lunes, 28 de diciembre de 2015

El alquimista de Granada, de Washington Irving






Datos técnicos:

Título: El alquimista de Granada
(The Student of Salamanca)
Autor: Washington Irving
Pórlogo, traducción y notas: Federico Villalobos
Editorial: Trapiés
Colección Cardinales
1ª edición: 2008
ISBN: 978-84-935427-6
Idioma: Castellano
Nº páginas: 126




Sinopsis:

Cuando el joven estudiante Antonio de Castros decidió desentrañar el misterio que rodeaba al extraño erudito con el que se topó en la biblioteca de la universidad de Granada, poco podía imaginarse la aventura en la que se iba a ver envuelto. Las ruinas de la Granada nazarí sirven de decorado para un historia que se desarrolla en una España donde el tiempo parece haberse detenido en la Edad Media. Los secretos de la alquimia y la fascinante búsqueda de la piedra filosofal; las intrigas del temible libertino don Ambrosio de Loxa; el amor por la bella Inés y lo lóbregos calabozos de la Inquisición son los ejes centrales de este relato, con el que Washington Irving se situó en la estela de la novela gótica y inició su peculiar recreación literaria de una ciudad a la que contribuyó a dar fama universal.





Opinión Personal:



No había leído nada hasta la fecha deWashington Irving y elegí esta novela corta de El alquimista de Granada, con el subtítulo de El estudiante de Salamanca para, así, no confundirla con la obra de Espronceda, que lleva el mismo título. Me encontré con una lectura agradable aunque el lector se encontrará con un vocabulario que nos parecerá, en ocasiones, pasado de época. Para este próximo año espero leer los Cuentos de la Alhambra, que tan prendada dejó al escritor estadounidense, quien residió durante algún tiempo en España y quedó fascinado por lo que vio en los viajes que realizó por nuestro país.
                                                                                                             (Sala de los Abencerrajes-Alhambra)
Me ha llamado la atención la visión que nos presenta Washington Irving de Granada, ciudad en la que sitúa esta historia con claros rasgos góticos. Y es que los personajes se mueven por una ciudad decadente en la que se nos hace continua referencia al pasado esplendoroso de la época de los Abencerrajes, pues los lugares que nos muestra están en un claro declive o bien desempeñan actualmente unas funciones diferentes. Un paralelismo que encontramos con la lúgubre mansión en la que vive el anciano don Félix de Álvarez con su bella hija Inés. Mansión que presenta también vestigios de una pasado lleno de opulencia.

Antonio de Castros visitaba la biblioteca de Granada, en donde se fijó en un curioso personaje, ya anciano, vestido todo él de negro, rodeado de libros, que leía y consultaba con absoluta concentración. Esta actitud le hizo sentir curiosidad por saber qué era lo que tan absorto lo tenía e intentó entablar conversación con él, aunque vio que era un hombre parco en palabras. Decide seguirlo para ver si de esta forma descubre algo más sobre él. Un par de hechos que sucederán serán la clave para que el joven estudiante entre en contacto con el viejo y de esta forma compruebe que es la alquimia lo que lo tiene tan absorto. Descubre que con él vive una joven muy bella, Inés, de la que se enamorará y hará todo posible para que ella le corresponda. Pero, pese a ello, no le será fácil conquistar el corazón de Inés, pues se encontrará con un rival, Ambrosio de Loxa, un personaje oscuro, sin escrúpulos, con fama de mujeriego, que utilizaba todas las artimañas posibles para conseguir su propósito. Incluso la Inquisición entrará en escena y prenderá a su anciano padre, acusado de brujo, y que iba a ser condenado a la hoguera tras celebrarse un auto de fe.

El alquimista de Granada nos presenta una historia lineal y a través de ella conoceremos las peripecias por las que atraviesa Antonio de Castros, que se quedará prendado de la belleza de Inés y que hará todo lo posible para acercarse a ella y conseguir su atención, sin imaginarse la aventura en la que se vería envuelto.

