miércoles, 5 de noviembre de 2014

Acariciando el cielo, de Fernando M. Cimadevila







Sinopsis:

Nunca hubiera podido imaginar los secretos que ocultaba el cuaderno de viaje de mi hermano, ni de la profunda huella que había dejado a su paso por el Nepal. Bajo la temblorosa luz de las llamas recorrí con la vista aquel trayecto, despertando en mi mente imágenes de lugares que solo había visto en los libros: Kathmandú, Namche Bazaar, la aldea de Dingboche... Sus palabras, como ecos del pasado, despertaron en mí la necesidad de ir tras sus pasos. El Himalaya custodiaba la verdad sobre lo ocurrido, un misterio cuyas claves residían en aquel diario por el que algunos estaban dispuestos a matar. 
 
Así comenzó una aventura que cambiaría nuestras vidas, con la esperanza de alcanzar esa cumbre, donde al fin, podríamos alzar la mano y acariciar el cielo.



Opinión Personal:

Acariciando el cielo, del escritor gallego Fernando M. Cimadevila, es de esas novelas en las que uno no tiene claro qué tipo de historia se va a encontrar en tan solo 125 páginas. Pero, a medida que pasan los capítulos, nos quedamos sorprendidos del magnífico relato que tenemos ante nosotros. Un relato en el que el lector se encuentra con que el protagonista quiere reconciliarse consigo mismo y con su familia, de quien se fue alejando poco a poco, debido a ese afán de encumbrarse a lo más alto de la vida material.

Pero para volver a ser el que un día fue, el que había aprendido a amar las montañas y escalarlas, el que se mantenía unido a su padre y a su hermano, tuvo que caerse de la cúspide artificial desde donde dominaba el mundo, desde donde lo tenía todo, o eso creía, porque en el momento en el que Lehman Brothers, compañía de servicios financieros para la que trabajaba, quebró, fue señalado como una de las cabezas de turco, despedido e inhabilitado por un tiempo y comenzó su caída en picado hasta que no tuvo otra opción que volver a su tierra natal. Allí le esperaba la casa familiar, un padre con el que las relaciones prácticamente no existían, aferrado a una vida solitaria y al alcohol, a sus recuerdos, a ese hijo que se había muerto descendiendo El Everest y a esa mujer ya fallecida hace años a causa de una enfermedad provocada por la mina de pizarra en la que trabajaba.

Esta novela corta está narrada en primer persona por el protagonista del que, a lo largo de la narración, nos damos cuenta de que no conocemos su nombre. Creo que pocas veces se da este caso en literatura, lo que me da a entender que, para el autor compostelano, lo primordial es la historia que escribe. En ella nos encontraremos intercalado el diario que escribió su hermano y en el que se encontraría con detalles que le hicieron ver que había algo  que le hacía sospechar de la versión oficial que le habían facilitado sobre cómo se produjo la muerte de Ernesto.

Acariciando el cielo nos llevará desde Galicia hasta Nepal, desde ese horizonte de alta montaña que tantos recuerdos le traía hasta el llamado Techo del Mundo. Un viaje que rompería esa barrera que distanciaba a padre e hijo y que parecía infranqueable. Pero iba a ser un viaje no exento de peligro, de acción y de intriga que nos mantendrá aferrado a la lectura hasta el final.

La novela está estructurada en catorce capítulos de corta extensión, escrita con un lenguaje sencillo y directo, encontrándonos con algunos términos utilizados por los escaladores. Las descripciones que nos ofrece son sencillas y cuidadas de tal forma que nos podemos imaginar cómo son los lugares por donde se mueven los personajes. El lector se siente transportado a tierras nepalíes donde se familiarizarán con las costumbres de este pueblo hospitalario, se recreará con las magníficas descripciones que, sin hacerse farragosas, nos regala el autor para que tengamos una idea de cómo es el proceso de preparación y aclimatación que realizan los escaladores antes de coronar la cima anhelada y disfrutaremos del maravilloso espectáculo que se observa desde esas altitudes.

Acariciando el cielo es, sin duda, un gran descubrimiento para el lector y una novela de la que merece la pena disfrutar con la excelente prosa con que Fernando M. Cimadevila nos lleva a un viaje inolvidable.

