miércoles, 30 de noviembre de 2011

Yo, Claudio




Para todo aquel lector o lectora que quisiera iniciarse en el conocimiento de la Historia Clásica, sobre todo, en lo referente a la Roma Imperial, a la Grecia Clásica o al Egipto Antiguo, recomendaría, a mi modesto entender, que se leyese y disfrutase de tres joyas literarias ambientadas en esa época: Sinuhé, el egipcio, de Mika Waltari, Los Mitos Griegos, de Robert Graves y Yo, Claudio, también de este autor.

Quién iba a decir que “Claudio el Idiota”, “Ese Claudio”, “Claudio el Tartamudo” o “Cla-Cla-Claudio”, o cuando mucho, “El pobre tío Claudio”, como así le llamaban sus familiares, al que mantenían apartado de los cargos y honores públicos que le hubiesen correspondido por su nacimiento, iba a ser uno de los emperadores bajo cuyo reinado el Imperio Romano atravesó su periodo de mayor expansión tras la época de Augusto. Sus defectos físicos –era cojo, tartamudeaba al hablar y tenía algunos tics nerviosos- hicieron que sus familiares lo tomasen por un caso perdido, y fuese maltratado y despreciado. 

Pero Claudio se aprovecha de esta exclusión y dedica todo su tiempo a leer e instruirse, algo que le reportará grandes herramientas para escribir sus propios tratados de historia y este  alejamiento le librará de las purgas que la propia familia efectuaba entre sus componentes, que aun despreciado por su abuela Livia, Claudio procuraba no llevarle la contraria, igual que a su tío Calígula, salvándose de ser eliminado, como tantos otros miembros familiares.

Yo, Tiberio Claudio Druso Nerón Germánico Esto-y-lo-otro-y-lo-demás-allá (porque no pienso molestarlos todavía con todos mis títulos) que otrora, no hace mucho tiempo, fui conocido...” Así comienza la supuesta biografía de este emperador, que nunca quiso serlo, y digo supuesta porque es una historia novelada de su vida escrita por Robert Graves. Esta escena la interpreta, de forma magistral, el actor británico Dereck Jacobi, en la miniserie producida en el año 1976 por la BBC. 

 Robert Graves (Wimbledon, Londres, 24 de julio de 1895- Deià, mallorca, 7 de diciembre de 1985), se alistó en el ejército en el cuerpo de fusileros, al estallar la Primera Guerra Mundial , siendo herido de tal gravedad en la batalla del Somme, que su familia llegó a ser informada de su fallecimiento. Pero se recuperó, aunque le quedaron secuelas en los pulmones y pasó el resto de la guerra en Inglaterra, tratando, sin lograrlo, de reincorporarse al frente. Su primer volumen de poesías fue publicado en 1916, aunque más tarde intentaría ocultar las que escribió durante la guerra. Como poeta son conocidas sus composiciones Hadas y fusileros y Poemas completos. Sus mayores éxitos los logra con novelas históricas, Yo, Claudio y su continuación Claudio el dios y su esposa Mesalina, Rey Jesús o El conde Belisario. Es autor también de una autobiografía suya Adiós a todo eso, que sería posteriormente revisada por él mismo. Escribió sobre mitología obras como La diosa blanca, Los mitos hebreos, Los mitos griegos y Dioses y héroes de la antigua Grecia. 

 Escrita en primera persona, esta novela consta de 34 capítulos y en ella el emperador Claudio va relatando, en los últimos días de vida, sus memorias. En ellas el anciano césar nos va descubriendo los acontecimientos y personajes que influyeron en la Roma imperial desde el reinado de Augusto, pasando por Tiberio y Calígula, sus tres antecesores, dándonos a conocer las disputas familiares por el poder, utilizando todos los medios posibles para conseguirlo, incluidos los asesinatos, y la corrupción. Destaca el papel de su abuela Julia, experta en asesinatos,  que manejaba como marionetas a todo aquél que estaba a su alrededor, pues, como decía el propio Claudio, Augusto reinaba en Roma pero Julia mandaba en Augusto. Esta turbia etapa lo único que consiguió fue el definitivo declive de Roma. Nos cuenta también su nacimiento, infancia y las precarias condiciones físicas que la marcaron, su relación con Livia esposa de Augusto, quien a pesar de despreciarlo lo utiliza después para convertirse en diosa (post mortem), los matrimonios que tuvo y su rocambolesca ascensión al poder, pues en Senado romano quería a un títere al que dominar. 

