jueves, 6 de junio de 2013

El hombre de Grafeneck, de Jaime Cortés




Sinopsis:

Lorenz Hackenholt, un oficial mecánico con conocimientos de albañilería afiliado a las SS, comienza en Noviembre de 1939, tras una entrevista con Viktor Brack, responsable del programa T-4 de eutanasia compasiva desarrollado por los nazis, su trayectoria como criminal de guerra y constructor de cámaras de gas en lugares tan siniestros como Grafeneck en Alemania, Belzec, Madjanek y Treblinka en Polonia, y San Sabba en Italia.
En Mayo de 2007, con un día de diferencia, son brutalmente asesinados los jóvenes Manuel Merchant en Aínsa, provincia de Huesca, y Roberto Solano en Madrid. La prensa atribuye la muerte de este último a un asunto de drogas. Dos años más tarde, Sandra Limonero, novia de uno de los jóvenes asesinados, conoce a Bernardo Soto, un escritor, famoso en el pasado, que ha perdido la inspiración. Juntos, recorrerán los recovecos de una trama de asesinatos, oscuros secretos, amor y una acción constante, digna de la novela que Bernardo hubiera deseado escribir. 

Opinión Personal:


El libro me llegó de la mano de ediciones Tagus, que me lo ofrecieron para leerlo y reseñarlo. He de decir que tardé algo en ponerme con él. Si llego a saber cómo era, me pongo mucho antes, jejeje. Tarde, pero segura, lo leí… y me llenó.

 Muchos fueron los horrores en la época de Hitler: los asesinatos de mujeres y niños sólo por ser judíos, ancianos, demasiado jóvenes, maduros pero débiles… daba lo mismo. Si no servían para el régimen, no tenían por qué vivir. Los judíos, gitanos, homosexuales… nunca valían, no eran arios. Y aún siendo alemanes, si eran “inservibles”, ¿para qué gastar dinero en ellos? Aquí entraban los disminuidos, tanto físicos como psíquicos. A lo largo de su vida el estado debía gastar cantidades ingentes de dinero en ellos y, ¿para qué?. Primero utilizaron camiones cuyas cajas estaban perfectamente hermetizadas y los asfixiaban con los gases del mismo motor. Más tarde se perfeccionaron, dando lugar a las cámaras de gas, recintos subterráneos o barracones generalmente disfrazados o simulados como duchas colectivas.

Esta obra se centra en una de estas clínicas y en uno de los peones que Hitler y sus secuaces
utilizaron para este fin. La clínica: el sanatorio de Grafeneck. El hombre: Lorenz Hackenholt. El autor buscó a un hombre real, del que al terminar la guerra no se supo nada, para poder utilizarlo en su novela.

Por otra parte, el novio de Sandra Limonero, una joven madrileña de la actualidad, ha sido asesinado hace relativamente poco en condiciones raras, y Bernardo Soto es un escritor que ha perdido la inspiración desde que su mujer ha muerto. Se conocen y se alían para descubrir qué hay detrás de ese asesinato, poniéndose ellos mismos en peligro en el intento.

Todos los personajes de la novela están muy bien definidos, siendo una de las cosas que más me gusta que, para definirlos, el autor no utiliza excesivas descripciones, sino que les hace hablar, actuar, moverse; en base a ello vemos su interior. No es necesaria una descripción cuando hay una buena imagen… y la imagen también puede escribirse.

Se alternan capítulos de una y otra trama, que confluyen al final de la novela. Y es que, aunque nos parezca horrible, en la actualidad aún hay secuelas del nazismo, aún hay neonazis, y hay grupos que siguen defendiendo aquellos horribles ideales de la raza superior. Por eso el conocer la historia. Por eso el intentar que no se repita, con novelas, con películas… y de todas las maneras posibles. Todo esto no es sólo ficción. Acercándonos a internet podemos ver foros donde personajes de esta calaña hablan y amenazan… Un pena, pero real y peligrosa.

La documentación del autor ha sido excelente, en lugares, situaciones y vida interior de los personajes, con los que te identificas y con los que sientes o te horrorizas. Lorenz es cada vez es más frío, pues ha de obedecer a sus superiores. Un hombre que en principio tenía remordimientos de conciencia pero vemos cómo esas inquietudes van desapareciendo. ¿Qué habríamos hecho en su lugar?. ¿Obedecer? ¿Huir? ¿Intentar desaparecer? Qué elección más difícil. Es fácil decir desde aquí y ahora que huir y enfrentarse pero… si se tienen hijos, si peligra su vida… Es, sin duda, un personaje que nos hace pensar y mucho.

Sandra, vital, anima tanto a seguir con la investigación como a vivir a Bernardo,  irónico, divertido, pero sumido en una pena que arrastra desde la muerte de su mujer; necesitaba algo que le devolviera a la vida, lo que encuentra en Sandra y la investigación.

