas, como es el caso del policía que tiene a su cargo las cámaras de vigilancia de esta barriada de Bilbao. El narrador en primera persona es el propio detective Touré, que relata todo lo que le sucede desde el momento de su detención, hasta su deportación a Malí, y los episodios que tendrán lugar en Bamako.
(Bamako, capital de Malí)
En lo que a ambientación se refiere, me sentí realmente transportado a las localizaciones de la capital maliense por las que se mueven los personajes que acompañarán a Touré, desde el momento en el que es acogido por Alou en Bamako, sin olvidarme de los rincones ya conocidos del barrio de San Francisco. A los personajes ya conocidos en títulos anteriores de esta saga, se unirán otros que compartirán infortunios con este detective; incluso alguno de ellos pagará con su vida desde el momento en el que Touré vuelve a tener contacto con la mafia nigieriana, de la que creía haber escapado tras ser obligado a abandonar territorio español. A través de una galería de personajes bien construidos y muy vivos, nos podemos hacer una idea de cómo es el día a día en una ciudad como Bamako, en donde el tiempo y la vida de sus habitantes parece transcurrir de una forma totalmente distinta a la nuestra, sobre todo entre la población que tiene que buscarse la vida como puede para subsistir, o tengan unos ingresos de dudoso origen, que complementen a los sueldos que perciben, como se podrá comprobar en algunos personajes de la novela.

Juegos de cloaca es una novela dura en varias fases del desarrollo de la trama, como la vida que acompaña a los inmigrantes que buscan fuera de su país un futuro mejor, tras el engaño al que son sometidos por las mafias que se aprovechan de su infortunio. Jon Arretxe no se anda con rodeos a la hora de describir las escenas que ofrece al lector, en las que utiliza un estilo directo y efectivo. El lector tiene ante sí una novela corta, pero al mismo tiempo absorbente. La tensión narrativa está muy presente en la trama, lo que redobla el interés por todo lo que sucede a lo largo de los capítulos. Los episodios que se suceden entre Bilbao y Bamako mantendrán en vilo al lector a lo largo de los capítulos, y y será testigo de cómo resuelve Touré su relación con la mafia nigeriana, cuyos tentáculos se extienden hasta donde haga falta para solucionar los problemas que tienen con quienes mantienen algún tipo de relación con ellos.




Biografía:


Jon Arretxe (Basauri, 1963), es doctor en Filología Vasca, licenciado en Educación Física y ha completado, en los conservatorios de Bilbao y Vitoria, sus estudios de piano y canto.
Este polifacético y exitoso autor tiene la creación literaria por oficio, pero también ofrece conferencias sobre sus libros o viajes, y además canta ópera, siendo integrante de los coros de ópera de Bilbao y Pamplona.
Desde la publicación de su primera obra, en 1991, su producción combina principalmente la literatura de viaje (7 Colores, Tubabu, El sur de la memoria...) y la novela negra (Shahmarán, La Calle de los Ángeles...). A este género pertenece Sueños de Tánger, trabajo publicado en la colección Cosecha Roja.

Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía del autor, y fotografía de Jon Arretxe, tomados de la web de Erein. Imagen del paso del Nazareno en Bilbao, tomada de la web de elcorreo.com, y la fotografía de Bamako que acompaña al cuerpo de la reseña, de Wikipedia. 







martes, 8 de mayo de 2018

Libros leídos y reseñados en...abril/2018












Esta es la relación de libros leídos y reseñados en el pasado mes de abril. Han sido un total de 6 los leídos, y otros tantos los reseñados


Los leídos: 









Los reseñados: 





-El secreto del solsticio de verano, de Christine Kabus. (Mes novela exótica y landscape).



Avance retos literarios: 

-Autores de la A a la Z (Año 2018):    10/24 obligatorias(42%) (+2).





