jueves, 26 de diciembre de 2013

Viejas historias de Castilla La Vieja, de Miguel Delibes



Sinopsis:

Hay una manera de ser de pueblo como hay una manera de ser de ciudad. En la ciudad las cosas cambian de prisa; los altos edificios, las luces y los automóviles que no cesan, esconden como pueden el apresuramiento atontado de la multidud, los gozos -si los hay- y las penas, si te paras a pensar. Una ciudad pesa tanto que da pavor pensar en ella. El pueblo está ahí, sumiso, apagado, mezclándose cada vez más con el color de la tierra. ¿Que han pasado cuarenta y ocho años y vuelves de las Américas? ¿Y qué? En Castilla no se cuenta por años sino por siglos, y allí estarán esperándote, todo igual, las casas, los árboles, los campos agotados, las gentes envejecidas, el arroyo que pasa entre cañizos y el polvillo de la trilla pegado a los muros. Miguel Delibes sabe amar y sufrir su Castilla tan sola y nos transmite en el primer relato de este libro la vuelta del emigrante a su tierra, porque ser de un pueblo es un don de Dios. En la pequeña historia La cada de la perdiz roja habla del Barbas, viejo filósofo castellano, escéptico y enraizado a la tierra que conoce sin casi saberlo, las gentes y las perdices, y si no hay más remedio dialoga con el autor. Diálogo claro, bello, que parece venir rozado por el viento del fondo de los siglos.

Opinión Personal:

«Cuando yo salí del pueblo, hace la friolera de cuarenta y ocho años, me topé con el Aniano, el Cosario, bajo el chopo del Elicio, frente al palomar de la Tía Zenona, ya en el camino de Pozal de la Culebra. Y el Aniano se vino a mí y me dijo: «¿Dónde va el Estudiante». Y yo le dije: «¡Qué sé yo! Lejos,». «¿Por tiempo» dijo él. Y yo le dije: « Ni lo sé» Y él me dijo con su servicial docilidad: «Voy a la capital ¿Te se ofrece algo » Y yo le dije: «Nada, gracias Aniano.»
Leer a Miguel Delibes es una gozada, por lo menos para mi, y nos ha legado grandes joyas literarias. Una de ellas es este libro de viajes. Un libro en el que nos muestra su pasión por la naturaleza y en el que quedan patentes su afición por la caza y la pesca.
En Viejas historias de Castilla la Vieja conocemos a Delibes en su estado puro, en su defensa a ultranza de todo lo que representa el medio rural frente a un progreso irracional que implica la desaparición del campo allá por donde pasa la mano del hombre. El quería el progreso, pero un progreso racional, pues ese progreso que deseaba la mayoría ponía en peligro el hábitat natural de los campesinos. Lo podremos ver en este libro cuando vuelve después de tantos años de ausencia del pueblo, en el que quedará patente su miedo a lo que se podía encontrar.
Este libro de viajes está lleno de recuerdos, de anécdotas de su juventud, de las costumbres que tenían en el pueblo, de su familia. Todas ellas narradas con precisión, con un gran conocimiento del medio rural y humano de los pueblos de la Meseta. Historias como la cruzada del párroco don Justo del Espíritu Santo para proclamar santa a la mártir Sisinia, el chopo de los Enamorados, nos hablará de los hermanos Hernando y otras más que serán todo un deleite para disfrute de los lectores.

Completa este libro un relato sobre La caza de la perdiz roja.

El autor:

Miguel Delibes (Valladolid, 1920-2010) se dio a conocer como novelista con La sombra del ciprés es alargada, Premio Nadal 1947. Entre su vasta obra narrativa destacan Mi idolatrado hijo Sisí, El camino, Las ratas, Cinco horas con Mario, Las guerras de nuestros antepasados, El disputado voto del señor Cayo, Los santos inocentes, Señora de rojo sobre fondo gris o El hereje. Fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura (1955), el Premio de la Crítica (1962), el Premio Nacional de las Letras (1991) y el Premio Cervantes de Literatura (1993). Desde 1973 era miembro de la Real Academia Española. Ediciones Destino ha publicado sus Obras completas.

Datos técnicos:

Título: Viejas historias de Castilla la Vieja
Autor: Miguel Delibes
Alianza Editorial Lumen
Año de edición: 1976
ISBN: 84-206-1164-6
Nº páginas: 153


 

12 comentarios:

  1. Delibes es un escritor con el que no me atrevo, besotes

    ResponderEliminar
  2. No conocía este libro de Delibes y mira que he leído obras de él...¡anotado queda!
    besos, Paco

    ResponderEliminar
  3. Este libro no me llama la atencion pero el año que entra quiero ponerme en paz con el y leer los que tengo suyos abandonados en el olvido de mis estanterías.

    ResponderEliminar
  4. Este libro tiene que ser una gozada para los cinco sentidos. Cuando un escritor de esta categoría escribe sobre algo que vive, que disfruta, que respira, leerlo es delicioso. Desde luego, lo leeré. No me cabe duda.
    Besos, Francisco, y felices días
    Cita

    ResponderEliminar
  5. Tengo por mi madre varias obras suyas...y este año quería leerme el camino y al final nada....a ver si no lo retraso más.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Delibes for ever. Un seguro. Que gran escritor.

    ResponderEliminar
  7. Tengo que animarme con este libro de viajes, un género con el que no me he estrenado. Siendo de Delibes, creo que lo disfrutaría.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Tengo pendiente desde hace tiempo, releer algo de Delibes (El hereje, por ejemplo)

    ResponderEliminar
  9. No he leído a Delibes porque me da reparo, pero con las buenas reseñas que estoy leyendo gracias al reto de este año, me animaré con alguna novela suya. 1beso!

    ResponderEliminar
  10. Me gusta mucho Delibes. Este no lo he leído. Besos

    ResponderEliminar
  11. Los clásicos no son lo mío y las historias de viaje tampoco me terminan de convencer. Las únicas que leo son las de Vázquez-Figueroa, pero son los que menos me gustan de los que ha escrito.

    ResponderEliminar
  12. Es unos de mis autores preferidos.
    Enhorabuena por esta entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar