lunes, 28 de mayo de 2018

La librería, de Penélope Fitzgerald






















Datos técnicos:



Título: La librería
Título original: The Bookshop
Autora. Penélope Fitzgerald
Editorial: Impedimenta
Traductora: Ana Bustelo
ISBN: 9788417115388
Idioma: Español
Nº pág.: 208
Origen: app eBiblio
Año de publicación: 2018




Sinopsis:


Florence decide abrir una pequeña librería, que será la primera del pueblo. Adquiere así un edificio que lleva años abandonado, comido por la humedad y que incluso tiene su propio y caprichoso poltergeist. Pero pronto se topará con la resistencia muda de las fuerzas vivas del pueblo que, de un modo cortés pero implacable, empezarán a acorralarla. Florence se verá obligada entonces a contratar como ayudante a una niña de diez años, de hecho la única que no sueña con sabotear su negocio. Cuando alguien le sugiere que ponga a la venta la polémica edición de Olympia Press de Lolita, de Nabokov, se desencadena en el pueblo un terremoto sutil pero devastador.




Opinión Personal:




Cuando un libro rezuma metaliteratura a través de sus páginas, me atrae como la miel a las moscas. El hecho de que vi varias veces el avance de la película dirigida por Isabel Coixet, La librería, con la que fue la gran triunfadora de los Premios Goya 2018, junto con el éxito de ventas que está teniendo la edición publicada por Impedimenta, supuso el empujón definitivo para leer el título homónimo del que hoy comparto mis impresiones. Si bien he de reconocer que no es una lectura que recomiende alegremente, porque no se espere el lector que en ella pasan situaciones que lo mantengan en vilo a lo largo de los diez capítulos en los que está estructurada, y que espere con interés el desenlace que se va a encontrar cuando vea que el punto y final está muy próximo. La sinopsis que ofrece la editorial muestra resumen muy acertado de lo que nos vamos a encontrar a través de sus páginas y, como siempre digo en estos casos, no merece la pena adelantar nada más sobre su contenido, porque se cae en el riesgo de impedir que otros lectores sientan interés por su lectura.

Penélope Fitzgerald muestra al lector a través de La librería una ambientación con la que viaja a través de sus páginas a la época en la que se desarrolla la trama, tanto en lo que a localizaciones se refiere, descritas de una forma clara y concisa, como del paisaje que rodea a ese pequeño pueblo de la costa de Suffolk. A ello hay que añadir un claro componente costumbrista, ya que a lo largo de sus páginas se refleja el día a día de los vecinos de ese pequeño pueblo del sudeste británico. El realismo está muy presente a lo largo de sus páginas, porque todo lo que sucede a lo largo de los capítulos bien pudiera haber ocurrido en cualquier población similar a Hardborough, y en la época en la que se sitúa la trama.
(cartel de la película La librería)
En La librería el lector encontrará, en mi modesta opinión, ese regusto victoriano que ofrecen algunas escenas que recuerdan a las que tienen lugar en obras ambientadas en esa época, y que tanto atrae a muchos lectores. En este sentido, creo que los seguidores de Jane Austen y de E. F. Benson se sentirán atraídos por esta lectura -esta impresión no deja de ser una elucubración mía-, ya que en sus páginas encontré escenas que me recordaron a ambos autores, como la fiesta que el General y la señora Gamart ofrecen a sus invitados en The Stead, o la presencia de personajes muy peculiares, como el ya mencionado General, que me pareció sacado de las mismísimas páginas de Reina Lucía. No me olvido de la rumorología y cotilleos varios que se extienden entre el particular vecindario que lo conforma - porque dará la impresión de que algunos personajes solo se dedican a eso-, y de los eufemismos que utilizan para referirse a algunos males que los aquejan.