-Reto Genérico (Año 2018):  17/40 (43%). Completados seis géneros literarios.


viernes, 4 de mayo de 2018

El tigre (edición ilustrada), de Joël Dicker

























Datos técnicos:


Título: El tigre (Edición Ilustrada)
Autor: Joël Dicker
Traductor: Juan Carlos Durán Romero
Ilustrador de cubierta e interiores: Eduardo de las Heras
Editorial: Alfaguara
1ª edición: Noviembre/2017
Formato: Ebook
Origen: Ebiblio-Galicia
Nº pág.: 26 en Adobe Digital Editions




Sinopsis:


A los diecinueve años Joël Dicker se presentó a un concurso literario juvenil con su relato largo El tigre. Más tarde, la presidenta del jurado le confesaría que lo habían desestimado porque no parecía creíble que una persona tan joven lo hubiera escrito. Ocho años después, Dicker obtuvo el Gran Premio de la Academia Francesa y el Premio Goncourt des Lycéens con La verdad sobre el caso Harry Quebert, que se convirtió en un fenómeno literario.
En este primer gran relato, deudor de sus admirados clásicos rusos y anglosajones, Dicker se enfrenta ya a sus temas preferidos (dilemas existenciales, las grandes preguntas, la violencia y la posibilidad de redención) y demuestra su extraordinaria capacidad de atraparnos con una historia poderosa y unos personajes que se graban a fuego.




Opinión Personal:




Antes de entrar en materia, quería comentar mi experiencia con una plataforma digital Ebiblio (enlace Ebiblio Galicia), en la que toman parte las bibliotecas públicas de España, y que ofrece la posibilidad de leer de forma gratuita novelas, libros o revistas a través de su página, en la que el lector se encontrará también con novedades que se van añadiendo al catálogo. El formato que utilizan es epub con DRM, por lo que la lectura en el kindle Amazon queda descartada. Me atrajo la propuesta, y decidí llevarla a la práctica para comprobar su efectividad. En esta ocasión, elegí como lectura piloto, por así llamarla, el relato de Jöel Dicker, El tigre. Y opté por utilizar una de las herramientas que ofrece esta plataforma, como es la aplicación para Windows Adobe Digital Editions (versión 4.5). La otra posibilidad que ofrece es instalar la aplicación Ebiblio en el móvil, y leer en este soporte; ya la tengo instalada, y más adelante probaré sus prestaciones. Aunque tras el resultado obtenido al probar la herramienta de Ebiblio en Windows, estoy muy seguro que en el móvil también tendrá un resultado satisfactorio. Y, desde luego, prefiero utilizar Ebiblio a Edición Anticipada, del Grupo Editorial Pengüin Random House. Una de las ventajas que ofrece la herramienta Adobe de Ebiblio es que no es necesario leer el libro de turno en línea, como ocurre en Edición Anticipada. Puede leerse en línea también, sí, pero da la opción que ya mencioné anteriormente: Adobe Digital Editions, con la ventaja de que si abandonamos durante un tiempo la lectura que tenemos en mano, al abrir de nuevo esta herramienta, seguimos leyendo desde el punto en el que dejamos la lectura, al contrario que en Edición Anticipada, que no da esa opción. A parte de que a estas dos opciones que menciono, tengo que añadir la posibilidad de que también puedo leer los libros que conforman el catálogo de Ebiblio en la tablet.

*********


Y dicho esto, entro en materia para comentar mis impresiones sobre este primer relato publicado por Joël Dicker, un autor que me conquistó con su novela El libro de los Baltimore (reseña).

La primera impresión que me causó este primer relato del hoy aclamado escritor suizo, tuve la sensación de que más bien estaba leyendo la obra de un clásico ruso, porque la historia que me contaba Joël Dicker a través de un narrador omnisciente, me tenía un claro regusto a las obras de los grandes escritores de la Rusia de los zares.

