miércoles, 20 de septiembre de 2017

En tiempo de halcones, de Fran Zabaleta




















Datos técnicos:


Título: En tiempo de halcones
Autor: Fran Zabaleza
Editorial: Grijalbo
1ª edición: enero/2016
Idioma: Español
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
ISBN: 978-84-253-53-5363-5
Nº pág.: 592



Sinopsis:


Eran tiempos duros. Tiempo de halcones. Despiadados, los últimos señores feudales sometían al antiguo reino de Galicia a una creciente espiral de violencia. Hasta que la indignación estalló.

Estevo, un joven siervo de la gleba que ha tenido que huir de su aldea, se refugia en Santiago de Compostela con la doble esperanza de aprender un oficio y, sobre todo, adquirir la condición de hombre libre. El hambre y un callejón acabarán pronto con sus ilusiones.
En la llamada ciudad santa, el destino soñado por peregrinos de todo el mundo, anidan los rumores, las intrigas, las corruptelas y los juegos de poder. Dos poderosas familias aristocráticas, los Trastámara y los Moscoso, rivalizan; la cofradía de ladrones impone su ley a mendigos, rateros y prostitutas. Pero ellos, como también los menestrales y los burgueses, deben rendir cuentas e inclinarse ante el amo y señor de la Tierra de Santiago: el intocable arzobispo don Rodrigo de Luna. Cuando este ejerce el derecho de pernada con la esposa del vasallo de un noble local, la indignación se desborda. Entonces se aviva un sueño de libertad, justicia y paz que unos tratarán de defender y otros de aniquilar.
1458: en Santiago de Compostela prende la llama de la revuelta.
La aventura, la intriga y la épica se unen en esta novela vibrante e impredecible que nos sumerge en una época cruenta y al mismo tiempo rebosante de ideales, de la mano de unos protagonistas que aman, odian, se confabulan, traicionan y matan, sin dejar de sorprender por su enorme humanidad.


Opinión Personal:


