viernes, 10 de noviembre de 2017

Operación Black Death, de Fernando García Pañeda


















Título: Operación Black Death
Autor: Fernando García Pañeda
Editorial: Caligrama (Grupo Pengüin Random House)
1ª edición: Febrero/2016
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788491123231
Nº pág.: 326



Sinopsis:


Verano de 1944. Monique de Bissy, una joven de la resistencia belga, ha logrado escapar de los alemanes y ha sido rescatada por la red de evasión Comète. Con un estado de salud precario, es acogida por Martín Inchauspe, un aristócrata de dudosa reputación, sospechoso de traficar con obras de arte expoliado por los nazis.
Entre ellos pronto se forjará una conmovedora relación, fruto de una atracción irrefutable, que se verá azotada por la complejidad y la ambigüedad de las circunstancias, ya que nada ni nadie es lo que parece. Inmiscuidos en dos complejos entramados, el del contrabando de arte y el del armamento biológico promovido por los alemanes, finalmente deberán mostrar sus cartas y descubrir sus verdaderos propósitos.
Por encima de un país empobrecido y necesitado bulle un mundo paralelo de lujo donde flirtean políticos, refugiados, militares, conspiradores, traficantes de arte, diplomáticos y espías, y que es descrito al detalle, con una prosa elegante que va zurciendo y desembrollando la trama con maestría, y que envuelve al lector en la atmósfera de la época.




Opinión Personal:


De nuevo me encuentro con una novela que me sedujo de principio a fin. La portada de Operación Black Death me atrapó desde el momento en que la vi: fue un claro flechazo literario, refrendado por una sinopsis a través de la que su autor, Fernando García Pañeda, me conquistaría irremediablemente con unos ingredientes muy atractivos. El lector tiene ante sí un argumento muy atractivo, porque se encontrará con elementos propios de una novela de espionaje, con los que el misterio, la intriga y el suspense estarán muy presentes. No faltará la presencia de miembros de la resistencia, que le darán ese plus de acción y aventura a la novela, y el contrabando de obras de arte y armamento biológico. Como nos adelanta la sinopsis, entre Monique de Bissy y Martín Inchauspe, dos de los personajes con más peso en la novela, se forjará una conmovedora relación, fruto de una atracción irrefutable, que se verá azotada por la complejidad y la ambigüedad de las circunstancias, lo que provocará que el lector se pregunte, en más de una ocasión, si esa relación fructificará, tanto por los tiempos que corren, como por la ambigüedad de las circunstancias, ya que nada ni nadie es lo que parece.

Aunque la trama de Operación Black Death transcurre en España, el lector podrá comprobar cómo la Segunda Guerra Mundial está muy presente a lo largo de los capítulos que conforman la novela. Y es que, pese a que la neutralidad de España, no era impedimento alguno para que dentro de sus fronteras se desarrollasen algunos episodios que estuvieron claramente relacionados con este conflicto bélico. De hecho, hay novelas que nos muestran cómo el Gobierno de Franco se posicionó claramente a favor de los nazis, siendo permisivo con las actividades que éstos llevaban a cabo en nuestro país.

Creo que uno de los grandes aciertos de Fernando García Pañeda es la estructura que elige para darle ese toque de realismo y verosimilitud a la novela, y atraer más si cabe la atención del lector. Por un lado, tenemos una narración en tercera persona, que utiliza el presente para que el lector tenga la sensación de que realmente sucede en ese momento lo que el narrador le está relatando. Por otro, tenemos esos documentos mecanografiados que nos iremos encontrando, calificados cada uno de ellos en su encabezamiento como secreto, y confirmando a pie de página la forma en la que debe de ser distribuido; documentos todos ellos que guardan relación con lo que sucede a lo largo del desarrollo de la trama. Llamará también la atención del lector esa introducción de diálogos entre algunos personajes que adoptan la estructura teatral, y que les confieren esa aire de misterio y secreto que guarda relación entre quienes intervienen en esas escenas.