Son varias las fuentes en las que se inspiró Graves para escribir esta novela.  Era un gran lector de los clásicos, de los cuales se aprovechó, como Tácito, por ejemplo, del cual figura un texto en la primera página. “Una historia que fue sometida a toda clase de tergiversaciones...” De ellos se aprovechó para obtener un conocimiento puntual y perfecto del siglo primero después de Cristo y de la agitada vida de la sociedad romana.

La novela carece en muchos momentos de acción. Hay capítulos enteros en los que no aparecen diálogo alguno. Son narraciones puras y duras.  Al ser un gran conocedor de los historiadores clásicos, intenta imitar su estilo con descripciones muy detalladas de personajes y hechos. Semeja una crónica de la época y cargada de fidelidad histórica, lo que nos lleva a confundir qué parte de la misma es ficción y cuál es realidad. Son especialmente interesantes las descripciones de los mandatos de Tiberio y por encima de todos el de Calígula, un auténtico demente que se creía Dios.

Aunque al principio se nos haga un poco tediosa, va de menos a más, aunque haya unos capítulos que resulten más interesantes que otros. Quizá la parte más atractiva sea la llegada de Calígula al poder.

La novela resulta en su conjunto interesante, por el período que abarca pese a las atrocidades que en él se cometieron. Es una verdadera joya literaria. Un gran trabajo realizado por el autor al haber conseguido una novela histórica que trata, realmente, sobre historia, por lo que recomiendo su lectura aunque el lector no espere un relato ligero, pues está lleno de muchas dosis de realismo, lo que ralentiza un tanto su lectura, pero no por eso deja de entretener y de que uno se vaya encariñando con el personaje
 
Título original: I, Claudius
RBA Editores S. A., 1993.
Traducción cedida por Ana Silva Mazía
ISBN: 844730146X
Nº pág.: 463

miércoles, 23 de noviembre de 2011

El alquimista



Quién no ha leído Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll,  El Principito de Antoine de Saint Exupéry o Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach. Todos ellos son relatos que tienen algún trasfondo detrás de su inocente apariencia externa. Nos parecen simples historias para niños o jóvenes escritas con la intención de entretenernos y aficionarnos a la lectura pero todos nos enseñan algo. Incluso en las programaciones escolares son obras que se eligen como lecturas obligadas pero no son escogidas al azar, por decir que los alumnos tienen que leer algo. Los alumnos deben explicar lo que el autor nos ha querido enseñar con esas historias, algunas con apariencia irreal, disparatada; otras, como quimeras, sueños. Pero todas ellas esconden un fin. 

Algo semejante pasa con El Alquimista (O Alquimista), novela de Paulo Coelho. En el prefacio, narrado en primera persona, el autor nos dice que es un libro simbólico, a diferencia de El Peregrino de Compostela (Diario de un mago), que fue un trabajo descriptivo. Siempre estuvo muy interesado en la Alquimia, a la cual dedicó once años de su vida y  confiesa que le interesaba más descubrir el Elixir de la Larga vida, pues le desesperaba el pensamiento de que todo se acabaría algún día, antes de entender y sentir la presencia de Dios tras hacer el Camino de Santiago. Su maestro, RAM, el cual le reconduce por el camino que estaba trazado para él, le explica que existen tres tipos de alquimistas:

- “Aquellos  que son imprecisos porque no saben de lo que están hablando, aquellos que lo son porque saben de lo que están hablando pero también saben que el lenguaje de la Alquimia es un lenguaje dirigido al corazón y no a la razón”.
- “¿Y cuál es el tercer tipo? –pregunté- “Aquellos que jamás oyeron hablar de Alquimia pero que consiguieron, a través de sus vidas la Piedra Filosofal”.

