jueves, 6 de junio de 2019

Lemmings, de Jordi Dausà.





















Datos técnicos:


Título: Lemmings.
Autor: Jordi Dausà.
Editorial: Delito.
1ª edición: Enero/2019.
Idioma: Español.
Encuadernación: Rústica con solapas.
ISBN: 978-84.949361-2-8.
Nº pág.: 238.



Sinopsis:

Te despiertas en una nave abandonada de un polígono industrial lejos de la civilización. A tu lado hay dos cadáveres. Rastros de una pelea. Tienes el cuerpo malherido pero no sientes ningún tipo de dolor. Tampoco recuerdas nada.

La carrera por recuperar la identidad y descubrir si eres víctima o verdugo, de dónde vienes y cómo has terminado en ese submundo de degradación absoluta, rodeado de personajes ambiguos y amorales que pululan por polígonos y descampados, quizás te ayudará a entender que tú sólo eres un elemento más de este paisaje de condenados.



Opinión Personal:



Conocí a la editorial Delito a través de su cuenta de twitter, en la que promocionaban su incipiente catálogo de novelas publicadas en castellano. Hasta la fecha son tres las novelas que lo conforman y, al leer las respectivas sinopsis y buscar algunas críticas sobre ellas, me dije que estábamos ante una editorial a la que había que tener en cuenta. Ante esa perspectiva, tuve claro que tenía que leer alguna de ellas, para así comprobar que no eran erróneas las sensaciones percibidas. Me decanté por Lemmings, porque la sinopsis me hizo pensar que estaba ante una trama con sabor a clásico y mis neuronas me decían que ese título les sonaba de algo, lo que se confirmó en una escena determinada de la narración. Y ya adelanto que Jordi Dausà es una de las gratas sorpresas lectoras de este año, tanto por su buen hacer literario, como por su conexión con el lector, pese a utilizar una voz narrativa en segunda persona.

Tras finalizar la lectura de Lemmings, me dije que quienes estuvieran interesados en esta novela, disfrutarían de una trama original. El lector se encontrará con un protagonista con unas características muy particulares, que incluso le harán pensar en algún momento que podían corresponder a algún personaje de ciencia-ficción. Sin embargo, el narrador irá desgranando a lo largo de los capítulos esos detalles que tanto nos llaman la atención, lo que provocó que me preguntara en más de una ocasión por qué practicaba un deporte que podía acarrearle riesgos muy graves para su salud, respuesta que tendría a lo largo de la narración. A parte de esas características tan peculiares que comento en este párrafo sobre el protagonista, el narrador no mencionará su nombre en ninguno de los capítulos que conforman la novela. Me llamó también la atención la voz narrativa, porque es poco utilizada en literatura. Y es que Jordi Dausà elige la segunda persona del presente durante todo el relato en el que se construye la identidad del protagonista de esta novela. Seguro que más de un lector se quedará sorprendido ante este detalle, pero es que no queda otra opción que emplear un narrador de estas características porque, como adelanta la sinopsis, el protagonista se despierta en una nave abandonada de un polígono industrial en la que hay rastros de de pelea, no recuerda nada de lo sucedido y su amnesia se mantendrá a lo largo de los capítulos que la conforman. Y, como supongo que el personal se preguntará cuáles son esas características tan particulares de este personaje, pues les sigo dejando con la duda, porque entiendo que esos rasgos forman parte de la intriga que despierta el interés del lector que se interese por esta novela de Jordi Dausà.

Lemmings es una novela negra con un claro sabor a clásico, como ya comenté en el primer párrafo de esta reseña. A lo largo de los capítulos el lector se encontrará con un ramillete de personajes que «viven muy cerca de la civilización pero, al mismo tiempo, a universos de distancia» (pág. 223). Son personajes perdedores, aunque también diría que son personajes a los que la sociedad no ofrece muchas oportunidades para integrarse en ella, y tienen que buscarse la vida como buenamente pueden,y el lector comprobará cómo se ayudan entre ellos, dentro de lo que se lo permiten sus posibilidades. Por eso también digo que es una novela dura, no por escenas espeluznantes que impacten al lector, sino por la dureza de la vida a la que se enfrentan. Son personajes que les toca vivir en el submundo de la degradación absoluta, y en los que la moral brilla por su ausencia, porque nada tienen que perder, y saben que se mueven en un espacio físico en el que la policía apenas se adentra, como le recuerda al protagonista uno de los personajes que comparte escenas con él en algún momento de la narración. Sin duda alguna, la ambientación es uno de los grandes atractivos de esta novela, porque el escritor natural de Cassà de la Selva refleja de una forma muy visual los sórdidos escenarios por los que se mueven, mencionados ya algunos de ellos a lo largo de esta reseña.

Jordi Dausà construye unos personajes que son fiel reflejo del ambiente que les rodea: el mundo de las drogas, el de las peleas ilegales o el de las barriadas de una pequeña ciudad. Junto al protagonista, de quien el narrador no menciona su nombre, el lector se encontrará con personajes como Tío-tia, a quien el protagonista decide llamar con este apodo, porque en un principio no tenía muy claro si era un hombre o una mujer. Tío-tía lo lleva a su chabola después de que se tuviera que marchar del bar del polígono en el que dos clientes avanzan hacia él con cara de pocos amigos; Moha el Moro, que vive en una de las infraviviviendas que hay en torno al polígono industrial; el tatuador Cristo, personaje que intentará a ayudarle a encontrar su identidad. Junto a estos personajes, el lector conocerá también a Ángel y a Ernesto, quienes le enseñaron las técnicas de las Artes Marciales, y que el lector comprobará cómo uno y otro representan las dos caras que muestra el deporte: «No tardaste en entender que, en realidad, Ángel no quería enseñar kárate a aquellos chavales, tan solo intentaba sacar unos cuantos del agujero» (pág. 95). Sin embargo, Ernesto representa la otra cara del deporte, porque estaba inmerso en el mundo de las peleas ilegales, en el que se verá inmerso el el personaje que busca su identidad, como lo puede deducir el lector desde las primeras páginas de la novela. No me olvido de Lucía, quien fue prácticamente la única amiga que tuvo el protagonista en su infancia.

