miércoles, 25 de febrero de 2015

Toda la verdad sobre las mentiras, de José Antonio Palomares




Sinopsis:

No me preguntes por los afluentes más importantes de la Península, ni por las ecuaciones de segundo grado, ni por las Coplas a la muerte de su padre de Jorge Manrique. En cambio, recuerdo el intenso sabor del ColaJet de limón, la rugosidad de las costras en mis rodillas, la barriga de John Wayne en los westerns de Primera Sesión, la ansiedad por conseguir chapas que no estuvieran dobladas o la alegría de ver a Santillana marcar un gol. Recuerdo la manera exacta en que el aliento de mi padre olía a Soberano; y la frase favorita de mi madre: "¿Te crees que soy el bancospaña?". Recuerdo que la felicidad era el primer mordisco del dónut en el recreo de las once. Quizá recuerdo todas esas cosas porque están entrelazadas con el momento en el que descubrí por fin toda la verdad sobre las mentiras de mi familia.

Yo debía de tener once años, o quizá diez, o quizá doce, el día en que papá vendó teatralmente los ojos de mamá con un paño de cocina y la condujo a ciegas al salón.


Biografía:


José Antonio Palomares (Madrid, 1974) habla muy pocas veces de sí mismo en tercera persona. Es director creativo en McCann, una agencia de publicidad, y ha trabajado para marcas tan importantes como Nike, Coca-Cola o Heineken, entre otras muchas. Su obra literaria ha obtenido más de treinta premios; algunos de los últimos son el XVII Premio de Novela Corta Ciudad de Algeciras, el XII Premio de Novela Corta Castillo Puche, el XIII Premio de Narrativa Viña Alta Río-Café Bretón o el VII Premio Gerald Brenan. Su novela Me llaman Fuco Lois (Editorial EDAF), una revisión burlona de los thrillers superventas, obtuvo el Premio de Narrativa Joven de la Fundación Complutense. En la actualidad escribe irregularmente en su blog El sabor del cerdo agridulce (www.cerdoagridulce.blogspot.com), pierde el tiempo en Twitter, colabora en el portal de publicidad más importante en español, We love advertising, y trata de sobrevivir al abrumador éxito literario de su mujer, Rebeca Rus. Tiene dos niñas pequeñas pero ningún gato. Baja la basura casi todas las noches. A veces lleva sombrero. Twitter: @chiquipalomares Correo: japaloma@gmail.com

Datos técnicos:

Título: Toda la verdad sobre las mentiras
Autor: José Antonio Palomares
Editorial: Plaza & Janés
Primera edición: enero, 2015
Encuadernación: tapa blanda con solapas
Idioma: Castellano
ISBN: 9788401343414
Nº páginas: 368



Opinión Personal:


Toda la verdad sobre las mentiras (Editorial Plaza & Janés) es una novela en la que José Antonio Palomares (Madrid, 1974) nos ofrece una visión nostálgica de aquella época que muchos recuerdan con cariño. Y yo me incluyo entre ellos, pese a que mi infancia transcurre en la década de los 60 pero los juegos y las costumbres eran prácticamente similares. Por eso pronto empaticé con el personaje principal de la historia, ese niño en el que nos vemos reflejados muchos de nosotros, pese a que seamos de generaciones distintas. Seguro que quienes ya han disfrutado de su lectura llegarían a la conclusión de que cualquier tiempo pasado fue mejor. En esto estoy totalmente de acuerdo aunque, claro, añadiendo algunos adelantos que hay hoy día hacen que la vida sea un tanto más llevadera pero que también, sin embargo, influyen mucho en la capacidad creativa de nuestros hijos a la hora de aprovechar su tiempo libre.

Creo que es acertado el título que lleva la novela. Y es que vemos cómo ese niño que nos relata en primera persona la historia va dejando atrás esas fantasías propias de la edad y comprobará cómo sus padres no son aquellos héroes idolatrados sino que poco a poco abrirá los ojos dándose cuenta de la realidad que le rodea. Todo empieza cuando el padre decide comprar una televisión a color para celebrar que ha encontrado un trabajo como taxista pese a que eran una familia de clase media-baja que tenían que economizar para que sus ingresos llegaran hasta final de mes. Por eso hacían el jabón para fregar la loza en casa, tenía una yogurtera o aprovechaban las carteras que llevaban al colegio hasta que el asa se quedara deshilachada de todo. Una realidad que irá descubriendo poco a poco y cómo con el transcurrir de los capítulos se irá dando cuenta de lo que pasa a su alrededor: por qué cuchichean su madre con la tía, o con su abuela materna Julia, en cuyo pueblo pasaban las vacaciones porque no podían ir a la playa como lo hacían algunos de sus amigos; las tardanzas del padre en volver a casa después del trabajo, o qué puede pasarle realmente el abuelo cuando les van a visitar porque tiene que hacerse unas pruebas en el hospital. Y, finalmente, verá como todo desemboca en un desenlace agridulce.
(Las Tacañonas)
Quién no recuerda esos míticos programas de los que disfrutamos varias generaciones y que ahora tanto se echan en falta, como los que presentaba Ramón Sánchez Ocaña; el mítico Un, dos tres, en este caso con Mayra Gómez Kemp como presentadora, acompañada de las siempre terribles Tacañonas, los westerns que ponían en Primera Sesión protagonizados por John Wayne, las películas de kung-fu, o los programas infantiles del momento que hacían las delicias de los niños y, todo hay que decirlo, de los no tan niños.
                                                       
