miércoles, 21 de septiembre de 2016

Sombras tras los cristales, de Mario J. Les


















Datos técnicos:

Título: Sombras tras los cristales
Autor: Mario J. Les
Editorial: Terra Ignota Ediciones
1ª edición: noviembre/2015
Idioma: Castellano
Encuadernación: Rústica con solapas
ISBN: 978-84-943967-5-5
nº pág.: 626



Sinopsis:


Avanzado el verano de 2002, Alex Astrain y Maialen Galdeano, acuciados por las circunstancias, deciden casarse, reuniendo a algunos de sus seres queridos en una ceremonia hilarante y marcada por una injustificable ausencia.

Tras la boda, los novios y sus amigos más íntimos, Fran Dalmau y Lynette Kosgei, emprenden viaje de luna de miel hacia el cono sur de África, en tanto que Simeón y David, los veteranos millonarios mecenas de su sociedad audiovisual, aprovecharán la semana entrante para visitar el antiguo campo de concentración de Flossenbürg en busca de respuestas sobre Eyal Bérkowitz. Allí serán testigos de las confidencias de los hermanos Krauss, una pareja de supervivientes del horror nazi que alimenta entre las alambradas de Flossenbürg las últimas esperanzas de encontrar un tesoro familiar desaparecido en noviembre de 1938, durante la infausta Noche de Los Cristales Rotos.


Viviremos junto a los Krauss la amargura y el dolor de una infancia de pesadilla, pero también seremos testigos de su entereza y de sus anhelos, en una ambiciosa puesta en escena que supura sensibilidad y misterio en grandes dosis, y en la que personajes históricos y ficticios se dan cita en una trama de inapelables efectos adictivos.





Impresión Personal:



Las novelas ambientadas en este triste período de la Historia me atraen porque cada una de ellas nos suelen ofrecer un nuevo testimonio de lo horrores que padecieron quienes estuvieron sometidos por la sinrazón de los nazis o nos encontramos con diferentes visiones de quienes sufrieron la invasión de las tropas del Tercer Reich. Es una temática atractiva, interesante y creo que instructiva, porque es la forma de ser testigos de una época que cercenó la vida de cientos de miles de víctimas inocentes de la barbarie ocasionada por unos descerebrados y la forma de recordarnos de que no vuelva a ocurrir semejante sinsentido.

Al igual que en El plan Bérkowitz, (reseña) en Sombras tras los cristales Mario J. Les nos ofrece una novela de contrastes, pues el lector se encontrará con dos líneas temporales bien diferenciadas: una en 2002, y la otra en un período que abarca de 1938 a 1945, y que nos llevarán desde los preciosos parajes magníficamente descritos del valle del Baztán, en Navarra, y la sabana del Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica, a los terroríficos escenarios levantados por la barbarie nazi en los campos de concentración, en donde se hacinarán cientos de miles de víctimas inocentes, y a los trenes del terror en los que serán desplazadas hacia los destinos que les marcaron sus verdugos, sin olvidarnos de los fatídicos hechos ocurridos en Berlín en la conocida como La Noche de los Cristales Rotos. El lector sabrá en cada momento de la narración en qué escenario se encuentra, pues a lo largo de los 30 capítulos titulados más el epílogo en el que está estructurada la novela, el autor nos sitúa en el espacio y en el tiempo facilitándonos esta información al principio de cada uno de ellos. Espacios y líneas temporales que se irán alternando a lo largo del desarrollo de la trama, pero que esos cambios de escenarios están perfectamente hilvanados porque el autor sabe en qué momento llevarnos de uno a otro sin que el relato se deshilvane, con lo que da esa sensación de agilidad narrativa y de mantener la intriga, invitando de esta forma a seguir avanzando en la lectura.
(Guardianas nazis de Ravensbrük)
Pero, a diferencia de El plan Bérkowitz, en esta segunda parte de la trilogía del Holocausto nos encontramos con que cambian las voces narrativas. Si en la anterior era un narrador omnisciente el encargado de relatarnos lo que ocurría en los escenarios por los que se movían los personajes, en esta ocasión, junto con el narrador omnisciente que relata lo que sucede en 2002, el autor nos ofrece una visión testimonial a través de los dos hermanos Krauss, Lina y Leni, quienes se alternarán para contarnos el horror que sufrieron en los campos de concentración de Sachsenhausen, Ravensbrück y Flossenbürg. Para ello aprovecharán que son las jornadas de puertas abiertas para visitar este último campo de exterminio nazi antes citado, y utilizan la primera persona para relatar lo que sucedió en los diferentes episodios de los que fueron testigos directos o los sufrieron en sus propias carnes para que los dos judíos españoles tuviesen de primera mano constancia de lo que pasó durante esos años de terror, pues en algunos de ellos estará presente la figura de su padre, Eyal Bérkowitz.

