jueves, 27 de septiembre de 2018

Leones de Aníbal, de Javier Pellicer




















Datos técnicos:

Título: Leones de Aníbal
Autor: Javier Pellicer
Editorial: Edhasa
1ª edición: 13/06/2018
Encuadernación: Tapa dura con solapas
y lazo de punto de lectura.
Idioma: Español
ISBN: 978-84-350-6324-1
Nº pág.: 384

Sinopsis:


Corre el siglo III a.C. en la península Ibérica. Aníbal Barca se ha convertido, por derecho propio, pero también por carisma, fuerza e inteligencia en el líder de los ejércitos cartagineses, que aúnan no sólo a su gente, sino también a muchos pueblos íberos que, en su recorrido por la península Ibérica, se han unido a él. Roma domina el mundo. Pero Aníbal quiere conquistar Roma. Y, una vez pasados los Alpes, la mayor hazaña conseguida por el hombre hasta entonces, tendrá su primera victoria: Escipión y sus legiones caen ante él. Parece que, por fin, va a conseguirlo...

Leones de Aníbal es el relato épico de una gran aventura, pero también una novela sobre la identidad, la convivencia y la amistad. De cómo un ejército, formado por multitud de pueblos, luchó no sólo contra Roma, sino contra las fuerzas de la naturaleza. Y todo ello bajo la bandera de un hombre, y no de una patria. Tres individuos dispares -Leukón, un joven celtíbero que se une a la lucha dejando atrás a su amada; Alcón, un íbero saguntino acosado por la culpa de la traición; y Tabnit, -un oficial cataginés que guarda un secreto inconfesable-, se enfrentarán juntos a la hazaña propuesta por Aníbal. Una experiencia que los cambiará para siempre. En esta novela, de una forma tan documentada como ágil, entretenida y llena de pasión, Javier Pellicer nos narra la epopeya que estuvo a punto de cambiar el curso de la Historia y la figura del mayor estratega de la historia: Aníbal.


Opinión Personal:


La primera novela de ficción histórica que leí de Javier Pellicer fue El espíritu del lince (reseña), publicada en 2012 por la editorial Pàmies. Hoy comparto mis impresiones sobre su nueva publicación también del mismo género literario, aunque en esta ocasión bajo el sello editorial de Edhasa. Leones de Aníbal es el título del que hoy comparto mis impresiones. Quienes disfruten con novelas de  ficción histórica ambientada en la Edad Antigua, tienen en Leones de Aníbal un lectura muy apetecible, que les llevará al siglo III a. de C., con la Segunda Guerra Púnica como telón de fondo, porque el hilo conductor de la trama es una de las hazañas más audaces de la Antigüedad, como fue el que Aníbal atravesara con su ejército los Pirineos y los Alpes para conquistar el Norte de Italia. La portada es, sin duda alguna, muy atractiva y sugerente, y un resumen muy visual de lo que al lector le espera a lo largo de las páginas que la conforman.
(Templo de Melqart-Gadir)
Si en El espíritu del lince Javier Pellicer se narran los sucesos que dieron origen a la Segunda GuerraLeones de Aníbal nos metemos de pleno en ese segundo conflicto bélico entre cartagineses y romanos. Un conflicto bélico que, sin embargo, quedará un tanto lejano a lo largo de los capítulos, porque el escritor natural de Benigàsim centra casi toda la trama en lo que fue la expedición mencionada al final del primer párrafo de esta reseña. Solo en los últimos capítulos se relatarán algunos episodios de la batalla que tendría como escenario el entorno del río Trebia, en la que el narrador omnisciente muestra al lector, sobre todo, las dotes estratégicas del general cartaginés, al igual que ya lo hizo en algunas escaramuzas que tienen lugar en algunos capítulos anteriores, o en las negociaciones que llevaría a cabo con los caudillos de los pueblos por los que tenía que pasar su ejército, para que se unieran a sus tropas, les permitieran pasar por los territorios que estaban bajo su dominio o les abastecieran de provisiones.