Paulo Coelho (Río de Janeiro, 24 de agosto de 1947). En 1972 inicia su carrera como autor, que incluye trabajos periodísticos, guiones para la televisión, dirección escénica o composición de canciones, aunque su fama viene derivada de su labor como novelista. En 1974 fue encarcelado, acusado de subversión por el gobierno brasileño. Se caso con la pintora Cristina Oiticia y con ella adoptó los preceptos de la orden religiosa RAM (rigor, amor, misericordia). Su primer gran éxito  fue “El peregrino de Compostela”(1987), donde relato sus experiencias durante la peregrinación por el Camino de Santiago. Otros títulos conocidos internacionalmente son; “Brida”, “Las Valquirias”, “La quinta Montaña”, “Verónica decide Morir”  “A orillas del río piedra me senté y llore” y “Once Minutos”.

Ya en tercera persona, el narrador nos relata la historia de Santiago, un pastor que se desplaza con su rebaño por los campos andaluces. Durante dos noches duerme en una iglesia abandonada y sueña con que un niño se acercaba a él y a sus ovejas y comenzaba a jugar con éstas. Después conducía a Santiago hasta las pirámides de Egipto donde se hallaba un tesoro. Cuando llegó a Tarifa, fue a contarle su sueño a una gitana. Ésta le dijo que debía viajar hasta Egipto para encontrar su tesoro. Descontento, se sienta en  un banco de la plaza a leer un libro y conoce a un anciano que dice ser el rey de Salem. El misterioso rey le cuenta una historia: la meta en la tierra de todo hombre es su Leyenda Personal,”Cuando una persona desea realmente algo, el Universo entero conspira para que pueda realizar su sueño". 

El pastor decide viajar a África. Desembarca en Tánger y empieza su largo camino que le llevaría hasta el tesoro. Se da cuenta de que ha llegado a una tierra ajena. Todos hablan lenguas extrañas y tienen costumbres y vestimentas muy diferentes. Al poco tiempo de llegar a la ciudad un chico le roba el dinero que había conseguido vendiendo sus ovejas. Un comerciante de cristal le da trabajo en su tienda. Había transcurrido casi un año y se acuerda de que tiene que seguir con su Leyenda Personal. 
 
Pero aún le esperaban una serie de vicisitudes hasta llegar a las Pirámides, que era donde encontraría su tesoro. Se marcha con una caravana que partía al día siguiente para atravesar el desierto. Como había guerras tribales viajaban con precaución y querían llegar pronto al oasis, porque según la Tradición era un lugar neutral y no podía ser atacado. Se enamora de Fátima, sólo de verla ir a recoger agua al pozo con un cántaro. Caminando por el desierto, cerca del oasis, se encuentra con un jinete misterioso que le hace unas preguntas intimidantes. Como le hablaba de cosas que poca gente conocía se da cuenta de que era el alquimista. Éste acepta acompañarle hasta las pirámides, no sin antes pasar por una serie de peligros y pruebas. El jinete decide separarse del muchacho al llegar a un monasterio copto. Allí son recibidos por un monje. Santiago viaja solo hasta llegar a las Pirámides. Al verlas, llora y donde caen sus lágrimas empieza a cavar. Allí estaba su tesoro. 

Este best-seller de Paulo Coelho está escrito con un lenguaje sencillo, directo y lleno de sentencias y términos simbolistas, como Leyenda Personal, Lenguaje del Mundo, Gran Obra, que le dan al texto un sentido alegórico y otras veces metafórico. Se intercalan historias bíblicas como la que figura en el prefacio contando cómo Nuestra Señora y el niño Jesús deciden bajar a un monasterio. También encontramos otra sobre Jesús, ocurrida en el  reinado de Tiberio. El personaje de Melquisedec, el rey de Salem, lo encontramos en el Génesis. También en el prefacio el autor nos relata la historia de Narciso. A lo largo de la novela observamos cómo el joven va conversando con personas mayores, como Melquisedec, el mercader, el inglés o el alquimista. Es curioso que se forma siempre una relación maestro y alumno, pues de esta manera el autor nos da a conocer conceptos moralizantes. 

Vemos también, como es habitual en el escritor brasileño, la relación con la naturaleza,  que normalmente, en sus obras, siempre tiene un momento para acordarse de la ella: En este caso, los campos de Andalucía, el desierto, las montañas o el rebaño de ovejas.

El ritmo es algo lento por su realismo simbólico pero no falto de aventuras. Ritmo que nos permite imaginarnos perfectamente cada escenario por el que el protagonista viaja en busca de su sueño, de su Leyenda Personal.