                                                                                                                                                           (Juego de las canicas)
O también los juegos de la época, como las canicas, el trompo, las chapas, los cromos de los futbolistas famosos del momento y otros juegos que tenían una época determinada para disfrutar de ellos. Pero también es la época en la que empezamos a fijarnos, en este caso, en las chicas y así es cómo surgen los primeros coqueteos e idilios en ocasiones imposibles que solo tienen lugar en nuestra imaginación o sus primeras rivalidades y alguna que otra pelea entre compañeros irreconciliables, fantaseando que éstas se producían porque les gustaba la misma chica.

Bien se nota la profesión de publicista del autor a lo largo de los 28 capítulos titulados que conforman Toda la verdad sobre las mentiras pues, así como hoy día se habla de la banda sonora que acompaña a la novela de turno, que en este caso también la tiene, hay que contar con el añadido de los cortes publicitarios de la época intercalados en cada uno de ellos; aquellos anuncios con que los creativos del momento lograban que enseguida nos aprendiéramos la música y el estribillo del producto que las marcas comerciales anunciaban a través de la pequeña pantalla.

Toda la verdad sobre las mentiras es una novela en la que la recreación de la época está perfectamente lograda, junto con los personajes que a lo largo de sus páginas nos encontramos. Unos personajes que están bien definidos, muy cercanos a nosotros y que nos hacen revivir el papel que desempeñaba cada uno de ellos en la sociedad de esa época. Su narración es ágil y dinámica, en donde el autor logra ponerse en la piel de ese niño para contarnos desde su punto de vista todo lo que ve a su alrededor, invitándonos a seguir leyendo hasta el final porque nos encontraremos con algunos giros inesperados. Aunque quizás, en mi modesta opinión, haya también algunas escenas un tanto repetitivas, merece la pena sumergirse en su lectura y pasar un momento agradable reviviendo nuevamente nuestra infancia narrada de forma fluida y fresca aderezada con toques de humor por José Antonio Palomares.

Nota: sinopsis, biografía y datos técnicos de la novela tomados de megustaleer; fotografía del autor e imágenes de Las Tacañonas y del juego de las canicas, de google imágenes.






20 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No la conocía pero creo que me puede gustar bastante, sobretodo por la época que describe.
    Me lo apunto.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta este libro, recordar mi maravillosa infancia siempre es agradable y leyendo la sinopsis y tus impresiones me han llevado de nuevo a ella. Lo leeré seguro. Besos

    ResponderEliminar
  3. Me parece una monada de libro! no sé si finalmente me animaré pero me apetece mucho.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. En general coincido con tus impresiones. Creo que lo principal en ella es el viaje que propone al pasado.

    ResponderEliminar
  5. Me alegra que los autores españoles también sepan volver la vista atrás con el encanto y la nostalgia que aquellos tiempos se merecen, no todo van a ser novelas "vintage" británicas y francesas :-))) Bss

    ResponderEliminar
  6. No me apetece este tipo de lectura ahora mismo, aunque ya me ha entrado la morriña de escucharte hablar sobre tiempos pasados (lo que me divertía yo jugando en aquella época a todas horas en la calle).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Esta novela me apetece mucho leerla, tanto por los recuerdos como por la historia que va contando!
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Este es un libro en el que no me habría fijado de no haber sido por las reseñas que he ido leyendo y que hacen que cada vez me apetezca más hacerme con él, me atrae mucho esa generación de recuerdos
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Pinta muy bien, creo que todos guardamos muy buenos recuerdos de los 80. Lo apunto.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Parece que está de moda recordar esa época en la que algunos éramos niños. Me ha gustado que hayas escogido la imagen de las canicas, aunque sea un juego de niños, a mi también me gustaban, por cierto, aquí los llamamos boliches. Lo original de este libro es que es el primero novelado y parece que tiene un toque agridulce, seguro que merece la pena darle una oportunidad.

    ResponderEliminar
  11. Este libro me apetece, de vez en cuando gusta ponerse nostálgico de aquella época.
    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Es un libro que me parece dulce, no sé, me llama bastante
    lo tengo en pendientes así que espero leerlo :)
    un besito

    ResponderEliminar
  13. Las novelas retrospectivas de este estilo no me llaman mucho la atención, creo que la dejaré pasar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. La verdad que la época me pilla muy lejana, creo que este libro lo disfrutarían mucho más mis padres.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  15. Un libro que leeré si me cruzo con él, que seguro que me va a traer buenos recuerdos.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado el libro¡¡ Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. ¡¡Ay Paco!! Esta novela seguro que me gustaría un montón... Es que eso de recordar tiempos pasados (que siempre pensamos que son mejores) es un gustazo. Tomo nota. Besos.

    ResponderEliminar
  18. Pese a lo evocador, temgo mis dudas con ella, y ahí ando. Un besote Paco!

    ResponderEliminar
  19. Me apetece bastante este libro, lo que voy leyendo sobre él me está gustando
    besos

    ResponderEliminar