lunes, 12 de febrero de 2018

Me llamo Lucy Barton, de Elizabeth Strout



















Datos técnicos:



Título Me llamo Lucy Barton
Título original: My name is Lucy Barton
Autora: Elizabeth Strout
Traductora: Flora Casas
Editorial: Duomo Ediciones
Primera edición: agosto/2016
Segunda edición: septiembre/2016
Encuadernación: rústica con solapas
Idioma: castellano
ISBN: 9788416261918
nº Pág.: 224


Sinopsis:


En una habitación de hospital en pleno centro de Manhattan, delante del iluminado edificio Chrysler, cuyo perfil se recorta al otro lado de la ventana, dos mujeres hablan sin descanso durante cinco días y cinco noches. Hace muchos años que no se ven, pero el flujo de su conversación parece capaz de detener el tiempo y silenciar el ruido ensordecedor de todo lo que no se dice. En esa habitación de hospital, durante cinco días y cinco noches, las dos mujeres son en realidad algo muy antiguo, peligroso e intenso: una madre y una hija que recuerdan lo mucho que se aman.



Opinión personal:



Me gusta leer una buena novela intimista, porque a través de ella el autor de turno muestra unos personajes con los sentimientos y emociones a flor de piel que nos llevan, en la mayoría de las ocasiones, a reflexionar sobre lo que sucede a lo largo de la trama. Aunque, -y esto me sucede casi siempre- después me resulta difícil expresar las impresiones causadas una vez finalizada su lectura. Y esto que acabo de comentar me volvió a pasar con la novela que hoy reseño: Me llamo Lucy Barton, de Elizabeth Strout. Recomendaría su lectura, pero siempre teniendo en cuenta que este tipo de novelas son lecturas muy personales, y debe de ser el propio lector el que juzgue si se siente atraído por la historia que cuenta la autora. Como digo en estos casos, es una lectura a la que hay que buscarle el momento adecuado para no perder detalle de lo que se nos cuenta a lo largo de los capítulos; de otra forma, puede resultarnos tediosa y abandonarla a las pocas páginas de haberla comenzado. La novela me gustó en su conjunto, pero me faltó profundización en la historia y en el conocimiento de los personajes.

Lucy Barton pasa varias semanas en un hospital a causa de unas complicaciones ocasionadas por una operación de apendicitis. Recibe la visita de su madre, a la que hacía tiempo que no veía. En esos días que la acompaña, madre e hija recuperan parte de su tiempo perdido, y esa lejanía que se instaló entre ellas dio paso a un acercamiento que duró cinco días. En los primeros momentos de su reencuentro se presiente un cierto titubeo a la hora de entablar una conversación sobre un tema determinado, pero con el paso de las horas que conviven en esa habitación, ese alejamiento se va convirtiendo en familiaridad, en confidencias en las que poco a poco van desgranando historias del pasado. Ambos personajes recomponen un pasado que le tocó vivir a Lucy Barton en aquel pequeño pueblo de Maine, Amgash, en el que, como recuerda la protagonista, su familia era considerada como rara.
                                                                                                                         (Edificio Chrysler-Nueva York)
Elizabeth Strout nos da a conocer a Lucy Barton a través de sus dos caras: como persona, y como escritoraQuizás la parte que corresponde al pasado del personaje -sobre todo la infancia- me pareció un tanto superficial, por los temas que trata en la novela, a través de las conversaciones que mantiene con su madre: la pobreza, la marginación social, el maltrato, el sida, las relaciones familiares, el amor, son tratados muy por encima, como si la protagonista se avergonzase del pasado que le tocó vivir y quisiera contar lo justo y necesario de unos años que prefería mejor olvidar, por lo dura que le resultó la vida junto a los suyos. Más atractiva es su faceta como escritora: conocemos a una mujer que, pese a vivir en el seno de una familia muy humilde, en la que la relación entre sus miembros era compleja, con fuerza de voluntad va saltando los obstáculos que se le ponen por delante, y pasa de no tener apenas nada, pasa a tenerlo todo, o casi todo. La lectura hizo que Lucy Barton viera que los libros eran una oportunidad para que ella progresara en la vida, y con el tiempo se convirtió en una escritora que logró que le publicasen sus relatos, con los consejos que otra escritora, Sarah Payne, le daba en los talleres de escritura a los que asistía. De hecho, el lector asistirá al momento en el que Lucy Barton se vuelca en la escritura y a la decisión que adopta para seguir su camino como tal.

Me llamo Lucy Barton es una novela en la que el lector debe de tener en cuenta que apenas pasa algo trascendental, sino que lo que atrae de la novela son las confidencias que se hacen madre e hija, a través de las que repasan el pasado de su vida en familia; aquellos episodios que más influyeron en ella y, en cierto modo, le hicieron tomar la determinación de seguir su camino para alcanzar su meta deseada: ser escritora. No profundiza en el perfil de los personajes que tuvieron alguna relación con ella, o en la ambientación de la época en la que tiene lugar el desarrollo de la trama: casi toda ella tiene lugar en los años ochenta del siglo pasado, de la que menciona los lugares de Nueva York en los que vivió con William, su primer marido, y con el actual: el West Village o Brooklyn Heigts, en donde vivía en ese momento; o los espacios que le gustaba visitar, como el Museo Metropolitano de Arte o Central Park

