miércoles, 13 de febrero de 2019

Historia de mi vida, de Anton Chéjov.






















Datos técnicos:


Título: Historia de mi vida.
Autor: Anton Chéjov.
Traducción: Nicolás Tasin.
Dominio Público: Biblioteca Virtual
Miguel de Cervantes.
Publicación original: 1896.
Idioma: español.
Formato: ebook.
Nº pág.: 176.


Sinopsis:


Misail Poloznev es un veinteañero de una ciudad de provincias cuya vida laboral va dando tumbos. Enfrentado al despotismo de su padre arquitecto, deja el hogar y abraza trabajos sencillos, como el de pintor de brocha gorda. Se casará con una joven de clase alta, pero ésta lo abandonará con la misma frivolidad que se acercó a él. Desheredado, Misail y su hermana se enfrentarán a los prejuicios y rémoras de una sociedad, la rusa, que apenas puede ya respirar en las postrimerías del régimen zarista. Al volver a casa por la noche tras la jornada de trabajo, y pasar por delante de las tiendas, oía con frecuencia chirigotas en boca de tenderos y dependientes: -¡Ahí tenéis a un caballero, a un noble descalzo! Los amigos de casa, cuando me encontraban, no podían disimular su azoramiento.


Opinión Personal:


Mi primer acercamiento a la narrativa del escritor ruso Anton Chéjov fue a través de uno de sus relatos más célebres, La dama del perrito. Después de afrontar la lectura de este relato, me decidí a probar con alguna de sus novelas, y me decanté por Historia de mi vida. Al igual que ocurre en La dama del perrito, en Historia de mi vida el lector no se encontrará con grandes giros que incrementen su atención en el desarrollo de la trama, sino que despertará interés por la decisión que toman los personajes a la hora de afrontar las situaciones cotidianas a las que se enfrentan. Pese a lo que acabo de comentar, el lector sí se encontrará hacia el final de esta novela con un par de situaciones que animan la narración y, sobre todo, con un final que me encantó, y que pone un gran colofón a una historia atractiva. Esa intriga a la que me refiero en este párrafo sirve para que el lector se pregunte en más de una ocasión si el joven Misail Poloznev será fiel a sus principios o claudicará ante la insistencia de su padre, o quienes median en su favor, para que vuelva al redil de la clase social a la que pertenece. Pese al título de esta novela, esta no es autobiográfica, si bien el lector podrá comprobar cómo en ella se verán reflejadas algunos rasgos de la vida de este prolífico escritor ruso.

El joven Misail Poloznev relata en primera persona, y desde la lejanía, la experiencia que le supuso la decisión de abandonar el hogar familiar. El lector comprobará cómo desde el primer capítulo estaba enfrentado a la tiranía paterna, hecho que influye en la decisión de renegar de su origen noble, sumarse a la clase trabajadora y ganarse el sustento por su propio trabajo. Sin embargo, el joven Poloznev verá cómo pasará situaciones de penuria y también comprobará por él mismo cómo no toda la clase trabajadora merece el respeto de quienes llevan una vida más acomodada: él mismo será partícipe de ese rechazo, por la actitud mostrada por los campesinos mujiks pese a que, ante la insistencia de su esposa María Victorovna, les construye una nueva escuela para sus hijos. Pese a ello, es testigo del trato que recibe por su parte, y de cuyo comportamiento se escandalizará en más de una ocasión. Las vicisitudes que atraviesa este personaje transcurren entre su ciudad natal, cuyo nombre no se menciona en la novela, la estación de ferrocarril de Dubechnia y la aldea de Kurilovka. Las localizaciones por las que se mueven los personajes son presentadas al lector mediante descripciones precisas y diría que muy visuales, lo que ayuda a imaginarse cómo son los espacios en los que tienen lugar las escenas de esta novela. 

Si bien Historia de mi vida y La dama del perrito son dos obras con un trasfondo diferente, el lector comprobará cómo la condición humana está presente en cada una de ellas. A través de sus obras muestra al lector las virtudes y defectos de la sociedad rusa de la época, que tan bien retrata. Describe los personajes que el lector se encuentra a lo largo de los veinte capítulos en los que se estructura la novela a través de detalles que en ocasiones nos parecen nimios, pero que nos ayudan a conocerlos mejor; por lo que, en mi modesta opinión, y partiendo de los comentarios de quienes conocen a fondo su obra literaria, puede decirse que toda su obra es una crónica de la época. También aborda en la novela el tema de la corrupción, por el origen poco claro de los ingresos de algunos de los personajes que guardan relación con el joven protagonista, porque recelará de la forma de proceder de estos para medrar en su economía, como lo podrá comprobar el lector en algunos episidios.