En La librería también se palpa la atmósfera enrarecida que envuelve toda la narración, con la que Penélope Fitzgerald consigue que estemos muy pendientes de la relación de Florence Green con las fuerzas vivas de Hardborough, en Suffolk, que la acorralarán empleando toda la fuerza que les sea necesaria para que abandone la idea de llevar a cabo ese gran proyecto con el que estaba muy ilusionada, a través del que ella quería darse a conocer a sus convecinos, y llevar la cultura a un lugar como Hardborough. Florence Green se daba cuenta de que era una mujer solitaria, al igual que otros habitantes de ese pequeño pueblo, que apenas se relacionaban con sus convecinos, pero también quería que no la vieran como una mujer que solo vivía de lo que le había dejado su marido al fallecerporque se daba cuenta que era una solitaria más de los en el pueblo. El diálogo que mantiene con el director del banco con el que habla para que le faciliten un préstamo, con el que rehabilitar la propiedad en la que quiere abrir su librería, y que llevaba vacía mucho tiempo, es un claro indicativo de los impedimentos que se va a encontrar la protagonista para que su proyecto sea una realidad y con ello logre que los habitantes de Hardborough se acerquen a la cultura. A partir de este momento las situaciones de acoso y derribo a Florence se sucederán para convencerla de que traslade su librería a otro local, porque querían levantar en Old House un Centro para la Música y las Artes. Pero el lector comprobará cómo Florence Green es valiente, un mujer con coraje que se enfrenta a una población cerrada y recelosa, y está decidida a defender su librería, frente a la oposición de la gran mayoría de los vecinos que aprueban el destino que la señora Violet Gamart tiene reservado para esa vieja y ruinosa construcción. Aunque se llevará una gran decepción por el los pedidos que le hacen sus clientes, no por ello decae su ánimo ante el reto que tiene ante sí. La situación se complicará desde el momento en el que le proponen a Florence que venda en su librería ejemplares de una novela, Lolita, del escritor ruso Vladimir Nabokov. A partir de este momento se incrementa el interés por los episodios que se suceden, hasta que el lector compruebe por sí mismo cuál será el destino final que le espera a Florence Green y sus amados libros. En mi modesta opinión, la novela es muy previsible, pero ello no quita interés por ese enfrentamiento dialéctico y epistolar entre las partes contendientes a la hora de defender sus intereses, aunque también el lector se encontrará con episodios que atraerán su atención, sobre todo por la inesperada ayuda con la que se encuentra la protagonista.
(Portada novela Lolita-Vladimir Nabokov)
Junto con la ya mencionada Florence Green, el lector conocerá a una serie de variopintos personajes, a través de los cuales la autora británica refleja perfectamente lo que acabo de comentar. Ya mencioné a Violet Gamart y a su marido, a quien el lector conocerá como el General. El lector se encontrará con elenco de personajes que atraerán su atención, como el hecho de que sea una niña, Christine Gipping, la que le ayude en la librería después de las clases, o Jessy Welford, que le llevará la contabilidad; el señor Raven, que hacía las veces de veterinario supernumerario; Deben, el pescadero cuyo comercio se ponía en venta; el no menos curioso Milo North, que trabajaba en Londres en la BBC, y algunos más que desfilarán por las páginas de esta novela. Aunque junto a Florence Green sobresale también la propia librería como un personaje más, pues la conoceremos desde que era un edificio en ruinas, hasta que el señor Wilkins y los Scouts del Mar la convierten en el hogar de la protagonista, y el lector presenciará el desfile de personajes que acuden a la librería a realizar sus pedidos, o se servirá de la biblioteca que la propietaria decide poner al servicio de quienes sientan interés por pasar parte de su tiempo disfrutando con los libros que se ponen a su disposición. El lector conocerá la presencia de ciertos fenómenos sobrenaturales que se producen en esa antigua propiedad, y que los vecinos achacan a que son obra de un poltergeist, -que en el argot local conocen como rapper-, y que se manifestará en algunas ocasiones a lo largo de la novela, o eso es lo que creen que hace quienes dicen sentir su presencia.

