miércoles, 18 de marzo de 2020

El hijo del doctor, de Ildefonso Garía-Serena.

















Datos técnicos:


Título: El hijo del doctor.
Autor: Ildefonso García-Serena.
Editorial: Vegueta Ediciones.
1ª edición: octubre/2019.
Encuadernación: tapa dura.
ISBN: 978-84-17137-37-3.
Idfioma: español.
Nº pág.: 416.



Sinopsis:


Leo, el hijo del doctor republicano español, inicia un viaje para descifrar los enigmas que han rodeado a su familia a lo largo de décadas. Lo hace a partir del descubrimiento de un hecho insólito, sucedido un siglo atrás: la misteriosa desaparición de su bisabuelo Román, que desencadenó un drama familiar irreversible.

Cuatro generaciones sufrirán las vicisitudes de su tiempo en diferentes escenarios: la España del final del siglo XIX, Barcelona y Buenos Aires; la II República, la Guerra Civil, la II Guerra Mundial y la invasión de Francia por las tropas de Hitler. A ello seguirá un nuevo éxodo a la Argentina, esta vez la de Perón y Evita, y después el retorno a la España franquista.

Un relato profundamente humano de seres atrapados en tiempos convulsos, que narra las emociones que inspira el desarraigo. Un homenaje a las lealtades, la amistad y el amor. Una memoria reivindicativa de la emigración y el exilio que arrastró a decenas de millones de europeos a América del Sur. Una historia viva de todos nosotros.



Opinión Personal:



Me gustan las novelas cuya trama se centra en la historia de una saga familiar, en las que no faltan secretos que se ocultan durante un tiempo pero que por algún motivo u otro salen a la luz, y sobre todo si alguno de sus miembros, sino todos, se ven envueltos en episodios históricos que suceden en el período que les toca vivir. Pero también resulta atractivo el hecho de que alguna o algunas generaciones que la conforman tomen decisiones influenciadas por por ese período al que me refiero y repercuten en el devenir de sus descendientes. Por eso me dije que tenía que leer El Hijo del doctor, de Ildefonso García-Serena, tras ver la evocadora portada y la sinopsis que adelanta la editorial, que es la segunda novela del escritor nacido en el exilio republicano español, Ildefonso García-Serena.
(Ariño-Teruel)
Uno de los grandes atractivos de esta novela es la estructura que tiene, y cómo presenta el autor los hechos que se desarrollan en torno a los personajes, para que el lector sienta la necesidad de mostrar interés por los episodios que se suceden en torno a ellos, en los que se encuentra con giros que tienen lugar a lo largo del desarrollo de la trama. Me dije que un primer aliciente era la estructura circular de la novela, porque entiendo que no es muy frecuente encontrarla en la historia de una saga familiar. Otro aspecto a destacar es que la intriga y el misterio están muy presentes a lo largo de los capítulos, porque Ildefonso García-Serena consigue de esta forma que el lector se interese por lo que sucedió en torno a los personajes que tomaron las decisiones a las que me refiero en el párrafo anterior de esta reseña. Para lograr ese efecto en el lector, el autor ofrece en pequeñas dosis las vicisitudes que acompañaron sobre todo a los personajes que protagonizan la primera y la segunda parte de la novela.

