miércoles, 21 de febrero de 2018

La Carcoma, de Daniel Fopiani





















Datos técnicos:



Título: La Carcoma
Autor: Daniel Fopiani
Editorial: Ediciones Versátil
1ª edición: octubre/2017
Encuadernación: rústica con solapas
Idioma: castellano
ISBN: 9788416580842
Nº pág.: 236


Sinopsis:


Un escritor en horas bajas es incapaz de escribir nada decente. El éxito comercial de su última novela parece haberle arrastrado hasta un bucle de inseguridad que lo mantiene bloqueado ante la página en blanco. Se obliga a tomar unas vacaciones y aislarse durante un tiempo en la Sierra de Cádiz, un retiro espiritual donde olvidarse de la presión de la editorial, de las facturas sin pagar y de las llamadas telefónicas constantes.

Sin embargo, su estancia en el pequeño pueblo de La Carcoma empieza a resultar perturbadora nada más llegar cuando, tras pasar la primera noche en la cabaña en la que se aloja, aparece un número pintado en la pared. Y el hecho no es aislado, pues cada día aparece un nuevo número en una cuenta atrás inexplicable y que se convierte en su obsesión. Sabe que su vida corre peligro y que los números no perdonan.

Una crisis creativa, un cambio de escena, sucesos misteriosos, muerte, amor y reconciliación con uno mismo. Todo ello con un sabor profundamente rural y gaditano, contado con una narrativa fresca, ágil y sin tapujos.


Opinión Personal:


La Carcoma es la novela de la que hoy voy a contar las impresiones que me causaron su lectura. Su autor, Daniel Fopiani se alzó con el Premio Literario Valencia Nova 2017 Alfons el Magnànim de Narrativa. Y, sin lugar a dudas, es la mejor prueba que tenemos de que hay que estar muy pendientes de su carrera literaria, porque quien decida darle una oportunidad a este thriller ambientado en la Sierra de Cádiz, le quedará un buen sabor de boca al finalizar su lectura. El lector tiene ante sí una novela en la que, en mi modesta opinión, hay claros elementos propios de autores clásicos del género: diría que, sobre todo, de Ágatha Christie, de quien el lector verá ingredientes propios de sus novelas ambientadas en espacios cerrados, y en las que cualquiera de los que se encuentran en ellos podría ser el autor del crimen de turno, porque había motivos para sospechar de su implicación en el mismo.

La tranquila y anodina vida de los habitantes de la pequeña población de La Carcoma se ve alterada por la presencia de Ramsés Espinosa es un escritor en horas bajas incapaz de escribir nada decente, como se nos adelanta en la sinopsis, pues el bloqueo creativo se apoderó de él, tras el éxito cosechado por su última novela publicada. Decide trasladarse a una cabaña que le ofrece Juaje, su íntimo amigo, para encontrar allí la inspiración con la que poder escribir la nueva novela que le encargó la editorial. Esa cabaña centra la atención del lector, en la que la estancia del escritor empieza a resultar perturbadora nada más llegar cuando, tras pasar en ell la primera noche, aparece un número pintado en la pared. Y en días sucesivos verá cómo irán apareciendo más, y en orden descendente: como una cuenta macabra hacia un final que no se sabe cuál puede ser, pero se presiente que algo puede ocurrirle al escritor. Ramsés comprobará cómo los vecinos del pueblo ficticio de La Carcoma tiene en cuenta sus temores ante lo que estás pasando en la cabaña. Pronto se dio cuenta de que lo miraban con recelo, de que no era bien recibido en cada uno de los pocos establecimientos que allí había: ya fuera en la cafetería que regentaba Dolores, o el almacén de ultrmarinos, del que Ernesto era el dueño; incluso en el puesto de la Guardia Civil no le hicieron mucho caso, porque el sargento Laredo no estaba por la labor de eschucarle. En este sentido, hay dos personajes que llamarán la atención del lector: Gema, hija de Dolores, que ve en Ramsés la posibilidad de abandonar un lugar en el que no le gusta vivir, sobre todo por el trato que recibe de su madre; y Luisito, un niño con un desequilibrio mental, que da un plus todavía mayor de intriga a la novela. Son dos personajes que forman parte de las piezas de ese puzzle que el lector tratará de encajar, para saber cuál es el papel que desempeñan cada uno de los cinco mencionados en relación con la aparición de esos números que perturban al escritor.

