martes, 28 de enero de 2020

Un cadáver en la mansión Sainsbury, de A. Fielding.






















Datos técnicos:


Título: Un cadáver en la mansión Sainsbury.
Título original: Muerder at The Nook.
Autor/a: A. Fielding.
Traducción: Rosa Sahuquillo Moreno y Susanna González.
Prólogo: Juan Mari Barasoda. 
Editorial: dÉpoca (Noir).
1ª edición: noviembre/2019.
Fecha publicación inicial: 1929.
ISBN: 978-84-121291-0-6.
Encuadernación: rústica cosida con solapas.
Idioma: español.
Nº pág.: 264.


Sinopsis:



Los señores Markham alquilan la mansión Sainsbury —también conocida como The Nook— como regalo de bodas para su bella hija Carin, que acaba de contraer matrimonio con Douglas Layng. La casa parece el lugar perfecto para que los jóvenes comiencen su vida en pareja hasta que puedan trasladarse a la nueva residencia que se están construyendo. No obstante, aquel lugar tan idílico deja de serlo durante la mudanza de los nuevos esposos, tras descubrir Douglas el cadáver de una joven bajo el suelo entarimado de la cocina.
Dicho cadáver, cuyo rostro está desfigurado por los meses que ha pasado oculto en la vivienda,es identificado por la señora Markham y su hija como el de Ann Gissburn, la joven de peculiar carácter que convivió varios años con ellas tras la muerte de su padre, y que supuestamente se encontraba de vacaciones en el extranjero.



Opinión Personal:



Ya tocaba acercarse al atractivo catálogo que tiene la editorial asturiana dÉpoca, sobre todo en su sección noir, con unos títulos muy apetecibles, entre los que se encuentran algunos que han rescatado del olvido para regocijo de los lectores. Y lo de regocijo no lo digo con ánimo de peloteo, ni mucho menos, sino que creo que comparto la opinión de la mayoría de quienes leyeron algunas de sus novedades editoriales. Para ello, el título elegido es Un cadáver en la mansión Sainsbury

Un cadáver en la mansión Sainsbury es una novela de corte policíaco clásico y
adictiva. En mi modesta opinión, ese interés por todo lo que sucede a lo largo del desarrollo de la trama va de menos a más, porque la investigación del inspector jefe Pointer da un vuelco sorprendente en un momento dado de sus pesquisas. Este giro trascendental que acabo de mencionar redobla el interés del lector por todo lo que sucede desde que se presiente que el móvil que causó el crimen cometido en la mansión Sainsbury puede ser muy diferente al que se pensaba en un principio. A ese vuelco que acabo de mencionar hay que añadir que el lector tiene ante sí una trama en la que cualquiera de los personajes investigados puede ser el culpable, con el añadido de que las escenas tienen lugar prácticamente todas ellas en habitaciones cerradas. Aunque algunos de los personajes que intervienen se mueven por espacios abiertos, de los que el narrador omnisciente apenas ofrece datos para que el lector no desvíe la atención de lo que sucede en la investigación policial, con el añadido de que son habitaciones cerradas ubicadas en mansiones lujosas descritas con detalle, por lo que el lector tiene una imagen muy clara de esos espacios descritos.

Uno de los grandes atractivos que se le presentan al lector en esta novela que hoy reseño es Pointer, el inspector jefe de Scotald Yard a cargo del caso. Pointer es un verdadero sabueso, que no deja puntada sin hilo, y que no duda incluso en sacar de sus casillas a quien haga falta, con tal de averiguar la posible implicación de los personajes investigados en el crimen cometido. Pero es que además tiene el interés añadido de que prácticamente no le hace falta dar un guantazo para resolver la investigación que le encargan sus superiores. El inspector jefe actúa como un verdadero gentleman, como un policía de guante blanco que no le hace falta levantar la voz ni dar un puñetazo sobre la mesa para que los subordinados le obedezcan, o los investigados respondan a las preguntas que les hace, pese a que a él sí le respondan a voz en grito. Pero también el lector se llevará alguna que otra sorpresa con su forma de actuar, aunque en esta ocasión prefiero que sea él quien descubra esa faceta que tanto me sorprendió.

A. Fielding construye una novela policíaca escrita a ritmo de thriller, porque estamos ante una trama en la que hay escenas que atraen nuestra atención en cada capítulo, por lo que prácticamente el lector no tendrá tregua a medida que estos se suceden, y las escenas se suceden de una forma muy fluida, incluso vertiginosa en el tramo final. En este sentido, me decía que el autor o autora había dosificado a conciencia las pistas que se había propuesto señalar, tanto para que los lectores adivinaran quién o quiénes eran los candidatos elegidos como posibles culpables, como para que el inspector los descubriese, no sin antes encontrarse con varias pistas falsas, con las que dar al traste con su deducciones iniciales. En este sentido, me gustó que fueran a la par la investigación del inspector jefe Pointer y la percepción del lector sobre todo lo que sucede en torno a la misma, porque esa es la perspectiva que ofrece el narrador omnisciente en su relato, al contar todo lo que sucede en cada capítulo desde el punto de vista del protagonista. Otro tanto puedo decir del punto de partida del argumento, y es que el autor o autora parte de un episodio cotidiano, al que le añade el cadáver de una joven bajo el suelo entarimado de la cocina de la mansión Sainsbury, que los señores Markham habían alquilado durante seis meses, para que se instalase en ella su bella hija Carin, que acaba de contraer matrimonio con Douglas Layng. A esto añado que el cadáver encontrado da mucho juego a la novela porque los personajes que guardan alguna relación con él ofrecen detalles que conocen sobre este personaje pasivo, lo que ayuda al lector a formarse una idea sobre su personalidad, y al inspector jefe a sacar sus conclusiones sobre cada uno de ellos, ya sean miembros de la familia de los Markham o guarden relación con la dueña de la mansión Sainsbury.

