lunes, 12 de noviembre de 2012

Acantilados de Howth, de David Pérez Vega











David Pérez Vega se puso en contacto conmigo para ver si podía organizar una lectura conjunta de su novela Acantilados de Howth. Ya sabéis de mi compromiso de darle la mayor publicidad posible a los escritores noveles y poner mi granito de arena en lo que pueda para que su obra se difunda más entre los lectores. Acepté sin pensármelo dos veces. Podéis visitar su blog.

La lista de participantes es la siguiente:


                                 





Carmen, del blog Carmen y Amig@s
Meg, del blog Cazando Estrellas
porlomenix, del blog bourbon street
Pakiko, del blog Las lecturas de Pakiko
Susana Deseo Libros, del blog Deseo Libros                                                                                     
César Elices del blog Cuaderno de campo
Mónica Sobrido Vázquez                                   
Hombredebarro
Belén87
Guillermo
Francisco, del blog Un Lector Indiscreto 
Sonia Iglesias

En principio, está previsto que las reseñas se publiquen entre hoy, lunes 12 de noviembre de 2012 hasta el día 30 de este mes, viernes. Digo en principio porque parece que a alguno de los participantes aún no les ha llegado el ejemplar correspondiente. Hoy se iba a poner en contacto el escritor con la editorial Baile del Sol para asegurarse que los hubieran remitido al domicilio del destinatario.

De momento las fechas que los participantes han elegido para publicar su reseña son las siguientes: Francisco, 12 de Noviembre; Pakiko, 13 de Noviembre; Susana Deseo Libros, 15 de Noviembre; Mónica Sobrido, 16 de Noviembre; porlomenix, 20 de Noviembre; Carmen, 26 de Noviembre y Meg, 30 de Noviembre. Los que faltan por concretar fecha rogaría que dejasen la que desean elegir para publicar su reseña en esta entrada o se pongan en contacto conmigo dirigiéndose a mi correo electrónico franciscoj.portela@telefonica.net. 
Y, sin más dilación, paso a publicar mis impresiones sobre esta novela: 
 
ACANTILADOS DE HOWTH



Howth es un pueblo pesquero situado al norte de la bahía de Dublín. Las vistas que brinda un paseo por sus acantilados han sido descritas por el escritor H. G. Wells como de las más bellas del mundo. Para Ricardo, el narrador de esta historia, Howth supone además el punto de fuga hacia el que con frecuencia se evade su memoria y su nostalgia. 

Ricardo, doblemente licenciado en Administración y Dirección de Empresas y en CC. Económicas, poeta casi por accidente, llegó a Dublín a punto de cumplir los veinticinco años con la idea de perfeccionar el inglés durante seis meses, sin saber que la ciudad y las personas que iba a conocer allí le atraparían durante más de dos años y medio. Ahora, con treinta años, contable en una empresa del Campo de las Naciones en Madrid, casado, aunque tal vez a punto de divorciarse, reflexiona sobre su vida y su pasado, sobre todo lo que dejó en Irlanda y sobre el transcurso del tiempo.

Una novela sobre la juventud y su pérdida, sobre los momentos que vivimos sin saber que configurarán las claves de nuestro futuro. 

«—¡Vaya horitas...! ¿Qué haces en la oficina?...¿Es que no puedes venir antes?. Ya te dije que esta tarde teníamos lo de la cocina y al final ha tenido que venir mi padre a ayudarme, como siempre...Y tú por ahí fuera, siempre fuera, vete a saber dónde

Opinión Personal:


Todo empieza en 2005, el día del treinta cumpleaños de Ricardo, nuestro protagonista, en el Campo de las Naciones, en Madrid, en donde trabajaba de contable en una empresa hasta altas horas de la noche. Su regalo iba a ser especial. Ricardo estaba casado con Isabel. Estaban recién casados, puede decirse, pues era su primer año de matrimonio pero algo no funcionaba, y su mujer tomó esa decisión. Se iba a vivir unos días a casa de sus padres para aclarar sus ideas y decidir si  seguiría adelante con su matrimonio.

Ricardo vuelve a encontrarse solo. Esa recién estrenada soledad le hace pensar y reflexionar sobre lo que le había ocurrido en estos últimos meses con su esposa para que llegaran a esa situación, a ese alejamiento. Ricardo, entonces, nos va poniendo en antecedentes. Mediante saltos en el tiempo vamos conociendo retazos de su vida pasada. Sus amigos de Móstoles con los que salía por Alcorcón o se acercaban hasta Madrid. El viaje que hizo con ellos a Ámsterdam. Cómo conoció a Isabel. Pero también afloran recuerdos de sus años de estudiante, unos años que para él eran de transición y que los quería aprovechar lo máximo posible. No quería entrar tan pronto en un mundo de traje y corbata, como ellos le llamaban, con las ataduras que suponían: un trabajo al que acudir todos los días, una familia, una hipoteca. Esos años de estudiante los quiso prolongar con una estancia en Dublín para perfeccionar el inglés. Una estancia que en principio iba a ser de seis meses pero que se dilataron dos años más. Dublín lo había conquistado. Se había convertido en un dublinés más. Su idiosincrasia, sus pubs, sus bicicletas para moverse por la ciudad, su clima de una continua lluvia y de un cielo gris lo habían embrujado.