Cuando disfruto con la lectura de una novela, me gusta saborearla detenidamente, como si degustase un buen menú para así saborear mejor los ingredientes que contiene. Esto me paso con la novela de la que hoy publico mi reseña: En tiempo de halcones, de Fran Zabaleta (Vigo, 1964), publicada por la editorial Grijalbo. Mi mejor lectura de este año, hasta la fecha.
En tiempo de halcones nos habla de una revolución, pero también de una rebelión. Y es que creo que el lector se encontrará con un claro paralelismo entre lo que sucede en Santiago de Compostela entre 1456 y 1458, y las vicisitudes que acompañarán a Estevo de Trobos, el personaje principal de esta novela. En Santiago de Compostela, campesinos, burgueses, clérigos y algunos nobles clamaban por las ansias de paz, orden y justicia ante los abusos de los nobles poderosos de la llamada Tierra de Santiago. Desde las primeras páginas se presiente que esa revolución contra los abusos de poder será un hecho más temprano que tarde, tal y como se van desarrollando los acontecimientos que nos relata un narrador omnisciente. Estevo de Trobos, es un joven siervo de la gleba que ha tenido que huir de su aldea, refugiarse en Santiago de Compostela con la doble esperanza de aprender un oficio y, sobre todo, adquirir la condición de hombre libre. De ahí mi comentario sobre el paralelismo entre la ciudad y este personaje.
Cuando leo una novela histórica, lo primero que le pido al autor es que logre trasladarme a la época en la que se desarrollan los episodios que en ella se relatan. Y Fran Zabaleta lo logra con creces, ya lo creo. Las descripciones que nos hace tanto de Santiago de Compostela, como las otras localizaciones por las que se mueven algunos de los personajes que desfilan por sus páginas son magníficas, y muy visuales, sobre todo en lo que a la ciudad del apóstol se refiere: me podía imaginar perfectamente cómo eran cada una de sus calles y plazas, al haber caminado por ellas en infinidad de ocasiones. A medida que recorría cada uno de sus rincones acompañando a los personajes que los transitaban, me decía que la fisonomía del caso histórico de Santiago había cambiado muy poco desde la época en la que se desarrolla la trama, porque casi todos los nombres de las calles y plazas compostelanas me resultaban muy familiares, y me imagino que quienes en alguna ocasión visitaron la ciudad, les serán conocidos nombres como la Rúa do Vilar, Rúa Nova, Rúa da Fonte do Franco, Preguntoiro, Porta do Camiño, la archiconocida Plaza de las Platerías, que en aquella época era Praza dos Ourives, o la catedral de Santiago, en donde el autor ubicará algunas escenas de la novela. Para hacerse una idea mejor de lo que acabo de comentar, el lector se encontrará antes del cuerpo de la novela con dos mapas ilustrativos en los que ve reflejados la ciudad de Santiago y el castillo de Rocha Forte
A lo largo de los capítulos, el lector se podrá hacer una clara idea de cómo era la vida de los diversos estamentos sociales en la segunda mitad del siglo XV. Por eso, creo que En tiempo de halcones es una novela en donde la historia y los rasgos costumbristas forman un todo compacto. Y, en mi modesta opinión, creo que de esta forma el autor nos hace ver el porqué de esa indignación de las clases menos favorecidas ante los nobles poderosos que ejercían un uso abusivo de su autoridad. En este sentido, me resultaron más atractivos los episodios costumbristas que los propiamente históricos, quizás porque los primeros los encontré mucho más dinámicos y entretenidos por la diversidad de situaciones que me encontraba, preguntándome a menudo qué final me aguardaría en la gran mayoría de ellas; aunque también hubo algunos episodios históricos en los que se palpaba la tensión entre los personajes, en especial los diversos encuentros que se producían entre las dos familias nobles que apoyaban a los irmandiños, los Trastámara y los Moscoso. Como digo en estos casos, no tienen desperdicios los diálogos cruzados entre Pedro Álvarez Osorio, conde de Trastámara, y Bernal Eáns de Moscoso. En el aspecto histórico, es destacable el papel desempeñado por el dominico Vasco Martíns, que ejerció de alcalde de la Irmandade, así como la figura del arzobispo Rodrigo de Luna, que ejerce el ius primae noctis con la esposa del vasallo de un noble local: este hecho hecho desencadenaría la convocatoria de los ciudadanos para unirse en hermandad, y enfrentarse así a la tiranía del arzobispo y los grandes nobles, para lo que necesitaban la autorización real para constituirse como tal. Para concienciar a la población de la necesidad de actuar ante los desmanes que cometen los nobles y el arzobispo, el autor utiliza la figura de dos titiriteros, maese Guimaro, y maese Goros, que irán aleccionando a los aldeanos con sus títeres, mediante actuaciones que reflejan lo que está pasando en Galicia, para así prender la llama de la revuelta.
