jueves, 5 de julio de 2018

Manila Hotel. Una aventura de JB, de Jordi Siracusa





















Datos técnicos:


Título: Manila Hotel. Una aventura de J B
Autor: Jordi Siracusa
Editorial: Editorial Comuniter
1ª edición: Abril/2018
Encuadernación: Rústica con solapas
Idioma: Español
ISBN: 9788416565399
Nº pág.: 145



Sinopsis:


Barcelona 1970. Todos los que son alguien en la Barcelona pública y en la Barcelona secreta de aquel franquismo de impasible ademán y ropa remendada, se dan cita en el Hotel Manila.

En el Manila reina Jordi Brotons, su joven director que había comenzado como botones, cocinero antes que fraile en los fogones de aquel convento cosmopolita y profano. Apoyado en el comisario Ripoll, desentrañará una complicada trama en la que no falta ningún ingrediente de la novela negra.

La intriga gira en torno a cierto viejo mapa en la que mucha gente (demasiada) parece estar interesada. Pero he aquí que el mapa en cuestión lo tiene el joven Jordi Brotons, un hombre de recursos que no se dejará despojar fácilmente.

Estructura: 28 capítulos, más prólogo y epílogo.


Opinión Personal:


De Jordi Siracusa (Barcelona, 1945) leí su novela de ficción histórica Adiós, Habana, adiós (reseña). Supongo que a otros lectores que frecuentan su narrativa les habrá sorprendido el que haya publicado una novela negra, que inicia la que parece ser una saga, publicada por Comuniter Editorial bajo el título genérico de Los misterios de JB. Y, como cumple con los requisitos que debe de tener una lectura en época estival, me dije que merecía la pena conocer a este nuevo sabueso literario, y compartir mis impresiones sobre su lectura.

Jordi Brotons, o JB, es el protagonista indiscutible de Manila Hotel. Una aventura de JB. Es un detective peculiar porque, a parte de resolver los casos que se le presentan como tal -aunque realmente no lo sea-, es el joven director del Manila Hotel, llamado por el presidente de la sociedad del mismo para su dirección, una vez finalizados sus estudios en L´École Hôtelière de Lausanne. Y, aunque acabo de mencionar que es el comienzo de una saga, este primer título que la inaugura se puede leer sin que el lector piense que tiene que abordar los próximos que la conforman, porque tiene ante sí una novela perfectamente cerrada.
(Enrique Granados)
A través de las páginas de Manila Hotel. Una aventura de JB, Jordi Siracusa invita al lector a realizar un viaje literario a través del tiempo, en el cual se sentirá realmente transportado a la Barcelona cosmopolita de 1970. Y es que las descripciones que ofrece el narrador-protagonista de esta novela invita a que nos imaginemos cómo era la ciudad condal en aquella época; incluso, tal y como se describen los escenarios por los que desfilan los personajes, me dio la sensación de que las imágenes se sucedían ante mí en blanco y negro. El protagonista nos mostrará las ramblas de Barcelona próximas al Hotel Manila, el Barrio Gótico, el Liceo y su celebrado bar el Rincón. En la Vía Layetana o la zona portuaria Jordi Brotons vivirá en primera persona inesperados y desagradables episodios, remarcados por una gran tensión narrativa, y que darán lugar a las escenas más impactantes y atractivas de la novela, en donde se las tendrá que ver con miembros de la Brigada Político-Social.

Pese a la corta extensión de la novela, el lector no solo acompañará a los personajes por los escenarios ya mencionados de la ciudad condal, sino que también realizará varios saltos en el tiempo, que lo llevarán a Nueva York, Londres, Arrás, (Francia), Toledo o Montserrat. La muerte de un anticuario en cuyo comercio el protagonista había comprado un mapa y un estuche en el que se habían grabado las iniciales E.G., alterará la tranquilidad de la que el protagonista esperaba disfrutar tras haber tomado posesión de su puesto de director del hotel. Este crimen dará lugar a esos saltos temporales que menciono en este párrafo a través de los que se conocerá todo el pasado que se oculta tras esos objetos comprados, sobre todo la personalidad de quienes lo tuvieron en su poder en algún momento de la Historia, sobre todo un secreto que se escondía en el doble fondo del estuche en el que se guardaba ese antiguo mapa.
(Hotel Manila-Barcelona)
Por Manila Hotel. Una aventura de JB, desfilan una galería de personajes atractivos, la mayoría de ellos históricos. Jordi Siracusa los combina con total naturalidad con los ficticios que completan el elenco de la novela. Algunos de los personajes reales serán conocidos por los lectores, caso del compositor Enrique Granados, que regresaba de Nueva York tras estrenar con éxito su ópera Goyescas; o el poeta barcelonés Gil de Biedma. Otros, no tanto, como el comisario Enrique Ripoll -un tipo singular y mucho más honrado de lo que podía ser un poli de la época-(pág. 5), que acompañará al protagonista en sus pesquisas: ambos personajes forman una pareja que recuerda a los detectives literarios más representativos del género, sobre todo los clásicos, por el carácter deductivo de sus investigaciones, y por los métodos que utilizan para resolver el caso de turno. Junto a los mencionados anteriormente, nos encontraremos con otros más conocidos por los lectores, caso del jefe de las SS, Heinrich Himmler, que vino a España en misión secreta, desplazándose a Toledo y Montserrat, o la relación que guarda José Bonaparte con el secreto que se menciona en esta reseña. Al igual que las escenas estereotipadas mencionadas, el lector se encontrará también con arquetipos propios del género, y de la época en la que tienen lugar los episodios en que se desarrolla la trama, como los miembros de la brigada político-social de Vía Layetana; o Ruth, la joven viuda del anticuario, el amor imposible del protagonista, -diría incluso que una mujer fatal, cautivadora y ambiciosa-, que le da el punto erótico a la novela. Pero, sin duda alguna, junto a Jordi Brotons, el gran protagonista de la novela es el propio Hotel Manila, -muy cercano a la Real Academia de Ciencias y Artes, un precioso edificio que alberga en sus bajos el teatro Poliorama y en sus altos el Observatorio Astronómico Fabra que entre otros servicios sismológicos, meteorológicos y astrológicos, es el encargado, desde el reloj de su fachada, de dar la hora exacta y oficial a los barceloneses (pág. 11)-, de quien el lector conocerá sus espacios más emblemáticos, como la sofisticada Galería Manila, el restaurante Parrilla o el Camarote Granados.