Título Original. O Alquimista
Traducción: Monserrat Mira
Editorial Planeta, 2007
Pág.: 184



sábado, 12 de noviembre de 2011

La guerra de mi abuelo


En la portada de esta novela vemos a un señor de edad y a un joven como si mirasen al pasado. Están viendo imágenes de una de las épocas más dolorosas de la historia de nuestro país de la que casi nadie que le ha tocado vivirla o sufrirla directamente quiere hablar de ella. Son imágenes cruentas, impactantes, dolorosas. Aviones que sueltan bombas destructoras, militares deteniendo ciudadanos sospechosos. Es la guerra civil que enfrentó a hermanos contra hermanos, familias contra familias, a vecinos de un mismo pueblo entre sí. Un conflicto sin sentido, que aún hoy día cuesta trabajo cerrar las heridas del mismo. No hacía falta ir al frente para ver los horrores del mismo. En las ciudades, en los pueblos se producían atrocidades, quizás mucho peores, entre partidarios de un bando y otro. Sacas, fusilamientos, paseos, detenciones, desapariciones.
-¿Qué te parece Málaga?- añadí cambiando hábilmente de conversación.
- Pues que está muy cambiada de la última vez que vine aquí.

- Que fue...

- Déjame pensar..., hace más de setenta años.

Miré a mi abuelo sin poder dar crédito a lo que decía. 

- Es que yo pasé aquí mi infancia, pero la verdad es que no me gusta mucho hablar sobre ese tema (...) a pesar del tiempo transcurrido, ya ves, toda una vida, todavía me resulta un recuerdo muy doloroso...

Leonardo Cervera nos ofrece una novela corta pero entretenida, entrañable, amena y didáctica. La guerra de mi abuelo (Roca Ediciones). Nacido en Málaga, en 1970, es Licenciado en Derecho por la Universidad de Málaga. Es especialista en Derecho Comunitario de la Unión Europea. Trabajó en la unidad encargada de la política europea de protección de datos personales. El año 2005 resultó ganador del premio internacional “Barbara Wellbery”. Durante los años 2007 y 2008 vivió y trabajó en los Estados Unidos, participando en el US Fellowship Programme de la Comisión Europea, como EU Fellow de la Universidad de Duke (Carolina del Norte). Leonardo Cervera es autor de La Primera en el Peligro de la Libertad (Arguval, 2007), una novela histórica ambientada en la guerra civil española, y Lo que hacen tus hijos en Internet (RBA,2009), una guía para padres sobre el uso de Internet por los más jóvenes.

Setenta y cinco años después del inicio de la misma las heridas aún no se han cerrado por completo. El autor de esta obra dijo el día de la presentación de la misma que “se puede superar definitivamente el conflicto si se adopta la perspectiva de las víctimas, de todas las víctimas» Es partidario de utilizar el recuerdo para «honrar la memoria de las víctimas y educar a los jóvenes sobre la importancia de los valores democráticos». Por eso, así comienza La guerra de mi abuelo con esta dedicatoria : “A los perdedores de la guerra civil, que fueron todos”.

La novela tiene dos narradores en primera persona, el nieto y el abuelo. Pedro, el protagonista principal, es un niño de doce años que sufre acoso escolar y cuyos padres acaban de separarse por culpa de la obsesión de su madre  por el trabajo.


El chico, buscará olvidarse de sus problemas personales escuchando las historias que su abuelo, don Manuel Ávila, le cuenta sobre su niñez durante la Guerra Civil. Así será como el niño se enterará de que sus antepasados vivían en Marbella cuando estalló la contienda y de que, tras el bombardeo de la flota del bando nacional, tuvo que refugiarse, junto a sus padres, en casa de unos familiares que vivían en Málaga. 