Si bien Estevo de Trobo es el protagonista de En tiempo de halcones, podemos decir que estamos ante una novela de personajes, una novela coral, porque el lector se encontrará con un amplio mosaico de figuras históricas y de ficción que tienen un gran peso a lo largo de los capítulos que la conforman. Pese a que el lector se encontrará con un considerable número de personajes, no habrá inconveniente a la hora de reconocer a los más relevantes, los que desempeñan un papel más destacado en la trama y en las diversas subtramas que la enriquecen. No obstante, si persiste la confusión con algunos de ellos, el autor nos ofrece en las últimas páginas una guía de personajes, en donde podremos comprobar cuáles fueron históricos y cuáles creados por su imaginación. En este sentido, y en relación con las licencias que el escritor se toma en estos casos, aprovechando las lagunas documentales que encuentra a la hora de ser fiel a los hechos que realmente ocurrieron en esa época, nos ofrece una magnífica mezcla entre unos y otros, teniendo en algún momento mis dudas sobre si el personaje en cuestión había existido realmente o era ficticio. Todos ellos están bien construidos, algunos incluso con sus luces y sus sombras, lo que hará que nos preguntemos en algunas ocasiones por qué actúan de la forma en que lo hacen, caso de Martiño, el hermano de Mencía, la hija del posadero Xoán Carneiro; o Arnao, joven estudiante, hijo del cambista Arias Calteno, sin olvidarme del destacado papel que desempeñan en la novela el conde de Trastámara, Pedro Álvarez Osorio, y Bernal Eáns de Moscoso, quienes se unirán a los irmandiños, y que en más de una ocasión provocaron en mí dudas al presentir cuales eran realmente sus pretensiones, que con el paso de los capítulos se iban confirmando. Hay dos personajes que también le van a dar mucho juego a la novela, Loberno y el conocido como Gabriel el Arcanxo.
En relación con la ambientación de En tiempo de halcones, destacaría cómo en ella el lector se encontrará con escenas que tienen claros rasgos de novela negra, en esos enfrentamientos entre los personajes que acabo de mencionar en el párrafo anterior, Loberno y el Arcanxo, un personaje a quien rinden tributo mendigos, rateros y prostitutas; aunque el lector comprobará cómo por encima de él hay alguien más poderoso ante el que rinde cuentas. Este personaje, que parece salido del hampa, se sorprenderá que frente a él surge la figura de alguien que es conocido como Loberno, al que poco a poco se le van uniendo algunos niños y adolescentes mendigos que habían sido víctimas del Arcanxo, porque no dudaba en dañarlos para así dar más lástima a la hora de pedir limosna. Los episodios en los que figuran estos dos personajes son muy activos y atractivos por la acción que nos encontraremos en muchos de ellos, y el lector estará muy pendiente de los enfrentamientos entre ambos bandos.
Fran Zabaleta utiliza un lenguaje sencillo, cuidado y adaptado a la época en la que se desarrolla la trama. El lector comprobará cómo en los diálogos se refleja el nivel social de cada personaje. Será en las clases más bajas en donde el lector comprobará cómo emplean algunas expresiones que utilizamos en gallego, y que el autor traduce dándole el giro más adecuado, como el uso del pronombre te cuando un personaje se dirige a otro, -el che nuestro- o incluso intercala algunas palabras escritas en gallego, resaltadas en letra cursiva. Por las escenas que se van sucediendo a lo largo de la trama, puede decirse que estamos ante una novela realista, en donde la naturaleza estará también muy presente en ella, sin olvidarme de las menciones que se hacen a las tradiciones más ancestrales de Galicia, en donde la figura del demonio, en sus diversas manifestaciones, estará muy presente, así como las supersticiones y creencias paganas que están muy arraigadas entre el vulgo. En este sentido, son muy atractivas algunas escenas que protagonizan Bernal Eáns de Moscoso y Pedro Osorio, uno de los hijos del conde de Trastámara.
En tiempo de halcones es una novela de ficción histórica muy atractiva para quienes disfruten con este género literario, en donde el el amor y el desamor estarán muy presentes: el lector se preguntará cómo terminará la relación entre Estevo de Trobos y Arnao Calteno, prendados ambos de Mencía, una joven que cada vez irá tomando más protagonismo, y que nos sorprenderá en más de una ocasión con sus actuaciones, en donde no dudará en ayudar a Estevo al verse atacado por el Arcanxo, o ayudando a los más desfavorecidos. Como dice la sinopsis, la aventura se unen en esta novela vibrante e impredecible que nos sumerge en una época cruenta y al mismo tiempo rebosante de ideales, de la mano de unos protagonistas que aman, odian, se confabulan, traicionan y matan, sin dejar de sorprender por su enorme humanidad,