El hilo conductor de la trama es Leo, el Hijo del doctor  como le llama el narrador en la mayoría de las ocasiones en las que se refiere a este personaje, quien siente la necesidad de averiguar los motivos que obligaron a sus padres a tomar la extraña decisión de regresar a España, el país para ellos más hostil y peligroso del mundo. Pero también se encontrará con que mucho antes una parte de la familia también había tomado la decisión de emigrar a América, y elegir el mismo destino por el que había optado su padre. En alguna fase de la trama me dio la sensación de que se repetían algunos episodios de los que ya se había dado cumplida información en capítulos anteriores —aunque también me decía que lo que se hacía en estos casos era profundizar más en ellos—, me parecieron un tanto precipitados los pasajes que se refieren al fallecimiento de alguno de los personajes principales, y entendía que se adelantaba con cierta frecuencia información que repercutiría con el paso del tiempo en el devenir de los personajes. Si bien, como digo en estos casos, los comentarios que acabo de exponer son apreciaciones mías, porque tengo muy claro que merece la pena conocer las vicisitudes que acompañaron a los miembros de la familia Muñiz Alcaine, que tomaron la decisión de emigrar, y que el autor aborda con mucha emotividad y delicadeza. También me encontré con la presencia de personajes reales supongo que  algunos desconocidos para la mayoría de los lectores, y algunos hechos históricos que atrajeron mi atención.
(Macizo de Cotiella-Pirineo Aragonés)
El hijo del doctor es la historia de una saga familiar, pero también es la historia de un país cuyos episodios trascendentales acompañan e influyen en las decisiones tomadas por sus miembros. Aunque también el lector presencia el desarrollo de la Argentina de Eva Perón, el bienestar que este trajo a sus conciudadanos, pero también la incertidumbre que posteriormente se cerniría sobre ellos y también sobre los emigrantes. La novela está estructurada en tres partes bien diferenciadas, más un prólogo y un epílogo, todas ellas relatadas por un narrador omnisciente. Esas tres partes a las que me refiero están acompañadas por citas de autores como Corneille, John dos Passos y G. K. Chesterton, que están muy en consonancia con el desarrollo de cada una de ellas. En la primera parte el lector se adentra en la historia de Román Muñiz y una desconcertante decisión que adopta, y al mismo tiempo preocuparía a su esposa Edelvira y familia, porque se le pierde el rastro desde que su esposo vuelve con su hijo mayor de la feria de Zaragoza, a quien le pronunciaría una enigmática frase, y cuya tardanza en regresar preocupa a su mujer y a sus hijos. En la segunda parte el lector conocerá la historia de Mariano Muñiz, sin olvidarse de lo que le sucedió al abuelo de este personaje. En la tercera toma el relevo Leo quien decide dar luz a los secretos que se esconden tras las decisiones adoptadas tanto por sus padres como por su bisabuelo, porque se encuentra con la sorpresa de que no solo su progenitor había emigrado a Argentina.
º
Advierte el autor en la nota previa que los hechos esenciales en la novela sucedieron en la realidad, pero las situaciones, personajes y nombres corresponden al acto estricto de la ficción. Y es que en todo momento tuve la impresión de que tal y como están relatados por el narrador omnisciente los episodios que se suceden a lo largo de los capítulos, están plasmados gran realismo, por lo que me decía que Ildefonso García-Serena había logrado engarzar unos y otros. Al lector que sienta interés por afrontar la lectura de El hijo del doctor, le quedará la duda sobre cuáles son los hechos que sucedieron realmente y cuáles fueron creados por la imaginación del autor. A través de estos episodios se percibe la evolución del país durante los 110 años que abarca el desarrollo de la trama, tanto los cambios que se producen en las diferencias sociales como en la evolución de las costumbres que marcan las relaciones entre la población. También se percibe cómo los conflictos bélicos que tienen lugar en el segundo tercio del siglo XX inciden en el devenir de los personajes que conforman el elenco que desfila por las páginas de esta novela. En este sentido, el autor perfila unos personajes trazados con gran fuerza, en donde los rasgos psicológicos están muy marcados, sobre todo en los períodos en los que tienen que mostrar una gran entereza para enfrentarse a las vicisitudes del tiempo que les toca vivir. A los personajes sobre los que giran las tres partes en las que se estructura la novela les acompañan otros que influirán en sus decisiones en un sentido u otro; incluso se reencontrarán con quienes creían que formaban ya parte de su pasado, pero que tendrán un papel destacado en determinados episodios de sus vidas, al igual que les sorprenderán quienes deciden ayudarlos, pese a las órdenes recibidas por sus superiores. Junto a los tres personajes masculinos tienen un papel destacado sobre todo las esposas de Ramón y de Mariano, principalmente ante la decisión que adoptan una y otra a la hora de emprender el mismo viaje que sus cónyuges. Otro tanto ocurre con los que se encuentran en ese amargo viaje que deciden realizar, siendo algunos de ellos los primeros apoyos que tienen en esa travesía que hacen hacia un mundo que totalmente desconocido para ellos.
(Río Cuarto-Argentina)
El hijo del doctor es una novela escrita con un estilo directo, a la vez que claro y preciso, a través del que Ildefonso García-Serena rinde tributo a aquellas personas que vivieron con dolor y dignidad la emigración europea en unos tiempos tan difíciles como olvidados, como adelanta en la nota previa del autor. A través de las poco más de 400 páginas que conforman la trama protagonizada por esta saga familiar, el autor refleja con emotividad y delicadeza las vicisitudes de quienes tomaron una decisión que cambiaría el rumbo de sus vidas, sin saber muchos de ellos si algún día volverían a su tierra de origen. El ritmo de lectura se me hizo más bien pausado, pero sin embargo la afronté con mucho interés, porque se aborda tanto la emigración voluntaria como la obligada, en este caso por los conflictos bélicos en los que participa uno de los personajes, sabedor de lo que le pasaría si permanecía en el país. A lo largo de los capítulos cortos titulados que conforman El hijo del doctor, el lector se encuentra con diálogos que mantienen su interés, porque a parte de la tensión narrativa que se percibe en algunos, en otros se ofrece información que se facilita sobre el país que los acoge. El lector descubre también en pequeñas dosis el porqué de la desaparición de Román Muñiz y las causas que llevaron a Mariano Garcés Muñiz a tomar la extraña decisión de regresar a su país, pese a que era consciente del peligro que corría. El autor construye una novela dinámica en lo que a localizaciones espaciales se refiere, porque el narrador omnisciente refleja con descipciones precisas pero visuales las localizaciones por las que se mueven los personajes, como Ariño (Teruel) y Campo (Huesca), Zaragoza, Barcelona, las escenas que tienen lugar en los episodios bélicos que tienen lugar en la Guerra Civil Española y en la Segunda Guerra Mundial, o el incierto y duro exilio que emprenden los republicanos al ser derrotado su ejército, así como las zonas de Argentina en las que se instalan tanto Ramón como Mariano. Solo me falta recomendar la lectura de El hijo del doctor, porque disfruté mucho con esta novela, pese a los pequeños peros que expuse en el segundo párrafo de esta reseña.