Nieto y abuelo se van contando sus historias, distintas en el tiempo pero cada una de ellas marcadas por sus problemas. El nieto se refugiaba en su abuelo contándole lo mal que lo estaba pasando en su casa y en el colegio, a causa del acoso escolar al que era sometido, y el abuelo le relataba lo difícil que fue sobrevivir a esa guerra, las penurias que pasaban, pero también la solidaridad que había entre los vecinos ayudándose unos a otros. Incluso tenían tiempo para juegos a pesar de las trabas que les ponía un chico del bloque, hermano de un miliciano. 
Con un lenguaje sencillo Pedro va escuchando todos los acontecimientos ocurridos durante los primeros meses de la guerra civil en Málaga. Sencillo pero no por ello nos deja de ofrecer algunos hechos estremecedores, como la muerte de su bisabuela en un bombardeo en Málaga mientras guardaba cola para conseguir un kilo de arroz o el espectáculo dantesco que vivió su abuelo mientras abandonaban la ciudad porque los nacionales se estaban acercando. Masacre que tuvo lugar realmente en la carretera Málaga-Almería el día 8 de febrero de 1937, que causó la muerte a varios miles de personas en un ataque en el que ancianos, mujeres y niños eran perseguidos por los carros de combate italianos, bombardeados por la aviación alemana desde el aire y por la marina franquista desde el mar.

Es una novela cuya lectura recomendamos, a veces divertida y otras veces triste. Real como la vida misma.

Una de las fotografías que el médico canadiense Norman Bethune tomó del éxodo de Málaga a Almería en febrero de 1937. 




jueves, 10 de noviembre de 2011

La Guerra de Emma




Millones de dólares se mueven a través de organismos internacionales así como de organizaciones no gubernamentales, las llamadas ONG, para ayudar a la infancia, a los menos favorecidos económicamente, a los afectados por epidemias, catástrofes naturales, hambrunas, conflictos bélicos, ... En Europa y Estados Unidos se confiaba más en sus propios compatriotas que en los africanos para llevar a cabo sus proyectos de desarrollo para África. Veían a los gobiernos de esos países como corruptos e ineficaces e incluso se sospechaba que parte de la ayuda internacional que se enviaba allá donde hiciera falta se “perdía” por el camino.

Aunque, como bien dice la autora de este libro, la ayuda humanitaria es una tarea práctica, pero al menos en África la mayor parte del trabajo corre a cargo de románticos, místicos, mercenarios, excursionistas y convencidos de la causa. Personas que, a parte de los  libros o películas sobre este continente, no saben a lo que se van a enfrentar realmente y van allí como si fuese una aventura, pero una aventura que no olvidarán jamás porque es un trabajo arduo y que se ha de realizar en condiciones precarias.

“Todavía pienso a menudo en Emma McCune y me pregunto qué le parecería el Sudán actual. Los cambios que ha experimentado el paisaje político sugieren que, a pesar de todo su romanticismo, tal vez Emma comprendiera mejor el país que todos aquellos que presumían de mayor realismo… incluida yo.» Con esta reflexión, Deborah Scroggins comienza su libro briográfico sobre Emma McCune, La guerra de Emma (Emmas´s War). (Marbot Ediciones, traducción de Ramón Vilà Vernis).


La periodista norteamericana Deborah Scroggins (Atlanta, 1961) ha ganado seis premios nacionales de periodismo en Estados Unidos por sus reportajes sobre Sudán y la región del Cuerno de África. La guerra de Emma obtuvo el prestigioso premio Ron Ridenhour. El director de cine Tony Scott pretende promover un proyecto cinematográfico en el que también está implicada Nicole Kidman.


Utilizando el efecto flash-back, la autora narra en primera persona esta impactante biografía porque ella también es testigo de hechos que aquí se relatan y, además, sirve como nexo de todos los personajes que van apareciendo a través del mismo que, por algún motivo u otro, han tenido relación con la cooperante británica.

A través de la autora de esta biografía conocemos la existencia de unas memorias publicadas por Maggie McCunne,  Til The Sun Grows Cold. (Hasta que el sol se enfría) sobre su relación con su hija Emma. Nace en la India, en el año 1964 pero, tras el debilitamiento del control británico sobre el país a partir de su independencia,   regresa a Inglaterra junto con sus padres. Pasa de vivir con una cierta opulencia a sufrir estrecheces económicas a causa de los sueños emprendedores y de los engaños, incluso extraconyugales,  de su padre, que fue juzgado por cometer diversos delitos. Estas desgracias provocaron el que su familia se viese desahuciada así como la ruptura del matrimonio de Julian y Maggie. Sin embargo, ella se sentía muy ligada  a su padre, pese a todo, y cuando se enteró de que se había suicidado dijo a sus amigos que si estuviese con él aquel día tal vez podría haber evitado el fatal desenlace.