Biografía:

Fernando M. Cimadevila (Santiago de Compostela, 1977) forma parte activa del panorama literario gallego como escritor y editor. Desde 2011 es director literario de Contos Estraños Editora, especializada en literatura fantástica, de terror y de ciencia-ficción, que reúne una nueva generación de escritores del género.

Como escritor destaca su labor en literatura infantil con la colección "As aventuras do Apalpador" y la serie de fantasía "O mundo secreto de Basilius Hoffman", uno de los mayores éxitos juveniles de los últimos tiempos en lengua gallega, cuya primera entrega verá la luz en castellano, catalán y euskera a finales de 2014.
Entre sus aficiones deportivas destacan el taekwondo, el trekking y dormir la siesta con sus gatos.

Datos técnicos:

Título: Acariciando el cielo
Autor: Fernando M. Cimadevila
Editorial: Ediciones Desnivel
Encuadernación: Rústica
Fecha de la edición: Mayo de 2014
ISBN: 978-84-9829-300-5
Nº pag.: 125

Nota: sinopsis, biografía del autor y datos técnicos, tomados de la web de la editorial. Imágenes del Valle del Silencio y del espolón de Ginebra, así como fotografía del autor tomadas de google imágenes. 

23 comentarios:

  1. No me llama especialmente la atención pero siendo de un paisano gallego igual le doy una oportunidad

    ResponderEliminar
  2. Acabo de reseñar una obra que curiosamente tampoco sabemos el nombre del autor!
    Esta tiene buena pinta me la llevo anotada
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. La leí hace poco y también me gustó mucho :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo contigo. Para mi fue una muy agradable sorpresa.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Pues me llama la atención, asi que me lo apunto.
    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Yo no he leído nada del autor. No hace mucho me leí una novela ambientada por esa zona así que de momento creo que no me animaré aunque, claro, siendo tan breve y si hablas tan bien de ella... Quién sabe. Besos

    ResponderEliminar
  7. Hablan maravillas las reseñas de este libro, creo que los autores gallegos están llamando a las puertas de la literatura pero con grandes campanazos

    ResponderEliminar
  8. Me lo apunto. Por la sinopsis y tu reseña creo que me va a gustar.
    Gracias por el aporte

    ResponderEliminar
  9. Me gustan mucho los relatos en los que el paisaje es un protagonista más de la historia, en los que sin "ese" paisaje ni siquiera existiría la historia. No conocía al autor, me lo apunto. Bss

    ResponderEliminar
  10. La leí hace unos meses y también me gustó mucho, no me esperaba una historia así
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Coincido contigo, me encanto y la recomiendo, besotes

    ResponderEliminar
  12. Descubrimiento !!!

    Me lo anoto ;-)

    Besos !!!

    ResponderEliminar
  13. Este lo he leído. Tengo que decir que también fue un descubrimiento para mi. La historia del viaje y la apertura del padre y el cambio de relación que llega a tener con su hijo, ese descubrimiento propio mientras buscan descubrir,.... me encantó
    Besos

    ResponderEliminar
  14. No pinta nada mal, la apunto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Estoy viendo muy buenas reseñas de este libro. Terminaré leyéndolo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Me gusta lo que cuentas de este libro a ver si puedo hacerme con el, un beso

    ResponderEliminar
  17. Pues aunque cuentas cosas buenas de este libro no me termina de llamar...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  18. Eres un gran descubridor de libros, Paco. Entrar a tu blog es darme a conocer libros y autores de "aquí" que no suelo conocer.

    Gracias y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  19. No conozco de nada a este autor pero por lo que cuentas merece la pena darle una oportunidad :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  20. Suena interesante. No lo conocía. Realmente cuando son tan poquitas páginas, todos nos planteamos lo mismo que tú.

    ResponderEliminar
  21. Tengo que reconocer que este libro me apetece mucho, no paro de leer buenas impresiones del mismo, así que ya lo tengo en mi haber!
    besos

    ResponderEliminar
  22. Me gusta el transfondo personal que esconde la novela pero el tema de los escaladores no sé si lo disfrutaría igual.
    Algún día habrá que hablar de la información de los autores que proporcionan las editoriales, ¿es necesario saber que duerme la siesta con sus gatos?

    ResponderEliminar