Manila Hotel. Una aventura de JB es una novela bien escrita, de ritmo ágil, en la que el entretenimiento está asegurado. El lector se encontrará con personajes y escenas propias del género, a través de las que el autor muestra la realidad de la España más oscura en los últimos años del franquismo, en donde negras comisarías formaban parte del devenir cotidiano y urbano, junto a la panadería o al bar de la esquina, y en donde los sociales de la brigada político-social tenían verdadera licencia para matar, no en las películas, sino en la vida real (pág. 5), como se nos adelanta en el pretexto que antecede al cuerpo de la novela.





Biografía:




Jordi Siracusa (Barcelona, 1945), reside en Zaragoza y se define como ciudadano universal. Publicó en 2005 un poemario titulado Ola en tierra adentro, al que siguió su primera novela Adiós, Habana, adiós. En 2009, junto a otras dos escritoras, publica el libro de relatos Veintidós grullas doradas. A su segunda novela, Al hilo de la vida. Eulalia de Borbón, la indómita, publicada en 2011, le sigue otro libro de relatos, La peregrina y otras perlas, publicado en 2013, y una nueva novela, Paoleta, la pasión de Haití (2015).

En 2017 publica su novela Pingüinos en París. Bajo dos tricolores, con la Editorial Comuniter. En ella retrató a través de unos personajes inolvidables, la liberación de París por la famosa compañía de republicanos españoles: La Nueve. Con este nuevo trabajo Manila Hotel, también de Editorial Comuniter, nos conducirá por la Barcelona de 1970 para desentrañar un misterio que había oculto a lo largo de cincuenta años. 

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía del autor, tomados de la web de la editorial.  Fotografía del compositor Enrique Granados, de la web del diario El Mundo. Imagen del Hotel Manila en Barcelona, de la web labarcelonadeantes.com


9 comentarios:

  1. Punto a favor, lo del mapa me llama la atención. Me gustan esos objetos que suponen una puerta al misterio. También me gusta que sera breve, aunque apunte a una saga. En fin, no la conocía, ni al autor ni a la editorial. Tomo nota. Besos

    ResponderEliminar
  2. NO tiene mala pinta, pero con todo lo que tengo pendiente, tengo que ir descartando y este no me llama lo suficiente, lo dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No me llama lo suficiente y tengo tanto por leer que lo voy a dejar pasar. Besinos.

    ResponderEliminar
  4. Todo lo que sea vórtice al misterio y la intriga, para mi es bienvenido, no me disgusta en absoluto lo que nos cuentas; no tengo tiempo real para nada más, ni un solo libro más o me volveré tarumba en lugar de relajarme, jajajajaja.

    Más adelante veremos, como decimos los valencianos: ja vorem!!

    Besitos carinyet.

    ResponderEliminar
  5. No termina de llamarme esta vez pese a tus buenas impresiones. Y con tanto pendiente, prefiero dejarlo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Esta vez lo dejo pasar, no termina de llamarme
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me encantan las historias con participación de personajes reales , le da mucho encanto y uno sueña con que fueran hechos reales.

    ResponderEliminar
  8. La novela negra no es de mis favoritas, pero cuando los escenarios son también protagonistas y además aparecen personajes reales y detalles de costumbres, la novela gana muchos puntos. Después de leer tu reseña se me ha despertado el interés, ;D. Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. No conocía la novela, pero estoy seguro de que me gustaría, al tratarse de Barcelona, me gustaría reconocer los escenarios, y la época ambientada post-franquista, también me llama la atención. Además solo son 145 páginas, que se leen en un suspiro. Un abrazo

    ResponderEliminar