El personaje de Lucy Barton es muy creíbleaunque al resto que conforman el elenco de los que nos encontramos a lo largo de los capítulos, los conoceremos de una forma muy difuminada, con apenas datos que nos invitan a hacernos una idea de ellos, como William, su ex marido, de quien hablará en más de una ocasión; sus hijas Christina y Becka, a quienes echa mucho en falta; o personajes que aparecen a modo de cotilleo, como Katie Nicely o Harriet; sus amigos Jeremy y Molla, y alguno más que nos presenta de una forma muy puntual la narradora. Los dos personajes principales de la novela, madre e hija, se me hicieron un tanto lejanos, porque me faltó tensión narrativa y emocional, dadas las circunstancias que rodearon la vida de la protagonista y, sobre todo, el momento y lugar en el que tuvo lugar el reencuentro entre ambas. También me dio la sensación de que, pese a ese acercamiento, había una cierta frialdad entre ellas, pese a que la protagonista le manifiesta a su madre en más de una ocasión que la quiere. Creo que fue un acercamiento forzado: su acercamiento es provocado por la petición del actual marido de su hija.

Me llamo Lucy Barton es una novela escrita con un lenguaje sencillo y un estilo directo, sin florituras ni rodeos para explicar los episodios que rodearon la vida del personaje principal. En mi modesta opinión, creo se adapta al estrato social al que pertenecen los dos personajes que más peso tienen en ella. Está relatada en primera persona por la protagonista: tal y como estaba estructurada la novela, me dio la impresión de que, más que una novela, tenía ante mí un diario, por lo que comenté anteriormente sobre la sucesión de episodios prácticamente inconexos, solo enlazados por la presencia de Lucy Barton en el hospital, aunque a través de ella trata los episodios que más influyeron en su vida. Está estructurada en capítulos muy cortos, que ayudan a que el ritmo de lectura sea muy fluido.


Biografía:



ELIZABETH STROUT nació en Maine, pero desde hace años reside en Nueva York. Es la autora de Olive Kitteridge, novela por la que obt6uvo el Premio Pulitzer y el Premi Llibreter; Los hermanos Burgess, Abide with me y de Amy e Isabelle, que fue glardonada con el Arth Seidenbaum Award de Los Ángeles Times a la primera obra de ficción y el Heartland Prize del Chicago Tribune. También ha sido finalista del Premio PEN/fAULKNER y el premio Orange de Inglaterra. Sus relatos se han publicado en varias revistas, como The New Yorker y O, The Oprah Magazine.

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía de la autora, tomados de la web de la editorial. Imagen del edificio Chrysler de la web de losmejoresdestinos.com, y fotografía de Elizabeth Strout, de la web del diario El Confidencial. Fotografía de Elizabeth Strout, de El Confidencial.











19 comentarios:

  1. Me gustó esta novela, la sensibilidad y sencillez narrativa de la autora me conquistaron.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No he leído nada de la autora, pero creo que de momento la voy a dejar pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me gustó muchísimo y me enamoré de la manera de narrar de Strout.
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. A mí me gustó mucho esta novela, me pareció diferente su forma de conseguir la introspectiva del personaje. Pero también opino igual que tú, depende del lector, del momento... puede gustar o no.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Maremeua Paco!! Si la tengo en casa y se me había olvidado...😖😖😖😖
    Uf, que cabeza.

    Besitos carinyet 💋💋💋

    ResponderEliminar
  6. Me gustan mucho estas novelas de carácter intimista, pausadas, y que exploran las relaciones, en este caso, entre madre e hija. Quiero leerla hace tiempo pero emocionalmente, ahora mismo, no podría abordarla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Esa misma frialdad la comenté yo en mi reseña, me gustó pero a veces parecía como que los personajes ponían mucha distancia con el lector. Aun así es una lectura muy recomendable, pero como tú dices, sabiendo el tipo de historia que te vas a encontrar.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  8. Tengo ganas de leerlo, a ver si me quito pendientes de encima y me pongo con esta =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Opino igual que MaraJss me gustan este tipo de novelas intimistas ahora solo queda encontrar el momento de abordar su lectura. Un beso

    ResponderEliminar
  10. Me encantó esta novela y me llego muy profundo en lo personal.

    Bs.

    ResponderEliminar
  11. Me apetece esta novela, pero tendré en cuenta ese pero que pones al final del primer párrafo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  12. Comparto contigo que estas novelas intimistas son muy personales. A mi me gustó más le siguiente novela de la autora. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Disfruté con su lectura. con lo que la autora cuenta y con lo que tambiénn omite

    ResponderEliminar
  14. He leído muy buenas reseñas sobre ella y destacan al igual que tú la forma de narrar y también una cierta frialdad. No te voy a negar que si me la encuentro, la leeré.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Quiero leer a esta autora (con otro de sus libros) pero le buscaré el momento :-)

    ResponderEliminar
  16. Todos apuntais que esta novela está muy bien. A mí me resulta muy llamativo esas confidencias entre madre e hija, creo que en esas conversaciones puede haber mucho jugo. La tengo en casa porque me tocó en un sorteo pero la verdad es que no he encontrado tiempo para leerla todavía. Besos

    ResponderEliminar
  17. Una novela intimista muy emotiva que llega al corazón.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Es una novela que me encantó, esos silencios entre Lucy y su madre me enamoraron.
    Un beso ,)

    ResponderEliminar
  19. He sido la oveja negra de este libro. A mi no me emocionó tanto como a los demás, la verdad es que no conecté y me dejó fría...
    Besos

    ResponderEliminar