Biografía:


Ildefonso García-Serena nace en el exilio republicano español de Latinoamérica en 1949, recién llegados sus padres a Buenos Aires. Descendiente de boticarios, comerciantes y agricultores aragoneses, regresa a España con su familia y pasa su infancia y adolescencia en Barbastro y Zaragoza. Después de graduarse en la Escuela Oficial de Publicidad y licenciarse en Ciencias de la Información, se traslada a Barcelona donde trabaja en diversas empresas, para después retomar su primera vocación.
Desarrolla a lo largo de treinta años una intensa carrera publicitaria internacional, creando campañas para marcas e instituciones. Además, ha sido articulista, decano, profesor y ha escrito ensayos sobre innovación y creatividad. En 2016 publica Elogio de la Chireta, una crónica local costumbrista, y en 2019 presenta su segunda obra publicada, en la que sus personajes recorren ciento diez años de historia española, europea y latinoamericana.

Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía del autor, tomados de la web de la editorial. Imagen de Ariño, tomada de la web de RTVE.es. Imagen de la montaña de Cotiella, tomada de la web de Wikimapia. Imagen de Río Cuarto, en Argentina, tomada de la web de Argentina Municipal.




15 comentarios:

  1. A mí también me gustan las sagas familiares, y más si me traen una parte de nuestra historia reciente que yo no he vivido pero mis abuelos sí. Una buena opción de lectura para adentrarse en esa emigración forzada y en las causas y consecuencias de la misma.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La leí hace unos meses y me gustó bastante. Tu reseña me ha parecido magnífica, Francisco. Muchos de los aspectos que destacas también los destaco yo en “la reseña que hice sobre ella y que si lo deseas puedes leer”. Me encantaría que lo hicieras.
    Un fuerte abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  3. Ya he visto en los últimos meses varias reseñas de este libro y cada vez tengo más ganas de leerlo. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me gustó muchísimo, la trama y la época me encantan, y la narración me pareció exquisita, una de mis lecturas favoritas del año pasado.

    Estupenda reseña.
    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  5. A pesar de tu gran reseña no me animo, creo que con la excusa de que ahora no puedo comprar libros cualquiera de ellos que no me entre directamente por el ojo lo descarto.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola, he leído varias reseñas de esta novela y en general todos habláis bien de ella, así que en cuanto pueda, la leeré. Besinos.

    ResponderEliminar
  7. Pues tiene buena pinta y parece que esos pequeños peros no te ha impedido disfrutar de su lectura. Tomo buena nota.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Me atrae mucho que sea una saga familiar que se paseo por los grandes acontecimientos del s. XIX. Me tiran un poco para atrás las pegas que has puesto, esas repeticiones de información, pero creo que en conjunto es una novela que merece la pena. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Todo me atrae de esta novela que ya tenía en mi lista. Las sucesivas épocas que atraviesa, lo de ser una saga familiar, los misterios que subyacen en la historia de esa familia y, tras leerte, eso de que los diálogos sean utilizados para dar a conocer las situaciones, más allá de la pura narración, o que los personajes sean complejos y bien perfilados.
    Muy buena reseña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Tomo nota de tu recomendación. A mí también me gustan las sagas familiares y si están bien enlazadas con la Historia, mejor que mejor. Hablabas también de misterio e intriga... ¡es que lo tiene todo!. Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Yo también le encontré algún "pero" como cosas que se repiten o escenas un poco prescindibles en las que se tira demasiado tiempo ralentizando el ritmo narrativo. Aún así, hay que reconocer que es muy buena novela y me gustó mucho
    Besos

    ResponderEliminar
  12. En esta ocasión no me animo. Además no se que me pasa que a pesar del confinamiento estoy leyendo menos que nunca...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carla, que yo estoy igual que tú. Además es que ni me apetece. No sé. No me concentro. Estoy tan desanimada y desganada que, a pesar de los buenos libros que tengo a mi alcance, me cuesta la misma vida ponerme. No tengo la cabeza muy centrada. Gracias Paco por la reseña. Besos

      Eliminar
  13. ¡Hola!
    Había leído alguna crítica por ahí, y en general son todas muy buenas. Al final me lo tendré que apuntar.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Se que es mucho de tu estilo, pero al mismo tiempo, no lo es nada del mío. No puedo con las sagas familiares, se me hacen muy pesadas y aburridas, va a ser que no es para mí.

    ResponderEliminar