Ricardo recordaba esos meses que pasó en la ciudad de James Joyce, en la ciudad del río Liffey pero también recordaba, sobre todo, a una chica, a Ula, que había sido la causa de que su estancia en tierras irlandesas se demorase más de lo previsto. Ula y los acantilados de Howth. Unos acantilados que mostraban un paisaje increíble y a los que había acudido varias veces, solo o en compañía de su chica. Pero llegó un día en el que ella no respondió a sus llamadas. Sus compañeras de piso le habían comentado que se había ido a su país y no sabían si iba a volver. Ula e Isabel. ¿Era él, entonces, el culpable de lo que ambas le abandonaran?

En la empresa del Campo de las Naciones solía trabajar muchas horas. Él era contable y solía pasar desapercibido en su trabajo. La relación con sus compañeros era la justa y necesaria. Pero cuando hacía falta todos echaban una mano como ocurría en este caso. Había una auditoría y el trabajo se acumulaba. Los compañeros del equipo entonces formaban una piña, incluido Navarro, el jefe, y Gonzalo, el becario. En la oficina trabajaba Conchi, la acosada laboral, a la que ninguneaban continuamente pero ella lo soportaba con estoicidad porque sabía que querían su carta de dimisión.

Esta situación no le pasaba en Dublín, pensaba Ricardo. En Dublín, a parte de perfeccionar su inglés, buscaba trabajos por medio de las ETT. Así era cómo se ganaba la vida. Unas veces limpiando almacenes, otras haciendo sándwiches o en lo que fuera. Ese era el mundo de la inmigración. Y así conoció a inmigrantes de otros países, españoles incluidos, como Andrés, el asturiano, o Ula, su Ula.  Decidió que ya era hora de ir subiendo escalafones laborales, que ya iba siendo hora de trabajar en algo más serio. Lo emplearon en IBM y más tarde, ya con traje y corbata, en una empresa en la que llevaba la contabilidad con países de habla hispana.

Todos estos recuerdos David Pérez Vega los refleja con un lenguaje cuidado, un lenguaje diría que casi poético. Un lenguaje y un ritmo en la narración que no decaen y nos mantienen entretenidos con su lectura y por haber elaborado unos personajes con los que nos familiarizaremos pronto y nos sentiremos identificados en alguno de ellos.

Acantilados de Howth es una historia cotidiana con unos personajes cotidianos. Sin duda, un relato de 184 páginas que recomiendo para su lectura.

El autor:

 David Pérez Vega (Madrid, 1974) empezó a estudiar Ciencias Físicas. Cuando se le quedaron cortos los espacios de dimensiones infinitas de Hilbert, decidió cambiarse a Administración y Dirección de Empresas. Llegó a trabajar como auditor de cuentas en una conocida multinacional, pero, a pesar de la propaganda que aseguraba que la suya era la mejor empresa del mundo, pronto llegó a la conclusión de que cenar un sándwich extraído de una máquina a las doce de la noche sobre un ordenador no podía ser el éxito. Actualmente da clases de Economía y Matemáticas en bachiller y secundaria.
Tiene editados un poemario Siempre nos quedará Casablanca (Tenerife, 2011) y la novela Acantilados de Howth (Tenerife, 2010). 

Título: Acantilados de Howth
Autor: David Pérez Vega
Editorial: Baile del Sol
Fotografía cubierta: Sergio Pérez
Fotografía autor: Almudena Ligero
ISBN: 9788415019176
Nº Páginas: 184





25 comentarios:

  1. Una historia, desde luego, interesante y que parece reflejar una realidad muy cercana para aquellos jóvenes que salen de su país con los libros bajo el brazo y terminan descubriéndose a si mismos. Buena reseña..me has dejado con ganas de saber más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Offuscatio. La novela refleja más bien la forma de ver la relación laboral la gente joven. Primero desde un punto de vista desinteresado, que le vale cualquier cosa para ir tirando y luego ya se plantea que hay que introducirse en el trabajo puro y duro. Las dos caras de la vida, la juventud y la plena madurez. Un abrazo.