En las novelas de Javier Pellicer se percibe el trabajo documental que realiza por la fortaleza que imprime a la trama, en la que consigue crear una ambientación con la que el lector tiene la sensación de realizar un viaje literario en el tiempo a la época en la que se desarrolla. Plasma  los distintos aspectos del modo de vida de la zona geográfica por el que se mueven los personajes, tanto el día a día como las ancestrales costumbres religiosas muy arraigadas en los pueblos de Iberia. Recrea los episodios históricos de tal forma que se ajusten lo más cerca posible a la documentación recabada. Y, sobre todo, es un autor que sabe engarzar magistralmente los hechos reales con las escenas creadas por su imaginación, en las que se nota que siempre tiene en cuenta que esa ficción se acerca lo más posible a la realidad de la época en la que se ambienta la novela. Aunque el lector comprobará cómo el autor dosifica esa información que facilita a lo largo de los capítulos, para dar cabida a episodios ficticios que atraen todavía más nuestra atención, y que bien pudieron haber ocurrido en la época en la que tiene lugar el paso de Aníbal con su ejército a través de los Pirineos y los Alpes, por la credibilidad que ofrecen las escenas creadas por la imaginación del autor. Anexos al cuerpo de la novela figura el dramatis personae, y una relación de topónimos y gentilicios que el lector se encontrará a lo largo de los capítulos, y que confirman lo comentado antes sobre la labor documental.
(Aníbal cruza los Alpes)
En Leones de Aníbal el lector se encontrará con la historia de una gran serpiente multiétnica, como se titula la primera de las cuatro partes en las que se agrupan los capítulos de esta novela (sin el adjetivo que le acompaña en esta reseña), conformada por un numeroso ejército compuesto en su mayoría por mercenarios de diversas etnias, y de ambos lados del Mediterráneo, salvo un grupo reducido de origen fenicio. Aníbal demuestra a lo largo de todo el viaje que, a parte de ser un gran estratega, es también un gran líder, con dotes de mando y autoridad sobre sus soldados. Quienes peleaban bajo su mando sabían que les podía esperar un castigo implacable si no acataban las órdenes que daba, como se podrá comprobar en algunas escenas, en las que decidirá el futuro de algunos de los mercenarios que se alistan en sus filas. Aunque también no dudará en situarse junto a ellos para pelear como uno más, pese a las advertencias que le hacían quienes tenían una relación más directa con él.

A parte de la figura carismática de Aníbal, el lector se encuentra con otros personajes históricos, aunque estos tienen una menor presencia a lo largo de los capítulos, incluido Publio Cornelio Escipión. Quienes seguían a Aníbal en su ejército sabían cuál era el papel que tenían que desempeñar; incluso su hermano Magón Barca, que era más impulsivo, y a quien el general cartaginés tendría que aplacar su ímpetu en más de una ocasión. Junto al personaje de Aníbal, el lector se familiarizará con una serie de personajes secundarios, todos ellos ficticios, y que dan mucho juego a la trama. La amistad se afianza a lo largo de los capítulos entre Alcón -un exmediador del consejo de Arse-; Leukón -joven guerrero del pueblo celtíbero de los pelendones-; y Tabnit -oficial y consejero cartaginés-. La presencia de Nunn, un sanadora gala que ayudará a curar heridas e intentar salvar vidas de los soldados caídos en combate o en algunas de las escaramuzas que tienen lugar a lo largo del itinerario del ejército, alterará en un principio la relación entre estos personajes; incluso despertará la pasión en alguno de ellos. Éstos tiene sus motivos por los que unirse al ejército de Aníbal: serán sobre todo Tabnit y Alcón quienes atraigan la mayor atención del lector por los secretos que encierran ambos: el lector se preguntará qué les remuerde la conciencia y les hace tomar las decisiones que adoptan en alguna ocasión. De Leukón, sin embargo, no tardaremos en conocer cuáles son sus preocupaciones, aunque quienes tienen contacto con él tardarán en comprender la actitud que va cambiando el carácter del joven pelendón.

Leones de Aníbal es también una novela de viajes, en el que los mercenarios que componen este variopinto ejército emprenden una larga marcha desde Quart Hadast hasta  Gadir, desde donde se dirigen hasta río Ìber, para enfrentarse posteriormente a los Pirine (actuales Pirineos) pero, sobre todo, a las fuerzas de la naturaleza que les esperan en los Alpes. Aunque también es un viaje iniciático para Leukón, e interior para Tabnit y Alcón, por esos secretos que los atormentan.