También el lector se encontrará con otra novedad en esta novela, y es que si bien el campo de concentración de Flossenbürg sigue presente en algunos episodios, aquí se incide más en lo sufrieron las mujeres que fueron deportadas a campos como el de Ravensbrück, sin olvidarnos de las crudas descripciones que nos ofrece el autor de que ocurría en los trenes del terror nazis en los que eran trasladados los prisioneros. Dramáticas serán también las escenas que se viven en el campo de Sachsenhausen en donde fueron hacinados judíos, gitanos, homosexuales, prisioneros de guerra y Testigos de Jehová. En cuanto a la primera línea temporal, los socios de Meldebaldea ProMedia viajarán, en esta ocasión, a Skukuza Rest Camp, en el Parque Nacional Kruger, de Sudáfrica, en donde van a un nuevo safari para filmar escenas para su empresa audiovisual, aunque se encontrarán con situaciones inesperadas que influirán en sus planes iniciales pero que también serán un aliciente para el lector, pues se encontrarán con dos personajes como Igor y el mozambiqueño Joao Mutola Pires, que pondrán a prueba su capacidad de reacción ante la presencia de estos personajes, sobre todo del primero de ellos
(Parque Nacional Kruger-Sudáfrica)
Sombras tras los cristales tiene unos ingredientes muy atractivos, ya que a lo largo de los capítulos el lector se encontrará con dosis de historia, intriga y aventura que mantendrán nuestra atención a lo largo de toda la narración. Quizás aquí el acierto del autor fue el darle a la novela mayor interés todavía con un tono detectivesco que entrelaza ambas líneas argumentales, como es el que se afanen en encontrar una reliquia que pertenecía a los Krauss, y en la que tomará parte activa los miembros de la sociedad audiovisual Mendebaldea ProMedia y la guía de safaris keniana Lynette Kosgei.

Al igual que en El Plan Bérkowitz, podemos decir que estamos ante un thriller de marcado contenido histórico; sin embargo, mientras avanzaban los capítulos me preguntaba dónde estaba en esta ocasión la intriga, pero la respuesta me la dará el autor en un momento dado de la novela, con un buen giro que hace que la lectura sea todavía más adictiva. 

Los personajes están trazados con mucha fuerza, parecen cobrar vida propia, resultando muy cercanos los que nos encontramos en la primera línea temporal. Creo que estamos ante una novela coral en la que nos encontramos con un conjunto de historias entrelazadas que forman un conjunto perfectamente homogéneo. Al comienzo de la cuidada presentación de la novela, se nos ofrece un listado de personajes, en los que podemos comprobar cómo algunos de ellos son históricos y otros fueron creados por la imaginación del autor.

Sombras tras los cristales es una novela con una gran fuerza narrativa que nos imanta, que nos invita a seguir leyendo. Son paisajes y pasajes descritos con mimo, porque prácticamente podemos visualizar las escenas que en ellos se desarrollan. Imagínese el lector, pues, la crudeza de algunas de escenas que nos relatan episodios vividos en este período infame de la humanidad protagonizado por el horror nazi. También son atractivas para el lector las escenas que tienen lugar en la sabana del país sudafricano, y que el autor describe con todo lujo de detalles demostrando así su pasión por África, como ya comentó en alguna ocasión. Bien se nota que hay una ardua labor de documentación para que el lector se sintiera en todo momento ubicado en el tiempo y el espacio en el que se desarrolla el argumento de la novela.