Quienes disfruten con las novelas clásicas de corte policíaco tienen en Un cadáver en la mansión Sainsbury una novela escrita con un estilo narrativo pulcro y directo en el que el autor o autora va directamente al grano, con la única particularidad de las reflexiones que hace el inspector a través de la voz universal. Su lectura muy entretenida, con el añadido de que se encontrarán con unos personajes que pertenecen casi todos ellos a alta sociedad londinense, porque está claro que el lado más oscuro del ser humano forma parte de cualquier escalafón de la sociedad. Son personajes perfilados con unos rasgos claros y precisos, con el añadido de que el lector tendrá la ayuda de las magníficas láminas que se intercalan en las páginas de la novela, para así familiarizarse con todos ellos. De los personajes principales el lector tiene la suficiente información para conocer a cada uno de ellos en el listado que aparece, al estilo de las novelas de Ágatha Christie. A Fielding escribe una novela a ritmo de thriller, por lo que estoy seguro que las 264 páginas que la conforman le durarán al lector una sentada, porque a ello hay que añadir también el ritmo que va tomando la investigación, sobre todo a medida que está próximo el desenlace. A lo que acabo de comentar hay que añadir el siempre interesante prólogo de Juan Mari Barasoda en el que, a parte de elucubrar sobre la posible personalidad de quién se esconde tras el pseudónimo de A. Fielding, analiza la llamada Golden Age y algunos aspectos de esta novela.


Biografía:


A. Fielding. Pseudónimo de un escritor/a inglés de la «Golden Age» de la novela de detectives —de quien se desconoce su identidad real—, que obtuvo un enorme éxito con sus novelas policíacas y de misterio. Dedicó una colección al inspector jefe Pointer, de Scotland Yard, que sin duda debe ser mencionado al hablar de la novela procedural de la edad dorada de la novela policíaca. La precisión de su trabajo como detective de policía, su absoluta claridad en las investigaciones y el análisis de las pistas sin trampas ni engaños o coartadas imposibles para el lector, lo convierten en el ejemplo de novelas escritas con seriedad y rigor que serán, sin duda alguna, del gusto del aficionado a la novela policíaca.

Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía y láminas que acompañan al cuerpo de la reseña, tomadas de la web de la editorial dÉpoca. 



15 comentarios:

  1. La disfruté muchísimo. Me encanta la colección noir de dÉpoca.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo he pasado genial con esta lectura, muy ágil y además me ha resultado imprevisible.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Prefiero, en estos momentos, leer otro tipo de novela negra y/o policíaca. La Golden Age me gusta, pero ahora ando metida en series policíacas españolas, que de Golden tienen muy poco, y estoy disfrutando y descubriendo cosas y personajes curiosos.Por cierto que Jon Arretxe, con el que empezaré en breve, te lo debo a ti.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué envidiaaaaaa! Me muero de ganas por leerlo y no aguanto más, me estoy volviendo loca 😵😂

    Muy buena reseña.
    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  5. Yo lo reseño mañana. Coincidimos totalmente en impresiones
    Pointer es todo un descubrimiento, ojalá publiquen más novelas de la serie
    Besos

    ResponderEliminar
  6. A mi me gustó mucho, yo también espero que publiquen más novelas de la serie. Besinos.

    ResponderEliminar
  7. Me apetece mucho, tiene una pinta estupenda y además la edición es preciosa.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. No sabía que Fielding era un pseudónimoñ. Tengo ganas de leer este clásico y descubrir a Pointer. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Me gustó también muchísimo, Pointer me pareció un gran detective y el final me pareció fantástico. Muy recomendable, como todos los libros de esta colección.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  10. Lo que más me ha gustado ha sido el carácter de gentleman del inspector; me seduce mucho. Qué curiosos que aún no se sepa si es autor o autora. ¿Tú no has detectado nada en la lectura? A veces hay guiños que dan pistas :D. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Tienes toda la razón, uno de los grandes atractivos de esta novela es la personalidad carismática del inspector, que además no es ningún plagio torpe de Sherlock o de Poirot. Disfruté mucho de esta novela clásica de la Golden Age, por los aspectos que destacas pero también por las tramas secundarias que se van descubriendo a lo largo de la investigación y por el estupendo final. Besos.

    ResponderEliminar
  12. No me importaría nada leerla, esta editorial siempre trae joyitas
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Lo voy viendo mucho últimamente por blogs y creo que me gustaría, además esta editorial siempre trae títulos muy interesantes.

    Besotes

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola!
    Me encanta esta editorial. La he descubierto hace muy poquito con la compra de Una pareja casi perfecta y me maravillan sus ediciones^^
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  15. Siento debilidad por las novelas clásicas de detectives y por las maravillosas ediciones de esta editorial, así que este libro es de los que leeré seguro. ¡Me encanta tu recomendación!

    ResponderEliminar