Emma comenzó a sentir la llamada de África entre sus compañeros de estudios en el Politécnico de Oxford donde le habían ofrecido una plaza para estudiar historia del arte. Un viaje que realizó a Australia afirmó aún más en su mente la idea de que su vida debía de estar fuera de los límites de la experiencia cotidiana inglesa. Los refugiados africanos y la hambruna que padecían en Sudán y Etiopía eran temas que estaban sensibilizando mucho tanto en Inglaterra como en el resto de Europa y Norteamérica. Se estaban preparando programas de ayuda para paliar las necesidades de los refugiados y solicitaban cooperantes. Se ofrece como voluntaria.

 “Sudán tiene una magia que te atrapa, para bien o para mal”, le dijo a su entrevistador  en The Warlord´s Wife, “He conocido a otras personas que han caído en su embrujo. No es un país bonito. Es la gente que da su encanto”. 
Emma colabora con el Servicio de Voluntariado Británico y posteriormente con la ONG canadiense Street Kids International bajo la égida de Operación Salvamento. En Jartum ponen en marcha una escuela para formación de niños de la calle. La Operación Salvamento pretende crear una red de escuelas en todo el sur de Sudán. Con este programa, trataban de evitar que los niños fuesen reclutados como soldados.
  
Pero se encontró en el camino con Riek Machar y todo cambió para ella. Una crisis de identidad le llevó a abandonar los principios de igualdad, justicia y solidaridad que todo cooperante debe tener en cuenta a la hora de desarrollar su trabajo. Tal vez lo ocurrido entre sus padres lo interiorizó y quiso construirse una vida distinta. Sus lealtades habían empezado a cambiar de bando. Su compromiso y su causa era ahora con Riek y no con los niños que antes había defendido con tanto valor.

Título original: Emma´s War
Título en español: La guerra de Emma
Traducción: Ramón Vilà Vernis
Diseño de cubierta: Xavier Carbonell
1ª edición, mayo 2011
Pág.: 516
Marbot ediciones

(Emmanuel Jal, ex-niño de la guerra. Emma McCune se lo llevó a Kenia).

video

martes, 8 de noviembre de 2011

El Reich Africano


Durante las investigaciones efectuadas por el periodista británico Guy Saville sobre los planes que tenían preparados los nazis si vencían en la Segunda Guerra Mundial, encontró un documento que contenía un discurso escrito en el que el Führer Adolf Hitler se dirigía a las SS el 22 de febrero de 1942: “El día que hayamos organizado sólidamente Europa, nos ocuparemos de Africa”. El escritor tenía claro que estas palabra serían las primeras que hallarían los lectores al abrir El Reich africano(The Africa Reich), su primera novela, (Ediciones B, en su serie Grandes Novelas, con traducción de Laura Paredes). Saville anunció, además, que sería la primera entrega de una trilogía sobre el III Reich en África.
Hay acontecimientos que podrían haber cambiado el curso de la Historia pero, por algún motivo, siguió el curso que todos conocemos. Uno de ellos pudo haber sido el desenlace de la Segunda Guerra Mundial, pues los alemanes, durante la batalla de Dunkerque, (Francia, 1940), tuvieron la oportunidad de destrozar a la armada británica pero, por misterios que se desconocen todavía, no lo hicieron. De haber sucedido así, Gran Bretaña no habría podido hacer frente a la Alemania de Hitler y éste podría haber forzado una paz o invadir las islas.
El lector apasionado por los libros de Historia y que se decida a adquirir esta obra, verá en su portada una esvástica sobre el mapa de África. Alemania había derrotado a la flota británica en Dunkerque. Esta victoria nazi daba un nuevo giro al enfrentamiento entre las dos potencias. El Primer Ministro Británico, Winston Churchill, admitió que “La raíz, el corazón y el cerebro de nuestro ejército han sido destruidos”. Se refería con esta frase lacónica a la derrota de su ejército en Dunkerque. Le releva en el cargo el pragmático lord Hálifax, que propone una cumbre con el Führer para decidir el futuro de Europa. Pacto al que sucederían otros acuerdos de paz. La culminación sería la conferencia de Casablanca de 1943 en que el continente africano se había repartido entre Alemania y el Imperio Británico.
  