En La Carcoma, el lector tiene ante sí una trama bien construida, en la que Daniel Fopiani le presenta en pequeñas dosis las piezas que conforman el puzzle, que el joven escritor gaditano invita a que intentemos engranarlas. Pero el lector se encontrará con varias pistas falsas que darán lugar a que no tenga claro quién puede ser el que se dedique a perturbar la estancia Ramsés Espinosa, que está sumido en el bucle del folio en blanco. De hecho, a lo largo de los 14 capítulos en los que se estructura la novela, se encontrará con que el narrador omnisciente hace como una especie de inciso en el relato para que el lector presencie las malas artes que llevan a cabo algunos de los personajes secundarios, provocando así la duda a la hora de inclinarse por un claro candidato a ser señalado como culpable de lo que sucede en la cabaña; o, incluso, que sea producido por un fenómeno sobrenatural, pues fue la primera conjetura a la que llegué.

Pese a que La Carcoma es una novela corta, de poco más de 200 páginas, no es impedimento alguno para conocer a quienes viven en este pequeño pueblo de la sierra gaditana, ni cómo son los espacios por los que se mueven, con descripciones claras y concisas. Ramsés Espinosa se enfrenta a unos personajes huraños, parcos en palabras y recelosos de su presencia. Daniel Fopiani ofrece al lector una ambientación propia de las novelas de misterio, en la que el personaje principal se verá rodeado de una atmósfera asfixiante que provocará que, a los pocos días de su estancia en La Carcoma, desee marchar de la cabaña lo más pronto posible; pero se producen una serie de episodios que retrasarán inevitablemente su partida. Precisamente, uno de ellos hará que el sargento Laredo, que está al frente del puesto de la Guardia Civil, se implique en la investigación de lo que allí ocurre. Este hecho dará lugar a que la tensión narrativa aumente más todavía y el lector esté muy pendiente de lo que desde ese momento vaya a suceder, porque se presiente que la resolución a este extraño caso está próxima a llegar.

Sin duda alguna, uno de los grandes atractivos de La Carcoma es el ritmo vertiginoso de la narración, en la que el lector no tendrá prácticamente tregua a lo largo de todo el desarrollo de la trama. En cada uno de los capítulos que la conforman, el lector se encontrará con algún episodio que llame su atención. En cada uno de ellos, el lector conocerá un poco más a los personajes secundarios que tienen alguna relación con el poeta -como así lo llaman a lo largo de la novela-, que viene a alterar la vida tranquila de los habitantes de ese pequeño pueblo de la sierra gaditana. El lector se encuentra con un lenguaje sencillo; unos diálogos que en algún momento levantarán una sonrisa, entre los que destacaría el mantenido entre Ramsés y el dueño de un taller mecánico, en donde el autor traza magníficamente el habla propia de la zona, con un punto de humor que tiene el personaje, pese a la tensión que se vive en la zona; o los que mantiene con el sargento Laredo, afectado por rotacismo, lo que dará lugar a alguna confusión con el interlocutor de turno, con el consiguiente cabreo del sargento. Los diálogos que nos encontramos a lo largo de la novela están muy cuidados por el autor, y procuran mostrar al lector la forma de habla propia gaditana.

La Carcoma es una novela de lectura amena y adictiva, que gustará a los amantes de las novelas de misterio, intriga y policíacas. Un thriller bien escrito, con un ritmo narrativo vertiginoso, y una sucesión de episodios que mantendrán en vilo al lector hasta el desenlace final, muy bien cerrado, en el que el lector conocerá el motivo que llevó al culpable a llevar a cabo los hechos perpetrados. A ello hay que añadirle un atractivo prólogo de Benito Olmo -autor de La maniobra de la tortuga-, presentado en forma de relato. Sin duda alguna, es una novela fresca que merece la pena leer.


