jueves, 13 de febrero de 2020

El sombrero de tres picos, de Pedro Antonio de Alarcón.



















Datos técnicos:


Título: El sombrero de tres picos.
Autor: Pedro Antonio de Alarcón.
Editorial: Vicens Vives.
Colección: Aula de Literatura.
1ª edición: 2002.
Año de publicación original: 1874.
Encuadernación: tapa blanda.
ISBN: 84-316-6381-2.
Idioma: español.
Nº pág.: 164.


Sinopsis:


A principios del siglo XIX y en una ciudad de provincias, un viejo corregidor se empeña en seducir a una atractiva molinera, aun a sabiendas de que está casada y de que quiere mantenerse fiel a su esposo. Para lograr su propósito, el corregidor traza un plan que le permita entrar en la casa de la mujer de sus sueños y sorprenderla a solas en mitad de la noche. Sin embargo, las cosas no salen según lo previsto, y el corregidor, la molinera y otros muchos personajes acaban enzarzados en una divertidísima maraña de enredos.
Tal es la historia que Pedro Antonio de Alarcón (1883-1891) nos narra en El sombrero de tres picos, un magistral relato cómico que Emilia Pardo Bazán llamó con toda justicia «el rey de los cuentos españoles».



Opinión Personal:



Hoy comparto mis impresiones sobre una novela corta cuyo título estoy seguro resultará muy familiar, sobre todo a los apasionados por los autores clásicos: El sombrero de tres picos, de Pedro Antonio de Alarcón. La crítica especializada dice que es la obra maestra del escritor natural de Guadix (Granada), y la mismísima doña Emilia Pardo Bazán la calificó como «el rey de los cuentos españoles». Esta obra la recuerdo con cariño porque la leí en mis años de estudiante, y es una de esas lecturas que me quedaron grabadas por lo mucho que disfruté con ellas. La edición que tengo en casa es para estudiantes de la ESO, del Aula de Literatura de Vicens Vives, con una introducción en la que la editorial ofrece unas pinceladas sobre el romanticismo tardío de Alarcón y El sombrero de tres picos, más los textos auxiliares en los que sirven de fuente para esta novela y una serie de actividades para los alumnos.

Pese a que estamos ante una novela corta escrita en 1874, y que en ella Alarcón aborda desde una perspectiva cómica el tema de la infidelidad, en ningún momento se me hizo desfasada la historia que cuenta el narrador omnisciente; de hecho, su lectura me resultó muy entretenida y divertida, con situaciones de enredo que levantan cuando menos una sonrisa. En este sentido, el narrador omnisciente, a modo de cronista, implica al lector en su relato por la forma en que lo gestiona, como lo podrá comprobar a lo largo del prólogo del autor y los treinta y seis capítulos cortos y titulados en los que está estructurado. Sin duda alguna, esa gestión que hace el narrador del relato, al actuar como cronista, incita al lector a estar muy pendientes de lo que ocurre sobre todo en determinados episodios, lo que acrecienta el interés por conocer el desenlace, tras el empeño que tiene un viejo corregidor en una ciudad de provincias, en seducir a una atractiva molinera, aun a sabiendas de que está casada y de que quiere mantenerse fiel a su esposo. ¿Logrará el corregidor conseguir su empecinado propósito? ¿Logrará la molinera mantenerse fiel a su esposo, como así lo afirma en los primeros capítulos?

El sombrero de tres picos es una novela costumbrista con un claro trasfondo histórico y que sitúa la trama en una época concreta, en la que Alarcón construye una historia de tal forma que el lector tenga una clara idea tanto de la estructura social de la época en la que se desarrolla como de las costumbres que imperan por aquel entonces. Y es que el lector comprobará a lo largo de los capítulos cómo quienes ejercían un mayor poder, ya fuera civil o eclasiástico, aprovechaban su situación en el escalafón social para alcanzar las metas que se marcaban, sin importarles los recursos que tuvieran que utilizar para lograrlo.

Uno de los grandes atractivos de El sombrero de tres picos es esa relación tan estrecha que mantienen las fuerzas vivas de esta ciudad de provincias -diría incluso que demasiado vivas, aprovechando la coyuntura política del momento-. El lector se preguntará cómo logra el molinero y su señora mantener esa relación tan estrecha con las autoridades de la época, pese a la diferencia social que los separa. Y esa respuesta no tardará en tenerla, porque si las autoridades tenían su poder para utilizarlo a su antojo, el tío Lucas y la señá Frasquita tienen las suyas para alternar con las autoridades locales.