En lo que se refiere al argumento del relato, poco se puede decir sobre el mismo, porque su corta extensión no permite que ofrecer información de su contenido. Símplemente se puede adelantar que el lector se encontrará con la historia de un personaje, Iván Levovitch, que decide trasladarse a Siberia para dar caza a un feroz tigre que estaba atemorizando a la población de la taiga siberiana, porque a San Petersburgo llegaban noticias de que ya se había cobrado decenas de víctimas, todas ellas de una forma atroz.

Pese a las pocas páginas que conforman el relato, que se lee en medio suspiro, la tensión narrativa está asegurada en todo momento. Tal y como se van sucediendo los episodios que se relatan, la intriga está servida, porque el lector se preguntará si el cazador logrará conseguir su objetivo, y obtener así la fama y la recompensa que el Zar había ofrecido a quién llevara a palacio los despojos de tan temible animal.

Joël Dicker logra crear una atmósfera inquietante a lo largo de toda la narración. El paisaje desolador que se relata invita al lector a imaginarse las escenas que se van narrando, tanto desde el momento en el que dos monjes llegan a Tibié, como la información que va recibiendo el cazador, pero sobre todo el lector se preguntará si realmente será capaz de abatir semejante pieza.

A parte de esa atmósfera inquietante, otro punto fuerte del relato es el retrato de los personajes que el lector se encuentra a lo largo del mismo, y la ambientación espacial y temporal de los episodios que se van sucediendo, sin olvidarme de la crudeza del clima al que se tienen que enfrentar los personajes que nos encontramos a lo largo del relato. En todo momento pude imaginar perfectamente las dantescas escenas que se presentaban ante mí, o cómo era la vida de los pobladores de la taiga con los que se cruzaba el personaje principal de este relato, magníficamente descrito por Joël Dicker.

Si en El libro de los Baltimore me atrajo su cuidado estilo narrativo, puedo decir lo mismo de este relato del que hoy comparto mis impresiones. No me extraña que tal y como se nos adelanta en la sinopsis, el jurado del concurso juvenil al que el autor suizo había presentado este relato, dudara de que fuese escrito por una persona tan joven. Y también en El tigre se observa el suspense que caracteriza las obras de Joël Dicker. Un suspense que incitará al lector a estar en todo momento pendiente en lo que sucede a lo largo del relato, sobre todo desde el momento en el que el cazador decide llevar a cabo un plan con el que está seguro cobrará la presa codiciada. 

Sin duda alguna, quienes quieran tener una primera toma de contacto con la obra de Joël Dicker, pueden hacerlo a través de este su primer relato publicado por la editorial Alfaguara, con unas magníficas ilustraciones de Eduardo de las Heras. El lector tiene ante sí un relato que lo mantendrá en vilo hasta la última página, pendiente en todo momento de ese esperado encuentro entre el cazador y el tigre. 




Biografía:


Joël Dicker nació en Suiza en 1985. En 2010 obtuvo el Premio de los Escritores Ginebrinos con su primera novela, Los últimos días de nuestros padres (Alfaguara, 2014). La verdad sobre el caso Harry Quebert (Alfaguara, 2013), fue galardonada con el Premio Goncourt des Lycéens, el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa, el Premio Lire a la mejor novela en lengua francesa, y, en España, fue elegida Mejor Libro del Año por los lectores de El País y mereció el Premio Qué Leer al mejor libro traducido y el XX Premio San Clemente otorgado por los alumnos de bachillerato de varios institutos de Galicia. Traducida con gran éxito a treinta y tres idiomas, se ha convertido en un fenómeno literario global. Tras El Libro de los Baltimore (Alfaguara, 2016), enbla que recuperaba el personaje de Marcus Goldman como protagonista, La desaparición de Stephanie Mailer es su esperada nueva novela. Alfaguara también ha publicado El tigre, un relato escrito cuando Dicker contaba con diecinueve años y que por su calidad un jurado literario no creyó que fuera suyo.

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor tomados de Ebliblio.