La librería es una novela escrita con un lenguaje sencillo, sin artificios, y de lectura pausada para así comprender mejor al personaje principal. El lector se encontrará con que el humor inglés estará muy presente de una forma muy sutil, y en la que un variopinto grupo de personajes mostrará el miedo a la gran novedad con la que se tienen que enfrentar y que procurarán no triunfe, provocando un terremoto sutil pero devastador.



Biografía:



Penelope Fitzgerald, de soltera Knox, nació en 1916. Era la hija del editor de Punch, Edmund Knox, y sobrina del teólogo y novelista Ronald Knox, del criptógrafo Dilly Knox y del estudioso de la Biblia Wilfred Knox. Fue educada en caros colegios de Oxford. Durante la segunda guerra mundial trabajó para la BBC. En 1941 se casó con Desmond Fitzgerald, un soldado irlandés, con el que tuvo tres hijos. Durante algunos años vivió en una casa flotante en el Támesis. Autora tardía, Penelope Fitzgerald publicó su primer libro en 1975, a los cincuenta y ocho años, una biografía del pintor prerrafaelita Edward Burne-Jones. En 1977 publicó su primera novela, The Golden Child, una historia cómica de misterio ambientada en el mundo de los museos. A lo largo de los siguientes cinco años publicó cuatro novelas vagamente autobiográficas, que la consagraron como una de las figuras más importantes de la nueva narrativa inglesa, comparable a Iris Murdoch o A. S. Byatt. Con La librería (1978) fue finalista del Booker Prize, premio que finalmente consiguió con su siguiente novela, A la deriva (1979). Siguieron Human Voices (1980) y At Freddie’s (1982). En este punto, Fitzgerald declaró que ya estaba cansada de escribir sobre su propia vida, y se decantó por la novela que desvelaba hechos y acontecimientos del pasado, desde un punto de vista histórico. La primera de ellas sería Inocencia (1986), desarrollada en la Italia de los años 50 y que narraba la historia de amor entre la hija de un aristócrata arruinado y un médico comunista. En 1988 publicó El inicio de la primavera, que tiene lugar en el Moscú de 1913, protagonizada por un pequeño impresor inglés perdido en los albores de la Revolución rusa. Siguieron La puerta de los ángeles (1990) y La flor azul (1995), centrada en la vida del poeta alemán Novalis. Penelope Fitzgerald murió en Londres en abril del año 2000.
Ana Bustelo nació en París y pasó gran parte de su infancia en Estados Unidos. En España, se licencia en Historia Contemporánea en la Universidad Complutense y en cuanto puede, se vuelve a Estados Unidos, donde obtiene un Master's Degree en periodismo en Boston University. En un afán por coleccionar títulos también se saca el de traductora en Cambridge University (en el Instituto Británico de Madrid). Ha trabajado casi toda su vida como editora. Empezó en Historia 16, haciendo libros de historia, y ha trabajado en Cátedra, Taurus y Espasa. Actualmente lleva el departamento de no ficción de la Editorial Planeta en Madrid. 

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía de la autora, tomados de la web de eBiblio Galicia. Cartel de la película La librería, de FilmAffinity. Portada novela Lolita, de Wikipedia. Fotografía de Penelope Fitzgerald, de la web de El Mundo. 



























19 comentarios:

  1. Hola Paco! yo estoy convencida que sin duda alguna la autora utilizó la librería como un instrumento más, como un escenario para decir lo que realmente quería decirnos, que es presentarnos a presentarnos a los personajes de la historia y recalcar sus defectos y sus pocas virtudes, sus relaciones entre unos y otros, un retrato de una sociedad timorata e ignorante, y la librería es el escenario perfecto 😉