El autor escribe su obra, dividida en cuatro partes y narrada en tercera persona, partiendo del llamado What if , que pusiera de moda la editorial Marvel con sus personajes de cómic, es decir, “¿qué hubiera pasado si...?.   alguno de los acontecimientos conocidos por el gran público hubieran sido diferentes”. Él mismo dice “Siempre me ha interesado la Segunda Guerra Mundial y las novelas de historia alternativa, el qué hubiera pasado si los nazis hubieran ganado”. Influyeron en su obra la lectura  del libro de Philip K. Dick “El hombre en el castillo”  así como de Joseph Conrad, “El corazón de las tinieblas”. 
Guy Saville ,(1973, Reino Unido). Tras licenciarse en 1995, trabajó como periodista para The Independent, The Guardian y The Sunday Telegraph. Desde entonces, ha vivido en Sudamérica y en África. En febrero de 2007, El  Reich Africano ganó el Premio a la mejor novela del año otorgado por la reconocida web inglesa YouWriteOn.com, que asiste a todo tipo de escritores noveles. Un año después, el Arts Council británico le concedió una beca para terminar su libro.
La trama comienza en 1952. Ackerman viaja hasta Inglaterra, a  la granja de Cole, donde intentaba comenzar una nueva vida dedicándose al cultivo de membrillos y manzanos y le propone que cometa un magnicidio: el asesinato del gobernador general del Congo y líder de las SS africanas , Walter Hochburg, cuyos planes amenazan a las colonias británicas. El ex mercenario no daba crédito a lo que acababa de escuchar. Decide aceptar la propuesta porque así podría saldar también una vieja deuda que tenía pendiente con él. Le acompaña en la misión Patrick Whale, antiguo compañero de armas, y varios hombres más. 

Cole, adiestrado para este tipo de operaciones, se introduce disfrazado de SS en el cuartel general del nazi, llamado Schädelplatz, Plaza de los Cráneos, porque la plaza del mismo estaba recubierta de veinte mil cráneos de negros. No podía fracasar en su misión. pero  no logra su propósito; es evidente que los nazis les estaban esperando y eso sólo puede deberse a que han sido traicionados. Cole, Whale y el resto del grupo deben escapar a través de un territorio africano dominado por los nazis. Ahora sólo deberán preocuparse por su propia supervivencia y tratar de entender quién les ha traicionado. Mientras se esfuerzan por escapar de las SS que les persiguen, se libran de ellos una y otra vez gracias a su valor y a la ayuda de los indígenas de la ocupada Angola, que se sentían masacrados por los nazis. La acción se sucede con ritmo acelerado a través de continuos asaltos y emboscadas que ponen en grave riesgo sus vidas.
  
El Reich africano es una novela en la que descubrimos los límites de la amistad y los lazos afectivos así como también nos ofrece lo peor del ser humano como la venganza, la traición, la  muerte, las torturas y la violencia. 

Recomendamos su lectura porque su narración es fresca y atrapa desde la primera página. Su ritmo es trepidante, cinematográfico de principio a fin. Un thriller que impacta, pues aunque esté basado en una realidad alternativa, nos encontramos con una historia-ficción real e impresionante, porque toda la información que en ella encontramos está basada en los planes reales de los nazis sobre África si Alemania hubiese vencido en la Segunda Guerra Mundial.





jueves, 3 de noviembre de 2011

El Quinto Jinete





Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis son los cuatro caballeros que se describen en la primera parte del capítulo sexto del Apocalipsis. “ Cuando abrió el sello cuarto, oí la voz del cuarto viviente, que decía: Ven. Miré y vi un caballo bayo, y el que cabalgaba sobre él tenía por nombre Mortandad, y el infierno le acompañaba: Fueles dado poder sobre la cuarta parte de la tierra para matar por la espada, y con el hambre, y con la peste, y con las fieras de la tierra”. Apocalipsis, VI, 7-8.
¿Por qué es Gadafi el Quinto Jinete?. Él se considera a sí mismo descendiente directo del profeta Mahoma y dice estar investido de una misión divina: velar por la causa árabe. Su fundamentalismo le convierte en un ser inestable que hace imposible prever el curso de su política o intentar ajustarla a acuerdos o negociaciones. Y, dado su fanatismo, el mundo lo mira con recelo porque tiene todo el poder financiero para fabricar armas de destrucción masiva y provocar un conflicto nuclear de imprevisibles consecuencias. Por eso, para intentar tener un cierto control sobre este iluminado los países occidentales han tratado de buscar un mantenimiento de relaciones normales con  su régimen, aún teniendo la certeza del apoyo libio al terrorismo y de que sus embajadas han actuado en determinados momentos como base de criminales.