El dinamismo escénico estará presente en un buen tramo de la novela, de tal forma que el lector tiene constancia lo que está sucediendo en las distintos escenarios que nos encontramos en cada uno de los capítulos que la conforman. En mi modesta opinión, creo que con ese efecto visual el autor consigue confundirnos en relación con el papel que desempeña cada uno de los personajes a lo largo de la novela, hasta que llega el momento en el que decide que esa variedad de situaciones se unifique y se convierta en una sucesión de secuencias lineal, para desembocar en un desenlace magníficamente elaborado, en el que se van cerrando todos los frentes abiertos de la novela, de tal forma que al lector le quede claro qué labor desempeñaba realmente cada uno de los personajes que desfilan por sus páginas.
(Campo de concentración de Miranda de Ebro)
Ese dinamismo del que acabo de hablar en el aspecto narrativo también lo encontraremos en lo que a localizaciones se refiere, porque los personajes se mueven por diversos escenarios, que se repartirán, fundamentalmente, entre Euskadi y Madrid. Getxo será el punto de referencia de los tres personajes que acaparan la atención del lector: Martín Inchauspe, su hermana Ana Eugenia, y Monique de Bissy, una joven de la resistencia belga, que ha logrado escapar de los alemanes y ha sido rescatada por la red de evasión Comète. También nos trasladaremos con ellos a Bilbao, San Sebastián, Madrid y Miranda del Ebro, en cuyo campo de concentración eran internados muchos de los que llegaban refugiados a nuestro país, sobre todo si lo hacían de forma ilegal, o eran detenidos por alguna causa. Creo que la ambientación de la novela es uno de sus puntos fuertes, porque el autor logra que nos sintamos transportados a la época en la que tienen lugar y nos hagamos una idea de cómo son los escenarios por lo que se mueven los personajes. Y, tal y como nos va describiendo las escenas, y los espacios rurales y urbanos que frecuentan los personajes, el autor logra que imaginemos que esos fotogramas pasen ante nosotros en blanco y negro, al igual que la portada de la novela.

Mientras se sucedían los capítulos de esta novela, sentía una sensación extraña durante su lectura, porque a menudo me preguntaba si esta era realmente la España de la posguerra, porque tal y como me presentaba el autor los escenarios por los que se desarrolla la trama, me daba la impresión de que la posguerra quedaba ya lejana. Pero la condición social de la gran mayoría de los personajes que desfilan por sus páginas son la causa de que nos encontráramos ante una España en donde había quienes no sufrían tanto en sus carnes las dureza de ese período posbélico que vivía por aquel entonces nuestro país. Fernando García Pañeda nos reflejará un ambiente glamuroso y refinado en el que se movían estos tres personajes, sobre todo Martín Inchauspe, pero en los que se tramarán movimientos que intentarán beneficiar a los bandos beligerantes, pero sobre todo a sus intereses personales.
(Cargadero de Saltacaballo-Cantabria)
Después de lo que acabo de comentar en el párrafo anterior, creo que es la ocasión para referirme a los personajes. Fernando García Pañeda ofrece al lector unos personajes bien construidos, pero de los que sabrá guardar su identidad real durante buena parte del desarrollo de la trama, invitándonos a que nos preguntemos a menudo quién es realmente cada uno de ellos; incluso me llegué a plantear en algún momento si alguno no sería un espía doble, porque así lo entendía yo tal y como actuaban. En el párrafo anterior, ya mencioné a los tres personajes que más acaparan nuestra atención, pero junto a ellos nos encontraremos con un amplio abanico de secundarios que son un claro ejemplo de lo que estaba ocurriendo, desgraciadamente, en Europa en la Segunda Guerra Mundial, y que extendía su radio de acción a España: nazis, miembros de la resistencia, agentes de los servicios secretos de los países aliados; sin olvidarnos de quienes formaban parte de la vida política española del momento, y de los que eran partidarios de la restauración monárquica, a la que se hará mención en alguna fase de la novela. Quizás porque los hermanos Inchauspe eran aristócratas, junto con Monique de Bissy, me resultaron lejanos, pero creo que el autor los perfiló de una forma muy real y creíbles, al igual que el resto de los personajes que los acompañan. Estos tres personajes —Martín y Ana Eugenia Inchauspe, y Monique de Bissy— , darán mucho juego a la novela, y entre ellos se irá forjando una relación de amistad y amor, aunque también de desconfianza porque se presiente que tras la fachada de quienes residen en el chalet de Villablanca se esconde otra personalidad. Sin embargo, pese a la lejanía que me causaron, estos tres personajes hacen que la novela tenga ese plus de interés, porque vemos cómo también hubo quienes, pese a la ventajosa condición social que disfrutaban, quienes no dudaron en implicarse en este conflicto bélico, para que sus intervenciones ayudaran a terminar con la barbarie que estaba segando la vida de millones de personas.