Irving nos presenta una novela pausada, en la que nos encontraremos con muy pocos diálogos y unos personajes perfilados con pocas pinceladas pero lo suficiente como para conocerlos. Como bien nos adelanta la sinopsis, parece que en Granada el tiempo se detuvo en la Edad Media por las escenas que presenciaremos, en donde no faltarán las que denominamos de capa y espada, y por las costumbres que nos muestra el autor, y otras que hacen mención a los tópicos de nuestra geografía.


Biografía:


Nació en Nueva York, el 30 de abril de 1783. Realizó estudios de Derecho, pero su vocación se interesaba más por el periodismo y la escritura que por la abogacía. En 1802 comenzó a escribir artículos en periódicos de Nueva York. En 1815 se fue a vivir a Liverpool y allí trabó amistad con importantes hombres de letras: sir Walter Scott y Thomas Moore, entre otros. Escribió algunos ensayos y relatos, bajo el seudónimo de Geoffrey Crayon, reunidos en el Libro de Apuntes (1820). Dos de sus relatos: Rip van Winkle y Sleepy Hollow, ambientados también en los días en que Nueva York era colonia holandesa, se han convertido en clásicos de la literatura estadounidense. En Madrid perteneció al cuerpo diplomático de su país. Durante este período y después de volver a Inghlaterra, esxribió varias obras históricas, de las cuales la más famosa es Historia de la vida y viajes de Cristóbal Colón. De esta época es también Cuentos de la Alhambra, una serie de apuntes y relatos inspirados en su estancia, en 1829, en Granada. Nuevamente en Estados Unidos en 1846, regresó a Sunnyside, su casa de campo, y allí falleció el 28 de noviembre de 1859.

Nota: datos técnicos, sinopsis y biografía del autor tomados de la web de la editorial. Imágenes de Washington Irving y de la Sala de los Abencerrajes, de la Alhambra de Granada, de google imágenes.



15 comentarios:

  1. Yo no he leído nada de este autor, pero este a pesar de ser corto no me llama mucho y lo dejo pasar. Gracias por tus impresiones.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Que verdad, Granada parece que se detuvo en la Edad Media... ^^

    ResponderEliminar
  3. No me he estrenado con el autor pero tampoco es que me atraiga mucho esta historia. Llevas unas semanas tocando Granada en tus lecturas, ¿eh?

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Tampoco he leído nada de este autor pero con este libro no creo que me anime
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hace años q leí cuentos de la Alambra y la verdad es q me gustaron mucho tal vez porque ese año había visitado Granada y tenia fresca la visita a la Alambra. Besinos.

    ResponderEliminar
  6. NO he leído nada de este autor y la verdad es que no me importaría nada iniciarme con este libro :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta muchísimo Whashington Irving, sobre todo por "La leyenda de Sleepy Hollow" pero es cierto que en el campo de la novela gótica y de terror su "El estudiante de Salamanca" es todo un referente. Se agradece muchísimo las ediciones de este siglo con buenas traducciones. Bss

    ResponderEliminar
  8. A este le tengo muchas ganas, por el autor y por la historia en sí
    un beesazo

    ResponderEliminar
  9. Mira, no he leído nada del autor pero por Sevilla hay una ruta denominada de Washington Irving que conduce hasta Granada y cada vez que veo un cartel me entran ganas de probar al autor. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Tampoco he leído nada suyo pero seguro que esta novela me gustaría
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Pues llevo tiempo queriendo leer al autor y este tiene todas las papeletas =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  12. En esta ocasión no me atrae el libro.

    ResponderEliminar
  13. Esta novela de Irving no la conocía. Me hace gracia que transcurra en España. Me la llevo apuntada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. A mi me encantó Cuentos de la Alhambra, pero lo leí muy joven. No sé qué me parecería ahora. Recuerdo especialmente la leyenda de las dos discretas estatuas.

    ResponderEliminar
  15. No me llama la atención. Lo dejo pasar.
    Gracias por tu reseña, Besos

    ResponderEliminar