Otro atractivo son los personajes, con los que el lector no tarda en familiarizarse y conocer los fines que persiguen unos y otros en esta historia. Alarcón aprovecha esta novela para caricaturizar sobre todo a las fuerzas vivas de la época y también les confiere unos rasgos psicológicos en los que busca reflejar el lado más ruin del ser humano. Sin embargo no todos son así, porque esa fachada exterior que muestra algún personaje guarda un interior que invitan a empatizar con ellos, pese a que determinadas situaciones que protagonizan hagan que nos hagamos otra idea de ellos. En este sentido, el lector sonríe con los epítetos con los que califica a algunos personajes, caso de la señá Fraquita -la hija de los Pirineos es uno de ellos, por su origen navarro- o Garduña, el alguacil del corregidor, que actúa como si de un secuaz se tratase.

El sombrero de tres picos es una lectura amena, divertida, y con escenas que pueden provocar cuando menos una sonrisa o incluso hilaridad por el enredo que se produce en ellas, por las reacciones que muestran los personajes en esas situaciones ingeniosas que dan lugar a equívocos, por lo que uno se pregunta si el corregidor y la molinera serán capaces de mantenerse firmes en sus propósitos. El ritmo de lectura es muy fluido se lee prácticamente de una sentada. El texto muestra una gran riqueza del lenguaje, adaptado al estilo coloquial de la obra, y como se muestra en expresiones utilizadas por algunos personajes en los diálogos o por el narrador en algunas fases de la novela. Este narrador omnisciente aprovecha algunas ocasiones para hacer juegos de palabras, alguna alusión mitológica e incluso literarias para definir de forma irónica a alguno de los personajes. Alarcón muestra en esta novela corta una gran imaginación, en la que el lector se encuentra con escenas muy dinámicas, e incluso diría que algunas un tanto surrealistas. El lector puede hacerse una idea clara de los escenarios por los que se mueven los personajes, porque se encuentra con descripciones claras y concisas, al igual que puede imaginarse las escenas que protagonizan los personajes, con el añadido de que esta edición de Vicens Vives ofrece unas ilustraciones en las que se recrean algunas de las escenas.



Biografía:


(Guadix, España, 1833 - Madrid, 1891) Novelista español. De ideas anticlericales y antimonárquicas durante su juventud, la carrera literaria de Pedro Antonio de Alarcón en Madrid no tuvo éxito en un principio, por lo cual regresó a Granada, desde donde se mantuvo activo, sin embargo, en las intrigas políticas de su época.
Alarcón fue director del periódico satírico El Látigo, y posteriormente participó en la guerra de África, experiencia que recogió en Diario de un testigo de la guerra de África (1859). Más tarde realizó un viaje a Italia, del que saldría su segunda obra documental, De Madrid a Nápoles. A su vuelta experimentó un giro hacia una postura católica y conservadora, a la vez que iniciaba su carrera como novelista con una serie de narraciones breves, de las que sobresale El sombrero de tres picos (1874). Entre las mejores novelas de su producción se hallan El escándalo (1875), El niño de la bola (1878) y La pródiga (1880). Aunque su figura ha quedado oscurecida por la inmensa talla de los grandes novelistas del periodo (Benito Pérez Galdós, Leopoldo Alas «Clarín» o Juan Valera), la crítica coincide en subrayar el innegable valor literario de su narrativa.

Nota: Datos técnicos y sinopsis, tomados del libro. Fotografía del autor, tomada de Wikipedia. Biografía de Pedro Antonio de Alarcón, tomada de la web biografíasyvidas. 



8 comentarios:

  1. Ay, aquí me has ganado. Mi paisano. Una de sus obras más divertidas. Como buena guadijeña he leído todas sus obras. Te recomiendo encarecidamente El niño de la bola y El capitán veneno.
    Me alegra que te hayas decidido por este clásico.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo haberla leído en el colegio y recuerdo que me gustó mucho. También creo haber visto alguna adaptación en la Televisión. Puede que en aquel programa que se llamaba "Novela" y que ponían después de comer. Creo que también he visto una adaptación de "El escándalo".
    No es algo que me apetezca ahora mucho, pero nunca se sabe.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¡Me encanta Paco! Es también uno de los que he barajador para el reto, aunque luego me he inclinado por otro, ya verás cuál 😁😁😁
    Me encanta, me gusta muchísimo y te ha quedado una reseña perfecta.

    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  4. Ooooohh, cuanto tiempo! Creo que volé en el tiempo con ese sombrero yme ha gustado de nuevo paladear su sabor, gracias!!

    ResponderEliminar
  5. Lo leí hace muchos años, cuando aún estaba en el colegio, qué tiempos aquellos jajaja
    Pero recuerdo que me pareció divertidísimo
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Madre mía, qué título nos traes hoy. Este libro lo vimos en el colegio y la verdad, no había vuelto a pensar en él. Me has refrescado un poco la memoria y eso se agradece. Besos

    ResponderEliminar
  7. Cuánto me divertí en el instituto leyéndolo, creo que fue de las lecturas obligatorias que más me gustaron y además, me has traído buenos recuerdos a la mente con tu reseña.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Paco, he leído varias novelas de este autor y me parece que está también y que además la tengo, si fue así, fue hace mucho tiempo. No me importaria releerla. Besinos.

    ResponderEliminar