      Eliminar
  2. A medida que empecé a leer tu reseña me fui interesando cada vez más por el libro, que ya me llamaba la atención, pero no tanto. Me parece que trata un tema muy actual y que puede ser una interesante reflexión sobre la llegada a la madurez. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que merece la pena su lectura, Tizire. No te va a defraudar, tanto la temática en si como la forma de escribir de David Pérez Vega. Besos.

      Eliminar
  3. Cada vez despierta más mi curiosidad, tengo ya ganas de leerlo :-) Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si esta semana tenemos más noticias sobre los ejemplares, Meg. Creo que te va a gustar la temática y la narrativa del autor. Besos.

      Eliminar
  4. Me ha gustado tú reseña, estoy deseando que me llegue el libro para ponerme con él, porque desde el principio me llamó mucho la atención.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Susana. A ver si os van llegando los ejemplares. Merece la pena su lectura. Besos.

      Eliminar
    2. Interesante reseña de un libro que parece tratar sobre la evolución de la juventud a la madurez. Seguiré el resto de las reseñas. Al final me animaré a leer este libro.
      Un saludo,

      Eliminar
    3. Gracias, Mariuca. Es, efectivamente, una evolución de la juventud a la madurez y más concretamente en el campo laboral. Creo, sinceremante, que merece la pena su lectura. Saludos.

      Eliminar
  5. Hola a todos:

    Primeramente me gustaría dar las gracias a Paco por su amable reseña y por estar dirigiendo esta lectura conjunta de una forma tan eficiente.

    Un comentario sobre el envío de los libros: me puse de acuerdo con la editorial para hacer el envío a medias.
    Yo he enviado 6 libros: el de Paco a principios de verano, y los otros 5 los llevé a correos el viernes 2 de noviembre. Así que deberían haber llegado ya.
    Y los 6 que faltan me dice Baile del Sol que los ha enviado el viernes 9 de noviembre. Así que deberían llegar a su destino sobre el jueves-viernes de esta semana.

    Gracias a todos por el interés.
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, David. En la reseña simplemente me limito a reflejar lo que realmente me parece tu novela. Y gracias también por dárnosla a conocer. Saludos.

      Eliminar
  6. Bueno, pues a veces está bien coger un libro corto o relato largo de estos para evadirse. Seguiré la conjunta de cerca.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me suelen gustar las historias cotidianas, con personajes reales, humanos... Así que me tengo que anotar este título. Seguiré leyendo vuestras reseñas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Estaré atenta a las reseñas. Seguro que me arrepiento de no haberme apuntado.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Vaya, tenía ganas de saber de esta novela que por lo que veo asume una candidatura más que aceptable, lo que más me gusta es la ambientación, tengo predilección por este lugar. Una reseña que no deja indiferente Paco, gracias! Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la novela te gustaría, Marilú, aunque más bien se puede considerar un relato. Muy bien trabajado y en los personajes que van apareciendo en ella nos identificamos fácilmente con uno u otro. Besos.

      Eliminar
  10. Ya lo tengo en casa y firmado por el autor. Genial!! Ahora a leerlo!!
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a disfrutarla, Carmen. Creo que te gustará. Ya estaremos pendientes de tu reseña. Besos.

      Eliminar
  11. Acaba de pasar el cartero y hoy tampoco tengo el libro, por lo que me gustaría que me cambiaras el día para reseñar al 29 de Noviembre que he visto que le tienes libre. Es una pena, pero me es imposible, sin tener el libro poder reseñar.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que la recibas entre el jueves y el viernes. La envió la editorial el viernes día 9. Besos.

      Eliminar
  12. No me he apuntado a la lectura conjunta porque tengo mucha lectura pendiente pero ahora empiezo a arrepentirme. De todos modos el libro lo tengo apuntado y creo que caerá en un futuro porque por lo que cuentas puede gustarme. estaré atenta a vuestras reseñas. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que nos suele pasar a todos, Pilar. Las lecturas se acumulan y nunca sabemos cómo parar. Se supone que si una columna baja intentamos que la otra no suba tanto pero parece que a ninguno le pasa esto último. ¿Será que leemos poco o que somos todos unos lectores compulsivos y todo lo que tenga algo escrito lo queremos?. A mi a veces me da esa impresión. En fin, menos mal que es nuestra afición favorita, o por lo menos, para la mayoría. Besos.

      Eliminar
  13. He esperado a publicar mi reseña para leer tus impresiones, y coincidimos: un relato intimista con el que sentirnos identificados y sacar de la memoria esos viejos recuerdos,
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, Jesús. Y está muy bien relatado por David Pérez. Ahora mismo me paso por tu blog para leer la reseña. Saludos.

      Eliminar