Pese a que ya comenté en esta reseña que Historia de mi vida es una novela en la que apenas hay giros que atraigan la atención del lector; sin embargo, el lector se interesará por la relación que mantienen con él alguno de los personajes y por la tensión narrativa que se ofrece en varias fases del desarrollo de la trama. Ejoven Poloznev tendrá algunos enfrentamientos verbales con su padre, y con algún otro personaje que se dirigirá a él en su nombre, para intentar convencerlo sobre el error de las decisiones que toma al abandonar el seno de la clase social a la que pertenece. El lector estará pendiente también de la reacción que el joven Poloznev muestra ante determinados episodios que influirán en su estado anímico, y que entran ya más en el plano sentimental, confiriendo a la novela un carácter intimista en algunas fases de su relato. 

Antón Chéjov perfila una serie de personajes que atraen la atención del lector, bien perfilados y creíbles, que atraen la atención del lector sobre todo por la relación que mantienen todos ellos con Misail Poloznev a lo largo de los capítulos, y sus reacciones ante la decisión que adopta desde el primer capítulo. Su padre, que solo se preocupará por la vuelta de su hijo al seno familiar, y  cuya actitud autoritaria quedará reflejada en alguna fase de la novela; el ingeniero Dolchinov, que le dará trabajo a Misail Poloznev en la construcción del ferrocarril en la estación de Dubechnia, pero con quien tendrá algún enfrentamiento porque no le gusta cómo realizaban su trabajo en la oficina de telégrafos. También trabajará con Nabó Ivanov, quien se define como un contratista de obras pictóricas. El doctor Vladimiro Blagovo, con quien el joven protagonista mantendrá varios diálogos sobre temas sociales muy vigentes en nuestros días, así la decisión que tomó al abandonar el seno de la familia para ganarse el sustento como un trabajador más. Sin embargo, uno de los personajes que más atrajeron mi atención fue el de la hija del ingeniero Dolchinov, María Victorovna, un personaje excéntrico, de quien se enamorará el joven Poloznev. Contraen matrimonio, lo que provocó que me preguntara en varias ocasiones si ese vínculo se rompería en algún momento, porque su convivencia no me terminaba de convencer. Junto con María Victorovna, también me atrajo el papel desempeñado por la hermana del protagonista, Cleopatra. Esta es una joven enfermiza que  visitará a su hermano en varias ocasiones, acompañada algunas veces por el doctor Blagovo, lo que llevará a sospechar tanto a Poloznev como al lector  sobre la posibilidad de una relación sentimental entre ambos, pese a que el médico estaba casado. Cleopatra atraerá la atención del lector tanto por la delicadeza de su salud como por las reacciones ante determinadas situaciones a las que se enfrenta en algunas fases de la novela. No me olvido de personajes peculiares como los miembros de la familia Cheprakov, su criado  Moisey,  o Stepan Petrovich, un campesino de la aldea vecina que les había alquilado el molino.

Historia de mi vida es una novela en la que Antón Chéjov ofrece su visión de la sociedad rusa de la época. Tal y como nos ofrece la trama, me dio a entender que los personajes que desfilan por sus páginas representaban el cambio de quienes estaban apegados a la Rusia de los zares, y quienes, al igual que Misail Poloznev, defendían la igualdad social a través del trabajo. A lo largo de los capítulos el escritor ruso hace una crítica social en la que no faltan las alusiones a la corrupción, la diferencia generacional que hay entre los progenitores y sus hijos, y las discusiones y los debates que se producirán entre varios personajes en relación con el trabajo, la educación y el bienestar social, muy vigentes en nuestros días. Un claro ejemplo de lo que acabo de comentar es la discusión que mantiene con su padre en el primer capítulo: «Bueno, ¿qué vas a hacer ahora? -continuó mi padre- A tu edad, los jóvenes ocupan ya una buena posición social, y tú no eres más que un proletario, un miserable que no sabe ganarse honorablemente la vida y que vive como un parásito a expensas de su padre» 