    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustó pero no tanto como a la mayoría de lectores, sí previsible como comentas.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gustó la novela, pero esperaba algo más.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Odié a los personaje de Milo y a la señora Gamart... :(
    No sé... es una lectura que no me acabó de convencer... a mí su prosa no me pareció sencilla... en algunos momentos me perdía (sobre todo en las conversaciones), tenía que releer para darle sentido... Y si tenemos en cuenta la década en la que tiene lugar (los 50-60), el lenguaje utilizado no me parece el más adecuado...
    La comencé con mucha ilusión pero ya te digo, la acabé un poco decepcionada... la película todavía no la he visto... ;)

    ResponderEliminar
  5. hola! estoy con ella luego de verla por todos los blog y no llegaba a tenerla en mis alas, me gusta mucho, muuuucho! la charla con el hombre del banco y con todos los del pueblo que se cruza, las miradas que recibe y las que percibe tambien, fantastica! nos falta la pelicula que busco y busco y no encuentro, gracias por la reseña, todo un placer leerte Francisco!! saludosbuhos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué alegría encontrar esta novela aquí! Es el libro de Penelope Fitzgerald que más he disfrutado. Haces bien en advertir que no lo recomiendas a la ligera y estoy de acuerdo con ese aire a Austen o a Benson, quizás a una D.E. Stevenson más seria de la habitual. Sin duda, es muy british. Me encanta por esa atmósfera que tan bien señalas (la melancolía del paisaje me enamoró), por la narración y por la protagonista y su determinación. Bueno, a quién voy a engañar, me gusta por todo. Muy buena reseña, por cierto. Besos.

    ResponderEliminar
  7. NO he leído la novela ni visto la película pero ambas me llaman mucho. Eso sí, primero leería el libro
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola, pues yo la tengo muy vista esta portada, además que hay opiniones de ella para todos los gustos, por lo pronto a mi me has convencido, me gustan los libros de libros jaja y me gusta que este ambientado en Inglaterra, así es que me lo llevo. Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  9. Un libro que lleva mucho tiempo entre mis pendientes. Y tu excelente reseña me lo recuerda. A ver cuándo me animo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Me gustaría leerlo algún día, aunque no sé para cuando tendré en hueco.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  11. Es un libro que me apetece mucho, se que en algún momento lo leeré
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Lo tengo comprado desde que salió, pero...sin leer, y la cosa es que he leído opiniones para todos los gustos y ya hasta le temo, jeje. Bueno, le daré la oportunidad, claro. Un beso!

    ResponderEliminar
  13. No lo he leído ni he visto la película, pero sí que siento curiosidad. Pero por ahora no entra en mis planes lectores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Yo en esta ocasión me decantaría por ver la adaptación cinematográfica porque no me da la vida para leer todo lo que me apetece. Besos

    ResponderEliminar
  15. Pues haces bien en advertir que no es una novela para todo el mundo. Yo tenía mucha expectativas con esta novela pero después de leer opiniones muy diversa me vine abajo, y como tampoco ando con la cabeza como para novelas demasiado pausadas no sé si le sacaría el jugo que se merece. Quizá me decante por ver la película.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. A este le tengo muchas ganas desde hace un montón, a ver si me quito pendientes y me pongo con lecturas atrasadas, que tengo chorrocientas.

    Besotes

    ResponderEliminar
  17. No me importaría leerla. tiene una pinta estupenda.

    ResponderEliminar
  18. Ya sabes que lo tengo esperando años muertita del miedo por si me decepciona, porque las expectativas las tengo por las nubes, pero este 2018 es el año. Lo leo este verano sí o sí. Espero estar en el grupo de los que admiran la novela y no de los decepcionados.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  19. ¡Hola!
    Tuve la suerte de leerla hace cinco o seis años cuando hicieron un especial de "Novelas sobre libros" en la biblioteca de mi barrio, y encima de Impedimenta, ¿qué más podía pedir para llevármela a casa? XD
    Me gustó pero sí que es verdad que me esperaba más conversaciones sobre libros en vez de toda la historia del pueblo contra ella.
    Tengo pendiente la peli de Coixet, a ver qué tal.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar