martes, 29 de agosto de 2017

El cazador de la oscuridad, de Donato Carrisi

















Datos técnicos:

Título: El cazador de la oscuridad
Título original: Il cacciatore del buio
Autor: Donato Carrisi
Traductora: Maribel Campmany
Editorial: Duomo Ediciones
1ª edición: enero/2016
Encuadernación: tapa dura con sobrecubierta
Idioma: Español
ISBN:9788416261871
Nº pág.: 480


Sinopsis:


Marcus es sacerdote y tiene un don: detecta el mal que anida en las personas. Sandra es fotógrafa de la policía. Y también tiene un don: puede hacer visible lo invisible. Ahora ambos han unido sus talentos para atrapar a un asesino abominable: alguien que sólo escoge como víctimas a parejas jóvenes.
La investigación de los crímenes les lleva al Vaticano, al archivo donde se atesoran los mayores crímenes de la humanidad. Un inventario del mal absoluto. Un lugar siniestro donde todo es oscuridad. Con un ritmo vertiginoso, Carrisi teje una historia en la que el lector libra la misma lucha que Marcus y se enfrenta a los mismos enigmas que intenta descifrar Sandra, sintiendo las mismas esperanzas y el mismo miedo hasta la última línea.


Opinión Personal:


Desde que Duomo Ediciones publicó la novela de Donato Carrisi (Martina Franca-Italia, 1973), El cazador de la oscuridad, todas las opiniones vertidas sobre ella, tanto de lectores como de la crítica especializada, llevaban la misma dirección. Me dije que algo debería de tener este thriller para encandilar a unos y a otros; por lo que tenía que leerlo, sí o sí. Como ocurre en estos casos, las expectativas eran muy altas,...y se cumplieron con creces. Ya lo creo.
Creo que en El cazador de la oscuridad se nota que su autor es guionista de películas y de series de televisión, por el claro carácter visual de los capítulos, narrados de tal forma que nos podemos imaginar cómo son las escenas que nos relata un narrador omnisciente, siendo sobrecogedoras las más escabrosas. Y también aprovecha su especialización en Criminología y Ciencias de la Conducta, después de graduarse en Derecho, para hacer un magnífico retrato de los personajes, sobre todo en lo que al aspecto psicológico se refiere, entre los que sobresale, sin duda alguna, el que nos hace del mal que anida en la novela a lo largo de todos los capítulos, tanto del propio psicópata como de aquellos que lo encubren; o, por lo menos, así lo entienden quienes sospechan que es protegido por alguien o por un grupo de personas, por lo que sus investigaciones van más allá de encontrar no solo al criminal, sino también a quien o quienes lo ocultan, y conocer las razones que tienen para ello. Es sobrecogedora la reacción de los habitantes de Roma, una vez que conocen que las investigaciones en el caso del monstruo que tanto les había aterrorizado mientras cometió los crímenes han llegado a su fin. En mi modesta opinión, entiendo que es un recurso acertado del autor, porque está en consonancia con ese ambiente siniestro que se vivió en Roma.

De esa especialización que acabo de comentar, Donato Carrisi se sirvió para trazar dos claras líneas de investigación: una de ellas llevada a cabo por Marcus, un sacerdote penitenciario, que tenía un don especial: detecta el mal que anida en las personas; y la otra es de corte más clásico, en la que toma parte Sandra Vega, fotógrafa de la policía, que también tenía otro don, que hacía destacar su papel sobre los demás miembros de la policía italiana, ya que podía hacer visible lo invisible. Ambas líneas de investigación se irán alternando a lo largo de los capítulos, pero veremos cómo a medida que nos vamos acercando al desenlace, estos dos personajes aunarán fuerzas porque se dan cuenta de que, aprovechando sus respectivos dones, tendrán más posibilidades de atrapar al monstruo que está cometiendo los asesinatos en parejas de jóvenes que buscan lugares alejados para tener una mayor intimidad. En este sentido, y en mi modesta opinión, creo que la primera línea de investigación otorga un punto de originalidad a la novela, y poco a poco irá encumbrando a la llevada a cabo por la policía italiana, por el sentido totalmente distinto en el que se enfoca la investigación llevada a cabo por Marcus. En este sentido, me atrajo mucho el carácter metaliterario que adquiere la investigación en algunas de sus fases, con la presencia de una institución psiquiátrica con un nombre que le resultará muy conocido a la gran mayoría de los lectores:Hamelín.
En consonancia con lo que acabo de comentar está la atmósfera que envuelve a los personajes. El lector se sorprenderá cómo Donato Carrisi nos presenta una ciudad como Roma totalmente distinta a la que estamos acostumbrados a presenciar, ya como turistas, ya a través de los distintos medios de comunicación, o de las novelas ambientadas en la llamada Ciudad Eterna. Roma es, sin duda alguna, un personaje más de la novela, diría que muy por encima de quienes desfilan por sus calles y construcciones más emblemáticas, como la iglesia de San Apolinar, la Basílica de San Pedro, los Jardines del Vaticano, El Coliseo Romano, la Basílica de San Pedro, y otras localizaciones que seguro no serán desconocidas para la gran mayoría de los lectores. Sin duda alguna, las leyendas y misterios que nos encontramos a lo largo de los capítulos atraerán la atención del lector; quizás sea la relativa al Coliseo Romano la que más me gustó y sorprendió de todas ellas, así como todo lo que el narrador nos relatará sobre la templo de San Apolinar. Aunque, lo que más me impresionó fue todo lo relativo a la Penitenciaría Apostólica y el llamado Tribunal de las Almas. En este sentido, me recordaba lo que ya comenté en más de una ocasión con el poder que tiene la Iglesia Católica con el sacramento de la confesión, pues esta institución tiene, sin lugar a dudas, el mejor servicio secreto del mundo, y sus miembros son los sacerdotes que se apostan dentro de los confesionarios para escuchar los pecados de sus feligreses. Está claro que el autor se documentó a conciencia para así causar en el lector el efecto que quería, y de esa forma lograr que las descripciones que nos ofrece no se desvíen de la atmósfera creada: inquietante, oscura, tenebrosa, acorde con los horrendos crímenes que un psicópata está cometiendo, y que mantienen en vilo a la población de la capital italiana.
Si Roma es la gran protagonista de esta novela, no por ello debemos de olvidarnos de los personajes que construye para esta trama el escritor italiano. Teniendo en cuenta lo que comenté en el cuarto párrafo de esta reseña, los personajes que nos encontramos en la línea de investigación llevada a cabo por Marcus son los que están mejor construidos. Marcus es un sacerdote penitenciario, de quien tenemos los datos más relevantes en el prólogo y en episodios cortos, escritos en cursiva, intercalados en cada una de las cuatro partes en las que se estructura el grueso de la trama, en donde conoceremos las lecciones que recibe para su instrucción, a cargo de Clemente, su mentor. También destacaría la figura de un personaje muy oscuro, Battista Erriaga, de quien me hice en más de alguna ocasión la pregunta de cuál era el papel que desempañaba realmente en la novela. De la segunda línea de investigación, quizás sea Sandra Vega, la fotógrafa forense de la policía, a quien conozcamos mejor: el autor nos ofrece algunos retazos de su pasado a lo largo de los capítulos, que me imagino corresponderán a la novela con la que empieza esta saga, El tribunal de las almas. Junto a este personaje nos encontramos al vicequestore Moro, quien será el encargado de dirigir las labores de investigación de la policía, y el forense Astolfi, que sorprenderá al lector por su forma de actuar durante la investigación del caso. Destacaría también la forma en la que Donato Carrisi nos va presentando al presunto criminal, haciéndolo de una forma bien estudiada para que así estuviésemos pendientes de sus apariciones en escena y de las distintas líneas de investigación que se seguían para atraparlo; aunque no lo descubriremos hasta llegar a las últimas páginas. Por la forma en la que nos fue presentando a quienes participaban en una y otra línea de investigación, entiendo que el autor quiso incidir más en la investigación llevada a cabo por el sacerdote, que la realizada por la policía italiana, para que así haya consonancia con la presencia del mal en la novela, enfocado por el narrador desde distintas perspectivas, y como impulsor de los crímenes cometidos por el monstruo, como así es llamado el asesino en serie. Creo que también merece la pena leer la conversación con el autor, que el lector se encontrará en las últimas páginas de la novela, y en la que aclarará diversos aspectos de la trama.
El cazador de la oscuridad es una novela muy adictiva, aunque para mí con un ritmo no tan frenético como leí en algunas de las opiniones de quienes leyeron la novela, sino más bien fluido. Está escrita con un lenguaje sencillo pero muy efectivo, en donde la intriga, el misterio y la tensión narrativa estarán muy presentes a lo largo de la novela, que invitan a pasar un rato muy entretenido con su lectura. El lector se encontrará con una trama magníficamente hilvanada, y con un final en el que el autor italiano no deja ningún cabo suelto, con sorpresa incluida, a parte de los giros que irán tomando ambas líneas de investigación a lo largo de los capítulos, y que le darán ese plus de interés por todo lo que está ocurriendo en torno a la captura del asesino en serie.