Lemmings comienza por el desenlace, como lo puede deducir el lector del primer párrafo de la sinopsis. Jordi Dausà construye la identidad perdida del protagonista partiendo del contacto que mantiene en un principio con los personajes que le ayudan a encontrar su identidad en lo que podría tomarse como la primera línea temporal para, en una escena determinada, ofrecer información sobre su infancia y juventud, etapas en las que conoceremos la relación con su familia, que entiendo puede definirse como disfuncional, los motivos que lo llevaron a frecuentar un gimnasio o su vida universitaria. A partir de esa información que recibe el lector de los personajes que en algún momento tuvieron relación directa con el protagonista, el lector conocerá las causas que le llevaron a situarle en el escenario que se describe en las páginas iniciales. 

Jordi Dausà utiliza un lenguaje sencillo y un estilo directo, con un ritmo de lectura fluido, pese al inconveniente que podría surgir de la voz narradora en segunda persona, porque si no se utiliza bien, puede enfriarse la relación con el lector. Sin embargo, el autor logró atraer mi atención en todo momento, porque actúa como confidente de uno y otro al mismo tiempo, lo que provocó que la historia me resultara absorbente. Pese a que no hay grandes giros que eleven todavía más nuestro por el desarrollo de la trama, aunque el lector sí se encontrará con escenas que atraerán su atención, porque tendrá interés en conocer cómo las solventa el protagonista. A parte de este último comentario, Jordi Dausà sabe cómo suplir esa ausencia con la información  dosificada que facilita el narrador para construir la identidad del protagonista. El escritor natural de Cassà de la Selva utiliza de forma muy estudiada las herramientas que tiene para que el lector sienta interés por conocer cómo llegó realmente el protagonista a esa nave industrial abandonada, en donde despierta junto a dos cadáveres, sin acordarse de nada y sin saber si fue su víctima o verdugo. Por lo que comenta en la relación de agradecimientos, entiendo que el autor tiene relación con el mundo del boxeo, lo que supongo le ayudó a obtener una mayor información para que las escenas en las que están presentes las artes marciales tuvieran un mayor realismo, junto con el asesoramiento recibido por quienes le ayudaron a documentarse sobre este deporte y otros aspectos relativos al protagonista de esta novela. 



Biografía:


Jordi Dausà (Cassà de la Selva, 1977), es maestro y escritor. A ratos escribe en diferentes medios y fue bloguero cuando ya no quedaban bloggers. Boxeador inconstante y tarambana, es autor de Manual de Supervivència (Premio Montflorit de novela en 2010), el gat de Schrödinger y Nits de matapobres. Algunos relatos suyos han sido publicados en diferentes antologías colectivas y ha colaborado en proyectos editoriales destinados a la enseñanza de la lengua catalana. Lemmings es la primera de sus novelas que se publica en castellano.

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de la web  de la Editorial Delito. Fotografía de Jordi Dausà tomada de Cassà Cultura. 

13 comentarios:

  1. Paso por encima de la reseña porque tengo el libro en casa y espero no tardar en leerlo. Me basta con saber que ha sido toda una sorpresa para ti, y de las buenas, claro.
    Espero disfrutar de este libro
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Pues si que es verdad que esa voz es un recurso poco utilizado, me llama la atención, también tus buenas impresiones, pero es que de momento no quiero añadir más libros, necesito despejar pendientes y descansar de blog este verano.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que lo de la segunda persona del singular como voz narrativa no es nada normal, resulta como mínimo chocante... no me disgusta la novela pero no sé si me atrae lo suficiente, al menos de momento 😯

    Le doy una vuelta, besos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  4. Pues me ha gustado mucho lo que cuentas sobre la novela y las buenas sensaciones que te ha dejado. Me la anoto.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Primera noticia que tengo de esta editorial. Y muy buena pinta que tiene esta novela. La tendré muy en cuenta.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Conocía la editorial y la novela por una reseña que hizo Josevi Blender para MoonMagazine. Ya la tengo en mi estantería de pendientes. A ver si con este recordatorio la leo de una vez.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me la llevo anotada, le echaré un vistazo en la librería a ver si me animo
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me encantan las novelas llenas de protagonistas perdedores y ojo que no lo digo desde el punto de vista que le desee mal a nadie jajaajja

    ResponderEliminar
  9. Pues a pesar de todos los mimbres que la presentan como una gran novela, el tema de la marginalidad no me atrae demasiado. Sin embargo, tomo nota del autor, porque lo que cuentas de él me gusta.
    Por cierto, veo que estás leyendo "Tiempos de esperanza". Estaré atenta a tu reseña porque tiene muy buena pinta. Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. No conocía ni la editorial ni al autor así que los llevo apuntados para mirarlos con calma. Besinos.

    ResponderEliminar
  11. A mí me llama lo que nos cuentas y aunque voy a anotar el título estoy casi pensando en hacer un descanso con el blog porque no doy a más.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me agrada lo que nos cuentas de esta novela, de la que a priori no me habría fijado, pero que encuentro bastante original, y con unos personajes muy en la actualidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pues porque tú me hablas de ella porque no conocía la editorial. Están naciendo muchas y espero que se puedan mantener. En cuanto al libro, tengo mucha novela negra pendiente pero si te digo la verdad, esta no pinta nada mal. Besos

    ResponderEliminar