El autor emplea un lenguaje directo, claro pero elaborado, sencillo pero culto, de ese lenguaje que él mismo atrapa. Estilo que anima al lector a seguir, al alternar capítulos duros con otros irónicos, pero todos interesantes. Novela que hay que seguir leyendo hasta terminarla.

Y con respecto al final, yo es que no veo muchos finales posibles más… aunque parezca de peli. ¿Por qué no hacer una película con la novela? Nada, nada, a ver si algún productor de cine nos lee, que merecerá la pena.

Enhorabuena, Jaime, por tu novela. Os la recomiendo encarecidamente a todos.

Esta reseña es de Eva de Gregorio, del blog Los libros de Eva. 

El autor:

Nació en Madrid en 1961. Terminó los estudios de Arquitectura Técnica en 1987, profesión que le ha proporcionado el sustento desde entonces. Es viudo y tiene un hijo de diecisiete años.
 
Lee, desde que tenía uso de razón, todo lo que caía en sus manos, desde los cuentos de Andersen hasta el clásico TBO, revistas como Strong, Trinca, Pulgarcito, e incluso el suplemento de historietas de los periódicos. Recuerda con auténtico placer un libro ilustrado que terminó desencuadernándose a base de manosearlo, “Las aventuras de Ulises”, que le descubrió un nuevo mundo, el del arte de contar, que no ha sido capaz de abandonar desde aquel momento.
 

Comenzó a escribir a finales de los setenta, tras leer “Cuentos de la taberna del ciervo blanco”, de Arthur C. Clarke, uno de sus escritores de referencia. Un par de relatos nefastos, mal escritos, que leyó una tormentosa tarde a un par de amigos. A punto estuvieron de dejar de serlo al escucharle.
 

No ha parado de leer ni de escribir desde aquel momento. Por razones de trabajo, ha tenido la suerte de vivir sólo durante largas temporadas en ciudades tan emblemáticas como Santiago de Compostela, Murcia o Avila. En todas ellas llenaba sus tardes sin la familia leyendo y escribiendo.
 

Escribir es, junto con la lectura, las únicas actividades que realiza en las que no tiene la sensación de estar perdiendo el tiempo. Escribe por una necesidad casi fisiológica, cuando una idea le golpea en su interior pidiendo salir a la luz. Escribe por el placer de documentar lo que escribe, de contar lo que ha visto y ha vivido. Ha escrito también durante una larga temporada como válvula de escape, para exorcizar con su mundo irreal los fantasmas que le atenazaban día a día en el real. Escribe porque necesita compartir sentimientos, emociones, dudas, sensaciones… Y lee para absorber como una esponja los conocimientos, pensamientos y experiencias de otras personas que tuvieron y tienen la misma necesidad imperiosa de expresar su calidad de ser humano. Como decía Borges, “me enorgullece más lo que he leído que lo que he escrito”.
 

Ha ganado algún concurso de relatos, y ha quedado finalista en varios concursos de novela y de novela corta. Eso le anima a pensar que no debe de hacerlo tan mal. 

Ficha técnica:

Fecha de publicación: 14/09/2012
Idioma: Español
ISBN: 978-84-15623-03-8
Código: 10010170
Presentación: ePub. Ediciones Tagus.
Colección: Thriller
Fuentes: wikipedia, blog del autor, planetadelibros.com, Casa del Libro.
Os dejamos con el book trailer de la novela: 


11 comentarios:

  1. Me pareció un libro muy interesente por el tema que aborda y la forma en que lo hace. Lo recomiendo sin dudas.

    ResponderEliminar
  2. Tiene muy buena pinta y me gusta esa tematica,besotrs

    ResponderEliminar
  3. Pues no lo conocía Francisco, pero visto que te ha gustado tanto me lo apunto.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Le tengo el ojo echado desde hace tiempo, en mi lista de deseso, es lo des que me gustan seguro. Me alegro de que lo hayas disfrutado. Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Fíjate que suelo huir bastante de temática relacionada con el nazismo porque estoy algo saturada, pero veo que por lo que nos comenta Eva este libro nos ofrece algo más, un planteamiento algo distinto... quizá me lo piense...

    ResponderEliminar
  6. Me gustó mucho este libro también. Coincido en que el final es un tanto peliculero,pero muy bien contado e hilvanado.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Al igual que Matiba, huyo del tema nazi como de la peste. Lo dejaré pasar :-)

    Un beso shakiano!!!

    ResponderEliminar
  8. Lo leí hace unos meses y me gustó mucho excepto ese final, que me defraudó un poquito.
    Besos,

    ResponderEliminar
  9. Lo leí hace ya varios meses y me gustó muchísimo, está muy bien documentado y ambas tramas son muy interesantes
    besos

    ResponderEliminar
  10. No lo he leído, pero tiene muy buena pinta, así que tomo nota, muchas gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. A mí también me gustó mucho esta novela, a pesar de haber leído tantos libros sobre el mismo tema. Un beso

    ResponderEliminar