Biografía:


Donato Carrisi nació en 1973 en Martina Franca y vive en Roma. Después de graduarse en Derecho, se especializó en Criminología y Ciencias de la Conducta. Es escritor y guionista de películas y series de televisión. Ha sido galardonado con el Premio Bancarella de Italia, el Prix Polar y el Livre de Poche, el premio más importante de los lectores en Francia. El cazador de la oscuridad se convertirá en una serie de televisión producida por la Fox. Donato Carrisi ha publicado, entre otros, "El tribunal de las almas", "La hipótesis del mal", "Lobos" y “El cazador de la oscuridad”. Sus novelas gozan de un gran éxito con millones de ejemplares vendidos en todo el mundo y del reconocimiento de la crítica y de los lectores, que esperan impacientes sus nuevos libros.



Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía y fotografía del autor, tomados de la web de Megustaleer. Imágenes de los Jardines del Vaticano, y de la Iglesia de San Apolinar, de google imágenes. 








15 comentarios:

  1. Se nota que te ha convencido la historia por la magnífica reseña que has hecho. A mí este autor me finalizó con su buen hacer.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Coincido totalmente con tus impresiones, Carrisi es un narrador brutal, consigue meterte de lleno en la historia y, a pesar de la labor tremenda de documentación, en ningún momento se nota, y eso vale mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con tus impresiones, me encantó esta novela que además fue mi estreno con Carrisi.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me encantó la novela y me declaro fan de Carrisi. Muy buena reseña, se nota que te ha gustado.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es uno de mis autores favoritos, con eso te lo digo todo. Sus novelas son todas muy recomendables, sin excepción. Besos

    ResponderEliminar
  6. Mmm... pintaza, pintaza.
    ¡Me lo apunto!
    Gracias por la reseña.

    ResponderEliminar
  7. Fui la primera vez que leí al autor y me encandiló :)

    ResponderEliminar
  8. Hola Paco,
    Sólo he leído un libro de Carrisi, su última novela La chica en la niebla... Y me gustó muchísimo!! Pero tengo pendiente leer otras se sus novelas, como esta, porque dicen que es un Carrisi muy distinto, más auténtico y sangriento... ;)

    ResponderEliminar
  9. Estupenda reseña. Es un libro que me gustaría leer porque todo el mundo habla maravillas y yo aún no me he estrenado con el autor.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Siempre es peligroso ir con las expectativas tan altas aunque con Carrisi hay poco riesgo de que se vean insatisfechas.
    Es una novela trepidante, a mí me encantó
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Lo tengo pendiente pero tal vez este año no porque ya he leído su última novela aunque le tengo unas ganas.

    ResponderEliminar
  12. No pinta mal, sobretodo el don del cura, que ahora está muy de moda el contacto con el más allá, y el tercer ojo jejejeje,tendré en cuenta esta fantastica reseña para futuras lecturas. Bueno, te mando un abrazo bien gordote, que hace tiempo que no ando mucho por bloger. Felices y buenas lecturas amigo!!

    ResponderEliminar
  13. Yo me estrené con el autor con esta novela y no me defraudó. Me encantó también la ambientación. Un abrazo Paco.

    ResponderEliminar
  14. Estupenda reseña Paco!!! Me encantó esta novela más que por su trama por su ambientación :)

    Bs.

    ResponderEliminar
  15. Veo que tiene muy buenos "mimbres" para disfrutar con ella. Me ha gustado, sobre todo, el protagonismo de Roma, ciudad que me enamora, y la buena creación de los personajes; también esos toques de parapsicología. Tomo nota. Abrazos.

    ResponderEliminar