Biografía:



Daniel Fopiani Román, militar y escritor nació en Cádiz el 21 de marzo de 1990. En 2008 terminó sus estudios de bachillerato ingresando de forma inmediata en las Fuerzas Armadas, obteniendo el galón de soldado en el real y glorioso cuerpo de Infantería de Marina. Decidió compaginar su deber como militar y los estudios, por lo que comenzó la carrera de magisterio en la Universidad de Puerto Real. Esta ardua tarea, muy a su pesar, tuvo que ser abandonada en segundo curso ya que se vio enfrascado en misiones de paz en el extranjero. Redirigiendo su futuro, en 2012 logra una plaza para la escala de suboficiales de la Armada, siendo actualmente Sargento de Infantería de Marina.
Fue ganador del Premio Valencia Nova de Narrativa con “La Carcoma”, además de contar con múltiples premios literarios en su haber. Forma parte de diversas antologías de relatos, colabora como columnista en varios periódicos de la provincia de Cádi
z y es director de la revista literaria RSC”. 

Nota: Datos técnicos, sinopsis, biografía del autor y fotografía de Daniel Fopiani, tomados de la web de Ediciones Versátil. 

21 comentarios:

  1. Estupenda reseña!!! TIene buena pinta este libro que nos traes hoy y tomo nota del mismo.

    Bs.

    ResponderEliminar
  2. He visto buenas opiniones de esta novela y ahora se suma la tuya pero tengo que reprimirme un poco porque ya estoy atascada de lecturas y mira en que fechas estamos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gustan esta clase de thriller, me lo llevo apuntado.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pues la verdad es que no la conocía y tiene muy buena pinta, pero con tanto pendiente, y además de este mismo género, voy a tener que dejarla pasar, no puedo seguir acumulando tanto.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Se la endosé a mi compañero pensando que sería un rollo y ahora...😩

    Muy buena reseña carinyet.
    Besitos 💋💋💋

    ResponderEliminar
  6. No tenía ni idea de que La carcoma fuera un pueblo¡ Después de Reino de fieras, me apetece leer más thrillers. Veo que te ha gustado, por lo que me la apunto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues no puedo resistirme a todo lo que cuentas y eso que no pensaba añadir nada más , me lo llevo, pero no sé para cuándo...
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Lo tengo apuntado, me llamó la atención precisamente porque es el nombre de un pueblo xD
    Creo que me gustará!

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pueblo no existe como tal. Es un nombre ficticio creado por el autor para ambientar la trama en la sierra de Cádiz.

      Eliminar
  9. A mi me encantó, con eso te lo digo todo. Besos

    ResponderEliminar
  10. Esta novela me apetece muchísimo. Las reseñas son buenas y esa atmósfera me llama mucho. A ver si pudiera hacerme con ella que, además, al ser corta tiene un plus.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Lo leí hace unos meses y me gustó mucho. Personajes curiosos, intriga, una trama muy bien llevada y un pueblo que, por momentos se vuelve como un sueño... o una pesadilla. Y el final... qué decir del final.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Está gustando mucho esta novela. Y lo que has contado de esta novela, me atrae mucho. Tendré que hacerme con ella, pero por ahora le va a tocar esperar, que ya tengo muchos pendientes en la estantería esperando.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. Si no me equivoco, la primera reseña que leí fue la de Irunesa y me dejó con muchísimas ganas de leer esta historia. Veo que merece la pena, y que, como tú bien dices, no hace falta que su extensión sea exagerada para que una novela funcione. La leeré seguro.

    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Me gustaría leerlo, porque me atrae desde que salió, pero es que no doy para más. Aunque apuntado está.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  15. Me llamo la atención desde la primera vez que la vi, confirmas que no me equivoqué. Sí se cruza en mi camino, la leere
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Pues comparto prácticamente todas tus impresiones. Creo que es una novela muy cuidada y muy trabajada. Y no hace falta irse muy lejos para construir un buen misterio. Este chico usa su entorno y mira lo bien que le sale. Habrá que seguirle la pista a Fopiani, sí. Besos

    ResponderEliminar
  17. Tiene muy buena pinta este libro asi que apuntado me lo llevo, un beso

    ResponderEliminar
  18. Ya sabes que coincidimos en impresiones. La carcoma fue una gran lectura
    Besos

    ResponderEliminar
  19. En un principio cuando he leído números pintados me he imaginado que era de terror, pero veo que no, que la podría aguantar jajajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Hum, no he quedado convencida, la verdad, la trama no me llama la atención y no termino de verle interés. Además, por lo que cuentas se dedica mucho espacio a los personajes y eso no me emociona en este tipo de novelas. De todos modos, gracias por la reseña.

    ResponderEliminar