Biografía:

Anton Pávolovich Chéjov nació el 29 de enero de 1860 en Taganrog, en la Federación Rusa, y falleció el 15 de julio de 1904 en Badenweiler, Alemania. Su infancia se vio marcada por la educación estricta que recibió de su padre, un tendero hijo de un siervo que había comprado su libertad. El negocio de su padre quebró y la familia se vio obligada a escapar a Moscú para evitar su encarcelación por deudas. Chéjov comenzó a escribir relatos humorísticos cortos para contribuir a la economía familiar, labor por la que se granjeó cierta popularidad como cronista. Estudió medicina en la Universidad Estatal de Moscú y, aunque en 1884 comenzó su carrera médica, siguió escribiendo y colaborando con diversas publicaciones, y obtuvo el prestigioso Premio Pushkin con su compendio de relatos Al anochecer (1886). A parte de la narrativa, también cultivó el teatro, sus obras se llevaron a escena con gran éxito, y en 1901 se casó con Olga Knipper, una actriz que había trabajado en tres de sus obras. Preocupado por los más necesitados, inició diversdas campañas contra el hambre y el abandono, y creó varias escuelas para niños sin recursos.

Nota: Datos técnicos y portada de la novela, tomadas de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Biografía del autor, tomada de la web Lecturalia. Fotografía de Anton Chéjov tomada de Wikipedia. 









14 comentarios:

  1. Otro de los rusos que todavía no he leído. Sería una buena opción para el reto de Me gustan los clásicos, aunque me da miedo esa manera de escribir tan enrevesada que tienen.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. No he leído nada de este autor, pero que sean un poco enveresado escribiend no me llama la atención.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Solo he leído La dama del perrito, que me gustó mucho. Así que tomo nota de éste, que por lo que cuentas, creo que lo voy a disfrutar también.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Este libro lo conocí por un cliente de la librería, hablaba bastante con él cuando venía y era muy fan de este autor... así que lo busqué por curiosidad y sí, me gustó bastante y es perfecto para conocer a Chéjov =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Lo leí hace años y mi recuerdo es, aunque algo difuso, bueno.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Esto son palabras mayores Paco, estamos hablando de chéjov de Antón chéjov 🤴 y has elegido justamente una obra magistral.

    Besitos carinyet 💋💋💋
    Excelente reseña.

    ResponderEliminar
  7. No he leído mucho a los autores rusos y no sé por qué porque todo lo leído me ha gustado mucho.
    De Chejov leí hace años una recopilación de cuentos que incluía "La dama del perrito". Conozco "Tio Vania" y "El jardín de los cerezos" por cine y por aquellas adaptaciones teatrales de Televisión de hace años que eran geniales.
    Esta "Historia de mi vida" resulta muy atractiva. Igual le doy una oportunidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. De Chejov he leído cuentos y teatro: El jardín de los cerezos, las tres hermanas, el tío Vania...me apunto este por si puedo hacerle un hueco. Besinos.

    ResponderEliminar
  9. Tengo otra novelita corta de Chéjov en la estantería que compré a finales del año pasado y primero leeré esa, pero en cuanto termine con ella me haré con esta que traes porque la voy a disfrutar muchísimo.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  10. Los rusos me dan bastante respeto, no obstante estoy con intención de acercarme a su literatura, no se si será con este, ya veremos
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Siempre me ha dado un poco de miedo atreverme con este autor. En general, la literatura rusa me resulta extraña y las personas que me recomendaban a Chejov eran no me merecían demasiada confianza. Pero ¡claro! Ahora llegas tú y me rompes todos los esquemas. No sé si atreverme ahora. Abrazos.

    ResponderEliminar
  12. Tomo nota. Yo sí creí que era una autobiografía y pensé que prefería empaparme antes de más obras suyas, así que agradezco bastante esta reseña, porque no se me ocurrió indagar más. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Bárbaro Paco... aunque me parece muy sesuda para estos momentos. Besos

    ResponderEliminar
  14. Hola Paco, Chéjov es un grande de la literatura. Sutil, irónico, sabe como nadie indagar en la esencia humana. Acabo de leer algunos de sus cuentos, te invito a que te leas la reseña. Coincidimos bastante. Saludos.
    https://lasenyoretabuncle.blogspot.com/2020/04/resena-una-historia-aburrida-y-otros.html

    ResponderEliminar