Operación Balack Death es una novela de ficción histórica, escrita con un estilo elegante y directo, de lectura ágil, en donde apenas decae el ritmo narrativo. El lector asiste a los estertores de la Segunda Guerra Mundial, aunque en esta ocasión los silbidos de las balas y los estallidos de las bombas sonarán lejanas, pero será testigo de esas otras batallas en las que entraban en juego personajes que se servían de ellas para dedicarse al contrabando de obras de arte o productos químicos que podían cambiar el desenlace de la contienda, sin olvidarnos de las labores de espionaje que se realizaron en nuestro país, que podían beneficiar a uno u otro contendiente.



Biografía: 
 


Fernando García Pañeda nació en Bilbao en 1964. En 2002 publicó su primera novela, Viento de Guerra (reeditada en 2007 con el título Las lágrimas de Eurídice), a la que siguieron la intriga contemporánea de Kismet (2005), y las intimistas Tres Gymnopedias (2008) y Sueño y azar, con la que resultó ganador del Premio Alhóndiga de Narrativa Breve 2014. También ha publicado el libro de relatos de humor british-style, Gentes del Club (2012). La crítica le ha señalado como un escritor polifacético que maneja con destreza distintos géneros, y que posee un estilo propio, culto y elegante.



19 comentarios:

  1. No lo conocía y pinta bien. A mi lista de pendientes. Besinos.

    ResponderEliminar
  2. No conocía esta novela y me gusta lo que cuentas. Tomo nota por si se cruza en mi camino.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ya te imaginarás que no es de las mías, y más si está escrita en presente, me cuesta mucho entederme con ese tiempo, acabo de abandonar un libro con el que no acababa de engancharme en parte por el uso de ese tiempo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Coincidimos en impresiones. La leí hace algo más de un año y también me cautivó la historia y sus personajes
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Añádele un poco de pan recién hecho y no le falta ni uno solo de mis ingredientes favoritos en el mundo mundial, jajaja. Segunda guerra Mundíal ¡allá voy de nuevo! ains, si es que soy una sentimental...

    Besitos Paco.

    ResponderEliminar
  6. Creo que yo la disfrutaría mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Me gusta mucho esta ambientación y por lo que cuentas, parece estar muy bien. Anotado queda.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Sabes que le tengo ganas y los ingredientes que nos comentas la hacen apetecible. Con respecto a esa España de la que hablas yo me imagino que como en todo país después de una guerra hay un sector que sigue en su bonanza o incluso tiene más de lo que tenía antes y eso no siempre es el tema principal de las novelas porque no vende tanto.

    ResponderEliminar
  9. Me gusta lo que cuentas de esta novela. La temática es de mis preferidas y es cierto que la portada cautiva. NO conocía esta editorial. Me la apunto por si la veo por ahí.

    Bs.

    ResponderEliminar
  10. Interesante propuesta. La editorial Caligrama está haciendo un gran trabajo en el mundo Indie publicando novelas como las que nos has presentado hoy y así dando a conocer futuros conocidos escritores.

    ResponderEliminar
  11. Diría que ya había visto alguna reseña de esta novela. Pinta bien, la tendré en cuenta por si se cruza.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  12. Tiene buena pinta, no lo descartaría para más adelante
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Es un autor que tengo presente desde hace algún tiempo, así que espero leer algo suyo. Tomo nota, claro. Un besote!

    ResponderEliminar
  14. Paco hay un dicho que dice: Cada uno cuenta la feria como le ha ido. En las guerras es igual. Entiendo lo que dices sobre las sensaciones que te ha generado pero tampoco me extraña. Tengo este libro en casa desde hace tiempo y todavía no me he puesto con él y eso que ya he leído algo del autor y me gusta como escribe. A ver si no dejo pasar mucho tiempo más para leerlo. Besos

    ResponderEliminar
  15. Me alegro que la hayas disfrutado tanto, sin embargo, a pesar de tus buenas impresiones no me termina de llamar. No parece muy de mi estilo.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  16. A mí me gustó mucho la novela y me gusta mucho cómo escribe Fernando. Es muy elegante, no hay otra manera de definirlo.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  17. Fantástica reseña, Paco! Me gusta la ambientación y puede ser una buena opción para leer a este autor.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Tiene una pinta estupenda. Recuerdo tenerla anotada desde que Laky la reseñó.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. El género de ficción histórica me encanta, y la época en la que se desarrolla la novela también, así que no me importaría leerla. Un abrazo

    ResponderEliminar