Creo que merece la pena su lectura, pues además puede leerse perfectamente de forma independiente a la novela que le precede. El lector tendrá ante sí un nuevo testimonio más en el que se pone de manifiesto el lado más cruel del ser humano, y no dejará indiferente a nadie porque remueve nuestras conciencias para que, de alguna forma, ayudemos a que no vuelva a suceder semejante barbarie. Sombras tras los cristales es una novela bien escrita, amena, de ritmo ágil y un desenlace trepidante y adictivo.


Biografía:


Mario Jiménez Les nace en (Cascante-Navarra en 1972). Regenta el negocio familiar que abrió sus puertas allá por 1940. Debuta en el panorama literario en 2013 con la novela El Plan Bérkowitz, un thriller histórico bien acogido por la crítica. Es, además, coautor de las antologías de relatos Golpe a la corrupción (2013) y Golpe a la violencia de género (2014). Ahora, en 2015, vuelve con Sombras tras los cristales, una secuela de su primera novela, en la que vuelve a unir en tiempo y espacio el continente africano y los campos de concentración nazis, y que supone una segunda entrega de una trilogía sobre el Holocausto.

Nota: Datos técnicos, sinopsis y biografía tomadas de la web de la editorial. Fotografía de Mario J. Les y de las imágenes que acompañan al cuerpo de la reseña, de Google Imágenes. 
.












19 comentarios:

  1. A mí me gusta este periodo también. La novela tiene buena pinta.

    ResponderEliminar
  2. Vaya novela nos traes hoy Francisco... Reconozco que durante un tiempo me he olvidado un poco de este periodo histórico (creo que llegué a saturarme) pero en los últimos meses lo estoy retomando con ganas. Así que no me importaría nada aproximarme a este también.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Yo también creo que es una forma interesante e instructiva para adentrarse en este capítulo de la historia. En este caso, voy conrestraso, a la espera de leer el anterior. Un beso!

    ResponderEliminar
  4. No conocía el autor ni tampoco sus novelas. Me ha picado el gusanillo. Gracias por la recomendación

    ResponderEliminar
  5. Ahora estoy inmersa en otra ambientada en la II Guerra Mundial así que me la apunto por si me cruzo con ella más adelante. Gracias por la reseña.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  6. No la conocía. No me importaría leerla, pero más adelante.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  7. Yo también me siento siempre atraída por este período histórico y lo que nos cuentas tiene una pinta estupenda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Me has convencido totalmente, también me gustan las novelas ambientadas en este periodo y tiene muy buena pinta
    Besos

    ResponderEliminar
  9. También me gusta leer sobre este período, así que me llevo el libro apuntado, que tiene buena pinta y no lo conocía.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Magnífica reseña, Paco !! La verdad es que parece una lectura muy atractiva. Tomo nota, graciaaas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Pues no conocía esta novela y me ha parecido muy interesante.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Feliciedades nuevamente Paco, eres un Linvingstone de la literatura

    ResponderEliminar
  13. Se ve que has disfrutado con esta novela. A mi también me suelen gustar las historias ambientadas en Sudáfrica, tienen algo especial, pero ahora mismo no me apetece leerla, quizá más adelante.

    ResponderEliminar
  14. A mi también me gusta mucho ese período, ya lo sabes. Y que sea un thriller histórico y los escenarios en los que transcurre me parece muy atractivo
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Me lo apunto, me encanta esta temática =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  16. Lo de los saltos en el tiempo y el espacio suena interesante; el que la historia forma parte de una trilogía ya no me atrae tanto.

    Un abrazo ;)

    ResponderEliminar
  17. Yo no he leído la primera pero como sabes es un tema que me apasiona y una época de la que nunca me canso de leer. Besos

    ResponderEliminar
  18. No conocía al autor, ni he leído El plan Bèrcowitz, pero con una reseña como la que nos has escrito, ya estoy deseando leer las dos novelas. Un abrazo

    ResponderEliminar