El Quinto Jinete es un libro escrito por  Larry Collins (West Artford-Connecticut, Estados Unidos, 14/09/29- Frejus, Francia 20/06/05) y Dominique Lapierre (Chatelaillon, Francia, 1931),  un dúo que ha vendido 50 millones de ejemplares de sus cinco títulos conjuntos: ¿Arde París?, O llevarás luto por mí, Oh Jerusalén, Esta noche, la libertad y El quinto jinete . ¿Arde Nueva York? Es el último trabajo publicado por ambos escritores desde 1980. Se puede decir que Dominigue Lapierre fue un precursor de la novela de terror moderno con amenazas catastróficas. También podría citarse a Frederick Forsyth, autor de La alternativa del diablo.

Escrita en tercera persona, es una novela testimonio, porque lo que en ella se relata podría suceder en la realidad. Con gran maestría los autores logran confundir al lector mezclando realismo y ficción , para que así se tome la obra como una historia novelada.

"Señor presidente, creo que debe de enterarse de este pliego. Es la traducción de una cinta grabada en árabe y dirigida a usted que fue depositada a primera hora de la tarde en el puesto de guardia principal"
 
“Traducción de la cinta (...) “Afirmas que quieres restablecer la paz en el Próximo Oriente, y ruego a Dios que te bendiga por su esfuerzo (...) no habrá justicia para mis hermanos árabes de Palestina mientras los sionistas, con la bendición de tu país, sigan robando la tierra de mis hermanos para instalar en ellas sus colonias ilegales...” (pág. 13).

Tres terroristas islámicos logran transportar hasta la ciudad de Nueva York una bomba atómica. El presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, recibe un ultimátum de Gadaffi: tiene un plazo de treinta y seis horas para que los sionistas abandonen los territorios árabes ocupados. Si no se cumplen las condiciones que dejó grabadas en la cinta mandará detonar la bomba. Diez millones de habitantes de la gran manzana eran sus rehenes desde ese momento. ¿Se podría preparar un plan en ese plazo para desalojar la ciudad de los rascacielos sin que cundiera el pánico entre la población y sin que el dirigente  libio se enterase?. Se pone en marcha todo el protocolo diplomático y empiezan las conversaciones con los principales líderes mundiales: Breznev, Begín, Giscar d´Estaing, el propio Gadaffi. ¿Puede ser esa bomba el principio de un holocausto nuclear, en el que no solamente desaparecería Nueva York sino también gran parte del mundo?.

Trama muy bien desarrollada y fundamentada que puede fecharse en los años de la guerra fría. Es un thriller y muy trabajado, donde los personajes históricos son tratados con tal verosimilitud que se ve que los han estudiado a fondo por el conocimiento que tienen de los mismos. Son treinta y seis horas de intenso suspense, con un ritmo trepidante que engancha hasta el final pues mantiene en vilo al lector porque las horas van transcurriendo vertiginosamente y no se ve una solución definitiva. El cataclismo nuclear parece inminente. 

Sus autores comentan que han pasado cuatro años reuniendo abundante documentación, recorriendo países para realizar entrevistas y reunir testimonios que le dieran veracidad a la obra. Ellos mismos dicen: “Todos los personajes del Quinto Jinete son reales. Hemos  pasado centenares de horas con ellos, desde políticos, directores del FBI, de la CIA, terroristas, incluso con rateristas barriobajeros de Brooklyn. Hemos analizado su personalidad, sus motivaciones, investigado su pasado para así poder reconstruir su comportamiento en la situación histórica que relatamos”. Quizás lo que menos me gusta es la figura del presidente de los Estados Unidos, casi reflejado como un ser todopoderoso, muy por encima de todos los demás personajes. 

Título original: Le cinquième cavalier.
Autores: Larry Collins y Dominique Lapierre
Nº Pág.: 416
Traducción: J. Ferrer Aleu.
Plaza & Janés Editores S. A.
R. B. A. Editores S. A., 1993
ISBN: 84-473-0145-1