Leones de Aníbal es una novela escrita con un lenguaje sencillo, rigurosamente documentada, que consigue que el lector se sienta realmente transportado al siglo III a. de C. Los 72 capítulos en los que está estructurada la novela más el prefacio inicial. La lectura es fluida y amena, por la variedad de situaciones que viven los personajes; aunque en mi caso la hice más pausada, porque la historia que me cuenta el narrador omnisciente me tenía muy atrapado. Como adelanta la sinopsis, Leones de Aníbal es el relato épico de una gran aventura, pero también una novela sobre la identidad, convivencia, amistad y solidaridad, pero también resalta la superación personal y el coraje que muestran los personajes ante el enemigo y las fuerzas de la naturaleza.


Biografía:


Nació en Benigàsim (Valencia) en 1978 e inició su andadura iteraria a través de los relatos. HaFantasmagoria, Ilusionaria 2 o Crónicas de la Marca del Este, son las más destacadas.
participado en multitud de antologías;

Su novela corta La Sombra de la Luna se ofrece en formato e-book, desde la plataforma solidaria de Save the Children "1libro1euro".

Su salto a la narrativa larga llegó con El espíritu del lince (Ediciones Pàmies), novela histórica en torno a la invasión cartaginesa de la península ibérica en el siglo III a.C., por la que fue elegido autor novel finalista en los IV Premios de Literatura Histórica Hislibris. Con su segunda novela Legados (Ediciones Holocubierta) viajó a lo fantástico con una obra homenaje a las aventuras clásicas del género, así como a los juegos de rol.

Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía del autor y fotografía de Javier Pellicer, tomados de la web de Edhasa. Imagen de las ruinas del templo de Melqart en Gadir, de la web de La Iberia Mágica. Imagen de Aníbal cruza los Alpes, de la web de Academia Play. Imagen de Arse-Sagunto, de la web de ArqueLugares.







11 comentarios:

  1. Las novelas de conflictos bélicos y aventuras no me atraen demasiado, las leo muy de vez en cuando.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No es una época histórica sobre la que tenga especial predilección pero reconozco que, justo por eso, me sorprende más cuando leo algo sobre ella. Hace poco descubrí El presagio de los buitres, de Antonio Orozco, ambientada en la segunda guerra celtibérica. Aunque es un siglo posterior a los hechos narrados en la que nos presentas hoy, se nombra a Aníbal y su gesta.
    Quizá me anime a descubrir más sobre este periodo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Coincidimos hoy en protagonista, hoy he reseñado Africanus de Santiago Posteguillo, en el que Aníbal tiene un papel importante ;-)
    No he leído nada del autor, así que me lo llevo apuntado para después de haber leído los otros dos libros que me faltan de la trilogía de Escipión.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues no me importaría nada leerla, soy muy fiel a estas novela de Edhasa y no hay vez que pase por una librería y no le de una mirada a las novedades porque todas las que me he comprado han sido grandes lecturas.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me gusta leer sobre este período y aunque algo sé de esta historia, no me importaría leer esta novela.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola carinyet,

    El género se me hace muy cuesta arriba Paco, me da mucha pereza 😞 seguro que me pierdo buenas novelas pero me cuesta animarme.

    Besitos cielo 💋💋💋

    ResponderEliminar
  7. No soy muy asidua a esta temática pero últimamente me apetece, lo que pasa es que es muy difícil decidirse entre tantas opciones. La novela que traes y por tu reseña creo que podría gustarme, así que le echaré un vistazo en mi próximo viaje a la librería.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  8. Hoy me lo salto, Paco. Este tipo de novelas a mí no me llaman nada. Los enfrentamientos se me hacen demasiado cuesta arriba y últimamente tiro mucho más a la novela intimista.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Pues me parece bastante original el periodo que toca, me encantaría leerla y más viendo lo bien que se documenta el autor, como nos dices. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Este género no me atare mucho ahora mismo, así que lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar
  11. No lo conocía! Parece muy interesante, lo tendré en cuenta =)

    Besotes

    ResponderEliminar