Biografía:


Fran Zabaleta (Vigo, 1964). Estudió Geografía e Historia en la Universidad de Santiago de Compostela. Se especializó en Historia Moderna y descubrió, con cierta sorpresa, que bucear en los siglos pasados era otra forma estupenda de vivir mil vidas en una.
Ha trabajado como redactor, corrector, editor de texto, documentalista y adaptador de clásicos en diversas editoriales.
En 2005 consiguió, por fin, unir sus dos pasiones, la escritura y la historia, cuando publicó la novela histórica La cruz de la ceniza, escrita en colaboración con Luis Astorga y publicada por Suma de Letras. Tras ella, vinieron Medievalario (Redelibros, 2011), 99 libros para ser más culto (Martínez Roca, 2011), escrito en colaboración con Juan Ignacio Alonso. Xoán Branco e a gran revolta irmandiña (NigraTrea, 2012) y En tiempo de halcones (Grijalbo, enero de 2016)

Nota: Datos técnicos y sinopsis tomados de la web de Megustaleer. Biografía del autor, tomada de su web personal. Imágenes que acompañan al cuerpo de la reseña, de google imágenes. 










17 comentarios:

  1. Lo tengo pendiente, a ver si me pongo un día de estos con él.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pues pinta muy bien, creo que ya lo tenía apuntado, a ver si me decido.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. No me animo con esta, pero gracias por compartir tus impresiones.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Paco!
    Esta es para mi compañero de blog, que para eso mando yo y lee lo que yo no termino de ver para mi, he dicho! (si, lo que estás pensando, es mi marido y por eso me aprovecho) jajaja.
    No me disgusta, tal vez me anime a leerlo.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Siento curiosidad por ese momento histórico en el que está ambientada, como a tí me gusta que una novela histórica me lleve al lugar y a la época en la que se desarrolla, creo que esta lo hace con creces, la anoto.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Pinta muy bien esta novela. No me importaría leerla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Ya la tenía en el punto de mira, pinta bien.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  8. Vaya!!!
    Pues si la consideras como tu mejor lectura del año, hasta la fecha, habrá que tenerla en cuenta...
    La histórica me cuesta más que otros géneros, pero es verdad que de cada vez me voy soltando más y leyendo más... ;)

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que hace tiempo le había echado el ojo a esta novela, tanto por la temática como por ser de un autor vigués. Gracias por la reseña! :)

    ResponderEliminar
  10. No me llama mucho la atención esta novela. La dejo pasar.

    ResponderEliminar
  11. Pues ya me quedé con el título cuando salió, y si la consideras tu mejor lectura del año, va a ser cuestión de apuntarla en serio. Antes leía muchísima novela histórica y por desgracia es un género que he dejado un poco arrinconado en los últimos años. A ver si me pongo y lo retomo un poco.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  12. La tengo pendiente. Después de leer «Medievalario» de mismo autor, el resto de sus novelas entraron directamente en mi lista :)

    ResponderEliminar
  13. Vaya pues a mí si que me ha seducido lo que cuentas. Me gusta la época en que se desarrolla la historia. Eso que haya sido tu mejor lectura de este año y estando en septiembre es un plus. Y sabes me gusta también eso que el escritor sea también historiador o vaya eso creo.
    Estoy retomando el ritmo después de un mal año.
    Un beso Francisco.

    ResponderEliminar
  14. Yo lo gané en un sorteo y todavía no lo he leído. Con una reseña como la tuya dan ganas de ponerse a ello ya. Creo que, de momento, se lo recomendaré a mi marido que le encanta el género. Besos

    ResponderEliminar
  15. Ya me había fijado en él, a ver si le saco tiempo
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Pues se nota que has disfrutado mucho de la novela, además desarrollándose en tu tierra hay que leerla si o si. Seguro que la disfrutaría, porque sabes que me encanta este género. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Me gustó mucho aunque me quedé con ganas de que la historia de amor fuera un poco diferente (ains, que no puedo dar nombres que luego todo se sabe, jeje) Por lo demás coincido contigo en todo.

    Besos!

    ResponderEliminar